Empoderamiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Empowerment»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Caminata de empoderamiento y mentoreo.

El empoderamiento o apoderamiento (del empowerment en inglés) se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual de los individuos y las comunidades, en temáticas tales como política, diario vivir y economía, para así impulsar cambios beneficiosos para el grupo en las situaciones en que viven. Generalmente implica, en el beneficiario, el desarrollo de una confianza en sus propias capacidades y acciones.

Definiciones[editar]

El término empoderamiento humano abarca una extensa gama de significados. Las interpretaciones de este concepto, así como sus definiciones, provienen de distintas disciplinas, que van desde la psicología y la filosofía, hasta la industria editorial y comercial, así como las ciencias de la motivación y automotivación.

El origen de la filosofía del empoderamiento se encuentra en el enfoque de la educación popular desarrollada en los años 1960 a partir del trabajo de Paulo Freire. El enfoque participativo surge en el campo del desarrollo de los años 1970; y consiste en "un proceso de reducción de la vulnerabilidad y en el incremento de las propias capacidades de los sectores pobres y marginados, que conduce a promover entre ellos un desarrollo humano y sostenible.[1]​"

Aunque el empoderamiento es aplicable a todos los grupos sociales vulnerables o que sean víctima de la marginación, tanto su origen como su aplicación práctica más extendida se encuentra entre el colectivo de las mujeres. El concepto fue propuesto por primera vez a mediados de los años 1980 por DAWN (1985), una red de grupos de mujeres e investigadoras del Norte y del Sur, para referirse al “proceso por el cual las mujeres acceden al control de los recursos (materiales y simbólicos) y refuerzan sus capacidades y protagonismo en todos los ámbitos”. Desde este enfoque más feminista, el empoderamiento de las mujeres abarca desde el cambio individual a la acción colectiva, e implica la alteración radical de las estructuras y procesos que reproducen la posición subordinada de las mujeres como género.

Actualidad[editar]

Durante los últimos años el término “empoderamiento” ha ampliado su campo de aplicación. Desde la primera acepción del término aplicada únicamente a los análisis de género, ha pasado a designar también al conjunto de colectivos vulnerables. La extensión de su utilización en los estudios incluye el desarrollo, el trabajo comunitario y social, y la cooperación para el desarrollo. Del mismo modo el campo de aplicación del término, que originariamente pertenecía a los movimientos de mujeres y de desarrollo, progresivamente ha trascendido a otros campos entre los cuales caben destacar los organismos internacionales como Naciones Unidas, el Banco Mundial, e incluso especializaciones como la gestión empresarial y el desarrollo personal.

Para estos dos últimos campos de aplicación, el término empoderamiento es

“un proceso multidimensional de carácter social en dónde el liderazgo, la comunicación, y los grupos auto dirigidos, reemplazan la estructura piramidal mecanicista por una estructura más horizontal en donde la participación de todos y cada uno de los individuos dentro de un sistema, forman parte activa del control del mismo con el fin de fomentar la riqueza y el potencial del capital humano, todo lo que posteriormente se verá reflejado no sólo en el individuo sino también en la propia organización”[2]

Mientras, la visión de los grupos de mujeres y otros movimientos sociales va más allá. El empoderamiento sería “un proceso que propicia que las mujeres y otros grupos marginados incrementen sus posibilidades, esto es, que accedan al uso y control de los recursos materiales y simbólicos, que ganen influencia y prestigio, y que participen en el cambio social.[1]​ Estos cambios pragmáticos traen consigo también un proceso por el que las personas se conciencien de sus propios derechos, capacidades e intereses, y de cómo éstos se relacionan con los intereses de otras personas, con el fin de participar desde una posición más sólida en la toma de decisiones, y estar en condiciones de influir en ellas.

El Diccionario Panhispánico de Dudas define «empoderar» como «conceder poder a un colectivo desfavorecido socio-económicamente, para que mediante su auto gestión, mejore sus condiciones de vida» y añade: «El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido, tiene la ventaja sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico».[3]

Empoderamiento organizacional[editar]

El empoderamiento organizacional se refiere al otorgamiento de poder a los empleados de la empresa, para así obtener beneficios óptimos mediante la tecnología de la información, y además, teniendo acceso a y haciendo uso de la crítica.

Esta tendencia surgió en una empresa productiva de tamaño mediano, que logró éxito dando mayor libertad de propuesta a su personal, lo cual significa hacer que la gente libere el poder y la creatividad que tiene por sus conocimientos y experiencias. Pero este cambio de enfoque debe comenzar desde la cumbre y ser impulsado sobre la base de los valores, ya que generalmente toma tiempo, porque se le pide a los empleados que acepten algo que no conocen ni tienen experiencia, pero que se puede lograr con ayuda de los siguientes aspectos:

  • La empresa u organización debe de estar orientada a los clientes o usuarios.
  • Debe de ser eficiente en costo.
  • Debe tener flexibilidad y debe poder actuar con rapidez.
  • La mejora debe ser continua y constante.

En cuanto a estar orientado a los clientes, se refiere a que la empresa debe considerar con seriedad la sofisticación de los consumidores actuales, además de la variedad de productos que existen en el mercado internacional, por lo que una organización poco sensitiva a los deseos y necesidades de los clientes, está generalmente destinada al fracaso o a desaparecer.

Además, se considera el aumento de los costos que ha forzado a muchas compañías a recortar sus márgenes de gastos y así, tener que hacer mucho más con menos.

La flexibilidad y rapidez se refieren a que al cliente no le va importar quién es el gerente, sino qué tan eficazmente se solucionan los problemas que tiene. Entonces, también se tiene en cuenta la mejora continua día a día, ya que se debe aceptar que la empresa tiene que ser mejor que ayer y así sucesivamente, mediante puntos clave como el compartir la información, crear autonomía, y reemplazar la jerarquía con equipos autodirigidos, aunque se debe tener cuidado con las personas que carecen de buena información, porque en ese caso no pueden actuar con responsabilidad.

Después de todo este proceso, se deben atender a las fronteras que crean autonomía, las cuales son: propósitos, valores, imagen, metas, roles, y estructura organizacional. Ahora, y cumpliendo con todo esto, se puede llegar al equipo autodirigido, que es un grupo de empleados que tienen la responsabilidad de todo un proceso, por ejemplo: planear, ejecutar y dirigir el trabajo desde el comienzo hasta el final, y sin olvidarse de las reglas operacionales, como el poner a los clientes primero y ante todo, verlar por los intereses financieros de la compañía, ser flexibles al tomar decisiones de calidad, y además, mantener informados a los empleados.

Conformados estos grupos de trabajo, se podrán obtener ciertos beneficios, como ser: aumento de satisfacción en el empleo; cambio de actitud desde "tener que hacer algo a ahora querer hacerlo"; mayor compromiso por parte de los empleados; proceso más eficiente en la toma de decisiones; mejoras en la calidad; reducción de costos; y una organización más rentable.

Ventajas de compartir la información:

  • Es la primera llave para facultar a las personas y las organizaciones.
  • Permite a los empleados entender la situación actual en términos claros.
  • Es la manera de crear confianza en toda la organización.
  • Acaba con el modo de pensar jerárquico tradicional.
  • Ayuda a las personas a ser más responsables.
  • Las estimula para actuar como si fueran dueñas de la empresa.

Empoderamiento de la mujer[editar]

Taller Editatona Art + Feminism Mexico a favor de la equidad de género.

A lo largo de la historia de la humanidad, el papel que representa la mujer ante la sociedad ha sido menospreciado respecto a la presencia del hombre, en la mayoría de las áreas de desarrollo del ser humano. Durante muchos años esta situación impidió que las mujeres tuvieran acceso a un trato igualitario al que recibían los hombres; desde el rol que desempeñaban dentro del núcleo familiar hasta el grado de presencia en la sociedad. Fue hasta la participación que tuvieron durante la Segunda Guerra Mundial cuando el papel de la mujer comenzó a trascender ganando lugar en diversos sectores que hasta ese momento habían sido encabezados por hombres, principalmente en el campo laboral. La concepción que la sociedad tenía acerca de la mujer poco a poco fue cambiando, ya no se creía que el fin único de ésta era el de tener hijos y mantener aseada la casa, sin embargo estos estereotipos aún siguen vigentes, aunque en menor grado, sobre el papel que debería desempeñar la mujer contemporánea en la sociedad.[4]

Actualmente la mujer ha conseguido no ser símbolo de vulnerabilidad en la concepción que la sociedad contemporánea tiene sobre ella, sin embargo existen sectores de la población mundial que continúan bajo una serie de ideas arraigadas sobre el papel con el cual debe radicar la participación de las mujeres del mundo. La inequidad entre hombres y mujeres ha sido uno de los principales factores que para que ésta no pueda tener un papel de trascendencia en diversas áreas. Sin embargo cabe constatar que son muchas las mujeres que día a día se han esforzado con propósito de romper los paradigmas bajo los cuales han sido catalogadas durante los últimos siglos y han comenzado a exigir equidad en cuanto a la participación y oportunidades con las que deben contar y que les pertenecen por derecho; con el fin de demostrar que las mujeres tienen la capacidad para ser participes de las decisiones con las que se rige la vida actualmente.[5]

Empoderamiento se refiere a la capacidad que tienen las personas, en situaciones de vulnerabilidad, para lograr una transformación con la cual deje de ser objeto de otros y consiga ser la protagonista de su propia historia. Es por medio del cambio de mentalidades colectivas y de la capacidad que las personas pueden lograr al facultarse al ir en busca del cambio. Es así como el sujeto (véase sujeto (filosofía), sujeto histórico y también individuo) consigue sus aspiraciones de desarrollo, bienestar y cumplimiento de derechos y libertades, con las que cuenta como ser humano. Según el Instituto Nacional de las Mujeres[6]​ en el caso de la mujer, existen diferentes áreas en las que durante los últimos años se ha conseguido mayor participación e incremento del empoderamiento que éstas pueden llegar a tener, por ejemplo:

  • Plano individual: La lucha que las mujeres han llevado a cabo por conseguir el cumplimiento de sus derechos, se ha logrado gracias al compromiso que éstas han adquirido y desarrollado con motivo de reclamar, de exigir, la equidad de género. Para esto fue necesario una larga lucha consigo mismas acerca de si lo que estaban haciendo iba en contra de lo que la sociedad marcaba, si estaba bien o mal; a la vez que exigían que el Estado se comprometiese a garantizar el cumplimiento responsable de los derechos.
  • Ámbito social: La mujer deja de ser la mitad del hombre y busca equivalencia de género en la participación que puede llegar a tener en la toma de decisiones en temas de desarrollo, sociedad y comunidad.
  • Ideología y cultura: Consiste en la transformación por la cual una persona pasa a ser un ser individual, independiente y con la capacidad de decidir de qué manera actuar. De este punto surge la perspectiva feminista, en la que se busca tener derecho a buscar derechos.
  • Ámbito económico: De acuerdo con ONU Mujeres, el empoderamiento que las mujeres han alcanzado en la vida económica ha logrado un nivel de desarrollo internacional que mejora la calidad de vida con la que en la actualidad la mujer se desenvuelve. Al haber igualdad de género en el sector privado, las empresas tienden a mejorar los resultados. Otro punto al cual se hace referencia, es el fomento a llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial a favor de las mujeres, como valor.

Principios para el empoderamiento de las mujeres[editar]

Si queremos crear unas economías más fuertes, lograr los objetivos de desarrollo y sostenibilidad convenidos internacionalmente y mejorar la calidad de vida de las mujeres, las familias y las comunidades, es fundamental empoderar a las mujeres para que participen plenamente en la vida económica, en todos sus sectores.[7]

El sector privado es un socio clave en los esfuerzos de promoción de la igualdad de género y del empoderamiento de la mujer. Las investigaciones recientes demuestran que la diversidad de género ayuda a las empresas a mejorar sus resultados, y señalan que el interés personal y el interés común pueden ir de la mano. Sin embargo, para garantizar la inclusión del talento, las aptitudes y la energía de las mujeres —desde las oficinas ejecutivas hasta las fábricas y la cadena de suministro— es necesario adoptar medidas y políticas específicamente dirigidas al logro de ese objetivo.[7]

Los Principios para el empoderamiento de las mujeres ofrecen a las empresas y al sector privado orientaciones prácticas sobre cómo empoderar a las mujeres en el lugar de trabajo, los mercados y la comunidad. Estos principios, elaborados a través de una asociación entre ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, están diseñados para ayudar a las empresas a la hora de examinar las políticas y prácticas que aplican —o a crear otras nuevas— en el ámbito del empoderamiento de las mujeres.[7]

De forma resumida, estos principios consisten en lo siguiente:

  1. Promover la igualdad de género desde la dirección al más alto nivel.
  2. Tratar a todos los hombres y mujeres de forma equitativa en el trabajo; respetar y defender los derechos humanos y la no discriminación.
  3. Velar por la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y trabajadoras.
  4. Promover la educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres.
  5. Llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial, cadena de suministro y mercadotecnia a favor del empoderamiento de las mujeres.
  6. Promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias y cabildeo.
  7. Evaluar y difundir los progresos realizados a favor de la igualdad de género.[7]

Los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres son el fruto de una colaboración entre ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Se basan en consultas realizadas entre múltiples interesados y son una adaptación de los Calvert Women’s Principles® (Principios de la Mujer de Calvert). Los Principios de la Mujer de Calvert fueron originalmente desarrollados en colaboración con UNIFEM (ahora parte de ONU Mujeres) y lanzados en 2004 como el primer código de conducta a escala mundial enfocado exclusivamente en la forma de empoderar, promover e invertir en las mujeres en el mundo.[7]

Para mayor información consulte el enlace siguiente:"Principios para el empoderamiento de las mujeres" [3]

Empoderamiento y feminismo[editar]

De acuerdo con la Guía para el empoderamiento de la mujer, publicada por el Femeval, la búsqueda por eliminar las condiciones opresivas a las cuales se ha visto sometida la mujer durante muchos años, ha traído consigo la concepción de una ideología feminista, que ha impactado a millones de mujeres en todo el mundo. La cultura que se ha ido formando durante los últimos siglos, enfatizando el siglo XX, es una basada en movimientos sociales y políticos feministas, en los cuales la mujer ha logrado ser la iniciadora de una fuerte ola de democratización sin la cual la historia contemporánea no sería la que conocemos hoy en día. Gracias al comienzo de esta ideología, las mujeres del mundo han logrado una conexión que las ha llevado a una vida más participativa en la cual se busca forjar relaciones de equidad en la participación entre hombres y mujeres.

La línea en la que se mueve el feminismo tiende a generar diversas perspectivas desde las cuales puede ser analizado el movimiento, algunas visiones representarán posturas a favor, mientras que otras lo harán en contra. La rebeldía ha sido pieza clave para que la mujer haya alcanzado su objetivo, conseguir la ejecución de sus derechos tanto de equidad de géneros como el de libre expresión dentro de la sociedad moderna. La presencia con la que cuentan hoy en día las mujeres, en diversas áreas, se ha visto beneficiada del pensamiento científico y es que todas las mujeres inmersas en este movimiento han pensado en nuevos problemas que ayudan al desarrollo de la ciencia y las humanidades, vistos desde un nuevo punto de vista.

Una vez que las mujeres vieron que podían ganar terreno en las actividades diarias de la vida contemporánea, decidieron ir por más y es que suficiente con ver que son ellas las que van de acuerdo a los avances tecnológicos, ya que no ven limitaciones a la hora de lograr trascender en las nuevas necesidades que el mundo contemporáneo exige. El feminismo actual intenta impulsar la seguridad, la capacidad de obtener condiciones de desarrollo aptas y una vida en la que el patrimonio de cada mujer se vea beneficiado, de acuerdo a la igualdad de género, en un ambiente creativo y placentero.[8]

Empoderamiento y Desarrollo Sostenible[editar]

"Las mujeres, en especial aquéllas en situación de pobreza, parecen ser más vulnerables a los desastres naturales. Un estudio reciente efectuado sobre 141 países encontró que son más las mujeres que los hombres que mueren a causa de riesgos naturales. Cuando la situación socio económica de las mujeres es alta, la cantidad de muertes de mujeres y hombres es prácticamente igual durante y después de los desastres naturales, mientras que son más las mujeres que los hombres que mueren (o que mueren más jóvenes) cuando la situación socio económica de las mujeres es inferior. Las mujeres, las niñas y niños tienen más probabilidades de morir durante los desastres que los hombres .[9]

Las mujeres y las niñas y niños sufren los principales efectos negativos de la recolección y transporte de combustible y agua, al tiempo que las mujeres de numerosos países en desarrollo dedican entre 1 y 4 horas diarias a la recolección de biomasa para combustible .[10]​ Un estudio sobre pobreza de tiempo y agua en 25 países del África subsahariana estimó que las mujeres destinan al menos 16 millones de horas diarias a la recolección de agua potable; los hombres dedican 6 millones de horas; y las niñas y niños, 4 millones de horas .[11]​ Las brechas de género en las labores domésticas y familiares, incluido el tiempo destinado a obtener agua y combustible y a procesar los alimentos, se intensifican en contextos de crisis económica, degradación medioambiental, desastres naturales y de infraestructura y servicios inadecuados" .[12]

Empoderamiento en la Agricultura[editar]

"Las mujeres representan en promedio el 43 por ciento de la fuerza de trabajo agrícola en los países en desarrollo. Esto varía considerablemente según la región, desde un 20 por ciento o menos en América Latina a un 50 por ciento o más en algunas partes de Asia y África .[13]​ Pese a las variaciones regionales y sub-regionales, las mujeres realizan un aporte fundamental a la agricultura en todo el mundo en desarrollo.

Las mujeres agricultoras controlan menos tierras que los hombres y además tienen un acceso limitado a los insumos, las semillas, el crédito y los servicios de extensión . Menos del 20 por ciento de quienes poseen tierras son mujeres .[14]​ Las diferencias de género en el acceso a la tierra y el crédito afectan la capacidad relativa de las agricultoras y agricultores y de las empresarias y empresarios para invertir, funcionar a escala adecuada y beneficiarse de nuevas oportunidades económicas .[15]

Las mujeres tienen a su cargo la preparación de los alimentos del hogar en el 85-90 por ciento de los casos estudiados en una amplia variedad de países" .[16]

Mujer y redes sociales[editar]

Participante de la segunda Editatona en la Biblioteca Vasconcelos

La llegada de Internet a la vida de las sociedades contemporáneas fue un gran paso en la Era digital, sin embargo durante los años 90, la participación femenina en Internet era escasa (tan sólo el 20% tenía una participación activa). Actualmente el escenario ha cambiado por completo, ya que cada vez más es común ver a mujeres en áreas en las que el hombre antes tenía el completo dominio, como todo lo relacionado con tecnología. La mujer al darse el lugar que merece en este sector logró enriquecer su conocimiento acerca de estos temas y de esta manera lograr un acceso aún más fácil al manejo de las tecnologías y por lo tanto de las redes sociales.[17]

El papel de la mujer se ha visto beneficiado en múltiples áreas, una de estas es la tecnología, por lo que la brecha de género en el área digital cada día desaparece más. Es el las redes sociales donde es más evidente que la participación de la mujer ha comenzado a ganar un lugar muy importante, ya que incluso en algunas de las principales redes sociales como: Facebook, Twitter y MySpace, es mayor el porcentaje de usuarias que usuarios, por ejemplo:[17]

Para la mujer, la web se ha convertido en una herramienta básica para la clase media y clase alta, con la cual logran un desarrollo aún más avanzado en la elaboración de sus proyectos. El empoderamiento que la mujer ha logrado en este sector ha trascendido hasta el punto de posicionarla como pieza fundamental para la sociedad moderna. El campo que han llegado a abarcar es uno en el que han conseguido respeto, que por derecho merecen, unido a la libertad de expresión, un derecho con el que todo ser humano cuenta. Los temas que más interesan al sector femenino son: el establecimiento de relaciones laborales, la tecnología, la moda, la literatura, los viajes.[18]

Los Beneficios del Empoderamiento Económico a la Mujer[editar]

  • "Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. Según estudios efectuados en países de la OCDE y en algunos países no miembros, el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo —o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral— produce un crecimiento económico más rápido.[19]
  • Datos empíricos procedentes de diversos países muestran que incrementar la proporción de los ingresos del hogar controlados por las mujeres, procedentes de lo que ganan ellas mismas o de transferencias de dinero, modifica los patrones de gasto en formas que benefician a hijas e hijos.[15]
  • Un estudio que empleó datos de 219 países obtenidos entre 1970 y 2009 encontró que, por cada año adicional de formación para las mujeres en edad reproductiva, la mortalidad infantil disminuyó en un 9,5 por ciento.[20]
  • El aumento de la educación de las mujeres y las niñas contribuye a un mayor crecimiento económico. Un mayor nivel educativo da cuenta de aproximadamente el 50 por ciento del crecimiento económico en los países de la OCDE durante los últimos 50 años ,[21]​ de lo cual más de la mitad se debe a que las niñas tuvieron acceso a niveles superiores de educación y al logro de una mayor igualdad en la cantidad de años de formación entre hombres y mujeres .[19]​ No obstante, para la mayoría de las mujeres, los logros sustanciales en educación no se tradujeron en la obtención de mejores resultados en el mercado laboral" .[22]
  • El empoderamiento económico de la mujer es un buen negocio. Las empresas se benefician enormemente al aumentar las oportunidades en cargos de liderazgo para las mujeres, algo que ha demostrado aumentar la eficacia organizacional. Se estima que las compañías donde tres o más mujeres ejercen funciones ejecutivas superiores registran un desempeño más alto en todos los aspectos de la eficacia organizacional." .[23]

La mujer y el uso del blog[editar]

La libre expresión con la que se puede trabajar en Internet y la poca cantidad de censura con la que se puede encontrar un usuario al publicar algo, es lo que ha hecho que la mujer utilice esta herramienta como arma de acción política a favor del papel femenino y el impacto que éstas han generado en el plano actual. Los problemas de orden social son los que principalmente han llevado a la mujer a tomar un papel de carácter activista, intentando causar un impacto como actores sociales y consiguiendo que la equidad de género y su voz como mujeres se haga notar.[24]

Actualmente, el uso del blog ha dado la oportunidad a muchas mujeres, a nivel mundial, de hacer un llamado ante los problemas con los que la sociedad actual vive día con día. Las mujeres han logrado tener un papel tan importante dentro de las principales redes sociales que ya no sólo tocar temas relacionados con la mujer sino problemas en general que ponen en peligro la tranquilidad del ser humano. El blog es una página que permite expresarse de manera libre, como lo hacen Heba Afify[25]​ y Afrah Nasser,[26]​ dos mujeres blogueras, activistas encargadas de dar a conocer al mundo la situación en la que actualmente se encuentran sus países (Egipto y Yemen). Ellas son sólo dos de los millones de ejemplos en la red de redes; finalmente, son mujeres con la capacidad de informar la grave situación en la que la se encuentra la humanidad.

Es evidente que el empoderamiento que las mujeres están teniendo en las redes sociales incrementa día con día y que aún falta mucho pero la sociedad ha comenzado a tomar en cuenta el papel y el trabajo que estas mujeres están logrando. Durante el 6º Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos de México se llevó a cabo el 1º Encuentro de mujeres blogueras en donde fueron invitadas mujeres que escriben en la red con un solo propósito, concretizar a la sociedad contemporánea acerca de los problemas con los que se vive día a día. La importancia con la que se viven estos eventos es gracias al arduo trabajo al que se ha sometido la mujer con tal de ser tomada en cuenta, dentro de los estándares de equidad de género.[24]

Empoderamiento para la salud[editar]

En promoción de la salud, el empoderamiento para la salud es un proceso mediante el cual las personas adquieren un mayor control sobre las decisiones y acciones que afectan a su salud. Se establece una distinción entre el empoderamiento para la salud del individuo y el de la comunidad. El empoderamiento para la salud individual se refiere principalmente a la capacidad del individuo para tomar decisiones y ejercer control sobre su vida personal. El empoderamiento para la salud de la comunidad supone que los individuos actúen colectivamente con el fin de conseguir una mayor influencia y control sobre los determinantes de la salud y la calidad de vida de su comunidad, siendo éste un importante objetivo de la acción comunitaria para la salud.[27]

Marginalización y empoderamiento[editar]

La marginalización se considera como un concepto opuesto al empoderamiento y se refiere a la tendencia oculta o abierta que hay dentro de las sociedades donde se consideran como indeseables y a excluir a aquellos que adolecen de ciertas habilidades o que se desvían de las normas del grupo.

Las personas marginadas que no tienen autosuficiencia generalmente dependen de la caridad de otros. Estas personas pierden la autoconfianza al no ser capaces de autosostenerse. Las oportunidades que se les niegan los priva de los logros, que aquellos que tienen las oportunidades pueden desarrollar por ellos mismos. Esto a su vez los lleva a desarrollar problemas de orden psicológico, sociales y mentales.

Por el contrario, el empoderamiento es el proceso de lograr que las oportunidades básicas puedan ser obtenidas por aquellos que están marginados, ya sea mediante la ayuda directa o a través de personas no marginadas que comparten su propio acceso a estas oportunidades. El empoderamiento también involucra atacar cualquier intento de negar a las personas esas oportunidades. El empoderamiento también implica fomentar y desarrollar habilidades para la autosuficiencia, con un énfasis en la eliminación de la necesidad de caridad. Este es un proceso difícil de implementar efectivamente.

Una estrategia de empoderamiento es la de ayudar a la gente marginada para que creen sus propias organizaciones sin ánimo de lucro, puesto que poseen el conocimiento de lo que su gente necesita. Ya que, si el control de la organización recae en personas de fuera del grupo, se puede producir el efecto contrario, y acentuar la marginación o crear nuevas dependencias.[cita requerida]

Datos sobre la marginalización de la mujer en el mercado laboral[editar]

  • "Sigue siendo desigual la participación de las mujeres en el mercado de trabajo con respecto a la de los hombres. En 2013, la relación entre hombres con empleo y población se ubicó en un 72,2 por ciento, mientras que esa relación entre las mujeres fue del 47,1 por ciento. [28]
  • Se estima que en todo el mundo las mujeres podrían aumentar sus ingresos hasta en un 76 por ciento si se superara la brecha en la participación en el empleo y la brecha salarial entre mujeres y hombres. Se calcula que esto tiene un valor global de 17 billones de dólares estadounidenses .[29]
  • Las mujeres tienen una responsabilidad desproporcionada con respecto al trabajo no remunerado de cuidados que prestan a otras personas. Las mujeres dedican entre 1 y 3 horas más que los hombres a las labores domésticas; entre 2 y 10 veces más de tiempo diario a la prestación de cuidados (a los hijos e hijas, personas mayores y enfermas), y entre 1 y 4 horas diarias menos a actividades de mercado .[30]​ En la Unión Europea por ejemplo, el 25 por ciento de las mujeres informa que las responsabilidades de cuidados y otras tareas de índole familiar y personal son la razón de su ausencia en la fuerza de trabajo, en comparación con el tres por ciento de los hombres .[22]​ Esto tiene un efecto adverso directo en la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo.
  • Las desigualdades de género en el uso del tiempo son todavía altas y persistentes en todos los países. Al combinar el trabajo remunerado y el no remunerado, las mujeres de los países en desarrollo trabajan más que los hombres, destinando menos tiempo a la educación, el ocio, la participación política y el cuidado propio .[31]​ Pese a algunas mejoras logradas durante los últimos 50 años, prácticamente en todos los países los hombres destinan por día más tiempo al ocio, mientras que las mujeres dedican más tiempo a realizar tareas domésticas no remuneradas .[32]
  • Para las mujeres, las probabilidades de trabajar en el sector del empleo informal son más altas que las de los hombres .[22]​ En Asia meridional, más del 80 por ciento de las mujeres en empleos no agrícolas se desempeña en el sector informal, en el África subsahariana, el 74 por ciento, y en América Latina y el Caribe, el 54 por ciento .[33]​ En las zonas rurales, muchas mujeres obtienen su sustento de la actividad agrícola de pequeña escala, casi siempre de manera informal y a menudo sin remuneración" .[34]

Empoderamiento personal[editar]

El empoderamiento personal se logra cuando se pasa de la dependencia a la interdependencia pasando por la independencia; logrando este último estado, la persona logra empoderar su vida teniendo un control completo de sus acciones, auto control, estima alta, seguridad completa en su persona, control de emociones, está, en definitiva, con el poder de su lado para dirigir su vida.

El proceso de empoderamiento[editar]

El empoderamiento, un proceso que habilita a alguien a ganar poder, autoridad e influencia sobre otros, las instituciones o la sociedad, probablemente se construye con el desarrollo de las siguientes capacidades:

Referencias[editar]

  1. a b «Diccionario de Acción Humanitaria». www.dicc.hegoa.ehu.es. Consultado el 9 de septiembre de 2016. 
  2. Blanchard, K. H., Randolph, W. A., & Carlos, J. P. (1997). Empowerment: requiere más de un minuto. Ediciones Deusto.
  3. «empoderar.» Diccionario Panhispánico de Dudas.
  4. S/A. PNUD en acción. PNUD. Recuperado de: http://www.undp.org/content/undp/es/home/ourwork/womenempowerment/about_womens_empowerment/
  5. *Bernoff, J. Social Technographics: Conversationalists get onto the ladder. Empowered. Recuperado de: http://forrester.typepad.com/groundswell/2010/01/conversationalists-get-onto-the-ladder.html
  6. Página web oficial del Inmujeres
  7. a b c d e [Mujeres] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (2011). «Principios para el empoderamiento de las mujeres». http://www.unwomen.org/es/partnerships/businesses-and-foundations/womens-empowerment-principles. ONU. Consultado el 13 de septiembre de 2014. 
  8. (S/A). Overview. Women’s Empowerment Principles. Recuperado de: http://weprinciples.org/Site/Overview/
  9. Neumeyer, E y T. Plumper (2007) “The Gendered Nature of Natural Disasters: The Impact of Catastrophic Events on the Gender Gap in Life Expectancy, 1981–2002”, Annals of the Association of American Geographers, 97(3): 551
  10. Banco Mundial, Household Cookstoves, Environment, Health and Climate Change (Washington, D.C., 2011).
  11. Organización Mundial de la Salud y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Progress on Drinking Water and Sanitation: 2012 Update, (Ginebra, 2012).
  12. Publicación de las Naciones Unidas, 2010. The World’s Women 2010: Trends and Statistics.
  13. FAO (2014). «2014 State of Food and Agriculture». Www.fao.org (en inglés). FAO. Consultado el 13 de septiembre de 2014. 
  14. Organización para la Alimentación y la Agricultura, The State of Food and Agriculture 2011: Women and Agriculture, Closing the Gender Gap for Development. Obsérvese que si bien los datos mundiales son limitados, existe información empírica que respalda estas enunciaciones.
  15. a b [Banco Mundial] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (2012). «Informe sobre el desarrollo mundial 2012 Igualdad de Género y Desarrollo». http://www.bancomundial.org/. Banco Mundial. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  16. Organización Mundial de la Salud y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, 2014, “Update: Progress on Sanitation and Drinking Water“, p. 8–9. http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789241563956_eng_full_text.pdf?ua=1
  17. a b Martínez, L. Cómo las redes sociales han empoderado a la mujer. Geek Fem. Recuperado de: http://www.actitudfem.com/tecnologia/articulo/las-mujeres-en-las-redes-sociales
  18. Castillejos, E. 13 datos que revelan el comportamiento actual de las mujeres mexicanas. Merca 2.0. Recuperado de: http://www.merca20.com/10-datos-que-revelan-el-comportamiento-actual-de-las-mujeres-mexicanas/
  19. a b OECD (22 de mayo de 2012). «Gender Equality in Education, Employment and Entrepreneurship: Final Report to the MCM 2012». http://www.oecd.org/ (en inglés). OECD. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  20. [Emmanuela] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (2010). The Lancet, ed. Increased Educational Attainment and its Effect on Child Mortality in 175 Countries between 1970 and 2009: A Systematic Analysis (en inglés). The Lancet. p. 969. 
  21. [[1]] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (2012). «Gender Equality in Education, Employment and Entrepreneurship: Final Report to the MCM 2012». http://www.oecd.org/ (en inglés). OECD. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  22. a b c «2». El Progreso de las Mujeres en el Mundo. ONU Mujeres. abril de 2015. p. p.1. 
  23. McKinsey & Company (2014). [Women Matter 2014 «Women Matter 2014»] |url= incorrecta (ayuda). http://www.mckinsey.com/ (en inglés). McKinsey & Company. Consultado el 13 de septiembre de 2014. 
  24. a b Redacción SDP Noticias. Mujeres Blogueras: Las voces femeninas en las revoluciones sociales. SDPNoticias.com. Recuperado de: http://www.sdpnoticias.com/nacional/2013/10/04/mujeres-blogueras-las-voces-femeninas-en-las-revoluciones-sociales
  25. Saito, S. ‘Words of Witness’: To be young, female and revolutionary. Take Part. Recuperado de: http://www.takepart.com/article/2012/06/20/heba-afify-words-witness-egypt
  26. Nasser, A. Yemen is experiencing two revolutions, says female activist. CNN Opinión. Recuperado de: http://www.cnn.com/2011/11/17/opinion/yemen-revolution-afrah-nasser/index.html
  27. http://www.msc.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/docs/glosario.pdf
  28. [LABOUR OFFICE] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (2014). «GLOBAL EMPLOYMENT TRENDS 2014». http://www.ilo.org/global/lang--en/index.htm (en inglés). Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  29. [[2]] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (enero de 2015). «Close the Gap! The cost of inequality in women’s work». Www.actionaid.org/ (en inglés). ActionAid. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  30. [de las Naciones Unidas para el Desarrollo] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (2013). «Informe sobre Desarrollo Humano 2013». http://www.mx.undp.org/. UNDP. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  31. UN Women (23 de octubre de 2013). «Special Rapporteur positions unpaid care work as major human rights issue». http://www.unwomen.org/en (en inglés). UN WOMEN. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  32. OECD (7 de febrero de 2014). «Balancing paid work, unpaid work and leisure». OECD (en inglés). OECD. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  33. Ibíd. capítulo 2, p.43 (fuente original: Table 1 in Vanek et al. (2014))
  34. Fontana & Paciello, 2010. Otras formas de empleo no agrícola, por ejemplo en las actividades comerciales o pequeños negocios, conforman apenas una pequeña fracción del empleo total en las zonas rurales (según lo consultado en ONU Mujeres, El Progreso de las Mujeres en el Mundo, capítulo 2, p. 43, de próxima aparición).

Bibliografía[editar]

  • monografias.com: El empoderamiento como nuevo paradigma de gestión del talento humano
  • Blanchard, K., Carlos, J. & Randolph, A. (1997). Empowerment: 3 Claves para lograr que el proceso de facultar a los empleados funcione en su empresa. Bogotá: Norma S.A.
  • DAWN (Development Alternatives with Women for a New Era) (1985), Development, Crisis and Alternative Visions: Third World Women Perspectives, Delhi.
  • Friedman, J. (1992), Empowerment. The Politics of Alternative Development, Blackwell Ed., Massachusetts.
  • Rowlands, J. (1997), Questioning Empowerment, Oxfam, Oxford.
  • Manu de Aldecoa (2011) Incubadora Emocional, Madrid, España.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]