Comisión Nacional de Energía Atómica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Comisión Nacional de Energía Atómica
Flag of Argentina.svg
Estado de la República Argentina
Comisión Nacional de Energía Atómica
Logo Oficial
Poder Poder Ejecutivo Nacional
Jurisdicción Nacional
Nivel Entidad Autárquica
Sede Av. Del Libertador 8250, Capital Federal
Abreviatura CNEA
Sitio web http://www.cnea.gov.ar/

(CNEA) La Comisión Nacional de Energía Atómica es el organismo del Estado argentino, dependiente del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, fue creada el 31 de mayo de 1950, durante el Gobierno de Juan Domingo Perón encargada de asesorar al Poder ejecutivo Nacional en la definición de las políticas en actividades nucleares. Es considerada una de las nueve entidades académicas en ciencias nucleares con mayor prestigio a nivel mundial[1] [2] y líder en Latinoamerica.[3]

Historia[editar]

La Comisión Nacional de Energía Atómica fue creada el 31 de mayo de 1950, durante el Gobierno de Juan Domingo Perón, mediante el Decreto Nº 10.936/50, para la dedicación, el estudio y el desarrollo de las aplicaciones en los aspectos vinculados con la utilización pacífica de la energía nuclear.


La energía nuclear en Argentina es sólo desarrollada con fines pacíficos, sobre todo para la innovación en el ámbito nuclear y la investigación. Desde los comienzos de la CNEA, el país puso énfasis en la formación profesional en las ciencias y tecnologías asociadas, la creación de laboratorios y todas las actividades relacionadas con la radioquímica, la metalurgia nuclear y la minería del uranio.

Una vez que la actividad comenzaba a consolidarse, la CNEA llevó adelante la construcción y operación de reactores de investigación y sus combustibles, la producción de radioisótopos y el empleo de las radiaciones ionizantes para diagnóstico y tratamiento médico. Además, con solo dos centrales nucleoelectricas, el país llegó a producir el 8% de la energía eléctrica, lo que favoreció la construcción y operación de centrales de potencia y el dominio del ciclo de combustible.

Argentina es líder en la región[4] en el campo de la medicina nuclear, particularmente en la producción de radioisótopos. La CNEA produce molibdeno-99, y exporta radioisótopos como el iodo-131 y el cobalto 60, necesarios para el tratamiento de ciertos tipos de cáncer.

Las actividades de la CNEA se desarrollan dentro de un marco legal definido por dos normas principales que tutelan su funcionamiento: Decreto-Ley N.° 22.498/56, ratificado por la Ley N.° 14.467, y la Ley Nacional de la Actividad Nuclear (Ley N.° 24.804) con su Decreto Reglamentario N.º 1.390/98. Esta legislación la dota de plena capacidad para actuar pública y privadamente en los órdenes científico, técnico, industrial, comercial, administrativo y financiero.

Además, la CNEA es responsable de la aplicación de la Ley Régimen de Gestión de Residuos Radiactivos (Ley N.° 25.018), y de la Convención (Internacional) Conjunta sobre la Seguridad en la Gestión de los Combustibles Gastados y la Seguridad en la Gestión de los Residuos Radiactivos, refrendada por la Ley N.° 25.279.

Actividades Científico Tecnológicas[editar]

La CNEA se dedica a diversas actividades en torno al estudio, el desarrollo y las aplicaciones, siempre con fines pacíficos, abarcando la exploración de la materia prima y la remediación ambiental, la construcción de centrales nucleares, reactores de investigación y el desarrollo de aplicaciones con tecnología propia.

Las actividades de la CNEA son:

CENTRALES Y REACTORES

Mediante la fisión controlada del uranio se produce energía limpia y segura. Esta fisión también es fuente de desarrollos de investigación para la salud, el agro y la industria. Los reactores nucleares son instalaciones donde se produce la energía en forma de calor y radiación. En el caso de las centrales de potencia, este calor provocado por la fisión se utiliza para producir electricidad. En cambio, en los reactores de investigación, lo que se usa es la radiación para producir isótopos que luego son utilizados para la medicina nuclear, el agro y la industria.

  • REACTORES DE INVESTIGACIÓN

En estos reactores se producen radioisótopos que luego son utilizados en medicina, agro e industria, pero además se realizan distintos tipos de ensayos. Con una amplia experiencia en la construcción y operación de reactores de producción e investigación, Argentina ha logrado exportar su tecnología[5] a Australia, Argelia, Egipto y Perú.

En la actualidad funcionan los siguientes reactores:

RA-0

Se encuentra ubicado en la Universidad Nacional de Córdoba, y su función es la de formar nuevos técnicos y profesionales en el área de la energía nuclear.


RA-1 Este reactor está ubicado en el Centro Atómico Constituyentes, y tiene la particularidad de que fue construido íntegramente en el país, lo que lo convirtió en el primer reactor operativo de toda Latinoamérica, siendo un hito en la historia del sector en Argentina.

RA-3 Está en el Centro Atómico Ezeiza, y allí se produce alrededor del 4% del Molibdeno-99 que se consume en el mundo. Este es uno de los radioisótopos más utilizados en medicina nuclear.

RA-4 Reactor operable ubicado en la Universidad Nacional de Rosario, cuya potencia es de 1W y su función es brindar servicios a terceros. También se utiliza con fines educativos y de investigación.

RA-6 Conocido como el “reactor escuela” para los estudiantes del Instituto Balseiro, el RA-6 está ubicado en el Centro Atómico Bariloche, y cumple un rol estratégico para impulsar al país como exportador nuclear.

RA-8 Su objetivo es comprobar la calidad del diseño de los elementos combustibles y el diseño del núcleo a escala real del reactor CAREM. Está ubicado en el Centro Tecnológico Pilcaniyeu.

RA-10 Es un proyecto desarrollado en conjunto con Brasil que permitirá instalar al país como fuerte exportador mundial de radioisótopos.

  • CENTRALES

Central Nuclear Juan Perón (ex Atucha I) Está situada a 100 km de la Ciudad de Buenos Aires, a 11 km de la localidad de Lima, Partido de Zárate. Esta central tiene más de 30 años de exitosa operación, lo que le permitió generar más de 65.000 millones de Kwh de energía. En su sitio web oficial, la CNEA afirma que la energía producida por la ex Atucha I es “limpia, confiable y segura”, y añade que “expertos ambientalistas consideran que se necesitaría un bosque de 250.000 hectáreas para neutralizar el efecto C02 producido por una Central Térmica de igual potencia”. La Central Nuclear Juan Perón cuenta con una potencia térmica de 1.179 MW, y una potencia eléctrica de 357 MW. La central funciona con un tipo de reactor PHWR de agua presurizada; es refrigerada y moderada con agua pesada (D20) y emplea uranio levemente enriquecido al 0,85%. Su núcleo está compuesto por 252 posiciones con canales refrigerantes, y dentro de cada uno de ellos están alojados los elementos combustibles que contienen las pastillas de dióxido de uranio (UO2).

La Central Nuclear Juan Perón es la primera central nuclear del país y de latinoamérica. Fue conectada al Sistema Eléctrico Nacional[6] durante la presidencia de Juan Domingo Perón, más precisamente el 19 de marzo de 1974, pero recién el 4 de junio de ese mismo año inició su producción comercial. Fue la empresa alemana Siemenes la que, a través de un contrato donde se ponderó la participación nacional, construyó y diseñó la Central, mientras que Argentina se dedicó a la operación, construcción y puesta en marcha. En 1994, por orden del decreto Nº 1540 sancionado durante la presidencia de Carlos Menem, la central pertenece a la empresa Estatal Nucleoeléctrica Argentina S.A[7] ., teniendo a su cargo el desarrollo de la generación de electricidad y su comercialización. Este decreto también asignó a la CNEA la tarea de brindar soporte tecnológico y servicios especiales en la materia.

Central Nuclear Embalse En 1974, el Poder Ejecutivo Nacional decide la instalación y puesta en marcha de una nueva central nucleoeléctrica de uranio natural y agua pesada. Es así que se comienza a construir el 7 de mayo de ese mismo año la Central Nuclear Embalse, en la provincia de Córdoba, que alcanzó el 100% de su potencia (684 MWe) en 1983. Un año después, el 20 de enero, comenzó su operación comercial. En el marco del Plan Nuclear Argentino, relanzado por el Presidente Néstor Kirchner en 2006, comenzaron en 2007 los trabajos para la Extensión de Vida de la central.Los técnicos de la Comisión Nacional de Energía Atómica llevaron adelante el desarrollo e implementación de la tecnología de fabricación componentes nucleares, proceso en el que Argentina es uno de los pocos países del mundo que puede hacerlo por fuera de Canadá. Con este desarrollo, se generó un avance significativo en la industria metalurgia argentina, al continuar el proceso actual de sustitución de importaciones comenzado a partir de 2003 e instalarse como proveedor mundial esos materiales. Además, significará instalarse como un nuevo proveedor en la materia tanto a nacional como internacional.[8]

La CNEA está a cargo de varios desafíos en relación a este proyecto. Uno de ellos es la fabricación de tubos de presión que, en los reactores nucleares tipo Candu, son los componentes más exigidos. La preparación de los tubos de presión fue realizada por el Laboratorio de Aleaciones Especiales (LMFAE), mediante una técnica de laminación en frío, certificada por empresas y organismos líderes en el sector como Candu Energy, Babcock & Wilcox y la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos (ASME).

Por otro lado, el Laboratorio de Ensayos de Alta Presión (LENAP), realizó pruebas de temperatura y presión sobre restrictores de flujo, utilizados hasta que se comiencen los trabajos, y sobre los diferentes componentes del circuito primario que entrarán en funcionamiento cuando la Central inicie nuevamente la reacción en cadena por 30 años más.

Central Nuclear Néstor Kirchner (ex Atucha II) Es la tercera planta de generación de energía nucleoeléctrica de la Argentina, y posee una potencia bruta de 745 MWe. Su primera reacción en cadena se registró el 3 de junio del 2014. Con el reactor funcionando a pleno, la Central Nuclear Néstor Kirchner es capaz de aportar 692 MW eléctricos al Sistema Interconectado Nacional, cifra que equivale a la demanda energética de una provincia como Tucumán por 3 años, Salta por 5 años o Santiago del Estero por 9 años. El turbo grupo de estra central, en pleno funcionamiento, se convierte en la máquina de mayor potencia unitaria, posición que ocupaba la Central Nuclear de Embalse. La CNEA brinda asesoramiento, asistencia técnica y servicios especiales a Nucleoeléctrica Argentina S.A. para la finalización y puesta en marcha de esta central, y realizó trabajos fundamentales para su construcción y puesta en marcha.

Futura Central En el 2014 el Gobierno Cristina Fernández puso en marcha un proyecto para la construcción de una cuarta central nuclear, y para esto firmó un acuerdo de cooperación e implementación con el Gobierno de la República Popular China, presidido por Xi Jinping.

China y Argentina se comprometieron a cooperar mutuamente con el objetivo de contribuir al desarrollo de un reactor de tubos de presión y agua pesada de 800MW –que supera la potencia del resto de las centrales nucleares argentinas-, que tendrá la misma tecnología de la Central Nuclear Embalse en Córdoba. La empresa responsable del proyecto será Nucleoeléctrica Argentina S.A. (una empresa estatal que depende del Ministerio de Planificación Federal), y será la encargada de diseñar, construir y operar a la central, como lo hizo con Atucha II. China será responsable de asistir a Nucleoeléctrica Argentina S.A., mediante la Corporación Nacional Nuclear China (CNNC), proveyendo bienes y servicios de origen chino financiados a largo plazo para llevar a cabo el proyecto. La Ley 26.566 establece que el diseño, construcción y puesta en marcha de la cuarta central es un objetivo estratégico, por lo que el Congreso de la Nación Argentina la declaró de “interés nacional”. La inversión total de la obra es de 2 mil millones de dólares, aproximadamente, correspondientes a suministros del exterior, más 32 mil millones de pesos correspondientes a obras y suministros locales. Se estima que la obra tardará alrededor de ocho años.

Proyecto CAREM El proyecto CAREM 25 tiene por objetivo poner en operación la primera central nuclear de baja y mediana potencia diseñada y construida en Argentina, y perfila al país como uno de los líderes mundiales en este segmento de reactores, lo que será un hito más para la historia de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Actualmente, se terminaron las obras de excavación para el edificio del reactor y su puesta a tierra, lo que dará comienzo a la obra civil. Además, fueron reciclados los edificios existentes en el predio. Para la obra civil del edificio del reactor, se firmó un contrato con Nucleoeléctrica S.A., que ya comenzó con las tareas preliminares, cuyo plazo de terminación es de 30 meses a partir de mayo del 2014. También se completó el diseño del recipiente de presión y la elaboración del pliego, para lo cual se llamó a licitación pública nacional para su provisión. Además, fue presentado al organismo de Desarrollo Sustentable de la Provincia de Buenos Aires un estudio de impacto y un plan de gestión ambiental. También se firmará un contrato por el combustible de acuerdo a la ingeniería suministrada por CNEA, con la empresa CONUAR, mientras que las pastillas de uranio gadolinio y ag in cd serán realizadas por la Comisión Nacional de Energía Atómica.

  • APLICACIONES

La CNEA no sólo se ocupa de la generación eléctrica, también desarrolla proyectos derivados de la energía nuclear que tienen que ver con la medicina nuclear, los usos industriales y la investigación con aplicaciones pacíficas, cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas.

Las aplicaciones que desarrolla la CNEA son:

Producción de radioisótopos

La CNEA aplica los radioisótopos en área de salud, con dos usos fundamentales:

Diagnóstico: Con radioisótopos de elementos como el Carbono, el Iodo y el Molibdeno (llamados “trazadores”) se puede conocer el funcionamiento de determinados órganos. Estos son administrados al paciente por vía oral o endovenosa, y generan un contraste que permite la obtención de una serie de imágenes con cámara gamma o tomógrafo por emisión de positrones (PET). Estas técnicas están relacionadas con la detección del cáncer en tiroides, hígado, vesícula, intestinos, corazón y pulmón.

Tratamiento: El tratamiento con radiaciones ionizantes es utilizado para destruir lesiones cancerosas: exponen el tumor a dosis procedentes de fuentes de radiactividad externas (equipos de rayos X, radioterapia con fuente de cobalto-60) o internas (braquiterapia, radioterapia metabólica). Para la fabricación de radioisótopos de uso médico, la CNEA cuenta en el Centro Atómico Ezeiza (CAE) con un Ciclotrón y con el Reactor RA-3. Además, dos instalaciones relacionadas: la Planta de Producción de Radioisótopos y la Planta de Producción de Productos de Fisión.

Medicina Nuclear

La CNEA aplica e investiga todo lo concerniente a tecnología nuclear a través de instituciones como la Fundación Escuela de Medicina Nuclear de Mendoza, la Fundación Centro de Diagnóstico Nuclear de la Ciudad de Buenos Aires, el Centro de Medicina Nuclear del Hospital de Clínicas “José de San Martín” y el Centro Oncológico de Medicina Nuclear del Instituto de Oncología “Ángel Roffo”. Proyecta, además, crear tres nuevos centros de medicina nuclear en las provincias de Formosa, Entre Ríos y Río Negro. Esta disciplina se dedica al diagnóstico y tratamiento de enfermedades empleando pequeñas cantidades de radiofármacos, sustancias que son generadas con tecnología nuclear que se implantan en los órganos, los huesos o los tejidos específicos, permitiendo detectar alteraciones o enfermedades en forma precoz. Se considera que este tipo de tratamiento resulta más efectivo que los tradicionales, siendo mínima la cantidad de radiación a la que se expone al paciente, incluso inferior a la recibida por exploraciones radiológicas rutinarias. Tampoco es un tipo de medicina invasiva, ya que no se utilizan técnicas de diagnóstico que exigen cirugías, ni se introducen aparatos en el cuerpo, porque la medicina nuclear se puede administrar en forma de inyección endovenosa, o por vía oral, inhalatoria o intracavitaria.

Servicios de Irradiación

La CNEA se dedica a la esterilización de tejidos para injertos, implantes y productos de uso médico, mediante el uso de radiación gamma. Este método también sirve para descontaminar alimentos y prolongar su vida útil, controlar plagas, restaurar obras de arte, material bibliográfico y para modificar propiedades de materiales.

Planta de irradiación Semi industrial (PISI): Está ubicada en el Centro Atómico Ezeiza, provincia de Buenos Aires, siendo la primera planta de irradiación gamma del país. Brinda servicios a escala industrial y preindustrial. Fue diseñada por profesionales de la CNEA, y allí se esterilizan tejidos para injertos o implantes, productos de uso médico, farmacéutico, odontológico y veterinario, como también para eliminar microorganismos en alimentos causantes de enfermedades, o para reducir la carga microbiana de envases, alimentos para el consumo humano y animal, entre otras aplicaciones.

Recuperación de Bienes Culturales: La CNEA cuenta con un Laboratorio de Manejo de Artópodos Perjudiciales, ubicado en el Centro Atómico Ezeiza, cuyo objetivo principal es estudiar las consecuencias de las aplicaciones de bajas dosis de radiaciones ionizantes provenientes del Cobalto-60 para preservar sustratos tales como madera, cuero, tela, papel y productos orgánicos de todo tipo que estén sujetos a ser atacados por plagas. La radiodesinfectación es una alternativa efectiva para la lucha contra poblaciones dañinas. El Laboratorio de Manejo de Artrópodos Perjudiciales también ofrece servicios de asesoramiento, irradiación, monitoreo, capacitación, difusión, formación de recursos humanos, organización de campañas sanitarias, evaluación de proyectos y seguimiento de programas.

Irradiación de alimentos: Es un método que mejora sustancialmente la descontaminación y la prolongación de vida útil de los alimentos mediante exposiciones a dosis determinadas de radiación gamma, con las que se inhibe la brotación de tubérculos y se evita la propagación de enfermedades producidas por microorganismos. De esta forma se evita la introducción de sustancias químicas que modifiquen las características de alimentos, sin dejar residuos. Argentina irradia especias que se introducen como aditivos para otros productos como los chacinados, sólo para el mercado local. Para exportación, se realizan irradiaciones en diversos productos en el laboratorio PISI de CNEA y otra empresa privada.

Conservación y Restauración de Papel: La CNEA cuenta con un laboratorio de Conservación Preventiva y Restauración de Documentación dedicado al cuidado y la recuperación de documentos bibliográficos. Este laboratorio también brinda asesoramiento a personas e instituciones. Los métodos utilizados para el control de plagas que puedan afectar el papel son: la esterilización con óxido de etileno, la eliminación de larvas e insectos en estado adulto, por atmósfera de nitrógeno, la desinfección con piretrinas y el radio tratamiento para control de hongos e insectos en todos sus estados artrópodos.

Irradiación de tejidos: El laboratorio de Microbiología y Biotecnología de la CNEA realiza asistencias tecnológicas y participa en distintas líneas de investigación y desarrollo, tanto en proyectos nacionales como internacionales. Para eliminar microorganismos, el laboratorio lleva a cabo la determinación de la dosis de tratamiento por irradiación, siendo esta una de las asistencias tecnológicas que se realizan. Esto es aplicable a:

- La descontaminación de alimentos, fármacos, hierbas medicinales, cosméticos, entre otros. - La Esterilización de productos utilizados para el cuidado de la salud, tejidos humanos para implantes, implantes dentales, fármacos, entre otros.

En cuanto a la investigación, el laboratorio de Microbiología y Biotecnología de la CNEA lleva adelante estudios sobre el efecto de las radiaciones ionizantes sobre distintos productos, con el objetivo de evaluar posibles modificaciones. Estos estudios se realizan a través de:

- Evaluaciones de la biocompatibilidad (citotoxicidad/genotoxicidad) - Evaluaciones de los atributos de calidad y funcionalidad de los productos irradiados - Detección sobre algunas modificaciones para la identificación de productos que fueron irradiados - Inactivación de insectos peste en productos frutihortícolas

Agropecuarias CNEA: cuenta con equipos de investigación y desarrollo de las aplicaciones potenciales de la tecnología nuclear al ámbito agropecuario. En la actualidad se trabaja en las áreas de aplicultura, sanidad y nutrición animal, medioambiente e industria nuclear.

Investigación aplicada: En sus centros atómicos, la CNEA tiene grupos de investigación científica en donde se estudian métodos para el desarrollo de posibles aplicaciones en base a la tecnología nuclear.

Técnicas analíticas nucleares: El Grupo de Técnicas Analíticas Nucleares se dedica al Análisis por Activación Neutrónica (AAN) para la caracterización química elemental de matrices diversas. El mismo cuenta con la acreditación del Organismo Argentino de Acreditación bajo la norma ISO/IEC 17025, y cuenta con el reconocimiento del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) por los estándares de calidad alcanzados en la aplicación de la técnica mencionada.

Algunas de las áreas que abarcan son:

-Estudios ambientales para determinar el grado de contaminación atmosférica, de suelos y de aguas.

-Investigaciones arqueológicas (para la caracterización química elemental de materiales tales como cerámicas, obsidianas y otros líticos).

-Determinación de elementos traza y minoritarios en matrices biológicas y alimentos (plasma, diversos tejidos biológicos, vegetales, alimentos elaborados, entre otros), elementos de interés nutricional, elementos potencialmente asociados a enfermedades en humanos o animales.

-Muestras geológicas

Bioterio: La CNEA utiliza diversos métodos de investigación basados en modelos matemáticos, simulación por computadoras y/o sistemas biológicos in vitro con animales, empleando un diseño experimental que permita reducir al mínimo necesario el número de los mismos. La CNEA cuenta con instalaciones dedicadas a la cría, mantenimiento y utilización de animales de laboratorio en donde, en un macro y microambiente adecuado para las especies alojadas, se busca evitar la incomodidad, el sufrimiento físico o el dolor que puedan llegar a sentir. Los animales de laboratorio son considerados reactivos científicos, y periódicamente se efectúan controles de laboratorio (microbiológico y parasitario), y se mantienen los factores ambientales dentro de límites muy estrechos, para cuidar la calidad genética. Dichos controles son realizados por profesionales veterinarios en el laboratorio del Bioterio de la CNEA y cumplen con las recomendaciones establecidas por la Asociación Argentina de Ciencia y Tecnología de Animales de Laboratorio (AACyTAL) y la Federación de Laboratorios de Asociaciones de Ciencias con Animales de Laboratorio (FELASA).

*INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO

La CNEA efectúa investigaciones básicas y aplicadas en energía nuclear y sus aspectos relacionados. También desarrolla tecnologías de alto valor agregado y las transfiere al sector productivo.

Materiales y Procesos: En esta materia, la CNEA tiene un Departamento llamado “Ensayos No Destructivos y Estructurales” (ENDE), en el que se realizan actividades orientadas al diagnóstico, análisis y caracterización de materiales, componentes, sistemas y estructuras de instalaciones de alto compromiso tecnológico para garantizar su operación segura y confiable. Además, entrena y capacita personal en las disciplinas de su competencia, a través de programas académicos acordes a las normas internacionales y la investigación aplicada en métodos no destructivos.

Radiaciones Ionizantes: Desde sus comienzos, la CNEA investiga las radiaciones ionizantes y sus aplicaciones, lo que originó luego los trabajos en radiobiología y radiofarmacia. La llegada del físico alemán Walter Seelmann-Eggebert a la Universidad de Tucumán en 1949,durante la presidencia de Juan Domingo Perón, marcó el comienzo de la investigación química de los elementos radiactivos. Con medios muy precarios se logró separar radioisótopos naturales de período de semidesintegración corto (pocos minutos) y verificar algunas de sus características físicas. En 1952 Seelmann-Eggebert se instaló en Buenos Aires y se inició la puesta a punto de los primeros métodos de separación y purificación de uranio, continuando con los trabajos comenzados en la UNT, y se elaboró un método radioquímico para la determinación de uranio en minerales y de Uranio-235 natural. La incorporación del primer acelerador, un Crockroft-Walton en cascada de 1,2 MV, se utilizó para producir neutrones. Con ello empezó la búsqueda de nuevos radioisótopos y la determinación de propiedades nucleares de isótopos ya conocidos. Pero la adquisición de un sincrociclotrón y su puesta en marcha en septiembre de 1954, colmó las expectativas del grupo de química nuclear. Los sectores de producción y aplicaciones de radioisótopos y radiaciones, de radiofarmacia, de reprocesamiento de combustibles nucleares y de calibración de fuentes radiactivas entre otros, se formaron sobre la base de la experiencia de ese primer grupo original, atendiendo a los requerimientos tecnológicos que se iban presentando con el correr del tiempo. Como consecuencia de aquella etapa inicial, se estructuró una gran parte de la investigación aplicada y desarrollo tecnológico del sector nuclear argentino.

Física y Química: La CNEA se especializa en investigaciones de ciencia básica y aplicada en física y química, que desarrolla en sus Centros Atómicos, destacándose las colisiones atómicas, física de superficies, fotónica y optoelectrónica, física forense, bajas temperaturas, sistemas complejos, química básica y aplicada al desarrollo tecnológico, entre otras áreas.

Tandar: La Gerencia Investigación y Aplicaciones (GIyA) de la CNEA, tiene a cargo la operación del Laboratorio Tandar, en donde se ejecutan actividades de investigación básica y aplicada, desarrollo tecnológico, servicios y formación de recursos humanos de excelencia y alta especialización, a nivel de grado y postgrado. Este laboratorio mantiene lazos con la comunidad científica internacional, con la que se realizan colaboraciones en forma permanente. El Tandar -Tándem Argentino- es un acelerador electroestático de iones pesados de 20 MV, que obtuvo su primer haz de partículas en 1984, convirtiéndolo en ese momento en el segundo más grande del mundo. Este acelerador se utiliza en investigaciones básicas en física nuclear, para el estudio de reacciones nucleares inducidas por núcleos estables débilmente ligados.

Espectroscopía nuclear: Este grupo realiza actividades en torno a dos conjuntos de problemas diferentes: la naturaleza y los objetivos que se persiguen, utilizando técnicas espectroscópicas nucleares similares y los haces de iones pesados producidos por el acelerador TANDAR. Se han encarado problemas de las áreas biomédica y mediambiental. Aquí podemos distinguir tres rubros: análisis de trazas, microhaz de iones pesados, estudios de factibilidad relacionados con radioterapia. Otra línea de trabajo es la investigación básica en estructura nuclear.

Colisiones atómicas: La División de Colisiones Atómicas estudia los procesos dinámicos de interacción de iones con la materia y las propiedades electrónicas de dichos materiales, empleando espectroscopías de iones, electrones y fotones, en forma teórica y experimental.

Física de superficies: Grupo que funciona en las instalaciones del Centro Atómico Bariloche, originado por los investigadores de la División Colisiones Atómicas que inicialmente trabajaban en temas de interacción de iones con láminas delgadas y superficies. En la actualidad, el grupo de trabajo estudia, de manera teórica y experimental, las propiedades físico-químicas de superficies de materiales puros, y modificadas mediante la adsorción controlada de otras especies como ser átomos o moléculas, desde muy bajas coberturas hasta la formación de películas delgadas. Los resultados de estos estudios dan información sobre topografía, estructura cristalina, energética y cinética de adsorción, estabilidad térmica de las especies depositadas en la superficie, competencia entre las interacciones molécula-molécula y molécula-sustrato, entre otras.

Física Forense: Ubicado en el Centro Atómico Bariloche, la CNEA cuenta con el único Equipo de Física Forense del ámbito público de Argentina. En los últimos años, alcanzó una serie de logros muy significativos, afianzando su creciente colaboración en causas judiciales. Este grupo de profesionales brinda servicios al Poder Judicial, con los métodos de investigación en ciencias aplicadas más modernos, siendo esto una herramienta más para la resolución de causas judiciales.

Sistemas Complejos: El Grupo de Física Estadística e Interdisciplinaria realiza investigación teórica y experimental de sistemas complejos fuera de equilibrio, concentrándose en sistemas físicos, pero aprovechando la universalidad de los fenómenos fuera de equilibrio, además de problemas relacionados con áreas de la ciencia, tales como la química, la biología y los sistemas socioeconómicos, como por ejemplo, análisis de procesos fisicoquímicos, dinámica de poblaciones y mecanismos cognitivos.

Química Básica Orientada: En el Centro Atómico Constituyentes, la Unidad de Actividades Químicas realiza actividades que apuntan a la generación de conocimientos nuevos referidos al Desarrollo y Prestaciones de Servicios Especializados.

Química y Servicios Tecnológicos Especializados: La Unidad de Actividades Químicas presta asesoramiento y servicios a empresas como CONUAR, N.A.S.A y DIOXITEK, y a organismos internacionales como la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC), el Ente Nacional de Regulación de la Energía (ENRE), entre otras.

Nanociencias y Nanotecnología: En el Centro Atómico Constituyentes, la CNEA dispone del Laboratorio Sala Limpia para la Micro y Nano Fabricación, y el Departamento de Micro y Nanotecnologías (DMN), desarrolla aplicaciones de películas y materiales nanoestructurados, en base a sus propiedades eléctricas, magnéticas, mecánicas y ópticas, específicamente en aplicaciones nucleares. La nanotecnología define a aquellas ciencias y técnicas que se aplican a escala de nanómetros, es decir, la mil millonésima parte de un metro. Una vez manipulada la materia, a escalas minúsculas, se observan fenómenos y propiedades nuevas. Esto posibilita la creación de materiales, aparatos y sistemas novedosos con propiedades únicas. El Departamento de Micro y Nanotecnologías también presta asistencia técnica, asesoramiento y servicios especializados solicitados por otras áreas de la CNEA. Hoy cuenta con tres divisiones: Dispositivos Micro Electromecánicos (MEMS), Olfactometría Electrónica y Aplicaciones Biológicas.

Robótica: La CNEA impulsa la utilización de la robótica en sus principales proyectos. Desde el año 2009 se incorporó esta tecnología para ser aplicada en el Proyecto Carem, que por su carácter de innovación, posicionó al organismo a la vanguardia tecnológica y lo proyecta de cara al futuro con una sólida base de conocimiento en el campo. La Robótica estudia el diseño y construcción de máquinas capaces de desempeñar tareas que requieren del uso de inteligencia o ciertas habilidades físicas, y uno de sus principales objetivos es preservar a las personas de exponerse a situaciones perjudiciales para su salud. En el área nuclear, la robótica se utiliza para desarrollar robots que puedan tomar gases, líquidos, medir temperaturas, niveles de radiación, transportar cámaras de video para observación remota, y realizar tareas de inspección o mantenimiento dentro de una central de generación eléctrica.

Energía Solar: En el año 1998, la CNEA junto a la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales), inició actividades en conjunto para el desarrollo de celdas solares y paneles para uso espacial. El Departamento de Energía Solar trabaja e investiga los alcances de la transformación de las radiaciones provenientes del sol. Como primera experiencia, CNEA y CONAE montaron celdas solares a bordo del satélite SAC-A a modo de prueba, y entre el 2008 y 2009 se integraron por primera vez en el país los paneles para la misión espacial argentina SAC-D Aquarius. Actualmente, se trabaja en paneles para el satélite argentino SAOCOM-1A de CONAE. Otra de las líneas en las que trabaja el Departamento de Energía Solar es en el Proyecto IRESUD (Proyecto de Interconexión a Red de Energía Solar Urbana Distribuída), junto a la Universidad Nacional de San Martín y las empresas privadas: Aldar S.A, Edenor S.A., Eurotec S.R.L, Q-Max S.R.L y Tyco S.A. En el Centro Atómico Constituyentes funciona el área limpia del Departamento de Energía Solar, que alcanza los requerimientos de calidad diseñados por la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA).

Tecnología de aceleradores: En el Centro Atómico Constituyentes, la Subgerencia Tecnología y Aplicaciones de Aceleradores se dedica al desarrollo tecnológico de aceleradores de iones, dispositivos asociados, y múltiples aplicaciones. Los objetivos de esta subgerencia son: impulsar el desarrollo local de investigación, desarrollo y servicios especializados vinculados a las aplicaciones de aceleradores a problemas biomédicos, nucleares, mediambientales, micro y nano tecnológicos, desarrollo de nuevos materiales, entre otras áreas de interés de la CNEA.

* SEGURIDAD Y AMBIENTE

En todo el mundo, y específicamente en Argentina, la actividad nuclear promueve continuamente mayores controles sobre sus acciones para el cuidado del medioambiente y la generación de normas de calidad que aseguren un correcto funcionamiento de las aplicaciones existentes, y así minimizar el impacto en relación a la tierra y la humanidad.

CNEA tiene distintas áreas que se dedican al cuidado específico del medioambiente, que van desde:

Calidad: Desde la Gerencia de Calidad de la CNEA, se realizan auditorías y evaluaciones en las distintas unidades, y también programas de entrenamiento y capacitación para la formación de recursos humanos en calidad. Además, esta Gerencia se encarga de la difusión de los valores y políticas de calidad, y brinda asesoría técnica en temas del área para sectores de la industria nuclear y no nuclear.

Marco normativo de calidad

Ley Nº 24.804

Ley Nº 25.018

Decreto Nº 1.390/98

Ambiente: La política ambiental de CNEA es aplicada en todos sus proyectos, por lo que desarrolló una normativa llamada “Principios Básicos de la Política Ambiental”, que sirve como guía para todas sus actividades, con el objetivo de preservar el medioambiente. Para esto el organismo pone a disposición sus recursos científicos y tecnológicos para tareas de control y prevención de la contaminación ambiental como de monitoreo, y además, presta servicios a industrias no relacionadas a la materia nuclear. A nivel internacional, CNEA tiene una fuerte participación en proyectos de este nivel como el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED), el Proyecto Iberoarsen y Agua Para todos (OEA), entre otros como el programa de Inventarios Nacionales de Gases Efecto Invernadero del International Panel on Climate Change (IPCC), establecido por la World Meteorological Organization (WMO) y el United Nations Environment Program (UNEP).

Video complementario

Seguridad Nuclear y Radiológica: Uno de los ejes centrales de la tecnología nuclear es la protección social (tanto de los trabajadores como de la población en general) de los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes, mediante el diseño y operación segura de las instalaciones nucleares y radiactivas, como de toda práctica que esté involucrada con el uso de este tipo de radiaciones. Para esto, CNEA adopta medidas de prevención y corrección frente a cualquier tipo de emergencias.

Las medidas de protección radiológica tienen tres principios que son:

Justificación de las prácticas = si el beneficio que aporta la práctica radiactiva es mayor al riesgo. (Tratamientos contra el cáncer)

Optimización = una menor exposición a las radiaciones. (Ejemplos: reducción de las dosis radiactivas; menor número de personas expuestas)

Limitación de dosis = existen límites preestablecidos de las dosis que se vayan a emplear, para evitar efectos nocivos inmediatos.

Programa Nacional de Gestión de Residuos Radiactivos (PNGRR): La CNEA tiene a su cargo la gestión de residuos radiactivos, desde el año 1950, en todo el territorio nacional. Como parte del cumplimiento con la Ley 25.018, que rige la gestión de residuos de este tipo, en el año 2003 la CNEA creó el Programa Nacional de Gestión de Residuos Radiactivos (PNGRR) para la gestión de los residuos generados por la actividad nuclear nacional estatal o privada, con el objetivo de confinarlos y aislarlos por un periodo de tiempo y en condiciones tales que cualquier liberación de los radionúclidos contenidos en ellos no sea un riesgo radiológico.

CNEA destaca en su web todas las ocupaciones del Programa Nacional de Gestión de Residuos Radiactivos. (Click aquí)

Programa para la Restitución Ambiental de la Minería del Uranio (PRAMU): En los lugares en los que haya habido actividad de la minería del uranio, CNEA trabaja en la remediación ambiental, con la intención de gestionar los pasivos ambientales de la minería del uranio, y así proteger a los ciudadanos. Utilizando las tecnologías adecuadas, las minas y plantas de uranio inactivas que existen en Argentina, serán restituidas para que tengan un impacto mínimo, sean seguras y sustentables al medio ambiente, con el objetivo de armonizar los espacios a su paisaje natural. El Programa para la Restitución Ambiental de la Minería del Uranio (PRAMU), trabaja en la acción y el estudio para la remediación ambiental de aquellos lugares donde se desarrollaron actividades de la minería del uranio, como por ejemplo: Malargüe, Mendoza (primera planta argentina de estas características, en donde se produjeron 752 toneladas de uranio en forma de pasta –yelow cake-), la ciudad Capital de Córdoba y la localidad de Los Gigantes de esa provincia, Tonco en Salta, Pichiñan en Chubut, La Estela en San Luis, Los Colorados en La Rioja y Huemul en Mendoza. Actualmente, allí se realizan controles ambientales mediante auditorías y programas de monitoreo para evaluar variables físicas, químicas y biológicas. Malargüe tiene la particularidad de que ya existe una solución definitiva, y se está ejecutando el proyecto de ingeniería de encapsulado, que contempla la disposición segura y definitiva de colas de mineral y suelos para evitar su dispersión e interacción con el ambiente y las personas.

Misiones y funciones[editar]

Las misiones y facultades de la Comisión Nacional de Energía Atómica se encuentran reflejadas en la Ley Nº 24.804, que establece que en materia nuclear “el Estado Nacional fijará la política y ejercerá las funciones de investigación y desarrollo, regulación y fiscalización, a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica y de la Autoridad Regulatoria Nuclear”.

Toda la actividad nuclear de índole productiva y de investigación y desarrollo que pueda ser organizada comercialmente, es desarrollada por Estado Argentino, como también por el sector privado.


Artículo 1: [...] “En la ejecución de la política nuclear se observarán estrictamente las obligaciones asumidas por la República Argentina en virtud del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco); el Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares; el Acuerdo entre la República Argentina, la República Federativa del Brasil, la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares, y el Organismo Internacional de Energía Atómica para la Aplicación de Salvaguardias, así como también los compromisos asumidos en virtud de la pertenencia al Grupo de Países Proveedores Nucleares y el Régimen Nacional de Control de Exportaciones Sensitivas (Decreto 603/92)”.


La Comisión Nacional de Energía Atómica, que funciona como ente autárquico en jurisdicción de la Presidencia de la Nación, tendrá a su cargo:


- El asesoramiento al Poder Ejecutivo en la definición de la política nuclear;

- Promover la formación de recursos humanos de alta especialización y el desarrollo de ciencia y tecnología en materia nuclear, para la realización de programas de desarrollo y promoción de emprendimientos de innovación tecnológica;

- Propender a la transferencia de tecnologías adquiridas, desarrolladas y patentadas por el organismo, bajo el compromiso asumido por la República Argentina en cuanto a la no proliferación nuclear;

- Gestionar los residuos radiactivos con responsabilidad, cumpliendo toda legislación específica;

- Establecer la forma de retiro de servicio de centrales nucleoeléctricas, como de otras instalaciones radiactivas de relevancia;

- Proporcionar los servicios que sean solicitados por las centrales de generación nucleoeléctrica u otra instalación nuclear;

- Ejercer la propiedad estatal de los materiales radiactivos fusionables especiales contenidos en los elementos combustibles irradiados;

- Ejercer la propiedad estatal de los materiales fusionables especiales que pudieren ser introducidos o desarrollados en el país;

- Desarrollar, construir y operar reactores nucleares experimentales;

- Desarrollar aplicaciones de radioisótopos y radiaciones en biología, medicina e industria;

- Efectuar la prospección de minerales de uso nuclear, sin que ello implique excluir al sector privado en tal actividad;

- Desarrollar materiales y procesos de fabricación de elementos combustibles para su aplicación en ciclos avanzados;

- Implementar programas de investigación básica y aplicada en las ciencias de la tecnología nuclear;

- Establecer programas de cooperación con terceros países para los programas enunciados en el inciso precedente y para la investigación y el desarrollo de la tecnología de fusión a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto;

- Promover y realizar todo otro estudio y aplicación científica de las transmutaciones y reacciones nucleares;

- Actualizar en forma permanente la información tecnológica de las centrales nucleares en todas sus etapas y disponer del aprovechamiento óptimo de la misma;

- Establecer relaciones directas con otras instituciones extranjeras con objetivos afines;

- Celebrar convenios con los operadores de reactores nucleares de potencia, a los fines de realizar trabajos de investigación.

Proyectos[editar]

Luego de que el ex Presidente Néstor Kirchner lanzara en 2006 el Plan Nuclear Argentino[9] , se reactivaron proyectos de muchísima importancia para el sector, que no sólo tienen que ver con el desarrollo de tecnología nuclear para la generación eléctrica, de gran importancia para la soberanía nacional, sino también con el diseño de nuevos reactores para la producción de radioisótopos, avances en el enriquecimiento de uranio, medicina nuclear e investigaciones para lograr avances en el área.

Actualmente, CNEA está al frente de los siguientes proyectos:

RA-10: Este será un tipo de reactor multipropósito del que ya se inició la ejecución del proyecto de diseño, construcción y puesta en marcha. Su función será aumentar la producción de radioisótopos destinados al diagnóstico de enfermedades. El RA-10 buscará ampliar las capacidades de producción de radioisótopos del RA-3 (CAE), y sumará desarrollo tecnológico en el campo de los combustibles y materiales nucleares, mediante instalaciones de irradiación adecuadas que permitan incrementar la experiencia que el país tiene en el área y expandiendo la oferta de servicios al mercado mundial. Como Brasil lleva adelante un proyecto similar con la creación del RMB, se establecieron relaciones bilaterales para la implementación de actividades conjuntas en el marco de la cooperación nuclear.

Extensión de Vida Embalse: A partir de la sanción de la Ley Nº26566, el 25 de noviembre del 2009, cuyo objetivo es la construcción de la cuarta central nuclear argentina y la prolongación de la vida útil de la Central Nuclear Embalse, para que esta esté en condiciones de operar por nuevo ciclo de 25 años. El proceso consta de tres etapas, dos de las cuales ya se ejecutaron, que son la evaluación de vida, y la verificación de los cambios que son necesarios más la compra de los equipos y materiales a utilizar. Desde enero del 2015 comenzó la tercera etapa en la que se paralizará la planta por completo y se realizarán los trabajos de recambio de los componentes de la central, entre ellos los tubos de presión del reactor. La CNEA desarrolló e implementó la tecnología para la fabricación de los componentes nucleares, lo que convierte a la Argentina en uno de los pocos países que puede hacerlo -después de Canadá gran exportador del rubro-, e incluso proveer a otros países de este tipo de materiales. Además de que la central funcionará por más tiempo, su potencia aumentará un 6%, y alcanzará los 700MW.

Enriquecimiento de uranio: En la provincia de Río Negro, CNEA cuenta con la instalación del Complejo Tecnológico Pilcaniyeu en el paraje Pichileufú Arriba, en donde se producirá el combustible utilizado para potenciar los futuros reactores nucleares de potencia argentinos que utilicen tecnología de uranio enriquecido y agua liviana. El proyecto pilcaniyeu utilizará el método de difusión gaseosa para el enriquecimiento de uranio, aumentando la concentración de U235 respecto de su porcentual en la naturaleza.

Proyecto Carem: Será la primera central nuclear de potencia íntegramente diseñada y construida en Argentina, y estará ubicada en la localidad de Lima, Buenos Aires. Su construcción comenzó el 8 de febrero de 2014, y generará una potencia de 25MW, pero además, tendrá un riguroso estándar de seguridad por la complejidad de su ingeniería. Reactores de este tipo[10] servirán para abastecer zonas alejadas de grandes centros urbanos o polos fabriles con alto consumo de energía. Además, sirven para la desalinización o provisión de vapor para diversos usos industriales.

Infraestructura[editar]

La CNEA cuenta con una Sede Central, tres Centros Atómicos -Bariloche, Constituyentes y Ezeiza-, el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu y el Complejo Minero Fabril San Rafael, cada uno con perfil propio. Dispone, además, de cuatro Delegaciones Regionales: Centro, Cuyo, Noroeste y Patagonia.

Sede Central: Situada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es sede de la Presidencia de la CNEA y de sus órganos asesores, y constituye el centro administrativo de la Institución. Cuenta con una dotación del orden de 270 agentes.

Centro Atómico Bariloche: El Centro Atómico Bariloche (CAB) es una de las sedes de la CNEA, dedicada a las áreas de física y energía nuclear. En el CAB, ubicado en la ciudad de San Carlos de Bariloche trabajan y se capacitan cerca de un millar de profesionales y estudiantes. Allí se encuentran emplazados laboratorios, una biblioteca especializada, talleres y centros de investigación que dan sustento a los principales proyectos de la CNEA. También se encuentra el Instituto Balseiro, uno de los institutos académicos más prestigiosos de la región, creado en 1955 y en el que se dictan carreras de grado (Licenciatura en Física, Ingeniería Nuclear, Ingeniería Mecánica e Ingeniería en Telecomunicaciones), maestrías y doctorados.[11]

Centro Atómico Constituyentes: El Centro Atómico Constituyentes (CAC) está ubicado en la convergencia de las avenidas General Paz y Constituyentes del partido bonaerense de San Martín. Allí se encuentran instalaciones emblemáticas de la actividad nuclear argentina, como el primer reactor nuclear del Hemisferio Sur,[12] el acelerador de iones pesados TANDAR[13] y diversos laboratorios dedicados a la fabricación de elementos combustibles para reactores de investigación, la nanotecnología, la energía solar, entre otros. En el ámbito del CAC también funciona el Instituto Sabato.[14] Creado en 1993 por la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Universidad Nacional de San Martín, se especializa en la formación de especialistas de grado y posgrado en ciencia de los materiales.

Centro Atómico Ezeiza: El Centro Atómico Ezeiza (CAE) constituye uno de los tres Centros Atómicos de la CNEA. Está ubicado a 33 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, en la localidad que lleva ese mismo nombre.[15] Entre sus instalaciones se destacan: Centro de Espectrometría de Masas con Acelerador; Reactor de producción de radioisótopos RA-3, y dependencias asociadas; Planta de Irradiación Semi Industrial y laboratorios asociados; Combustibles Nucleares Argentinos s.a.;[16] Fábrica de Aleaciones Especiales s.a.;[17] Área de Gestión de Residuos Radiactivos; Laboratorio de Ensayos de Alta Presión; Instituto de Tecnología Nuclear "Dan Beninson".[18] Entre el amplio espectro de actividades que se realizan es posible identificar tareas de investigación y desarrollo científico-tecnológico, aplicaciones metrológicas, industriales, agropecuarias y radiofarmacéuticas. Además, se complementan con la formación de profesionales de grado y posgrado, técnicos y especialistas en disciplinas tales como Radioquímica, Reactores Nucleares y Seguridad Radiológica, entre otras.[19]

Delegaciones Regionales: Tienen por misión efectuar la prospección y exploración de los recursos minerales de interés nuclear, en particular los uraníferos, en el área jurisdiccional de cada una.

Regional Centro: Ubicada en la ciudad de Córdoba, tiene jurisdicción sobre las provincias de Córdoba, La Rioja y Santiago del Estero. En su predio, se encuentra instalada la planta de producción de dióxido de uranio de la empresa asociada DIOXITEK S. A., con capacidad de producción de 150 t/año.

Regional Cuyo: Con sede en la ciudad de Mendoza y jurisdicción sobre las provincias de Mendoza, San Juan, San Luis, La Pampa y Neuquén.

Regional Noroeste: Con sede en la ciudad de Salta y jurisdicción sobre las provincias de Catamarca, Jujuy, Salta y Tucumán.

Regional Patagonia: Con sede en la ciudad de Trelew y jurisdicción sobre las provincias de Chubut, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Formación Profesional[editar]

CNEA tiene acuerdos con diferentes universidades argentinas con los que se crearon tres institutos de nivel universitario con ubicación en los centros atómicos con los que cuenta el organismo. Estos son:

Instituto Balseiro: (Centro Atómico Bariloche): Inaugurado en 1955, esta institución se creo junto a la Universidad Nacional de Cuyo para el desarrollo de los Doctorados y las Licenciaturas en Física e Ingeniería Nuclear.

Instituto de Tecnología Prof. Jorge A. Sabato: (Centro Atómico Constituyentes): Creado en 1993 junto a la Universidad Nacional de San Martín, allí se dictan carreras relacionadas con las Ciencias en los Materiales.

Instituto de Tecnología Dr. Dan Beninson: (Centro Atómico Ezeiza): También con la Universidad Nacional de San Martín, en 2006 se crea esta institución en la que se pueden aprender Maestrías en Reactores Nucleares y Radioquímica.

En el plano de la medicina nuclear, CNEA especializa en recursos humanos mediante cursos y residencias de Física Médica en la Fundación Escuela de Medicina Nuclear (FUESMEN), en colaboración con el Instituto Balseiro, la Fundación Centro de Diagnóstico Nuclear (FCDN) y los servicios de medicina nuclear de centros hospitalarios públicos que cuentan con el apoyo de CNEA y la colaboración del Instituto Dan Beninson.

Empresas y Organismos[editar]

Desde su creación... Actualmente, más de diez empresas e instituciones que conforman el sector nuclear, crecieron gracias al impulso de CNEA. Para realizar sus actividades, se basan en normas de calidad aceptadas internacionalmente.

Estas empresas son:

Combustibles Nucleares Argentinos S.A. (CONUAR): fabricante de elementos combustibles para reactores de potencia experimentales;

Fábrica de Aleaciones Espaciales S.A. (FAE): fabricante de tubos y semiterminados de zircaloy;

INVAP S.E.: diseñadora y constructora de reactores e instalaciones nucleares;

Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería S.E. (ENSI): productora de agua pesada;

DIOXITEK: productora de dióxino de uranio y fabricante de fuentes de irradiación para uso médico e industrial;

Polo Tecnológico Constituyentes S.A. (PTC): prestadora de servicios tecnológicos;

Fundación Escuela de Medicina Nuclear (FUESMEN): se centra en la aplicación de técnicas nucleares para diagnóstico y terapia;

Fundación Centro Diagnóstico Nuclear (FCDN): dedicada al radiodiagnóstico;

Instituto de Energía y Desarrollo Sustentable (IEDS): se encarga de la investigación y el desarrollo de energías en general y también del desarrollo sustentable;

Centro Internacional de Ciencias de la Tierra (ICES): estudia e investiga las ciencias de la tierra;

Laboratorio Internacional Asociado en Nanociencias: se encarga de la investigación y el desarrollo de las nanociencias y nanotecnologías;

Instituto de Tecnologías en Detección y Astropartículas (ITeDA): tecnologías asociadas con las ciencias del universo y las astropartículas.

Galería fotográfica[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. La CNEA cumple 60 años
  2. Sorprende el gran nivel de nuestros profesionales
  3. Nota en el diario La Prensa
  4. Renou, Leandro (11 de Junio de 2014). «El país construirá en la India una planta de medicina nuclear». Tiempo Argentino (Grupo XXIII). Tiempo Argentino. Consultado el 12 de enero de 2015. 
  5. De Dicco, Ricardo (Mayo 2013). Breve Historia de los reactores nucleares de investigación y producción de radioisótopos de la CNEA. Argentina: CLICet (Centro latinoamericano de investigaciones científicas y técnicas. 
  6. http://www.energia.gov.ar/.  Falta el |título= (ayuda)
  7. http://www.na-sa.com.ar/.  Falta el |título= (ayuda)
  8. http://www.diariobae.com/notas/50935-tecnologia-local-extendera-vida-util-de-central-nuclear-embalse-y-gestara-un-mercado-nacional.html
  9. Bernal, Federico (11 de Mayo de 2014). «Décimo aniversario del lanzamiento del Plan Energético Nacional». Diario Tiempo Argentino (XXIII). Tiempo Argentino. Consultado el 12 de enero de 2015. 
  10. Granada, Rolando (04 de Junio de 2012). «A la vanguardia de la energía nucleoeléctrica». Diario Tiempo Argentino (XXIII). Tiempo Argentino. Consultado el 12 de enero de 2015. 
  11. http://www.ib.edu.ar/index.php/ingreso-a-carreras/ingreso-carreras-de-grado.html
  12. "Breve historia del reactor RA-1", por Carlos Domingo. Disponible en http://www.cnea.gov.ar/pdfs/revista_cnea/29/ra1.pdf
  13. http://www.tandar.cnea.gov.ar/grupos/acelerad/
  14. http://www.isabato.edu.ar/institucionalF.asp
  15. http://www.portaldeezeiza.com.ar/
  16. http://www.conuar.com.ar
  17. http://www.fae.com.ar/
  18. https://ibeninson.cnea.edu.ar/
  19. Información tomada de http://www.cienciayenergia.com/Contenido/pdf/080601_radfd_tn.pdf

Enlaces externos[editar]

34°32′22″S 58°27′55″O / -34.53944, -58.46528