Homarus americanus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Homarus americanus
Rango temporal: Pleistoceno-Reciente
Lobster.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN)[1]
Taxonomía
Dominio: Eukaryota
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Subfilo: Crustacea
Clase: Malacostraca
Orden: Decapoda
Suborden: Pleocyemata
Infraorden: Astacidea
Familia: Nephropidae
Género: Homarus
Especie: H. americanus
Distribución
Distribución natural de Homarus americanus (azul)
Distribución natural de Homarus americanus (azul)
Sinonimia
  • Astacus marinus Say, 1817
  • Astacus americanus Stebbing, 1893
  • Homarus mainensis Berrill, 1956

El bogavante americano, bogavante canadiense, bogavante del norte, bogavante de Maine o langosta americana (Homarus americanus) es un crustáceo decápodo de la familia Nephropidae. Generalmente habitan en aguas oscuras y frías, en donde hay rocas y otros lugares que les permite ocultarse de sus depredadores.[2]​ Se encuentran en las costas de Estados Unidos, especialmente en Maine y en las aguas más frías de Quebec y de la costa marítima de las provincias atlánticas de Canadá, en donde crecen hasta enormes tallas.[3]​ Sus medidas generalmente oscilan entre los 20 y 60 cm de largo y pesan entre 0,5 y 4 kg, pero se han encontrado especímenes de más de 1 metro de largo y 16 kilos de peso.[4]

El depredador natural del bogavante es el bacalao y otros peces como el abadejo e incluso bogavantes más grandes.[5]

El bogavante muda su caparazón varias veces durante su juventud, pero sólo una vez o menos al año cuando está en su madurez (cerca de los 4 años). Cuando se encuentra cercano al período de muda, comienza a crecer debajo del caparazón el reemplazante.[6]

El caparazón desechado se pone muy duro y oscuro, comenzando a cubrirse con marcas negras que lucen como rasguños. La línea central que recorre el caparazón del bogavante comienza a separarse y dividirse en dos partes, que luego caen. Las tenazas y cola deben ser quitadas desde el viejo caparazón, siendo el nuevo muy suave todavía.[6]

Mientras el nuevo caparazón es suave, durante las dos primeras semanas después de la muda, los bogavantes son muy vulnerables, tanto que no pueden moverse rápidamente para defenderse con sus pinzas. Incluso pueden ser presas para otros bogavantes, especialmente para las hembras de la especie cuando están incubando huevos, período durante el cual se ponen muy defensivas.[7]

Los huevos son pequeños y verdes, de alrededor de 1 mm de diámetro. Son transportados por la madre en el interior de la cola por un período cercano al mes, después del cual son despedidos y nacen. El número de huevos que puede llevar una hembra puede variar desde diez a más de mil, pero la tasa de supervivencia es muy baja, alrededor del 0,1%.[6][8]

Distribución[editar]

El Homarus americanus habita a lo largo de la costa del Atlantico en Norteamérica, desde Labrador en el norte hasta Cabo Hatteras, Carolina del Norte, en el sur.[3]​ La especie es poco común al sur de Nueva Jersey, y los avistamientos en Delaware, Maryland, Virginia y Carolina del Norte normalmente son menos que el 0.1% del total. Una Quela fosilizada atribuída al Homarus americanus fue encontrada en Nantucket, que data del Pleistoceno.[9][10]​ En 2013 una langosta americana fue capturada en Los Farallones cerca de la costa de California.[11]

Descripción[editar]

Perfil de la parte anterior de una langosta americana

El Homarus americanus normalmente alcanza 200-600 mm de longitud y un peso de 0.45-4.08 kg, pero se sabe que pueden llegar a pesar tanto como 20 kg, convirtiéndolo en el crustáceo más pesado del mundo.[4]​ Junto con el Sagmariasus verreauxi es también considerado como el decápodo más largo del mundo;[2]​ un adulto promedio aproximadamente mide 230mm de largo y llega a pesar entre 680 a 910 g. Las langostas americanas más largas tienen un cuerpo (excluyendo las quelas) de 64 cm de largo.[2]​ De acuerdo al Libro Guinness de los récords, el crustáceo más pesado jamás registrado fue una langosta americana capturada cerca de Nueva Escocia, Canadá, pesando 20.1 kg.[12][13]

El pariente más cercano del H. americanus es la Langosta europea, Homarus gammarus. Ambas especies son muy similares, y pueden ser cruzadas artificialmente, aunque es poco probable que ocurran híbridos en la naturaleza ya que sus rangos no se superponen.[14]​ Ambas especies pueden distinguirse por varias características:[15]

  • El rostro del H. americanus posee una o más espinas en la parte inferior, característica que el H. gammarus carece.
  • Las espinas en las quelas del H. americanus son rojas o de punta roja, mientras que las del H. gammarus son blancas o de punta blanca.
  • La parte inferior de las quelas del H. americanus es anaranjada o roja, mientras que la del H. gammarus es de un blanco cremoso o de un rojo muy pálido.

Cabeza[editar]

Las antenas miden aproximadamente 51 mm de largo las cuales se dividen en forma de Y con puntas puntiagudas. Cada punta exhibe una densa zona de pelo encalonado en forma de zig-zag. Esos pelos están cubiertos por varias células nerviosas que pueden detectar los olores. Los pelos más largos y gruesos que se encuentran a lo largo de los bordes controlan el flujo de agua, los cuales contienen moléculas de olor, hacia los pelos sensoriales internos.[16]​ Las antenas más pequeñas proveen un sentido del olfato más potente.Al tener un par de órganos olfativos, una langosta puede localizar la dirección del olor, de la misma manera que los humanos pueden escuchar la dirección del sonido. Además de detectar olores, las antenas pueden detectar la velocidad del agua para mejorar la búsqueda de dirección.

Las langostas tienen dos vejigas urinarias localizadas en cada lado de la cabeza. Estos animales usan olores para comunicar dónde estan y cómo estan, olores que están en la orina. Ellas pueden expulsar un largo chorro de orina de entre 1 a 2 metros en frente de ellas, de tal forma que pueden detectar un rival o un posible compañero en el área.[17]

Tórax[editar]

El primer par de peréiones (piernas) se compone de un par largo y asimétrico de quelas.[2]​ La más larga es la que usan para "triturar" presas gracias a unos nódulos redondeados; la otra tiene bordes internos afiládos y se usa para sostener o cortar a la presa.[18]

Coloración[editar]

El color normal del H. americanus es rojizo en el cuerpo y en las quelas, y verdoso en las piernas. Este color se produce mediante la mezcla de pigmentos amarillos, azules, y rojos que son formados de manera natural en el caparazón.[19][3]​ A pesar de la rareza de las langostas con colores extraños, muchas de estas son capturadas. No está claro si esto es efecto de las redes sociales las cuales facilitan la difusión de estos sucesos, o si se debe a una caída en las poblaciones de los depredadores.[20]​ Las langostas mencionadas abajo suelen tener buena covertura en los medios debido a su "rareza" y belleza. [21]

Color Imagen Rareza Descripción
Azul Blue-lobster-jane.jpg 1 en 2 millones Algunas langostas pueden obtener un color azul como resultado de una mutación genética que hace que la langosta produzca una cantidad excesiva de una proteína en particular.[22][23]​ La proteína y una molécula carotenoide roja conocida como astaxantina se combinan para formar un tono azul conocido como crustacianina, lo que le da a la langosta su color azul.[24]​ Si bien se estima que 1 de cada 2 millones de langostas son azules, puede que no sean tan raras como se las representa, dada la cantidad de langostas que se capturan en un año determinado. David Spiegelhalter de la Universidad de Cambridge, señaló que un análisis aproximado muestra que cada año se capturan 200 millones de langostas en el Atlántico Norte. Dijo que si las probabilidades son correctas, significaría que 100 de ellas serían azules. Spiegelhalter concluyó que las capturas no son tan sorprendentes y que estas langostas probablemente aparecen la mayoría de los años. En cualquier caso, cuando se capturan langostas azules se devuelven al mar o se colocan en acuarios locales.[25][26]
Rojo (viva) 1 en 10 millones La coloración roja en las langostas es el resultado típico de la astaxantina reaccionando con el calor durante la cocción.[27]​ Se estima que las probabilidades de capturar una langosta roja viva son una en un millón[22][28]​ El director Bob Bayer del "Lobster Institute" (Instituto de langostas) de la Universidad de Maine declaró en 2016 que "la genética de las langostas rojas no se entiende tan bien" en comparación con las langostas azules.[29]
Amarilla o naranja Yellow-lobster.jpg 1 en 30 millones Las langostas amarillas son el resultado de una mutación genética rara no documentada, mientras que las langostas anaranjadas son producto de la falta de proteínas que ayudan a unir los diferentes pigmentos.[22][30]​ La mayoría de las langostas anaranjadas se describen como una mezcla de colores naranjos y negros.[30][31]​ Las langostas amarillas y anaranjadas generalmente se colocan en acuarios, ya que los depredadores pueden detectarlas fácilmente si se devuelven a la naturaleza.[32][33]​ Las probabilidades de capturar una de estas langostas es de una en treinta millones.[34]
Coloración dividida 1 en 50 millones Se han capturado varias langostas que presentan un color diferente en el lado izquierdo y derecho del cuerpo. Según un investigador de la Universidad de Rhode Island, esta coloración dividida es el resultado de una condición genética que hace que ambos lados de la langosta se desarrollen de forma independiente.[35][36]​ Las langostas de coloración dividida a menudo muestran características sexuales de ambos sexos, por lo que se consideran hermafroditas.[37]​ Sin embargo, no todas estas langostas presentan estos rasgos, como un ejemplar femenino que fue capturado en Beverly, Massachusetts.[38]​ La probabilidad de encontrar una de estas langostas se estima en una en cincuenta millones.[22]​ En una ocasión, un pescador de Maine atrapó una langosta marrón y naranja, y la envió al oceanario local. Comentaron que solo habían visto tres langostas de este tipo en 35 años.[36]
Irisdiscente o blanca (Albina) Light blue Homarus americanus at Osaka aquarium 02.jpg 1 en 100 millones Se estima que una en cien millones de langostas son albinas, es decir, carecen de pigmentación en el cuerpo.[22][39]​ Las "langostas blancas" que todavía tienen algo de color presente en el caparazón también son producto de la misma rareza, pero no se clasifican como "albinas". Este tipo de langostas probablemente tenga una condición genética llamada leucismo según la Asociación de Pescadores de la Costa de Maine.[40]​ Ambas condiciones no son únicas de las langostas, pues se presentan también en otras especies de animales.

Ciclo vital[editar]

Una langosta hembra llevando huevos en sus pleópodos. La segunda aleta de la cola desde la izquierda ha sido muescada por los investigadores para indicar que es una hembra en estado de reproducción.

El apareamiento solo ocurre poco después de que la hembra ha mudado y su exoesqueleto aún está suave.[6]​ La hembra libera una feromona que hace que los machos se vuelvan menos agresivos y comiencen el cortejo, lo que implica un baile de cortejo con las quelas cerradas. Finalmente, el macho inserta espermatóforos (paquetes de esperma) en el receptáculo seminal de la hembra usando sus primeros pleópodos; la hembra puede almacenar el esperma por hasta 15 meses.[6]

La hembra libera óvulos a través de sus oviductos, y pasan el receptáculo seminal donde son fertilizados por el esperma almacenado. Luego se unen a los pleópodos de la hembrausando un adhesivo, donde se cuidan hasta que estén listos para salir del cascarón.[6]​ La hembra limpia los huevos regularmente y los rocía con agua para mantenerlos oxigenados.[8]​ Debido a que este período dura de 10 a 11 meses, se pueden encontrar hembras fertilizadas durante todo el año.[2]​ En las aguas de Nueva Inglaterra, los huevos se ponen generalmente en julio o agosto, y eclosionan en mayo o junio.[41]​ El embrión en desarrollo pasa a través de varias mudas dentro del huevo antes de eclosionar como una larva. Cuando los huevos eclosionan, la hembra los libera agitando su cola en el agua.[8]

La larva de H. americanus mide 8.5 mm de largo y es transparente. También poseen grandes ojos y una larga columna que sobresale de su cabeza. Mudan rápidamente, y las siguientes tres etapas son similares pero más grandes. Estas mudas tardan entre 10 y 20 días, durante los cuales las larvas planctónicas son vulnerables a la depredación; se cree que solo 1 de cada 1.000 sobrevive hasta la etapa juvenil.[6]​ Para llegar a la cuarta etapa, la larva sufre metamorfosis y, posteriormente, muestra un parecido mucho mayor con la langosta adulta,[41]​ midiendo aproximadamente 13 mm de largo,[6]​ y siendo capaz de nadar con sus pleópodos.[41]​ En esta etapa, las quelas de la langosta todavía son relativamente pequeñas, por lo que deben huir si se ven amenazadas.[7]

Después de la siguiente muda, la langosta se hunde en el fondo del océano y adopta un estilo de vida bentónico.[8]​ Las mudas ocurren con menos frecuencia, desde una tasa inicial de 10 veces al año hasta una vez cada pocos años. Después de un año estas miden entre 25 y 38 mm de longitud, y después de seis años puede pesar 0.45 kg.[6]​ Si se sienten amenazadas, las langostas adultas prefieren luchar a menos hasta que puedan perder una de sus quelas.[7]

Ecología[editar]

La langosta americana prospera en aguas frías y poco profundas donde hay muchas rocas y otros lugares para esconderse de los depredadores. Normalmente vive a 4-50 m de la superficie, pero puede ser encontrada hasta a 480 m bajo la supericie[2]

Dieta[editar]

La dieta natural del H. americanus is relativamente consistente a través de diferentes hábitats. Esta se compone principalmente de moluscos (especialmente de mejillones), equinodermos y poliquetos, aunque puede comer una amplia gama de otras presas, incluyendo otros crustáceos, ofiuras y cnidarios.[42]​ Se ha demostrado que las langostas de Maine obtienen del 35 al 55% de sus calorías del arenque, que se utiliza como cebo para las trampas de langosta.[43]​ Solo el 6% de las langostas que entran en las trampas para alimentarse son atrapadas.

Enfermedades[editar]

Bacterianas[editar]

La Gaffkaemia es una enfermedad infecciosa extremadamente contagiosa de las langostas causada por la bacteria Aerococcus viridans.[44]​ Ésta solo requiere unas pocas células bacterianas para causar la muerte de langostas sanas. Las langostas infectadas presentan una descoloración de tono naranjo oscuro del abdomen ventral. De hecho, esta es la hemolinfa o sangre que se ve a través de las delgadas membranas artrodiales ventrales. La decoloración proviene de la astaxantina, un pigmento carotenoide que se mueve a la sangre en momentos de estrés. El mismo signo también se observa en otras enfermedades de las langostas y parece ser una respuesta al estrés inespecífica, posiblemente relacionada con las propiedades antioxidantes e inmunoestimuladoras de la molécula de astaxantina.

La Enfermedad Epizóotica del Caparazón Es una infección bacteriana que causa lesiones negras en los caparazones dorsales de las langostas, lo que reduce su valor en el mercado y, en ocasiones, las mata.[45]

La Enfermedad de los brazos de la langosta es causada por una infección sistemática de la bacteria Vibrio fluvialis (o especies similares) la cual causa que la langosta se vuelva letárgica y mueran.[44][46]

Parasitarias[editar]

La Paramoebiasis es una enfermedad infecciosa en las langostas causada por la infección de los sarcomastigóforos Neoparamoeba pemaquidensis. Este organismo también causa la Enfermedad branquial amebiana en los salmones atlánticos (Salmo salar) criados. La infección ocurre en todos los tejidos, causando lesiones similares a granulomas, especialmente dentro del cordón nervioso ventral, los intersticios del hepatopáncreas y la glándula antenal. Se sospecha fuertemente que la paramoebiasis desempeña un papel destacado en la rápida muerte de las langostas americanas en Long Island Sound que ocurrió en el verano de 1999.[44]

Entorno[editar]

La Calcinosis excretora en langostas americanas de Long Island Sound se describió en 2002. La enfermedad hace que se formen cálculos mineralizados en las glándulas y branquias antenales. Estos causan una pérdida de superficie alrededor de las branquias, y la langosta finalmente se asfixia. Se han propuesto varias razones para la causa de un brote reciente de la enfermedad. El factor más generalmente atribuido es una mayor duración de temperaturas cálidas en el fondo de Long Island Sound.[47][48]

Taxonomía[editar]

La langosta americana fue descrita por primera vez por Thomas Say en 1817 en la costa de Nueva Jersey.[2]​ El nombre que Say escogío, "Astacus marinus", fue invalidado como un homónimo menor de Astacus marinus fabricius, 1775, que a su vez es un sinónimo menor de Homarus gammarus.[2]​ La langosta americana obtuvo su actual nombre científico , Homarus americanus, por Henri Milne-Edwards su trabajo de 1837 Histoire naturelle des Crustacés ("Historia natural de los Crustáceos").[2]​ El nombre común preferido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura es "Langosta americana".[2]

Como alimento[editar]

Producción de captura global en toneladas por año
Una langosta cocinada

Las langostas americanas son un alimento muy popular.[49]​ Normalmente son hervidas o cocinadas al vapor. Las de caparazón duro (aquellas cuya última muda fue hace mucho tiempo) pueden sobrevivir fuera del agua por cuatro o cinco días si se mantienen refrigeradas.[50]​ En cambio las de caparazón blando (aquellas cuya última muda fue hace poco) no sobreviven más que dos horas fuera del agua. Las langostas normalmente son cocinadas vivas,[51]​ lo cual es ilegal en algunas áreas[52]​ y puede ser considerado inhumano.[53][54]

Una manera común de servir 'cola' de langosta (el abdomen) es con carne de vacuno, conocida como "surf and turf".[55]​ Las langostas tienen un órgano verdoso o marrón llamado "tomalley", cuya función es parecida a la del hígado y del páncreas en los humanos, eliminando toxinas del cuerpo.[56]

Se sugiere usar un juego básico de cascanueces y una herramienta larga y delgada para extraer la carne de las áreas inaccesibles, aunque los comensales más experimentados pueden comer al animal con sus propias manos o con una herramienta simple (como un tenedor, un cuchillo o una piedra). Comer una langosta puede ser complicado, y la mayoría de los restaurantes ofrecen un babero de langosta.[57]​ La carne generalmente está contenida en las garras (Quelas) y colas más grandes, y se mantiene caliente bastante tiempo después de ser servida. Hay algo de carne en las piernas y en los brazos que conectan las grandes garras al cuerpo. También hay una pequeña cantidad de carne justo debajo del caparazón alrededor del tórax y en las patas más pequeñas.

Industria de langostas norteamericana[editar]

Trampas de langosta en Long Island Sound cerca de Guilford, Connecticut

La mayoría de las langostas provienen de la costa noreste de América del Norte, siendo las provincias atlánticas de Canadá y el estado estadounidense de Maine los principales productores. Se capturan principalmente utilizando trampas para langostas, aunque también son capturadas de manera accidental por los arrastreros de fondo, los pescadores que usan redes de enmalle y los buceadores en algunas áreas. Maine prohíbe por completo a los buceadores la captura de langostas (las violaciones pueden resultar en una multa de hasta $1000). Maine también prohíbe estrictamente el desembarco de langostas capturadas por los arrastreros de fondo y otros "equipos móviles".[58][59]Massachusetts ofrece a buceadores licencias para capturar langostas por una tarifa, siendo como requisito residir en el estado. En Rhode Island los buzos también deben obtener un permiso.

Trampas para langostas[editar]

Las trampas para langostas son jaulas rectangulares hechas de malla de acero galvanizado recubierto de vinilo o madera, con entradas de malla tejida. Estas se llenan con cebos y se bajan al fondo del mar. Estas permiten la entrada de una langosta, pero dificultan que los especímenes más grandes den la vuelta y logren escapar, lo que permite que las criaturas sean capturadas vivas. Las trampas tienen una boya flotando en la superficie, y los pescadores de langosta revisan sus trampas entre uno y siete días después de colocarlas. La ineficiencia del sistema de captura ha evitado inadvertidamente la sobrepesca de la población de langosta. Las langostas pueden escapar fácilmente de la trampa, y la defenderán contra otras langostas porque para ellas es una fuente de alimento. Se estima que un 10% de las langostas que encuentran una trampa entran, y de las que entran el 6% quedan atrapadas.[60]

Estados Unidos[editar]

En los Estados Unidos la industria de langostas está regulada. Los pescadores deben medir en cada langosta la distancia desde el ojo hasta el final del caparazón; si la langosta mide menos de 83 mm, es muy joven para ser vendida y debe ser devuelta al océano. También existe un tamaño máximo legal de 130 mm en Maine, destinado a garantizar la supervivencia de la población fértil sana de machos adultos, pero en algunos estados, como en Massachusetts, no hay ninguno. Además, las trampas deben contener un orificio de escape o "respiradero", que permita que las langostas juveniles y las especies capturadas accidentalmente escapen. La ley en Maine y otros estados dicta que debe instalarse un segundo gran agujero de escape. Este agujero se mantiene cerrado mediante el uso de clips biodegradables hechos de metal ferroso. Si la trampa se pierde, la trampa finalmente se abre, permitiendo que la captura escape.[61]

Para proteger a las hembras reproductoras, cuando se capture una que transporte huevos se le debe hacer muescas en una aleta de la cola (la segunda desde la derecha, si la langosta está del lado derecho y la cola está completamente extendida). Después de esto, la hembra no puede ser mantenida o vendida. Esta muesca permanece durante dos mudas del exoesqueleto de la langosta, lo que le proporciona protección y el poder reproducirse de forma continua por hasta cinco años.[62]

Canadá[editar]

Barcos pesqueros en Yarmouth, Nueva Escocia

A fines de la década de 1990 y principios del siglo XXI, la pesca de langosta fue la causa de los problemas entre los Acadianos y las Primeras Naciones Mi'kmaq en el territorio marino canadiense. La economía (e identidad) acadiana dependía sustancialmente de la pesca, especialmente de la langosta. En 1998, la Corte Suprema de Canadá falló a favor de las Primeras Naciones y les otorgó derechos ilimitados sobre los recursos naturales, en base a un tratado del siglo XVIII. El gobierno federal trató de tomar licencias y cuotas de los pescadores tradicionales, cuya cuota de pesca ya había disminuido drásticamente en los años anteriores, para dárselas a los nativos. Burnt Church, una reserva entre Miramichi y la ciudad acadiana de Neguac, fue el centro de estos problemas. La tensión aumentó y disminuyó con cada temporada de pesca, llegando a su punto culminante en abril de 2003, cuando estalló un motín en el puerto de Shippagan, donde se incendiaron tres barcos de pesca de propiedad nativa y una planta de procesamiento de pescado. Desde entonces, se han hecho esfuerzos para acercar a los acadianos y a los nativos, disminuyendo así la tensión lentamente.[63]

Administración[editar]

La langosta americana tiende a encontrarse de forma estable en las aguas más frías del norte, pero disminuye gradualmente en abundancia al moverse hacia el sur. Para gestionar las poblaciones de langosta, se implementan gradualmente más regulaciones y restricciones, orientadas a lograr poblaciones sostenibles en el sur.[64]

Genética[editar]

Actualmente no se ha publicado el genoma de la langosta americana, aunque un transcriptoma fue publicado en 2016.[65]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. R. Wahle; M. Butler; A. Cockcroft; A. MacDiarmid (2011). «Homarus americanus». Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) 2011: e.T170009A6705155. doi:10.2305/IUCN.UK.2011-1.RLTS.T170009A6705155.en. Archivado desde el original el 30 de abril de 2019. Consultado el 7 de septiembre de 2019.  |access-date= y |fechaacceso= redundantes (ayuda)
  2. a b c d e f g h i j Lipke B. Holthuis (1991). «Homarus americanus». FAO Species Catalogue, Volume 13. Marine Lobsters of the World. FAO Fisheries Synopsis No. 125. Food and Agriculture Organization. p. 58. ISBN 92-5-103027-8. 
  3. a b c Gro I. van der Meeren; Josianne Støttrup; Mats Ulmestrand; Jan Atle Knutsen (2006). «Invasive Alien Species Fact Sheet: Homarus americanus». Online Database of the North European and Baltic Network on Invasive Alien Species. NOBANIS. Consultado el 4 de mayo, 2011. 
  4. a b Libro Guinness de los récords, ed. (2006-05-28). «Heaviest marine crustacean». Consultado el 2006-08-03. 
  5. «What Are the Main Predators of Lobsters?». animals.mom.me (en inglés). Consultado el 2019-09-07. 
  6. a b c d e f g h i Eleanor Ely (June 3, 1998). «The American Lobster». Rhode Island Sea Grant Fact Sheet. University of Rhode Island. Archivado desde el original el July 16, 2011. Consultado el May 8, 2011. 
  7. a b c Lang, Fred; Govind, C. K.; Costello, Walter J.; Greene, Sharon I. (1997). «Developmental Neuroethology : Changes in Escape and Defensive Behavior During Growth of the Lobster». Science 197 (4304): 682-685. JSTOR 1744793. doi:10.1126/science.197.4304.682. 
  8. a b c d Jessica McKay (July 2009). «A Guide to Lobstering in Maine». Maine Department of Marine Resources. Archivado desde el original el May 2, 2011. Consultado el May 8, 2011. 
  9. Water resources of Nantucket Island, Massachusetts. US Geological Survey. 1980. 
  10. Tshudy, Dale (2003-01-01). «Clawed Lobster (Nephropidae) Diversity Through Time». Journal of Crustacean Biology 23 (1): 178-186. ISSN 0278-0372. doi:10.1163/20021975-99990325. Consultado el 2019-09-06. 
  11. «de Young, Michel Harry, (1849–15 Feb. 1925), proprietor and editor San Francisco Chronicle since 1865». Who Was Who (Oxford University Press). 2007-12-01. 
  12. «Heaviest marine crustacean». Libro Guinness de los récords. Archivado desde el original el 3-08-2006. 
  13. «Giant lobster landed by boy, 16». BBC News. 26-06-2006. 
  14. Hauge, Marie (Mayo de 2010). Instituto Noruego de Investigación Marina, ed. Unique lobster hybrid. 
  15. T. W. Beard; D. McGregor (2004). «Storage and care of live lobsters». Laboratory Leaflet Number 66 (Revised). Lowestoft: Centre for Environment, Fisheries and Aquaculture Science. 
  16. ScienceNotes2002. Universidad de California, Santa Cruz. 21 de Septiembre de 2010. 
  17. D. Wyatt, Tristam (2003). «Pheromones and Animal Behaviour: Communication by Smell and Taste». En Cambridge University Press. Sex pheromones: finding and chosing mates. p. 33-73. ISBN 978-0-521-48526-5. 
  18. «Storage and care of live lobsters». Laboratory Leaflet Number 66 (Revised) (Lowestoft: Centre for Environment, Fisheries and Aquaculture Science.). 
  19. Lord, Peter (13 de agosto, 2010). «Yellow lobster caught in bay, one in 30 million». The Providence Journal. Archivado desde el original el 3 de agosto, 2010. 
  20. Viegas, Jennifer (23 de Julio, 2012). «Mysterious, colorful lobsters being caught». Disovery News. Consultado el 24 de Julio, 2012. 
  21. Emerson, Bo (13 de Enero, 2019). «Rare calico lobster avoids steam pot, may come to Atlanta». "se volvió mucho más valiosa después de que su historia llegó a los medios.". The Atlanta Journal-Constitution. Consultado el 15 de Enero, 2019. 
  22. a b c d e «One In A Million?». University of Maine Lobster Institute. Archivado desde el original el 29 de octubre de 2013. Consultado el December 3, 2013.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  23. «Blue lobster avoids the cooker». China Daily. June 13, 2007. 
  24. Dennis Hoey (May 4, 2005). «Professor finds key to rare lobster color». Maine Today. Archivado desde el original el 7 de mayo de 2006. Consultado el 7 de septiembre de 2019.  |archiveurl= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archivedate= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  25. Justine Sterling (June 9, 2011). «Blue lobsters found in Canada, not eaten». Houston Chronicle. Consultado el August 29, 2011. 
  26. John Blunda (August 23, 2014). «Blue lobster surfaces in local lobster trap». WSCH6 Portland. Consultado el August 26, 2014. 
  27. Sarah Knapton (April 29, 2015). «Scientists discover why lobsters turn red when boiled». The Telegraph. Consultado el August 30, 2018. 
  28. Holly Anderson (August 13, 2010). «They call him Mr. Blu Genes». oysterriverlobsters.com. Archivado desde el original el 15 de julio de 2011. Consultado el 7 de septiembre de 2019.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |access-date= y |fechaacceso= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  29. Rob Verger (August 22, 2016). «Rare red lobster looks cooked, but is alive». Fox News. Consultado el August 30, 2018. 
  30. a b Elise Takahama (June 6, 2018). «'Outstanding orange' lobster, one in 30 million, found in Westborough Roche Bros.». The Boston Globe. Consultado el August 31, 2018. 
  31. Associated Press (August 28, 2010). «Rare calico lobster caught in Maine spared». 
  32. Peter Lord (August 13, 2010). «Yellow lobster caught in bay, one in 30 million». Providence Journal. Archivado desde el original el 3 de agosto de 2010. Consultado el 7 de septiembre de 2019.  |archiveurl= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archivedate= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  33. «Rare yellow lobster appears at Honolulu restaurant». Hawaii News Now. May 1, 2010. Archivado desde el original el 29 de agosto de 2018. Consultado el 7 de septiembre de 2019. 
  34. «Yellow lobster 1 in 30 million rarity». USA Today. August 12, 2010. 
  35. Fenner A. Chace Jr.; George M. Moore (1959). «A bicolored gynandromorph of the lobster, Homarus americanus». The Biological Bulletin 116 (2): 226-231. JSTOR 1539207. doi:10.2307/1539207. 
  36. a b «Rare 1 in 50 million 2-toned lobster caught off the coast of Newport». LiveLeak. Consultado el November 15, 2012. 
  37. «A lobster tale». Plenty Magazine. April 14, 2009. Consultado el September 21, 2010. 
  38. «Lobster dressed up for Holloween in orange and black». Boston.com. 
  39. «Albino lobster pulled from sea». WCBV-TV. July 28, 2010. Archivado desde el original el 22 de diciembre de 2011. Consultado el 7 de septiembre de 2019.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |access-date= y |fechaacceso= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  40. David Charns (August 29, 2018). «Rarest of them all: White lobster caught off Maine coast». WMTV. Consultado el August 29, 2018. 
  41. a b c S. M. Helluy; B. S. Beltz (1991). «Embryonic development of the American lobster (Homarus americanus): quantitative staging and characterization of an embryonic molt cycle». The Biological Bulletin 180 (3): 355-371. JSTOR 1542337. doi:10.2307/1542337. 
  42. Robert W. Elner; Alan Campbell (1987). «Natural diets of lobster Homarus americanus from barren ground and macroalgal habitats off southwestern Nova Scotia, Canada». Marine Ecology Progress Series 37: 131-140. doi:10.3354/meps037131. 
  43. Grabowski, Jonathan H.; Clesceri, Erika J.; Baukus, Adam J.; Gaudette, Julien; Weber, Matthew; Yund, Philip O.; Bruno, John F. (15 April 2010). «Use of Herring Bait to Farm Lobsters in the Gulf of Maine». PLoS ONE 5 (4): e10188. PMC 2855364. PMID 20419167. doi:10.1371/journal.pone.0010188. 
  44. a b c Richard J. Cawthorn (2011). «Diseases of American lobsters (Homarus americanus): a review». Journal of Invertebrate Pathology 106 (1): 71-78. PMID 21215356. doi:10.1016/j.jip.2010.09.010. 
  45. Phillips, Bruce, ed. (2013). Lobsters: Biology, Management, Aquaculture & Fisheries. Wiley-Blackwell. ISBN 978-1-118-51749-9. 
  46. B. D. Tall; S. Fall; M. R. Pereira; M. Ramos-Valle; S. K. Curtis; M. H. Kothary; D. M. Chu; S. R. Monday; L. Kornegay; T. Donkar; D. Prince; R. L. Thunberg; K. A. Shangraw; D. E. Hanes; F. M. Khambaty; K. A. Lampel; J. W. Bier; R. C. Bayer (2003). «Characterization of Vibrio fluvialis-like strains implicated in limp lobster disease». Applied and Environmental Microbiology 69 (12): 7435-7446. PMC 309894. PMID 14660396. doi:10.1128/AEM.69.12.7435-7446.2003. 
  47. A. D. M. Dove (2005). «Ultrastructural features of excretory calcinosis in the lobster, Homarus americanus Milne-Edwards». Journal of Fish Diseases 28 (5): 313-316. PMID 15892758. doi:10.1111/j.1365-2761.2005.00632.x. 
  48. A. D. Dove; C. LoBue; P. Bowser; M. Powell (2004). «Excretory calcinosis: a new fatal disease of wild American lobsters Homarus americanus». Diseases of Aquatic Organisms 58 (2–3): 215-221. PMID 15109145. doi:10.3354/dao058215. 
  49. John S. Burk (2011). «Northern lobster (Homarus americanus. The Wildlife of New England: A Viewer's Guide. University Press of New England. pp. 265-266. ISBN 978-1-58465-834-4. 
  50. «Shipping live lobsters». www.lobsters.org. Consultado el 2015-09-23. 
  51. Lulu Grimes (2009). «Seafood». Cook's Book of Everything. Murdoch Books. pp. 180-255. ISBN 978-1-74196-033-4. 
  52. Bruce Johnston (7 March 2004). «Italian animal rights law puts lobster off the menu». Telegraph.co.uk. 
  53. Howard Hillman (2003). «What is the best way to kill a lobster?». The New Kitchen Science: a Guide to Know the Hows and Whys for Fun and Success in the Kitchen. Houghton Mifflin Harcourt. pp. 96-97. ISBN 9780618249633. 
  54. Susannah Blake; Craig Robertson; Mari Mererid Williams; Lucy McKelvie; Stella Sargeson (2007). «Preparing lobsters». Good Housekeeping: Step-by-Step Cookbook. Anova Books. p. 85. ISBN 9781843404132. 
  55. «Surf and turf». 1,001 Foods to Die For. Madison Books. 2007. pp. 348-349. ISBN 978-0-7407-7043-2. 
  56. John F. Wickins; Daniel O'C. Lee (2002). «Markets». Crustacean Farming: Ranching and Culture (2nd edición). John Wiley and Sons. pp. 35-69. ISBN 978-0-632-05464-0. 
  57. Kahrin Deines (July 9, 2008). «Time to put on the lobster bib: Provincetown's restaurants stand at the ready». Provincetown.com. Archivado desde el original el 11 de febrero de 2009. Consultado el 7 de septiembre de 2019.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |access-date= y |fechaacceso= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  58. K, Dick (30 January 2009). «Live Maine Lobsters Shipped from Trap to Table». lobsteranywhere.com. Consultado el 24 October 2015. 
  59. Janice M. Plante (February 2007). «Maine to revisit lobsters on draggers ban». Commercial Fisheries News 34 (6). 
  60. «Lobster Trap Video». University of New Hampshire. 
  61. «Noncommercial Lobster/Crab Harvesters». Maine Department of Marine Resources. 
  62. «V-Notching Regulations». Division of Fisheries and Wildlife (Massachusetts). 
  63. Herménégilde Chiasson (director, narrator), Cécile Chevrier (producer) (2002). Ceux qui Attendent [Those Who Wait] (Documentary) (en french). National Film Board of Canada. 
  64. «Atlantic States Marine Fisheries Commission: American Lobster». Archivado desde el original el 27 de abril de 2004. Consultado el June 30, 2009.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  65. Lara Lewis McGrath; Steven V. Vollmer; Stefan T. Kaluziak; Joseph Ayers (2016). «De novo transcriptome assembly for the lobster Homarus americanus and characterization of differential gene expression across nervous system tissues». BMC Genomics 17: 63. PMC 4715275. PMID 26772543. doi:10.1186/s12864-016-2373-3.