Castillo San Felipe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Castillo San Felipe es una obra de arquitectura militar, también conocida como Castillo Libertador, localizada en la base naval Agustín Armario de Puerto Cabello, Venezuela. La realización fue propuesta por el Gobernador de la Provincia de Venezuela, Don Lope Carrillo de Andrade Sotomayor y Pimentel en 1729. Fue construido en el período comprendido entre 1732 y 1741 en honor al rey de España Felipe V de Borbón. Su objetivo principal era proteger el puerto y las mercancías de la Real Compañía Guipuzcoana, que manejó por muchos años el monopolio comercial entre Venezuela y España. Era la época de la piratería y las pugnas entre España, Holanda, Francia e Inglaterra por el dominio de los mares. Este castillo sirvió como refugio de la ciudad en el período colonial y junto al Fortín Solano formaba parte de un complejo sistema de fortificaciones similar, aunque a menor escala, al de Cartagena de Indias en Colombia.

Historia[editar]

Castillo San Felipe de Puerto Cabello.

Entre los hechos históricos que ocurrieron en el castillo se citan los siguientes:

El Comodoro británico Charles Knowles (1704-1777) fue el primero en comandar un ataque naval al castillo en 1743 en el marco de la Guerra del Asiento. Desde el 4 de abril hasta el 13 de mayo de 1743, en que la nave insignia de la escuadra se aleja, fue un constante bombardeo, desembarque de tropas, canje de prisioneros y hasta permiso a los ingleses para la toma de agua en la desembocadura del río Borburata. Durante este ataque los ingleses dispararon un aproximado de 900 bombas, de las cuales impactaron 40 en el castillo, aunque el daño en las murallas, cuarteles y baterías no fue proporcional al inclemente bombardeo. El ataque ingles dejo 30 muertos, entre los que se cuenta el Condestable del castillo y 60 heridos.

En la noche del 24 al 25 de octubre de 1799, seis botes y lanchas procedentes de la fragata inglesa HMS Surprise asaltaron el navío Santa Cecilia (antes HMS Hermione) que los amotinados habían entregado a los españoles. La sorpresa fue total y el bombardeo de las piezas del castillo fue inefectivo; los escasos soldados de guardia fueron fácilmente arrollados, el capitán Hamilton y sus hombres se apoderaron del alcázar del barco y cerraron las escotillas, dejando la tripulación -aún somnolienta- encerrada y limitándose a pegar tiros y sablazos a los confinados. Eso explica que los españoles sufrieran 119 muertos y 57 heridos. Sin embargo, los ingleses no tuvieron una sola baja, únicamente 12 heridos, entre ellos el capitán Hamilton.

El alzamiento del subteniente Francisco Fernández Vinoni, cuando el 30 de junio de 1812, armó a los prisioneros españoles del castillo al mando del coronel Simón Bolívar, iza el pabellón real y bombardea la ciudad de Puerto Cabello ocasionando la pérdida de la Primera República.[cita requerida]

Allí estuvo preso el Generalísimo Francisco de Miranda antes de ser enviado a Cádiz vía Puerto Rico. A principios de 1813 escribe desde su celda un memorial a la Real Audiencia de Caracas exigiendo el cumplimiento de la capitulación de San Mateo de 1812.

El 17 de septiembre de 1814 fue fusilado Vicente Salias, que según la tradición fue el autor de la letra del himno nacional de Venezuela.

Luego de la batalla de Carabobo de 1821, el batallón realista Valencey en heroica retirada se refugió en el castillo, el cual fue el último reducto español en territorio venezolano.

En 1822, asume el mariscal de campo Francisco Tomás Morales el mando supremo de la fortalezas de Puerto Cabello y el brigadier Sebastián de la Calzada fue nombrado segundo jefe. A partir del 3 de agosto de 1823 y como consecuencia de la capitulación de Morales ante los republicanos en Maracaibo, Calzada quedó como último comandante en jefe de la fortaleza, cargo que desempeñó hasta el 10 de noviembre del mismo año cuando capituló sus fuerzas ante el caudillo venezolano José Antonio Páez.

El 3 de noviembre de 1835, Paéz decretó el indulto para los principales jefes de la Revolución de las Reformas, que aun combatían en oriente. La mayoría de los rebeldes cesaron la lucha, pero el 17 de diciembre de 1835, un grupo de reformistas bajo el mando de Blas Bruzual y Pedro Carujo tomó la plaza de Puerto Cabello y declaró el puerto en estado de sitio. Páez y el general León de Febres Cordero intervinieron en los combates en los cuales tanto Bruzual como Carujo fueron capturados el 24 de diciembre de 1835. Carujo fue herido, y como consecuencia de la infección murió en Valencia mientras que Bruzual fue encarcelado y luego escaparía para dirigirse a Colombia. Finalmente, con el control de Maracaibo el 1 de enero de 1836, y luego con la rendición del castillo Libertador el 1 de marzo de 1836, llegaba a su fin la contienda armada

Cuando estalló la Guerra Federal, la escuadra española al mando del almirante Casto Méndez Núñez negándose a reconocer el bloqueo que practicaban los insurgentes, con arreglo al derecho internacional, penetró en la rada del puerto y protegió los bienes y vidas de los extranjeros.

El general Venancio Pulgar es encarcelado en el castillo, luego de la intentona de independizar al estado Zulia de Venezuela en 1869. Pulgar logra subvertir a la guarnición que configuraba el último bastión contra el recién instaurado gobierno de Antonio Guzmán Blanco.

En 1902, tanto la fortaleza, como el fortín Solano y hasta el mismo Puerto Cabello fueron objeto de los ataques de las baterías del acorazado inglés HMS Charybdis y el crucero alemán Vineta por incumplimiento de pagos de deudas a estas potencias europeas durante el gobierno de Cipriano Castro.

En la época de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez, el castillo fue convertido en cárcel donde estuvieron ilustres personajes disidentes como el general José Manuel "Mocho" Hernández (1853-1921), el escritor José Rafael Pocaterra (1888-1955), el general Ramon Cecilio Farreras, el general José Rafael Gabaldón (1882-1975), el anarquista Biófilo Panclasta (1879–1943), el tribuno Jóvito Villalba (1908-1989), el caudillo Juan Pablo Peñaloza, el líder estudiantil Rómulo Betancourt (1908-1981), el escultor Alejandro Colina (1901-1976) y el poeta Andrés Eloy Blanco (1897-1955) quien escribió su obra poética Barco de piedra mientras duró su encierro y con este nombre aludía a la forma alargada del castillo - prisión rodeada del mar.

El 2 de junio de 1962, Puerto Cabello fue escenario de una cruenta lucha entre tropas leales al presidente Rómulo Betancourt y fuerzas sublevadas de la base naval con apoyo de civiles y guerrilleros. Este hecho, que convirtió a la ciudad en campo de batalla, se conoce como El Porteñazo. Finalmente, el día 3 de junio, el Ministerio de Relaciones Interiores anunció que desde el amanecer, las Fuerzas Armadas leales al gobierno habían puesto fin a la rebelión con un saldo de más de 400 muertos y 700 heridos. Tres días después, luego de ser capturados los jefes del alzamiento, cae el último reducto de los insurrectos, el Fortín Solano.

Actualmente el acceso a la fortaleza está restringido al público, por encontrarse dentro de la base naval Agustín Armario.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]