Comandos civiles

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Comandos civiles
Plaza-Mayo-bombardeo-1955.JPG
Bombardeo Plaza de Mayo, uno de los atentados en que comandos civiles prestaron apoyo logístico y colaboración a los efectivos golpistas de la Marina.
Lugar Buenos Aires, Argentina
Blanco(s) Casa Rosada, edificio de la CGT y manifestantes que apoyaban al gobierno
Fecha 16 de junio de 1955
Tipo de ataque Bombardeo y ametrallamiento
Arma(s) Bombas, Nafta y objetos contundentes
Perpetrador(es) Marina, sectores antiperonistas

Los Comandos Civiles fueron, en la Argentina de los años '50, grupos armados de civiles,[1][2]​ organizados clandestinamente, armados y liderados por un jefe, generalmente hombres con vínculos en ámbitos sociales destacados o con experiencia militante, provenientes de partidos políticos como el radicalismo, socialismo o el conservadorismo, con el fin de colaborar con las Fuerzas Armadas en lo que consideraban sería una inminente e inevitable revolución popular que uniría a todos los sectores de la política argentina contra el gobierno constitucional de Juan Domingo Perón. Los jefes civiles, a su vez, respondían a una autoridad superior, en general un militar con conocimientos y recursos materiales y logísticos capaces de promover una conspiración. Se organizaban en grupos de entre diez y veinte personas ligados entre sí, quienes en la mayoría de los casos empleaban identidades falsas o información tabicada, y operaron, especialmente en las ciudades de Buenos Aires y Córdoba, entre 1954 y 1955, incluyendo el golpe de Estado acaecido el 16 de septiembre de ese año, autodenominado Revolución Libertadora.[3]​ En su mayoría era pertenecientes a familias de clase media alta porteña[4][5][6][7]

Si bien hubo participantes civiles durante el Bombardeo de la Plaza de Mayo del 16 de junio,[8]​ este acto fue llevado a cabo por sectores de la Armada ligados a los almirantes Benjamín Gargiulo y Samuel Toranzo Calderón. El ataque tomó por sorpresa[9]​ a unos dos mil militantes civiles que actuaban junto a Eduardo Lonardi y que más tarde sí participaron del golpe de Estado, tras la mediación del cordobés Clemente Villada Achával, cuñado de Lonardi, que viajó a Buenos Aires para reunirse con Septimio Walsh.[10]

Origen[editar]

En general señalan su origen en las conspiraciones golpistas y los actos antiperonistas, como el golpe de estado de 1951, el atentado en la Plaza de Mayo del 15 de abril de 1953 que asesinó a seis manifestantes peronistas e hirió a otros noventa, y el bombardeo de la Plaza de Mayo de 1955, en el que fueron asesinadas 308 personas oficialmente identificadas y cientos de heridos. Entre las víctimas habían 111 militantes sindicales, de los cuales 23 eran mujeres, y seis niños.[11]​. Pero en todos estos casos se trata de operaciones cumplidas en su totalidad por efectivos militares. Más allá de la colaboración civil en actos de apoyo, en general vinculados a la toma de radios y otros medios de prensa, los comandos civiles recién van a tomar un rol protagónico en la Revolución Libertadora, y en todos los casos van a destacarse más por la diferencia que por la similitud, además de la ya destacada intención golpista.[12]

Dependian directamente de miembros de las fuerzas armadas, pero al no estar sujetos por los lazos de obediencia debida típicos de las fuerzas de seguridad, gozaban de una cierta autonomía que les permitía diferenciarse, aun al costo de comprometer, en algunos casos, la confianza que los militares ponían en ellos

Pertenecía yo, como dije, a un Comando que dependía del Capitán Palma. Y, en tal condición, recibimos un día cierta orden tremebunda a la vez que absurda. Deberíamos, en efecto, concurrir al domicilio particular de un General de la Nación, cuyo nombre se nos suministraría, tocar el timbre y, cuando apareciera el general, probablemente en camisón, clavarle un cuchillo en la barriga para despacharlo al otro mundo. Aunque contaba yo con apenas veinte años, poseía la madurez suficiente para advertir que aquello era un disparate. Amén de saberme incapaz de asesinar a un sujeto indefenso. Acudí entonces a Franci Seeber, que para mis amigos y yo era una suerte de mentor político, y le pedí que se pusiera en contacto con el Mayor Guevara para consultarlo respecto a la orden recibida. Juan Francisco Guevara, Tito para los amigos, era quien tenía en sus manos los hilos de la conspiración, según lo reconocería el general de Artillería Eduardo Lonardi después de triunfar la misma, atribuyéndole el 80 % del éxito.Y, como es natural, Guevara me mandó decir que ni se nos ocurriera cumplir aquella orden demencial, cuando nos pusieran en claro cuál era el general que deberíamos acuchillar
Juan Luis Gallardo.[13]

En la misma fuente se menciona a otro comando civil, Horacio Klappenbach, que recibió la misma orden y también se negó, "expresando que él era revolucionario pero no asesino". Como lo expresa la investigadora Mónica Inés Bartolucci, "Los ataques personales podían formar parte de los planes, pero como en Córdoba, el plan madre de los CCR, y quizás su participación más visible, fue tomar los medios de comunicación con el fin de paralizar el aparato estatal de propaganda. La toma de las radios locales, la destrucción de los sistemas de transmisión o la disminución de la potencia de onda, fue un arma clave. Para lograrlo en la ciudad de Buenos Aires un equipo de técnicos a cargo del ingeniero Carlos Burundarena planificaron, el “silencio de radio” en plantas como Pacheco, Florida, Ciudadela y Hurlingham entre otras. Los civiles revolucionarios fueron convocados con la colaboración de radioaficionados y a través de llamadas telefónicas y la utilización de las típicas “santos y señas” de las organizaciones clandestinas".[14]

Los militares tomaban muchas precauciones por la inexperiencia de sus dirigidos:[15]

Yo les tenía pánico a los comandos civiles: No sabía quiénes eran ni cómo se comportarían en combate.
Teniente primero Bravo Moyano.[16]

Entre los actos de violencia cometidos por grupos antiperonistas civiles se destacaron, dos años antes de la creación de los llamados comandos civiles, el atentado en la Plaza de Mayo del 15 de abril de 1953.[17]​. No obstante este vínculo, la metodología utilizada en este acto dista muchísimo de la que usaron los comandos civiles propiamente dichos.

Orígenes partidarios[editar]

El Archivo Nacional de la Memoria clasifica los orígenes de los principales componentes de los comandos:[18]

En 1946 sectores ligados a la Sociedad Rural, la sección local de la UCR en Corrientes y el Partido Liberal de Corrientes planearon un atentado contra su vida, durante la campaña electoral fue frustrado y por ende no pudo bajar en esa ciudad donde un verdadero ‘gentío‘ lo esperaba según las crónicas. En el día 3 de febrero de 1946 en el diario El Laborista de Buenos Aires, se informa lo siguiente sobre el particular: ‘Los opositores políticos al coronel ante la marcha por las calles de Goya se posicionaron los contrarios políticos sobre los techos con armas. Desde un vehículo en el que viajaban los liberales Bernabé Marambio Ballesteros, Gerardo Speroni, Juan Reynoldi y Ovidio Robar, dispararon con armas de fuego a la gente que desde el puerto enterada de la noticia marchaba hacia el centro para repudiar el intento de asesinato.[19]

Otro grupo de civiles, más elitistas, se reunía en un departamento de la Isla de Recoleta. Lo conformaban, Raúl Lamuraglia e hijos, Alberto Benegas Lynch (padre), Claudio Mejía, y otros. Participaron, junto al comando de Viader, de las acciones del 16 de junio de 1955, cundo varios escuadrones de aviones pertenecientes a la Aviación Naval, bombardearon y ametrallaron con munición aérea de 20 mm, la Plaza de Mayo y la Casa Rosada, la CGT (Confederación General del Trabajo) y la entonces residencia presidencial, matando a más de 308 personas e hiriendo a más de 700.[20][21][22][23]​ Entre esos grupos predominaron numéricamente los militantes católicos no pertenecientes a ningún partido político.[24]​Según Marta Lonardi, hija del dictador, estos eran células nacidas principalmente del ámbito universitario.[25]

Agosto y septiembre de 1955[editar]

En Buenos Aires, los distintos grupos se unificaron en un Comando Civil Revolucionario, liderado por Carlos Burundarena, Renato Bezançon, Darío Hermida, Adolfo Sánchez Zinny, el militar retirado Eduardo García Puló, Francisco P. Olmedo, Raúl Puigbó y Eduardo Rodríguez.[9][26]​ El comando incluyó provisoriamente al hermano Septimio Walsh.[27]​ Este Comando coordinaba sus acciones con el Comando Militar Revolucionario, integrado por los coroneles Ossorio Arana, Señorans, el mayor Guevara, y otros.[28]

En Córdoba, desde mediados de julio y hasta agosto se sucedieron atentados con bombas o incendios: contra seis unidades básicas, la sede de la UES, de la Confederación General Universitaria, y un busto de Eva Perón en Unquillo. En esa provincia actuaron dos grupos de radicales: uno al mando de Yadarola y Rodolfo Amuchástegui, otro comandado por Eduardo Galmond y Santiago del Castillo. Paralelamente los grupos conservadores católicos constituían sus propios grupos de combate que más tarde cobrarían protagonismo en episodios de guerra urbana en la capital provincial. Sus cuadros principales fueron los doctores Luis Torres Fotheringham, Tristán Castellano, Guillermo Saravia, Damián Fernández Astrada, Lisardo Novillo Saravia (h.), y los ingenieros Fernández Padilla, Guillermo Castellano y Calixto de la Torre. Cada comando nucleaba a diez dirigentes, y cada uno de ellos dirigía a diez militantes.[29]​ Constituían grupos de apoyo formados por civiles, como su nombre lo indica, aunque vinculados con las Fuerzas Armadas por medio de alguno de sus integrantes. Salvo la toma de una antena, relatada por Florencio Arnaudo en su libro “Operación Rosa Negra”, y la fugaz ocupación de una radio porteña.[30]​ Para el 16 de septiembre la UCR había convocado a un acto en la Casa Radical, donde repartieron armas en comités y en parroquias. Los comandos civiles ultracatólicos (llamados “palomas”) convocaron a la acción armada. Previamente negociaron un crédito con la Sociedad Rural para que financie actividades desestabilizadoras, como sabotajes a la red eléctrica, a los cables de la empresa telefónica Entel, disparos a las ruedas de camiones de bomberos y ambulancias, días antes represantantes de la UCR y comandos civiles viajaron a Uruguay entrevistandose con Emilio Eduardo Massera, Horacio Mayorga, Oscar Montes, y Osvaldo Cacciatore.[31]​Entre los integrantes del grupo estaban: Gregorio Ramírez, Roque Carranza, Roberto Astiz, Manuel Teodoro Cearrás, Manuel Rawson Paz y su primo Franklin Dellepiane Rawson, Eduardo Martínez Zemborain, Aníbal Beruti, etc. Las reuniones se llevaban a cabo en la casa de Álvarez Morales, en la oficina de Rodolfo van Gelderen, o en el estudio del doctor Gregorio Topolevsky. Este grupo, que todavía no usaba el nombre de «comando civil», estudiaba las comunicaciones del ejército para intervenirlas en caso de un alzamiento, y tuvo contactos con políticos radicales como Arturo Frondizi. Cuando se incorporó Roque Carranza, comenzaron la fabricación de explosivos.[32]​ A mediados de 1955 el grupo se había nutrido con la presencia de Siro de Martini, Euclides Ventura Cardozo, Alfonso de Laferrére, Martín Michel Torino.[33]

En Alta Córdoba, barrio de clase alta mantuvieron escaramuzas ocupando a través de asaltos violentos los edificios públicos, constituyendo un factor de enlace permanente con los militares golpistas. Solo en Córdoba estos comando causaron más de 27 muertos en los tres días previos al 16 de septiembre de 1955, en su mayoría civiles peronistas que protestaban a favor del mantenimiento del orden constitucional. Tras el triunfo del Golpe de Estado, Monseñor Lafitte organizó un Te Deum y una cena en el palacio arzobispal para celebrar la instauración del régimen militar, donde fueron agasajados los jefes de los comandos civiles, quienes obsequiaron a Lafitte utensilios de oro y plata del siglo XVII que habían sido robados del Cabildo de Córdoba durante la toma por parte de los sublevados antiperonistas.[34]

En 2008, Mariano Grondona reconoció públicamente, en su programa de televisión Hora Clave, su participación en el atentado terrorista del 15 de abril de 1953 en Plaza de Mayo que consistió en la detonación de dos bombas mientras se realizaba un acto sindical organizado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en la Plaza de Mayo (frente a la Casa de Gobierno). Como resultado murieron seis personas y más de 90 quedaron heridas, entre ellos 19 mutilados.[35]​De pensamiento antiperonista Grondona también se había reivindicado como parte de los terroristas, al mismo tiempo que reconoció haber formado parte de los comandos Civiles que ayudaron al golpe de Estado de 1955 que llevó al derrocamiento de Juan Domingo Perón y la instauración de las posteriores dictadura de Lonardi y Aramburu.[36][37]

La operación Rosa Negra[editar]

El 16 de septiembre de 1955 a las 00:00 horas el general Eduardo Lonardi sublevó la Escuela de Artillería de Córdoba, dando inicio a la Revolución Libertadora. Ese mismo día a la 1:15 cinco de los comandos civiles dejaban fuera de servicio varias radios de la ciudad de Buenos Aires para colaborar con la desestabilización y dificultar la difusión de noticias fehacientes,[38]​ siguiendo la planificación del ingeniero Carlos Burundarena.[39]

La operación era comandada por Raúl Puigbó, que respondía a Adolfo Sánchez Zinny: estaba compuesto por: Humberto Podetti, Jorge Rodríguez Mancini, Isidoro Lafuente, Pepe Balbín, Pedro Crear, Marco Aurelio Rodríguez, Felipe Solari, Julio E. Álvarez, Enrique Hillegass y cuatro más.[40][41]

En Córdoba[editar]

En la ciudad de Córdoba tuvieron un papel protagónico dirigido por el general Dalmiro Videla Balaguer,[45]​ y muchos grupos quedaban a cargo de un militar de carrera.[15]​ Tras el triunfo del Golpe de Estado, Monseñor Lafitte organizó un Te Deum y una cena en el palacio arzobispal para celebrar la instauración del régimen militar, donde fueron agasajados los jefes de los comandos civiles, quienes obsequiaron a Lafitte utensilios de oro y plata del siglo XVII que habían sido robados del Cabildo de Córdoba durante la toma por parte de los sublevados.[46]

Posterior al Golpe de Estado de 1955[editar]

Uno de sus máximos representantes, Marta Ezcurra, fundadora de la juventud de la Acción Católica en 1931, bajo las órdenes de Aramburu ordena el 23 de diciembre de 1955, la ocupación militar de cada una de las Escuelas Hogar de la Fundación Eva Perón. Son quemadas pilas de frazadas, sábanas, colchones, medicamentos, etc. Convoca para ello, a los miembros de los “comandos civiles” ligados a la Acción Católica Argentina y se ordena el desalojo inmediato de todos los niños y niñas internados en la Clínica de Recuperación. EL día 27 de diciembre se determina la confiscación de todos los muebles de los hospitales, hogares para niños, hogares escuelas y hogares de tránsito, entre ellos el mobiliario muchos muebles terminarían en las casas de los miembros de los comandos civiles.[47]​A pedido del coronel Ernesto Alfredo Rottger se ordena que sean expulsados a la calle todos los estudiantes de la Ciudad Estudiantil Presidente Juan Perón, tras el triunfó del Golpe de Estado de septiembre de 1955, allí funcionaria el cuartel de los Comandos Cíviles.[48]

Por su parte, el Comando de Mar del Plata en su comunicado Nº 7 prohibió la venta de nafta y recomendó a la población ahorrar energía eléctrica. Con posterioridad, en el comunicado Nº 9, advertía que “todo aquel que se oponga a la apertura de los negocios o a la concurrencia de los obreros y empleados a puestos de trabajo, será considerado saboteador y se le aplicará la Ley Marcial”.

Asesinato de Manuel Chavez[editar]

La noche del 22 de septiembre de 1955, menos de una semana después del golpe, un comando militar integrado por marinos y un comando civiles antiperonistas de la UCR irrumpió en la casa del secretario general de ATE y la CGT en la localidad bonaerense de Azul, Manuel Chaves, derribando la puerta. Tras allanar el domicilio el comando civiles formado por miembros del comite de la UCR de Recoleta intento abusar de la esposa de Chaves, bajo la atenta mirada de los marinos quienes no intervinieron, excepto para golpear a Chaves cuando intento defenderel honor de su esposa, hasta dejarlo inconciente. Cometida la violación los civiles radicales procedieron a intentar violar a la pequeña hija de Chaves, Merceditas, de 4 años de edad, pero ante los gritos de la niña que alertó a los vecinos desistieron. Tras el allanamiento mataron de una ráfaga de ametralladora al dirigente sindical delante de su mujer y sus cuatro hijos.[49]

Referencias[editar]

  • Isidoro Ruiz Moreno, La revolución del 55. Cuarta edición. Editorial Claridad. Buenos Aires 2013. ISBN 978-950-620-336-8

Referencias[editar]

  1. https://www.lanacion.com.ar/500840-la-tarde-del-15-de-abril-de-1953
  2. Oscar R. Anzorena (1998). «Sociedad golpista». Tiempo de violencia y utopía: de Golpe de Onganía (1966) al Golpe de Videla (1976). Consultado el 7 de septiembre de 2014. 
  3. Mónica Inés Bartolucci: "La resistencia antiperonista: clandestinidad y violencia. Los comandos civiles revolucionarios en Argentina, 1954-1955"
  4. https://www.lanacion.com.ar/500840-la-tarde-del-15-de-abril-de-1953
  5. María Estela Spinelli (2005). «La sublevación antiperonista». Los vencedores vencidos: el antiperonismo y la "revolución libertadora". Consultado el 7 de septiembre de 2014. 
  6. Osvaldo Pellettieri (2006). «La nacionalización del teatro independiente». Teatro del Pueblo: una utopía concretada. Consultado el 7 de septiembre de 2014. 
  7. Javier Prado (7 de mayo de 2011). «Bombardeos y golpe de Estado». Del tiempo de Perón. Consultado el 7 de septiembre de 2014. 
  8. Cosme Beccar Varela reporta la presencia de su padre
  9. a b Arnaudo, p. 185
  10. Arnaudo 177
  11. Elsa Portugheis (coord.) (2010). «Atentado del 15 de abril de 1953». Bombardeo del 16 de junio de 1955. Buenos Aires: Secretaría de Derechos Humanos de la Nación Argentina. pp. 135-142. ISBN 978-987-1407-88-0. 
  12. Archivo Nacional de la Memoria, Bombardeo del 16 de junio de 1955, página 41.
  13. http://www.lanueva.com/nota/2016-5-20-0-17-0-comandos-civiles
  14. Bertolucci: La resistencia antiperonista: clandestinidad y violencia. Los comandos civiles revolucionarios en Argentina, 1954-1955, con cita al libro de Autores Varios: Así cayó Perón: crónica del movimiento revolucionario triunfante. Buenos Aires, Lamas, 1955
  15. a b Ruiz Moreno, 563
  16. Archivo Nacional de la Memoria, Bombardeo del 16 de junio de 1955, página 39.
  17. Cafiero, Antonio (3 de junio de 2003). «La tarde del 15 de abril de 1953». La Nación. Consultado el 1 de marzo de 2015. «Con el tiempo, todos los responsables de los atentados de la Plaza de Mayo, jóvenes profesionales y universitarios pertenecientes a familias de clase media alta, fueron detenidos y procesados por la Justicia ante los jueces competentes, con todas las garantías de la Constitución y de la ley. Nadie sufrió agravio o condena otra que la dispuesta por la Justicia... los atentados terroristas de aquella infausta tarde marcaron el comienzo de una etapa de violencia, dolor y muerte que habría de extenderse durante treinta años de historia argentina... Aquellos vientos sembrados en la tarde del 15 de abril trajeron estas tempestades posteriores. Debo decirlo: fueron los peronistas los que pagaron el tributo más alto a esta ordalía. Porque la violencia tuvo dos caras. La del peronismo, durante la época de la proscripción y del exilio (1955-1973), se caracterizó por una suerte de jactancias verbales y el ataque a bienes físicos simbólicos, por cierto muy valiosos y respetables. En cambio, la del antiperonismo se caracterizó por el terrorismo brutal y el desprecio al valor de la vida humana. Los peronistas fueron insolentes. Pero el antiperonismo rezumaba odio. Los peronistas alardeaban: los antiperonistas fusilaban. Hubo que esperar veinte años para alcanzar la reconciliación de peronistas y antiperonistas que nos legaron Perón y Balbín.» 
  18. Archivo Nacional de la Memoria, Bombardeo del 16 de junio de 1955, página 42.
  19. Aguirre Orlando, El génesis del peronismo en Corrientes. Pp.37, 38 -2008)
  20. Portugheis, 2010, pp. 135-142.
  21. «La Plaza de Mayo tuvo 308 muertos». Crítica Digital. 17 de junio de 2009. Archivado desde el original el 18 de junio de 2010. Consultado el 17 de junio de 2009. 
  22. Borges, Jorge Luis: Obras completas: 1952-1972 (pág. 391), Costa Picazo, Rolando; y Irma Zangara. Buenos Aires: Emecé, 2009.
    Como resultado de los hechos, hubo más de doscientos muertos y ochocientos heridos, la mayoría de ellos civiles.
    Jorge Luis Borges
  23. Ruiz Moreno, 157
  24. Arnaudo, p. 178
  25. Marta Lonardi, Mi padre y la revolución del 55', página 59
  26. Julio Godio, La caída de Perón: de junio a setiembre de 1955, p. 133
  27. Arnaudo, p. 146
  28. Arnaudo, p. 148
  29. César Tcach Abad, Sabattinismo y peronismo: partidos políticos en Córdoba, 1943-1955, páginas 250 a 254
  30. http://www.lanueva.com/notas-y-comentarios/865582/comandos-civiles.html
  31. Susana Bianchi, Catolicismo y Peronismo - Religión y política en la Argentina 1943-1955, Editorial Prometeo, 346 páginas.
  32. Ruiz Moreno, 101-102
  33. Ruiz Moreno, 156
  34. La Violencia Evangelica de Horacio Verbitsky Editorial: Sudamericana I.S.B.N : 9789500729185, p 123/124
  35. «Mariano Grondona podría ser juzgado por crímenes de lesa humanidad». En: DERF Agencia Federal de Noticias, 26 de febrero de 2008. Consultado el 19 de marzo de 2012.
  36. Micaela Baldoni; Gabriel Vommaro (agosto de 2011). «Bernardo y Mariano: las transformaciones del periodismo político en Argentina, de los años ochenta a los años noventa». XIII Jornadas Interescuelas Departamentos de Historia. Consultado el 24 de enero de 2013. 
  37. Prado, Javier (2010). Historia del gorilismo. Desde 1810. http://books.google.com.ar/books?id=rErti2XIZJsC&pg=PA147&lpg=PA147&dq=Comandos+Revolucionarios+Civiles+mariano+grondona&source=bl&ots=fHodu4X5Tc&sig=SgNf6btiLLAloT5A_eRUvoCi63E&hl=es-419&sa=X&ei=r6YAUYTHCJLw8AT2jIHwCg&ved=0CEoQ6AEwAg#v=onepage&q=Comandos%20Revolucionarios%20Civiles%20mariano%20grondona&f=false: Graficar. ISBN 978-987-05-8586-2. 
  38. Arnaudo, p. 195
  39. Arnaudo, p. 159
  40. Arnaudo, p. 147-148
  41. Arnaudo, p. 158-159
  42. a b c d Arnaudo, p. 194
  43. Daniel Gutman, Tacuara: historia de la primera guerrilla urbana argentina, página 47. Editorial Vergara, 2ª Ed, Buenos Aires, 2012.
  44. Patricio Downes, La noche en que quemaron las iglesias, Diario Clarín, 2 de septiembre de 2001.
  45. Ruiz Moreno, 419
  46. Horacio Verbitsky, La Violencia Evangelica, Editorial: Sudamericana, p. 123/124. ISBN 9789500729185
  47. Ferioli, Néstor. “La Fundación Eva Perón”. Vol 1. Centro Editor de América Latina Buenos Aires, 1990.
  48. “La Violencia Evangélica de Lonardi al Cordobazo (II)”. Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 2008.
  49. Chaves. El primer asesinato de la Revolución Libertadora Ene, 2015, Editorial CTA