Hedera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Hiedra»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Hiedras Hedera
Efeu-freisteller.png
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Apiales
Familia: Araliaceae
Subfamilia: Aralioideae
Tribu: Schefflerieae
Género: Hedera
L.
Especies
Sinonimia

Hedera (hiedra) es un género de la familia de las Araliaceae con quince especies de plantas siempreverdes, leñosas y trepadoras.


Descripción[editar]

Flores[editar]

La floración se produce a finales de verano y se extiende a lo largo de todo el otoño; las flores son pequeñas, de un color verdoso amarillento y se agrupan en inflorescencias terminales de entre tres y cinco centímetros de diámetro por umbela. Su néctar es una importante fuente de alimento tardío para abejas y otros insectos.

Frutos[editar]

Produce pequeños frutos carnosos negros en forma de baya, que maduran a finales del otoño y se extienden a lo largo del invierno. Aunque son venenosas para los seres humanos, estas bayas forman parte de la dieta de muchas aves, que tras comerlas dispersan las semillas, contribuyendo así a su expansión. Las hojas sirven de alimento a orugas de algunas especies de Lepidoptera como la Phlogophora meticulosa, la Noctua janthina, la Odontopera bidentata, la Euplexia lucipara, la Idaea seriata (solo come hiedra), la Ourapteryx sambucaria y la Peribatodes rhomboidaria.

Distribución y hábitat[editar]

Son nativas de los archipiélagos de la Macaronesia, en el Océano Atlántico al norte de África ; del oeste, centro y sur de Europa, el noroeste de África, el centro sur de Asia y el este de Japón. Son capaces de ascender, sobre la superficie de árboles y rocas, más de veinticinco o treinta metros por encima del nivel del suelo.

Usos y cultivo[editar]

Las hiedras son plantas de cultivo muy popular en sus hábitats originarios, tanto por su atractivo para la vida salvaje como por su follaje perenne, siendo particularmente valoradas para la cobertura de muros. Muchos cultivares[2] de follaje abigarrado y/o formas de hoja inusuales han sido seleccionados. Por otro lado, en zonas de Norteamérica con inviernos relativamente suaves ha sido considerada una seria maleza invasiva, y su cultivo está por ello desaconsejado en muchas áreas; similares problemas se han dado en Australia, por escapes desde jardines. Parte de este problema es la falta de las plagas naturales y enfermedades que controlan su vigor en sus áreas nativas.

Mucho se ha argumentado sobre si la hiedra enredadera de árboles los daña o no; en Europa el consenso es que no afecta significativamente al árbol. No obstante pueden competir por los nutrientes y el agua, y los árboles con una pesada y densa vegetación de hiedra pueden ser muy susceptibles a rotura por viento.

Similares cuestiones se suscitan acerca del daño que puedan producir en los muros o paredes. Se considera generalmente que el mortero de los muros es impenetrable a las raíces de la hiedra y no será dañado; en realidad se encuentra así protegido de la climatología, especialmente de la lluvia. Pero las paredes que padezcan una pérdida de mortero sí pueden ser dañadas, porque las raíces penetran en el mortero debilitado, pudiendo romperlo; en dichos casos, una subsecuente retirada de las hiedras puede ser dificultosa, y causar daño al muro. Los morteros modernos, realizados con cemento y poca cal son más resistentes que los antiguos, con solo arena y cal.

Simbología[editar]

Escena en una vasija de una ménade sosteniendo un tirso forrado con hojas de hedera y vid. Atenas h. 480  a. C.

Ya desde antiguo, por ser una planta de hoja perenne se la ha asociado con la inmortalidad. Se la puede encontrar en diferentes decoraciones de vasijas cerámicas de la Antigua Grecia. Estaba asociada también a Dioniso, pues se la atribuía la curación de la embriaguez si se la llevaba como guirnalda.

Se consagraba al dios Atis, el amante de Cibeles, representando el ciclo continuo de vida, muerte y renacimiento.[3]

Por ser al mismo tiempo una planta trepadora, y por la forma en que se entrelaza al crecer, también se la asociaba a una imagen de fidelidad.

Por ser tóxico y provocar vómitos el jugo de la hedera (por contener hederina, una lactona sesquiterpénica) si no se trata, en ocasiones, y dependiendo del contexto, podía llegar a tener una simbología demoníaca.

En cristología, la hiedra es asimilada a la cruz.

En Italia, la hiedra es el símbolo del Partido Republicano Italiano.

Taxonomía[editar]

El género fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 1: 202. 1753.[4] La especie tipo es: Hedera helix

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Hedera». Royal Botanic Gardens, Kew: World Checklist of Selected Plant Families. Consultado el 18 de diciembre de 2009.
  2. Variedades cultivadas
  3. Chevalier, Jean (1986). Diccionario de los símbolos. Barcelona: Editorial Herder. pp. 564. ISBN 84-254-1514-4. 
  4. «Hedera». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 14 de agosto de 2013.

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Hedera». Royal Botanic Gardens, Kew: World Checklist of Selected Plant Families. Consultado el 18 de diciembre de 2009.
  2. Variedades cultivadas
  3. Chevalier, Jean (1986). Diccionario de los símbolos. Barcelona: Editorial Herder. pp. 564. ISBN 84-254-1514-4. 
  4. «Hedera». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 14 de agosto de 2013.

Bibliografía[editar]

  • McAllister, H. (1982). Nuevos estudios en hiedras. Int. Dendrol. Soc. Yearbook 1981: 106-109.

Enlaces externos[editar]