Balón de fútbol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un balón actual, con granos.
Balón de tiento, se usó hasta 1934.
Santiago (1963), el primero producido por Adidas, fue un balón sin tiento, usados hasta 1986.
Adidas Telstar (1970), primer balón blanco.
Adidas Azteca (1986), primer balón sintético.

El balón de fútbol utilizado en competiciones oficiales es regulado en sus medidas por la FIFA. Tiene forma de esfera en un 99.9%, una circunferencia de 69 centímetros y pesa 440 gramos.

Historia[editar]

Evolución[editar]

En 1963 la compañía alemana Adidas comenzó a fabricar balones de fútbol.[1]

Actualidad[editar]

En 1990 se creó el Adidas Etrusco Único que fue el primer balón 100% impermeable, se solucionó así el último problema de la pelota. Desde entonces los fabricantes buscaron obtener la máxima circunferencia del balón y lo consiguieron para la Copa Mundial de Fútbol de 2010, con la Adidas Jabulani. Sin embargo este logro complicó el juego de los futbolistas, especialmente el de los guardametas, que tardaron en acostumbrarse a los cambios bruscos en la dirección del balón a causa del mejor efecto.[2]

En el presente la circunferencia del balón es del 99.9% y posee granos para una mejor adherencia en los cabezazos, una tecnología creada por Adidas en 1991 para el balón de rugby, pero recién aplicada en la actualidad.

Copa del Mundo[editar]

Reglamento[editar]

Aunque al balón de fútbol se le llama “esférico”, los balones de fútbol más comunes son icosaedros truncados con 12 pentágonos y 20 hexágonos regulares. Las caras no son completamente planas, si no ligeramente curvas.

La FIFA define tres niveles de calidad diferentes para los balones de fútbol:

  • Aprobado por la FIFA
  • Inspeccionado por la FIFA
  • Balón Internacional Estándar

Todos los balones utilizados en competiciones oficiales han de incluir uno de estos tres sellos. Siendo FIFA Approved (Aprobado por la FIFA) la certificación más exigente de las tres. Para obtener alguna de estas, los balones han de superar un análisis de laboratorio. En dicho análisis se evalúa su peso, circunferencia, esfericidad, pérdida de presión, absorción de agua y su rebote.[3]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]