José Luis Arrese

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José Luis Arrese
Arrese-1-E-6350-1.jpg

Ministro-Secretario general de
FET y de las JONS
19 de mayo de 1941-20 de julio de 1945
Predecesor Agustín Muñoz Grandes
Sucesor Raimundo Fernández-Cuesta (vacante hasta 1948)

15 de febrero de 1956-25 de febrero de 1957
Predecesor Raimundo Fernández-Cuesta
Sucesor José Solís Ruiz

Ministro de la Vivienda
25 de febrero de 1957-17 de marzo de 1960
Sucesor José María Martínez

Procurador en Cortes
16 de marzo de 1943-30 de junio de 1977

Información personal
Nacimiento 15 de abril de 1905
Bilbao, España
Fallecimiento 6 de abril de 1986
Corella, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político
Información profesional
Ocupación Arquitecto
Distinciones
  • Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

José Luis de Arrese Magra (Bilbao, Vizcaya, 15 de abril de 1905Corella, Navarra, 6 de abril de 1986) fue un arquitecto y político español, militante de FET y de las JONS, y uno de los principales teóricos del régimen franquista en sus primeros años.

Partidario inicialmente de Manuel Hedilla, durante algún tiempo permaneció encarcelado hasta ser liberado. Tras el final de la Guerra civil, en diciembre de 1939 fue nombrado Gobernador Civil de la provincia de Málaga, constituyendo el primero de una serie de puestos que ocupó a lo largo de cu carrera. En la primavera de 1941 sería nombrado Ministro-Secretario General de FET y de las JONS, llevando a cabo una importante depuración dentro del partido único, que a partir de aquel momento se volvió mucho más dócil ante el poder de Franco. Posteriormente fue puesto al frente del Ministerio de la Vivienda, siendo el primer titular de este departamento gubernamental. Además de sus puestos políticos, fue académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando o académico de Honor de la de San Telmo de Málaga.

Biografía[editar]

Formación y primeros años[editar]

Nació en Bilbao el 14 de abril de 1905,[1] en el seno de una conocida familia de origen carlista y ultracatólico.[2] [3] Realizó estudios universitarios en Madrid, licenciándose en arquitectura. En su época de estudiante fue vicepresidente de la Federación Nacional de Estudiantes Católicos y presidente de la Asociación de Arquitectura.[4]

Tras finalizar sus estudios, pasó a ser arquitecto de profesión.[5] Contrajo matrimonio María Teresa Sáenz de Heredia, prima de José Antonio Primo de Rivera.[6] Primo de Rivera había fundado en 1933 la Falange Española, un partido de extrema derecha de pequeño tamaño pero muy activo y violento. Aunque posteriormente Arrese afirmaría ser un «camisa vieja» —esto es, un falangista anterior a la contienda—,[7] lo cierto es que se afilió a Falange en febrero de 1936, poco antes de que comenzase la guerra.[2] Desde su juventud fue una persona de profundas convicciones católicas.[2]

Cuando en julio de 1936 estalló la Guerra civil, Arrese se encontraba en Madrid, aunque logró refugiarse en la embajada de Noruega y, posteriormente, trasladarse hasta la zona sublevada.[1] En la primavera de 1937 estuvo implicado en los llamados «sucesos de Salamanca», mostrándose partidario de la facción de Falange liderada por Manuel Hedilla y contrario al Decreto de Unificación.[7] Tras el fracaso de los hedillistas, fue detenido por las autoridades y encarcelado. Aunque estuvo a punto de ser fusilado,[8] Arrese evitó la pena de muerte —que le fue conmutada con la pena de prisión— a raíz de la intervención de Ramón Serrano Suñer, cuñado del «generalísimo» Franco.[9] Algunos autores señalan que habría sido su esposa María Teresa la que intercedió ante Serrano Suñer.[10] Tras pasar un tiempo en prisión se retractó de su anterior rebeldía y se volvió mucho más dócil ante el nuevo régimen,[5] lo que le valió para ser nombrado gobernador civil de Málaga a finales de 1939.[11]

Gobernador civil[editar]

A mediados de diciembre de 1939 fue nombrado gobernador civil de la provincia de Málaga.[11] A su llegada, encontró una provincia empobrecida y gravemente afectada por la falta de alimentos. En poco tiempo reprimió el mercado negro y aquella misma Navidad organizó donaciones de juguetes y regalos para los niños de la capital malagueña.[2] Para enero de 1940 había logrado solucionar los problemas relacionados con la carestía de alimentos, haciendo traer del Marruecos español dos cargueros que portaban varios miles de toneladas en alimentos.[12] En el ámbito urbanístico, movió la línea de playa hacia el interior y ganó terreno al mar, algo que sería importante de cara al turismo.[13] Arrese llegó a trazar durante ese año un nuevo plan urbanístico para Málaga que finalmente no llegó a llevarse a cabo.[14]

Al frente del partido único[editar]

Tras la llamada «crisis de mayo de 1941», José Luis Arrese se convirtió en Ministro-Secretario general de FET y de las JONS.[15] [16] El cargo se encontraba vacante desde marzo de 1940, tras la dimisión de Agustín Muñoz Grandes,[13] circunstancia que había aprovechado el jefe de la Junta política, Serrano Suñer. Inicialmente, Franco llamó a Arrese a Madrid bajo la sospechaba de que estaba conspirando en su contra,[17] aunque finalmente éste logró convencerle de que no estaba implicado en ninguna trama en su contra. Franco quedó tan satisfecho por las explicaciones que le ofreció Arrese que no solo no le destituyó, sino que además le nombró para dirigir la Falange. Algunos autores han señalado que la propuesta de que Arrese ocupase la jefatura del partido único habría venido de la jefa de la Sección Femenina (SF), Pilar Primo de Rivera.[18]

En un primer momento, Serrano Suñer no consideró que el nuevo Secretario general constituyese una amenaza para sus amplios poderes, y pensó que podría seguir controlando el partido como ya había hecho mientras Fernández-Cuesta y Muñoz Grandes fueron secretarios generales del mismo.[19] Sin embargo, Arrese emprendió a partir de noviembre de 1941 una purga interna dentro del partido, con el objetivo de expulsar a los elementos más «incontrolados» o «izquierdistas» que se habían afiliado en Falange durante la contienda: en los siguientes cuatro años fueron expulsados alrededor de 4.000 militantes.[20] La represión se extendió a otros órganos, como los Sindicatos Verticales: el Delegado nacional de sindicatos, Gerardo Salvador Merino, y sus revoltosos partidarios también fueron purgados.[21] Esta depuración le permitió asegurar su dominio sobre el partido. También quedaron bajo el control de Arrese la propaganada y la prensa del régimen —anteriormente dependientes del ministerio de la gobernación—,[22] que pasaron a estar bajo jurisdicción de la Vicesecretaría de Educación Popular.[23] Bajo control de este organismo quedaron igualmente la censura y la cinematografía.[23]

La lucha por controlar la Falange suponía en realidad enfrentarse a Serrano Suñer, que aunque había perdido poder dentro del partido, seguía siendo una importante figura. Según Stanley G. Payne, Arrese habría tenido un gran papel en la caída de Felipe Ximénez de Sandoval —jefe del Servicio Exterior de Falange y mano derecha de Serrano Suñer en el Ministerio de Exteriores— durante la primavera de 1942.[24] La versión tradicional sostiene que estuvo detrás de la elaboración de una falsa acusación de homosexualidad contra Ximénez de Sandoval que habría provocado su expulsión del cuerpo diplomático y del partido único.[24] La rivalidad entre ambos políticos se vio acompañada durante aquel año por múltiples enfrentamiento entre falangistas y otros grupos de la dictadura —carlistas y monárquicos—.[25] La caída de Serrano Suñer en otoño de 1942 supuso la victoria definitiva de Arrese en la lucha por el control de FET y de las JONS,[26] que a partir de entonces no encontró oposición ni tuvo rivales dentro del partido. Sin embargo, tanto él —Arrese— como otros líderes falangistas se habían dado cuenta que su futuro político estaba ligado al del propio dictador. En adelante, no cuestionaron el poder del «generalísimo» y por el contrario centraron sus energías en asegurar tanto sus poderes como sus dominios políticos, especialmente frente a sus rivales monárquicos y militares.[27] Así pues, la Falange quedó completamente sumisa a Franco.[28]

Arrese durante un encuentro con Adolf Hitler el 22 de enero de 1943.

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial, Arrese también destacó como uno de los principales partidarios de la Alemania nazi. Mantuvo contacto regular con Hans Thomsen[29] —el jefe del Partido nazi en España— y con Gardemann —el consejero de la embajada alemana en Madrid—, convenciéndoles de que la caída de Serrano Suñer supondría implícitamente una mayor cooperación entre la España franquista y la Alemania nazi.[30] Para finales de 1942 ya formaba parte del grupo de políticos y militares que presionaba a Franco para que España entrase en la guerra del lado de Hitler.[31] Cuando en noviembre de ese año se produjo el desembarco aliado en el norte de África, Arrese fue uno de los ministros —junto a José Antonio Girón de Velasco y Carlos Asensio— que manifestaron que aquel era el momento para que España entrase en guerra.[32] Esto provocó un fuerte debate en el seno del gobierno franquista,[32] y a pesar de las fuertes disensiones internas que se produjeron, finalmente no se produjo ninguna entrada en guerra. En enero de 1943 realizó una visita a Alemania y llegó a entrevistarse con el propio Hitler.[31] El viaje provocó las encendidas protestas de Gómez-Jordana, ya que ni siquiera se le había comunicado previamente que iba a realizarse tal viaje; en parte por las protestas y para evitar un empeoramiento de las relaciones con las potencias aliadas, Franco ordenó a Arrese que restringiera sus comentarios relativos a la Alemania nazi o sobre el desarrollo de la contienda a favor del Eje. Tras su regreso de Alemania, que coincidió con la derrota alemana en Stalingrado, se volvió más cauteloso en su apoyo al nazismo.[33]

Esta cautela se vio incrementada tras la caída de Mussolini y el colapso de la Italia fascista, en julio de 1943. Unos meses después, en septiembre, Arrese dio un discurso en el que declaró que «España no era una nación totalitaria».[34] Hubo miembros de Falange, como Pilar Primo de Rivera, a los que disgustó profundamente esta declaración.[34]

En el verano de 1945, con la derrota de la Alemania nazi, Franco realizó numerosos cambios en la administración y el gobierno: muchos falangistas germanófilos perdieron sus puestos y desaparecieron de la escena política. Este fue el caso de Arrese, que fue cesado en la jefatura del partido único y salió del gobierno.[35] [36] Tras su destitución, Franco no nombró sucesor y el cargo de Secretario general quedó vacante.[37] [a] Pasó varios años en el ostracismo político,[1] sin ocupar ningún cargo de importancia.

Regreso al gobierno[editar]

Arrese volvería a ocupar la jefatura del Movimiento tras la llamada «crisis de febrero de 1956», cuando Franco cesó fulminantemente a Raimundo Fernández-Cuesta.[39]

Con su vuelta al gobierno, vio una oportunidad —tal vez la última— para llevar adelante el viejo proyecto de institucionalizar el franquismo a partir de reforzar los poderes del «partido único» falangista, y reducir la orientación monárquico-católica que había predominado desde 1945. Nada más llegar a la Secretaría general del partido único, empezó a elaborar un proyecto por el cual el papel de Falange y su jefatura política se reforzarían considerablemente en el seno del propio régimen franquista.[40] Arrese buscaba construir un auténtico Estado nacional-sindicalista que, tal como había dicho en una concentración falangista celebrada en marzo de 1956 en Valladolid, colmara la insatisfacción de los falangistas «porque muchas de nuestras aspiraciones revolucionarias están pendientes de realizar y porque la sociedad que nos circunda tiene mucho de injusta y mucho de sucia».[41] Sin embargo, este proyecto pronto se tropezó con la oposición de importantes sectores de la dictadura —Ejército, Iglesia, sectores monárquicos, etc.— y el intento no tardaría mucho tiempo en acabar fracasando.[42] [43] Ante tal cúmulo de protestas, y ante la prioridad que comenzó a dar a los problemas económicos, el Generalísmo decidió en febrero de 1957 archivar sine die el proyecto de Arrese. Del mismo sólo vería la luz en 1958 el proyecto de Ley de Principios del Movimiento Nacional, totalmente remodelado por Carrero Blanco.[44] El fracaso de Arrese supuso su fin como Secretario general, ya que fue cesado por Franco el 25 de febrero de 1957 y sustituido por José Solís.[45]

A pesar de su cese, Arrese siguió en el gobierno ya que Franco lo puso al frente del nuevo Ministerio de la Vivienda.[45]

El nuevo departamento ministerial asumió algunas de las funciones desarrolladas anteriormente por el Instituto Nacional de la Vivienda (INV), la Dirección General de Regiones Devastadas o la Comisaría de Ordenación Urbana de Madrid.[46] Arrese dio un giro completo en la política de vivienda desarrollada hasta entonces —principalmente por los Sindicatos verticales, a través de la Obra Sindical del Hogar (OSH)— y defendió implantar una política de propiedad de la vivienda, frente a la anterior política de alquileres que se había practicado hasta entonces.[47] En definitiva, impulsó el abandono de la política de viviendas de bajo precio construidas por el Estado, para dejar que en su lugar esta función fuese asumida por el sector privado.[48] Poco después de su nombramiento, en agosto de 1957 anunció públicamente que se aprobaría un Pan de Urgencia Social para hacer frente al grave problema del chabolismo que para entonces afectaba a los suburbios de Madrid.[49] El plan se aprobó a finales de año y en poco tiempo logró cosechar un importante éxito, por lo que se planteó su expansión a otras zonas de España como Barcelona o Bilbao.[50] El 17 de marzo de 1960 cesó en su puesto como ministro.[51]

Últimos años[editar]

Tras su salida del gobierno no volvió a ejercer ningún puesto relevante en la administración o el gobierno. No obstante, siguió siendo procurador en Cortes, así como miembro del Consejo Nacional del Movimiento y del Consejo del Reino.[52] Falleció en la localidad navarra de Corella el 16 de abril de 1986.[53]

Publicaciones[editar]

Monumento a José Luis Arrese en Corella.
Política
  • La revolución social del nacionalsindicalismo (1940)
  • Manuales del Pensamiento Falangista (1942)
  • Escritos y Discursos (1943)
  • Participación del pueblo en las tareas del Estado (1944)
  • La revolución económica como principio y base de la Revolución Social (1945)
  • El Estado totalitario en el pensamiento de José Antonio (1945)
  • El Movimiento Nacional como sistema político (1945)
  • Nuevos escritos y discursos (1945)
  • Misión de la Falange (1945)
  • Capitalismo, comunismo, cristianismo (1947)
  • Hacia una meta institucional (1957)
  • Una etapa constituyente (1982)
  • Política de Vivienda (1959 y 1961)
  • Treinta años de política, Madrid (1966)
  • Una etapa constituyente, Barcelona (1982)
Literatura
  • Poesías (1930).
  • Esa estrella que brilla solitaria (1948)
Arte
  • Málaga desde el punto vista urbanístico (1941)
  • Historia de una casa (1947)
  • Arte religioso de un pueblo de España (1963)
  • La Arquitectura del Hogar y la ordenación urbana, como reflejo de la vida familiar y social de cada época (1967)
  • Antonio González Ruiz, Madrid (1973)
  • Arqueología, Madrid (1978)
  • El Arte, la Fundación y la Medalla de Honor, Madrid (1980)
  • Catálogo general de Arte Sacro en el Museo de la Encarnación (1983)
Historia
  • Los vascos en Lanzarote (1927)
  • El Músico Blas de Laserna (1952)
  • El conde Rotrou El Grande, (1964)
  • Diccionario biográfico de corellanos ilustres (1969)

Notas[editar]

  1. Rodrigo Vivar Téllez, vicesecretario general del partido, quedó oficialmente a cargo de la Secretaría general y se hizo con las riendas de Falange.[38]

Referencias[editar]

Pie de página[editar]

  1. a b c Alzugaray, 2004, p. 51.
  2. a b c d Bowen, 2006, p. 86.
  3. Payne, 1999, p. 360.
  4. Martín de Retana, 1966, p. 112.
  5. a b Romero Salvadó, 2013, p. 59.
  6. Thomàs, 2001, p. 59.
  7. a b Garriga, 1976, p. 374.
  8. Cabanellas, 1975, p. 922.
  9. Garriga, 1976, p. 375.
  10. Garriga, 1981, p. 113.
  11. a b Payne, 2005, p. 84.
  12. Bowen, 2006, pp. 86-87.
  13. a b Bowen, 2006, p. 87.
  14. Ring, Watson y Schellinger, 1995, p. 410.
  15. Bowen, 2006, p. 84.
  16. García Lahiguera, 1983, p. 190.
  17. Martí Gómez, 1995, p. 106.
  18. Garriga, 1976, p. 378.
  19. Payne, 1999, p. 361.
  20. Morente, 2005, p. 222.
  21. Morente, 2005, p. 221.
  22. de Llera, 2000, p. 182.
  23. a b Pizarroso Quintero, 2009, p. 60.
  24. a b Payne, 1999, p. 376.
  25. Heine, 1983, p. 258.
  26. Morente, 2005, p. 223.
  27. Morente, 2005, pp. 223-224.
  28. Morente, 2005, p. 220.
  29. Garriga, 1976, p. 427.
  30. Payne, 1999, p. 375.
  31. a b Bowen, 2006, p. 88.
  32. a b Preston, 1998, pp. 592-593.
  33. Bowen, 2006, p. 89.
  34. a b Bowen, 2006, p. 195.
  35. Urquijo Goitia, 2008, p. 135.
  36. Bowen, 2006, p. 91.
  37. Morente, 2005, p. 224.
  38. Redondo, 1999, p. 785.
  39. Moradiellos, 2000, p. 113.
  40. Morente, 2005, pp. 225-226.
  41. Gil Pecharromán, 2008, p. 134.
  42. Morente, 2005, pp. 226.
  43. Moradiellos, 2000, pp. 129-130.
  44. Moradiellos, 2000, pp. 130-131.
  45. a b Gil Pecharromán, 2008, pp. 137-138.
  46. Sambricio, 2004, p. 407.
  47. Sambricio, 2004, pp. 407-408.
  48. Sambricio, 2004, p. 408.
  49. Sambricio, 2004, pp. 410-414.
  50. Sambricio, 2004, pp. 414-415.
  51. Urquijo Goitia, 2008, p. 137.
  52. Rodríguez Puertolas, 2008, p. 996.
  53. Alzugaray, 2004, p. 52.

Bibliografía[editar]

  • Alzugaray, Juan José (2004). Vascos relevantes del siglo XX. Ediciones Encuentro. 
  • Bowen, Wayne H. (2006). Spain During World War II. University of Missouri Press. 
  • Cabanellas, Guillermo (1975). La guerra de los mil días: nacimiento, vida y muerte de la II República Española. Buenos Aires: Heliasta. 
  • de Llera, Luis (2000). La Modernización cultural de España 1898-1975. Actas Editorial. 
  • García Lahiguera, Fernando (1983). Ramón Serrano Súñer: un documento para la historia. Argos Vergara. 
  • Garriga, Ramón (1976). La España de Franco: Las relaciones con Hitler. G. del Toro. 
  • Gil Pecharromán, Julio (2008). Con permiso de la autoridad. La España de Franco (1939-1975). Madrid: Temas de Hoy. ISBN 978-84-8460-693-2. 
  • Martí Gómez, José (1995). La España del estraperlo, 1936-1952. Barcelona: Planeta. 
  • Martín de Retana, José María (1966). La gran Enciclopedia vasca 15. Editorial La Gran Enciclopedia Vasca. 
  • Moradiellos, Enrique (2000). La España de Franco (1939-1975). Política y sociedad. Madrid: Síntesis. ISBN 84-7738-740-0. 
  • Morente, Francisco (2005). «Hijos de un Dios menor: la Falange después de José Antonio». En: Ferran Gallego y Francisco Morente (Eds.). Fascismo en España: ensayos sobre los orígenes sociales y culturales del franquismo (Barcelona: El Viejo Topo): 211-250. ISBN 84-96356-32-9. 
  • Payne, Stanley G. (1999). Fascism in Spain, 1923–1977. Madison: University of Wisconsin Press. 
  • —— (2005). El Franquismo I. 1939-1950, la dura posguerra. Arlanza Ediciones. 
  • Pizarroso Quintero, Alejandro (2009). Diplomáticos, propagandistas y espías. Madrid: CSIC. 
  • Preston, Paul (1998) [1993]. Franco «Caudillo de España». Barcelona: Grijalbo Mondadori. ISBN 84-397-0241-8. 
  • Redondo, Gonzalo (1999). Política, cultura y sociedad en la España de Franco (1939-1975) I. Ediciones Universidad de Navarra. 
  • Ring, Trudy; Watson, Noelle; Schellinger, Paul (1995). Southern Europe: International Dictionary of Historic Places. Fitzroy Dearborn Publishers. ISBN 1-884964-02-8. 
  • Rodríguez Puertolas, Julio (2008). Historia de la literatura fascista española II. Madrid: Ediciones Akal. 
  • Romero Salvadó, Francisco J. (2013). Historical Dictionary of the Spanish Civil War. The Scarecrow Press. ISBN 978-0-8108-5784-1. 
  • Sambricio, Carlos (2004). Madrid, vivienda y urbanismo: 1900-1960. Madrid: Ediciones Akal. 
  • Thomàs, Joan Maria (2001). La Falange de Franco: fascismo y fascistización en el régimen franquista, 1937-1945. Barcelona: Plaza & Janés. 
  • Urquijo Goitia, José Ramón (2008) [2001]. Gobiernos y ministros españoles en la edad contemporánea. Madrid: CSIC. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Agustín Muñoz Grandes
(1940)
Yoke and Arrows.svg
Ministro-Secretario general de FET y de las JONS
1941 - 1945
Sucesor:
Raimundo Fernández-Cuesta
(1948)
Predecesor:
Raimundo Fernández-Cuesta
Yoke and Arrows.svg
Ministro-Secretario general de FET y de las JONS
1956 - 1957
Sucesor:
José Solís Ruiz
Predecesor:
-
COA Spain 1945 1977.svg
Ministro de la Vivienda de España
1957 - 1960
Sucesor:
José María Martínez Sánchez-Arjona