Francisco Gómez-Jordana Sousa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Gómez-Jordana
Conde de Jordana 1940.jpg
Retrato a carboncillo de Jordana

Presidente de la Junta Técnica del Estado
3 de junio de 1937-30 de enero de 1938
Predecesor Fidel Dávila Arrondo
Sucesor Francisco Franco Bahamonde
(Presidente del Gobierno)

Vicepresidente del Gobierno
30 de enero de 1938-9 de agosto de 1939
Presidente Francisco Franco Bahamonde

Ministro de Asuntos Exteriores
30 de enero de 1938-9 de agosto de 1939
Predecesor Francisco de Asís Serrat
Sucesor Juan Luis Beigbeder

3 de septiembre de 1942-3 de agosto de 1944
Predecesor Ramón Serrano Súñer
Sucesor José Félix de Lequerica

Información personal
Nacimiento 1 de febrero de 1876
Madrid, España
Fallecimiento 3 de agosto de 1944 (68 años)
San Sebastián, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padre Francisco Gómez Jordana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Militar, diplomático
Rango General
Participó en
[editar datos en Wikidata]

Francisco Gómez-Jordana Sousa (Madrid, 1 de febrero de 1876 - San Sebastián, 3 de agosto de 1944) fue un militar y diplomático español que ocupó importantes cargos durante la Guerra Civil y los primeros años de la Dictadura franquista.

Era hijo del también teniente general y alto comisario en Marruecos, Francisco Gómez Jordana.

Fue presidente de la Junta Técnica del Estado durante la contienda, organismo que ejercía las funciones de gobierno en la zona zona sublevada. Tras la formación del primer gobierno franquista, en 1938, Gómez-Jordana ocupó el puesto de Vicepresidente del gobierno y ministro de Asuntos Exteriores, dirigiendo la política exterior del incipiente régimen franquista. Cesado tras el final de la contienda, en 1942 volvió a ocupar la cartera de exteriores, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

Ostentó el título nobiliario de I conde de Jordana.

Biografía[editar]

Cuba[editar]

Participó en la guerra de Cuba y en las campañas desarrolladas en Marruecos a principios del siglo XX. Era Gentilhombre de cámara con ejercicio del Rey Alfonso XIII desde 1919.

Directorio[editar]

Durante la dictadura de Primo de Rivera fue vocal del Directorio Militar,[1] y posteriormente miembro de la Asamblea Nacional Consultiva, como representante del Estado.[2]

Como miembro del Directorio Militar, con el rango de general, tuvo responsabilidades sobre Marruecos y Colonias. En su calidad de miembro del Directorio fue el estratega en la planificación y ejecución del Desembarco de Alhucemas[cita requerida]. El rey Alfonso XIII le concede en 1925 el condado de Jordana por su actuación destacada en el Desembarco de Alhucemas. Tres años más tarde fue nombrado Alto Comisario Español en Marruecos, ya como teniente general.

Fue encarcelado tras la proclamación de la Segunda República.[3]

Segunda República y Guerra Civil[editar]

Con la proclamación de la República, coherente con su condición de monárquico[cita requerida], presentó su dimisión al presidente Alcalá Zamora y se retiró del servicio activo acogiéndose a la Ley Azaña. Un tribunal de la República[¿cuál?] lo inhabilitó para el ejercicio de cargos públicos[cita requerida]. Miembro de la Unión Militar Española, siendo el militar de mayor rango del ejército español que no se unió al golpe militar que dio lugar a la Guerra Civil. Sin embargo, durante el conflicto tuvo un papel relevante.

En junio de 1937, tras la muerte del general Mola, el general Fidel Dávila asumió el mando del Ejército del Norte y en su lugar, Gómez-Jordana asumió la Presidencia de la Junta Técnica del Estado.[4] [5] Durante el tiempo que estuvo al frente de este órgano, Gómez-Jordana demostró ser un administrador mucho más eficiente que su antecesor.[6] También estuvo al frente del Alto Tribunal de Justicia Militar. Con la formación del primer gobierno de Francisco Franco, en enero de 1938, asumió la Vicepresidencia del Gobierno y Ministerio de Asuntos Exteriores.[7] [8]

Dictadura franquista[editar]

Jordana acompañando a Ciano en su visita a San Sebastián en 1939.

Al finalizar la Guerra Civil cesa en el Gobierno pasando a ocupar la Presidencia del Consejo de Estado. Unos años después, durante la Segunda Guerra Mundial, el general Franco le nombra nuevamente ministro de Asuntos Exteriores con el objeto de pilotar la neutralidad española en el conflicto y el acercamiento a los aliados.[9] El regreso de Jordana al Ministerio de Asuntos exteriores fue bien recibido por Gran Bretaña y los Estados Unidos, conocidas sus pocas simpatías al Eje.[10]

Su nombramiento se produjo tras la caída en desgracia de Serrano Suñer, que hasta entonces había desempeñado el puesto de Ministro de Exterior. Ramón Serrano Suñer había sido un firme partidario de la Alemania nazi,[11] en contraste con la tradicional postura aliadófila de Gómez-Jordana. Tras la llegada de Gómez-Jordana, en octubre de 1942 la estructura orgánica del ministerio fue reformada: las secciones de Ultramar y Asia, así como la de Relaciones Culturales, quedaron integradas en la Dirección General de Política Exterior, a cargo de José María Doussinague.[12] También se produjeron numerosos cambios entre los cargos diplomáticos españoles en Hispanoamérica. Otra medida importante fue la creación de la Escuela Diplomática, en noviembre de 1942.[12] El polémico Consejo de la Hispanidad, por el contrario, no fue alterado pero perdió casi toda su relevancia.[13]

Desde el primer momento, Gómez-Jordana dedicó sus esfuerzos a lograr un acercamiento a las potencias aliadas —especialmente Gran Bretaña y los Estados Unidos—, en un contexto en que la evolución de la contienda empezaba a inclinarse en contra de la Alemania nazi y sus aliados. Por ejemplo, en enero de 1943 protestó ante Franco por el viaje que el Ministro-Secretario General de FET y de las JONS, José Luis Arrese, realizó a la Alemania nazi y el cual no le había sido comunicado previamente.[14] Al tiempo que el nuevo ministro se distanciaba de las potencias del Eje, estrechó las relaciones con Portugal, Latinoamérica y el Vaticano.[10] También sustituyó al embajador español en Berlín —José Finat, un simpatizante nazi y partidario de Serrano Suñer—[15] [16] por un diplomático profesional, Ginés Vidal Saura.[17] A pesar de este giro de la política exterior, Gómez-Jordana protagonizó a finales de 1943 un incidente diplomático con los aliados, el conocido como «incidente Laurel».[18] [n. 1]

El Conde de Jordana murió el 3 de agosto de 1944, mientras se encontraba en San Sebastián, en pleno desenlace de la Segunda Guerra Mundial.[20]

Imputación póstuma[editar]

En 2008, fue uno de los treinta y cinco altos cargos del franquismo imputados por la Audiencia Nacional en el sumario instruido por Baltasar Garzón por los presuntos delitos de detención ilegal y crímenes contra la humanidad que supuestamente habrían sido cometidos durante la Guerra civil española y los primeros años del régimen de Franco. El juez declaró extinguida la responsabilidad criminal de Gómez-Jordana cuando recibió constancia fehaciente de su fallecimiento, acaecido sesenta y cuatro años antes.[21] [22] [23]

Obra escrita[editar]

  • La tramoya de nuestra actuación en Marruecos ISBN 9788487999864.
  • Milicia y diplomacia: los diarios del Conde de Jordana 1936-1944[24] [25]

Notas[editar]

  1. No obstante, según señala Paul Preston, «Jordana pudo ser forzado a cometer esta grave torpeza por los oficiales partidarios del Eje, incluido Doussinague, o bien Franco o él debieron de creer que era un modo astuto de apaciguar al Eje, sin pensar en sus implicaciones ofensivas para los aliados».[19]

Referencias[editar]

Pie de página[editar]

  1. Urquijo Goitia, 2008, p. 107.
  2. Elecciones 12.9.1927 Consultado el 18 de noviembre de 2011.
  3. Brian Crozier, Franco, historia y biografía, Novelas y Cuentos, Madrid, 1967, Tomo I, página 383 ISBN 84-265-7265-0
  4. Thomas, 1976, p. 744.
  5. Urquijo Goitia, 2008, p. 133.
  6. Casanova, 2007, p. 357.
  7. Urquijo Goitia, 2008, p. 134.
  8. Con fecha de 4 de marzo se ordenó que las facultades de la Junta Técnica pasasen al vicepresidente del Gobierno, cargo que no volverá a existir hasta 1962. José María García Escudero, página 59.
  9. Historia general de España y América, Volumen 19 Escrito por Manuel Espadas Burgos, José Luis Comellas [1]
  10. a b Bowen, 2006, p. 50.
  11. Delgado Gómez-Escalonilla, 1988, pp. 47-48.
  12. a b Delgado Gómez-Escalonilla, 1988, p. 82.
  13. Delgado Gómez-Escalonilla, 1988, pp. 82-88.
  14. Bowen, 2006, p. 88.
  15. Payne, 2008, p. 60.
  16. Preston, 1998, pp. 540-541.
  17. Bowen, 2006, p. 49.
  18. Thomàs, 2011, p. 56.
  19. Preston, 1998, p. 624.
  20. Antonio César Moreno Cantano, La política informativa del Conde de Jordana frente a la propaganda germana en España durante 1943, Historia del presente, ISSN 1579-8135, Nº 9, 2007 (Ejemplar dedicado a: Dictadura y antifranquismo), pags. 107-124
  21. Texto del auto de 16 de octubre de 2008
  22. Documento: Auto del juez Garzón en que se inhibe de investigar la causa del franquismo.
  23. El País: Garzón reparte la causa del franquismo.
  24. Estudio preliminar de Carlos Seco Serrano). (Selección y glosas de Rafael Gómez- Jordana Prats). Burgos: Dossoles, 2002. “Colección La Valija Diplomática”. 311 pp. ISBN 9788487528453
  25. Juan Carlos Pereira Castañares, El retorno de la política exterior en España, Cuadernos de Historia Contemporánea ISSN 0214-400X Vol. 24 (2002) 335-340[2]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]