Habilidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Habilidad (en latín: habilis) es la capacidad o aptitud para realizar una actividad, tarea o trabajo en particular, ya sea física, mental o social. Por extensión, el término designa la cualidad de una persona capacitada para llevar a cabo esta acción. Lo que se conoce en conjunto como habilidades.[1]

Hay habilidades intelectuales o "sensoriomotriz" que son innatas. Estas se denominan «habilidades naturales» y se distinguen de las aprendidas en que se manifiestan espontáneamente en todas las actividades que el individuo realice. Aunque estas deben desarrollarse mediante el entrenamiento.[2]​ Mientras que las habilidades sociales siempre deben ser aprendidas.[3]

Etimología[editar]

El término «habilidad» proviene del latín habilis, que inicialmente significaba «aquello que se puede tener». De allí que una persona hábil sea aquella que tiene facilidad para desempeñarse en un área específica.[1]

Conceptos relacionados[editar]

Aunque la frontera puede ser difusa, no son lo mismo «conocimiento», «habilidad» y «competencia». Un conocimiento es un hecho o idea que se adquiere por estudio, observación o experiencia. Una habilidad es un conocimiento que se adquiere para llevar a cabo una tarea, mientras que competencia es una habilidad requerida para resolver con pericia una actividad compleja.[4]

Otro concepto relacionado es la «destreza». Destreza es la capacidad de actuar con acierto en la ejecución de una actividad, y se diferencia de la «habilidad» en que esta es el conjunto de conocimientos requeridos para llevar a cabo esta tarea. Metafóricamente hablando, «habilidad es la ciencia y destreza, el arte».[5]

El conjunto de todas las habilidades, destrezas y competencias conforman la inteligencia humana.[6]

Desarrollo de habilidades[editar]

La adquisición y desarrollo de una habilidad no solo depende de la destreza, sino que también influyen el entrenamiento y requisitos internos como la motivación y la voluntad.[7]​ Si alguien tiene una aptitud superior a la media para aprender una habilidad, se habla de «talento».[2]​ En la infancia, el juego cumple una función crucial en el desarrollo de habilidades psicomotrices e intelectuales.[8]​ A su vez, es fundamental en el desarrollo de las habilidades sociales.[3]

Un factor importante para el desarrollo de habilidades es el sistema educativo. El cual, además de la adquisición de habilidades intelectuales, tiene como finalidad la obtención de habilidades útiles en el futuro ámbito laboral, el desarrollo de habilidades sociales, de trabajo en equipo y el fomento de valores.[9]

El uso de habilidades, por otro lado, juega un papel central en la socialización de los individuos. Las mismas ayudan a encontrar y desarrollar un lugar en la sociedad, ya sea a través del trabajo o la práctica de un arte, afición o deporte.

Clasificación[editar]

Las habilidades se clasifican según el campo o área en que se manifiestan. Ellas se dividen en: cognitivas, sociales y físicas. Las cognitivas son aquellas que involucran operaciones mentales; las sociales, aquellas que involucran relaciones humanas o comunicación con los demás y las físicas, aquellas que requieren coordinación motriz.[1]

Las habilidades intelectuales o cognitivas son las aptitudes relacionadas con el procesamiento de la información. Estas implican el uso de la memoria, la atención, la percepción, la creatividad y el pensamiento abstracto.[10]

Las habilidades sociales son las aptitudes relacionadas con la comunicación y las emociones. Tradicionalmente, estas se clasifican en: básicas, avanzadas, afectivas, alternativas a la agresión, hacer frente al estrés y planificación social.[11]

Las habilidades motrices son las aptitudes relacionadas con la actividad física. No hay un consenso sobre su clasificación, aunque diferentes autores han hecho diversas propuestas. Algunas de las más relevantes son:[12]

  • cerradas y abiertas (E. C. Poulton en 1957),
  • predominantemente habituales y predominantemente perceptivas (Barbara Knapp en 1963),
  • entorno estable o inestable, cuerpo estable o movimiento (Ann Gentile en 1972),
  • gruesas y finas (Bryant Cratty en 1973),
  • persona y objeto inicialmente estáticos, persona estática y objeto en movimiento, persona en movimiento y objeto estático y persona y objeto inicialmente estáticos (Paul Fitts en 1975),
  • básicas y específicas (Fernando Sánchez Bañuelos en 1975),
  • autorreguladas, reguladas internamente y reguladas de forma mixta (Robert N. Singer en 1980),
  • no definidas, semidefinidas y definidas (Jean-Pierre Famose en 1982).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Raffino, María Estela (9 de julio de 2020). «Concepto de habilidad». concepto.de. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  2. a b González Astudillo, María Teresa; Domingues Carlos, Fernando Sergio (2005). «¿Existen indicadores para identificar el talento?». Aula: revista de pedagogía (Salamanca, España: Universidad de Salamanca) 21: 21-32. ISSN 0214-3402. OCLC 650789177. doi:10.14201/aula2015212132. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  3. a b Guzmán, Marigina del Carmen (septiembre de 2018). «Desarrollo de habilidades sociales a través de actividades lúdicas en los niños de 3 años en el Centro Infantil Cumbaya Valley». Conrado (Cienfuegos, Cuba: Universidad de Cienfuegos) 14 (64): 153-156. ISSN 1990-8644. OCLC 937597272. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  4. Alsina Catalá, Claudi; Pérez Gómez, Rafael (2008). Competencia matemática e interpretación de la realidad. Aulas de verano. Madrid, España: Ministerio de Educación. ISBN 9788436946802. OCLC 804340575. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  5. Peñalver, Juan de (1842). El diccionario de la rima. Panlexico, diccionario universal de la lengua castellana. Tomo 2. Madrid, España: Imprenta de Ignacio Boix. p. 134. OCLC 81857710. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  6. Ortiz Ocaña, Alexander (2012). Educación infantil: pensamiento, inteligencia, creatividad, competencias, valores y actitudes intelectuales. Pedagogía, didáctica, currículo y evaluación. vol. 1. Editorial Académica Española. p. 54. ISBN 9789589897041. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  7. Valentín Sotero, Petra (septiembre de 2005). La motivación y el desarrollo de habilidades cognitivas en alumnos de quinto grado de Educación Primaria. Ciudad de México: Secretaría de Educación Pública. Universidad Pedagógica Nacional. p. 10. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  8. Gallardo López, José Alberto; Gallardo Vázquez, Pedro (junio de 2018). «Teorías sobre el juego y su importancia como recurso educativo para el desarrollo integral infantil». Revista Educativa Hekademos (Sevilla, España: Asociación para la Formación, el Ocio y el Empleo) 24: 41-51. ISSN 1989-3558. OCLC 643551956. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  9. Simkin, Hugo; Becerra, Gastón (noviembre de 2013). «El proceso de socialización: apuntes para su exploración en el campo psicosocial». Ciencia, docencia y tecnología (Concepción del Uruguay, Argentina: Universidad Nacional de Entre Ríos) 24 (47): 132. ISSN 0327-5566. OCLC 1116261399. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  10. Raffino, María Estela (25 de junio de 2020). «Concepto de habilidades cognitivas». concepto.de. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  11. Raffino, María Estela (9 de julio de 2020). «Concepto de habilidades sociales». concepto.de. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  12. Díaz Lucea, Jordi (1999). La enseñanza y aprendizaje de las habilidades y destrezas motrices básicas (primera edición). Barcelona, España: INDE Publicaciones. p. 64. ISBN 9788487330995. OCLC 43587218. Consultado el 9 de marzo de 2021.