José María Químper

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José María Químper
José María Químper.jpg

Gran Sello de la República del Perú.svg
Secretario de Gobierno de Perú
28 de noviembre de 1865-30 de enero de 1867
Presidente Mariano Ignacio Prado
Predecesor Francisco Javier Mariátegui y Tellería
Sucesor Manuel María Rivas Pereira

Ministro de Hacienda y Comercio de Perú
24 de julio de 1879-1 de septiembre de 1879
Presidente Mariano Ignacio Prado
Predecesor Emilio A. del Solar
Sucesor Juan Francisco Pazos

1 de noviembre de 1879-21 de diciembre de 1879
Presidente Mariano Ignacio Prado
Predecesor Aurelio Denegri
Sucesor Manuel Antonio Barinaga

Gran Sello de la República del Perú.svg
Presidente del Congreso Constituyente de Perú
15 de marzo de 1867-15 de abril de 1867
Predecesor Antonio Salinas y Castañeda
Sucesor José Jacinto Ibarra

Información personal
Nacimiento 9 de septiembre de 1828
Camaná, Arequipa, PerúFlag of Peru.svg Perú
Fallecimiento 4 de junio de 1902
Lima, PerúFlag of Peru.svg Perú
Nacionalidad Peruana Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Manuel Químper
María Mercedes Caballero de las Llamosas
Información profesional
Ocupación Abogado

José María Químper (n. Camaná, Perú, 9 de septiembre de 1828 – m. Lima, 4 de junio de 1902) fue un político y abogado peruano. Como secretario (ministro) de Gobierno formó parte del llamado “Gabinete de los Talentos” organizado por la dictadura de Mariano Ignacio Prado, durante la guerra con España de 1865-1866. En dicho cargo se desempeñó con solvencia y contribuyó en la defensa del Callao. Presidió el Congreso Constituyente de 1867 y fue Ministro de Hacienda y Comercio en dos períodos: de julio a septiembre de 1879 y de noviembre a diciembre del mismo año. En 1884 fundó el Partido Liberal del Perú. Entre 1886 y 1889 integró el Congreso como diputado por Camaná, y como tal se opuso a la firma del Contrato Grace, por lo que fue cesado de su cargo, junto con otros opositores.

Biografía[editar]

Fue hijo del coronel Manuel Químper y de María Mercedes Caballero de las Llamosas. Muy niño aún fue trasladado a la ciudad de Arequipa, donde cursó sus estudios escolares en el Colegio Nacional de la Independencia Americana. Pasó a cursar estudios superiores en la Universidad Nacional de San Agustín, donde era entonces rector el deán Valdivia; allí se graduó de doctor en Letras (1847) y doctor en Teología (1847). Se recibió como abogado el 15 de marzo de 1850, revalidando al año siguiente su título ante la Corte Superior de Lima.

Se consagró al ejercicio de su profesión, aunque también fue profesor de Gramática Francesa en el colegio de la Independencia Americana, miembro de la Academia Lauretana de Ciencias y Artes (1852), y colaborador del diario El Republicano (1854).

Su carrera política la inició en 1854, cuando se sumó a la revolución liberal que estalló en Arequipa contra el gobierno de José Rufino Echenique y siguió la campaña como secretario del general Ramón Castilla. Después de la batalla de La Palma del 5 de enero de 1855, se estableció en Lima y ejerció la abogacía; pero protestó por la disolución de la Convención Nacional en 1857 e involucrado en una conspiración, tuvo que salir desterrado a Chile.

De vuelta en el Perú en 1859, fue encerrado en una prisión del Callao durante nueve meses, recuperando su libertad por intermediación del Congreso. En 1862 apoyó la candidatura presidencial del mariscal Miguel de San Román, y tras el triunfo de esta, ejerció la secretaría del presidente durante su breve gobierno.

Cuando las islas Chincha fueron ocupadas por los marinos de la Escuadra Española del Pacífico en 1864, Químper se sumó a la ola de indignación que recorrió toda la República, exigiendo al gobierno de Juan Antonio Pezet la defensa del honor patrio. En tal empeño editó el diario El Perú, del 16 de junio al 26 de noviembre de 1864, en cuyas columnas hizo campaña contra la política cautelosa del gobierno, por lo que fue nuevamente desterrado, pero se unió a la revolución acaudillada por el coronel Mariano Ignacio Prado en el campamento de Chincha.

El dictador Mariano Ignacio Prado y su “Gabinete de los Talentos”. José Gálvez Egúsquiza, José María Químper, Manuel Pardo y Lavalle, José Simeón Tejeda y Toribio Pacheco y Rivero.

Instaurado el nuevo gobierno, de corte dictatorial, formó parte del gabinete ministerial, como secretario de Gobierno. Ese gabinete, presidido por José Gálvez Egúsquiza, ha sido llamado por Basadre como el “de los talentos”, pues todos eran personalidades de notable calidad intelectual. Lo primero que hizo Químper fue normalizar el orden público, alterado por los desórdenes revolucionarios: el 13 de enero de 1866 expidió un reglamento orgánico de municipalidades, el más liberal que ha tenido el Perú. Dadas las dificultades que se presentaba entonces para la alimentación del pueblo, se propuso combatir la especulación de la carne por medio de estanquillas que proveía el municipio con la carne del ganado que hacía degollar por su cuenta. Pero su dinamismo fue más allá; con el fin de regularizar el ornato de la capital, reglamento la arquitectura civil y atendió a la salubridad pública; en el ramo de correos expidió una legislación que mejoraba el servicio postal; modificó la demarcación territorial, asesorado por el sabio Antonio Raimondi; se implantó la navegación a vapor en los ríos de la selva; reglamentó el censo de la población, pero su planificación fracasó por falta de personal idóneo. Se preocupó además por establecer el sistema métrico decimal, reglamentó los pesos y medidas, y redujo las fiestas cívicas a 3 días: 27, 28 y 29 de julio, en los cuales se debía festejar todos los acontecimientos que se considerasen meritorios.

En lo que respecta al conflicto con España, Químper prohibió el ingreso de españoles al Perú, clasificando en tres categorías a los residentes de esta nacionalidad: a los naturalizados, a los con derecho a naturalizarse y a los que se les concedía plazo para salir del Perú. También fue muy criticado por sus decretos reglamentando los toque de campanas y el transporte del viático, que dio lugar a la protesta airada de cinco sacerdotes de Lima que fueron apresados, pero se sublevaron las mujeres contra esa medida y la intervención del arzobispo Goyeneche ante el gobierno hizo derogar los artículos pertinentes.

Combate del Callao o del Dos de Mayo de 1866.

Y finalmente, Químper fue uno de los que contribuyeron activamente en la organización la defensa del Callao, donde se desarrolló el memorable combate del 2 de mayo de 1866; allí, las defensas peruanas respondieron el ataque de la agresiva Escuadra Española, la cual, luego de cañonear por cinco horas, no logró sus objetivos (que eran destruir todas las baterías peruanas e incendiar la población), por lo que se retiró para no volver más. Ello fue interpretado por los defensores peruanos como un triunfo de sus armas y por ello se considera a dicho combate como una de las más grandes gestas del Perú republicano, en la que se defendió la dignidad de la patria y el honor de la nación.

Elegido diputado por Camaná en 1867, renunció a la secretaría de Gobierno y se incorporó al Congreso Constituyente reunido poco después y cuya presidencia desempeñó del 15 de marzo al 15 de abril de ese año. Pero poco después se alzaron el general Pedro Diez Canseco en Arequipa y el coronel José Balta en Chiclayo, en defensa de la Constitución de 1860, y triunfante esta revolución, Químper prefirió retirarse temporalmente de la política.

Entre 1870 y 1871 viajó por diversos países de Europa y América, para dedicarse luego a su profesión de abogado. Pero cuando su amigo Mariano Ignacio Prado volvió al poder como presidente constitucional de la República, se le confió el Ministerio de Hacienda y Comercio en dos períodos: primero desde el 25 de julio hasta el 1 de septiembre de 1879; y después en plena guerra con Chile, desde el 1 de noviembre hasta el 21 de diciembre del mismo año, cuando se produjo el golpe de Nicolás de Piérola. Aunque intentó reanimar la maltrecha economía del país dictando medidas oportunas, sus esfuerzos se vieron anulados por la desorganización política.

Durante la ocupación chilena apoyó al gobierno de Francisco García Calderón Landa que exigía al gobierno chileno realizar la paz sin cesión territorial. Pero fue apresado y enviado a Chile, siendo confinado en el pueblo de Angol. Regresó al Perú tras la firma de la paz de Ancón.

El 29 de enero de 1884 fundó el Partido Liberal. Ese mismo año fue desterrado a Iquique, por su oposición al presidente Miguel Iglesias, retornando tras ser depuesto dicho gobernante. Elegido, una vez más, diputado por Camaná (1886), entabló durante varias legislaturas una lucha enconada para evitar la firma del Contrato Grace. Una táctica suya fue promover el ausentismo de la minoría para frustrar el cuórum legal, por lo que el gobierno del general Andrés A. Cáceres se vio obligado a vacar las representaciones de la oposición y recién entonces pudo lograr la aprobación del contrato (1889).

Privado de su curul parlamentaria, Químper optó dedicarse al ejercicio de su profesión y a la defensa doctrinaria de los principios liberales. Era un hombre rico y como tal contribuyó en la realización de importantes obras de bien social. En La Bolsa de Arequipa del 16 de enero de 1889, se puede leer la gratitud que le expresa la beneficencia de Camaná, por intermedio de Aníbal D. Espinoza, por haber contribuido con 500 soles de su peculio para la construcción del hospital de Camaná, suma con la que fueron construidas dos espaciosas, bien ventiladas y cómodas salas, prometiendo el entonces diputado por Camaná ayudar siempre con recursos hasta terminar dicha obra.

Publicaciones[editar]

  • Exposición a los hombres de bien (1880).
  • Manifiesto del ex-ministro de Hacienda y Comercio a la Nación (1881).
  • Las propuestas de los tenedores de bonos (1886).
  • El liberalismo (1886), obra de divulgación sobre los principios básicos de dicha ideología, editada en 12.000 ejemplares que fueron distribuidos gratuitamente.
  • Derecho Político general (2 volúmenes, 1877).
  • Ocho meses de gobierno (1887), en torno al gobierno de Cáceres.
  • Discurso que comenzó a pronunciar al discutirse el contrato Aspíllaga-Donoughmore (1889), en defensa de los intereses de la nación peruana frente a los tenedores de bonos representados por Michael Grace.


Predecesor:
Francisco Javier Mariátegui y Tellería
Secretario de Gobierno del Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

28 de noviembre de 1865-30 de enero de 1867
Sucesor:
Manuel María Rivas Pereira
Predecesor:
Antonio Salinas y Castañeda
Presidente del Congreso Constituyente de Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

15 de marzo de 1867-15 de abril de 1867
Sucesor:
José Jacinto Ibarra
Predecesor:
Emilio A. del Solar
Ministro de Hacienda y Comercio de Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

24 de julio de 1879-1 de septiembre de 1879
Sucesor:
Juan Francisco Pazos
Predecesor:
Aurelio Denegri
Ministro de Hacienda y Comercio del Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

1 de noviembre de 1879-21 de diciembre de 1879
Sucesor:
Manuel Antonio Barinaga
(Secretario de Hacienda)

Referencias[editar]

Bibliografía
  • Basadre, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomos 5, 6 y 7. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 13, PEÑ/QUI. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-162-5
  • Vargas Ugarte, Rubén: Historia General del Perú. Tomo IX. Primera Edición. Editor Carlos Milla Batres. Lima, Perú, 1971.
  • Monografía de Camaná - Dr. José María Morante.