Manuel Toribio Ureta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel Toribio Ureta
Manuel Toribio Ureta.jpg

Gran Sello de la República del Perú.svg
Presidente de la Convención Nacional del Perú
1856-1857
Predecesor José Gálvez Egúsquiza
Sucesor Francisco Quirós Ampudia

29 de octubre de 1857-2 de noviembre de 1857
Predecesor Francisco Quirós Ampudia
Sucesor José Miguel Medina
(Pdte. del Congreso Ordinario)

Información personal
Nacimiento 26 de abril de 1813
Flag of Peru.svg Perú, Arequipa
Fallecimiento 10 de agosto de 1875
Flag of Peru.svg Perú, Lima
Nacionalidad Peruana Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Mariano José Ureta y Rivero e Isabel Pacheco y Rojas
Información profesional
Ocupación Abogado
[editar datos en Wikidata]

Manuel Toribio Ureta Pacheco (Arequipa, 26 de abril de 1813 - Lima, 10 de agosto de 1875) fue un abogado, político y magistrado peruano. En el plano político fue partidario del liberalismo, sumándose a la Revolución Liberal de 1854 que encabezó Ramón Castilla, y fue el redactor y refrendador del histórico decreto de la abolición de la esclavitud, el 5 de diciembre de 1854. Fue Ministro de Relaciones Exteriores en 1855 y presidente de la Convención Nacional (Congreso Constituyente) entre 1856 y 1857. Como magistrado fue fiscal de la Corte Suprema. Postuló a la presidencia de la República en dos ocasiones: en 1868 y en 1871, sin éxito. Perteneció a una brillante generación de juristas que confiaban en la eficacia de la ley para conducir a la nación y para superar los brotes eventuales de violencia.[1]

Biografía[editar]

Fue hijo de Mariano José Ureta y Rivero e Isabel Pacheco y Rojas. Estudió en el Seminario de San Jerónimo y en el Colegio Nacional de la Independencia Americana. En 1833 se recibió como abogado. Sucesivamente ocupó los cargos de agente fiscal (1836) y secretario de la prefectura (1838). Fue incorporado a la Academia Lauretana.

Apoyó la revolución regeneracionista del coronel Manuel Ignacio de Vivanco en 1841, pero debelada aquella, pasó a Bolivia. Tras la derrota y muerte del presidente Agustín Gamarra en la batalla de Ingavi regresó al Perú. Involucrado en una nueva rebelión de Vivanco en 1843, fue desterrado a Chile, pero logró desembarcar en Ilo (puerto de la costa arequipeña). Triunfante Vivanco e inaugurado su gobierno del Directorio, fue nombrado oficial mayor del Ministerio de Hacienda. Luego viajó a Bolivia como encargado de negocios, con la misión de neutralizar las intrigas de los exiliados peruanos y ganar la confianza del gobierno boliviano. Su gestión terminó con la derrota de Vivanco y el restablecimiento del gobierno constitucional en 1844.

Regresó al Perú y se instaló nuevamente en Arequipa. Fue elegido diputado por la provincia de La Unión, ejerciendo su función parlamentaria de 1849 a 1851, siendo reelegido en 1853. Formó parte de la comisión encargada de revisar los proyectos de Código Civil y de Enjuiciamiento en Materia Civil. Fue también nombrado rector de la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa, el 7 de diciembre de 1852.

En 1854 pasó a Guayaquil tras ser involucrado en la conspiración de Domingo Elías contra el gobierno del general José Rufino Echenique. Pero al poco tiempo volvió y desembarcó en Pisco disfrazado de cargador. Se sumó a la Revolución Liberal de 1854 y logró que el general Miguel de San Román uniera sus fuerzas a las de Ramón Castilla, caudillo de dicha rebelión. Ureta siguió hasta Huancayo al ejército revolucionario, donde fue nombrado por Castilla como ministro de Culto, Justicia y Hacienda. Fue en esa ocasión cuando redactó y refrendó el histórico decreto por el cual quedó abolida la esclavitud, el 5 de diciembre de 1854.[2]​ Tras el triunfó de la revolución y el ascenso de Castilla al poder, fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores e Instrucción Pública, cargo que ejerció del 5 de enero al 6 de noviembre de 1855.

Fue elegido diputado por Arequipa a la Convención Nacional (Congreso Constituyente) de 1855, pero su elección quedó sin efecto al ser nombrado fiscal de la Corte Suprema. Más tarde se incorporó a dicha asamblea como diputado suplente por el Callao, siendo elegido como su presidente en diversos periodos: de noviembre a diciembre de 1856, de febrero a marzo de 1857 y en noviembre del mismo año, que no completó, pues tuvo que afrontar su disolución, luego que el recinto legislativo fuera asaltado por una tropa al mando del teniente coronel Pablo Arguedas, el 2 de noviembre de 1857. Reclamó por este atropello y exigió una reparación, pero sufrió la hostilidad del gobierno de Castilla, y acabó por ser desterrado a Chile. De regreso, se consagró al ejercicio de su profesión y reasumió su función de fiscal, en 1866.

En 1868 presentó su candidatura presidencial, enarbolando la bandera contra el militarismo que representaba su rival, el coronel José Balta. Se le atribuyó entonces una publicación hecha bajo la firma de Cayo Graco, donde defendía la opción civil. Cayo Graco rendía homenaje al Ejército como elemento importante de la defensa interna y externa, pero pedía alternabilidad en el acceso a la presidencia, recordando los abusos que cometieron algunos militares encumbrados en el poder. Apoyado mayormente por jóvenes, Ureta impulsaba el liberalismo, como en sus viejos tiempos de parlamentario, aunque de manera débil.[3]​ Las elecciones, realizadas por intermedio de los Colegios Electorales, dieron por triunfador a Balta, quien pese a ser militar, solía vestir de civil y así es como ha quedado registrado en las únicas fotografías suyas conservadas.[4]

En 1871, ya finalizando el gobierno de Balta, volvió Ureta a presentar su candidatura presidencial, representando nuevamente al liberalismo. Pero en esta ocasión el más conspicuo representante del antimilitarismo era Manuel Pardo, que acababa de fundar el Partido Civil. Ureta combatió a Pardo desde las columnas de La República, pero su candidatura no prosperó ante la arrolladora popularidad de su rival. Tras el triunfo de Pardo viajó a Europa. Retornó en 1873 y no volvió a intervenir en política. Falleció poco después.[5]


Predecesor:
José Gálvez Egúsquiza
Presidente de la Convención Nacional del Perú
1856 a 1857
Sucesor:
Francisco Quirós Ampudia
Predecesor:
Francisco Quirós Ampudia
Presidente de la Convención Nacional del Perú
29 de octubre de 1857 a 2 de noviembre de 1857
Sucesor:
José Miguel Medina
(Pdte. del Congreso Ordinario)

Referencias[editar]

  1. Tauro 2001, p. 2656.
  2. Basadre 1998, pp. 833-834.
  3. Basadre 1998, pp. 1303-1304.
  4. Chirinos Sotos 1985, tomo I, pp. 270-271.
  5. Basadre 1998, pp. 1387-1389.
Bibliografía
  • Basadre Grohmann, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomos 4, 5 y 6. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
  • Chirinos Soto, Enrique: Historia de la República (1821-1930). Tomo I. Lima, AFA Editores Importadores S.A., 1985.
  • Orrego, Juan Luis: La República Oligárquica (1850-1950). Incluida en la Historia del Perú. Lima, Lexus Editores, 2000. ISBN 9972-625-35-4
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 16. TAB/UYU. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-165-0

Véase también[editar]