Atribución del reciente cambio climático

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emisiones per capita de gases de efecto invernadero por país incluyendo cambios en el uso de la tierra, 2000

La atribución del reciente cambio climático es un proyecto científico que pretende conocer los mecanismos responsables de los cambios recientes observados en el clima de la Tierra. Las investigaciones se han centrado en los cambios observados durante el período de registro instrumental de temperaturas, cuando los registros son más fiables, sobre todo en los últimos 50 años, período en el que la actividad humana ha tenido un crecimiento más rápido y las observaciones sobre la alta atmósfera han podido realizarse y por tanto están disponibles.

Causas del cambio climático atribuibles a la actividad humana[editar]

Los mecanismos dominantes de atribuición al reciente cambio climático serían el resultado de la actividad del humano. Ellos son:[1]

La atribución del reciente cambio de fuerzas antropogénicas se basa en los siguientes factores:

  • El cambio observado no es consistente con la variabilidad natural
  • Forzamientos naturales conocidos que, en todo caso, serían negativos en este período
  • Forzamientos antropogénicos conocidos son coherentes con la respuesta observada
  • El patrón del cambio observado es compatible con el forzamiento antropogénico

Los recientes reportes del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) han concluido que:

  • "Es muy probable que la mayoría del aumento observado en las temperaturas medias mundiales desde mediados del siglo 20 se debería al aumento observado en las concentraciones de gases de invernadero antropogénicos."[2] ; Es muy poco probable (<5%) que el patrón global de calentamiento durante el último medio siglo se pueda explicar sin forzantes externos (i.e., es incompatible con que fuera el resultado de la variabilidad interna), y muy poco probable que esto se deba solamente a causas naturales conocidas externas. El calentamiento se produjo en océanos y atmósfera y tuvo lugar en un momento en que los factores forzantes naturales externos probablemente habrían producido enfriamiento. [1]
  • "De nuevas estimaciones de los combinados forzantes radiativos antropogénicos debido a gases de invernadero, aerosoles, y cambios en el uso de la tierra, siendo extremadamente posibles que las actividades humanas han ejercido una considerable influencia en el calentamiento neto del clima desde 1750."[1]
  • "Es virtualmente cierto que los aerosoles antropogénicos producen forzantes radiativos (influencia enfriante) negativos netos, con una magnitud mayor en el Hemisferio Norte que en el Sur.[1]

El panel, representando el consenso de la comunidad científica, define "muy probable" , "extremadamente probable", y "prácticamente cierto" al indicar probabilidades mayores a 90%, 95%, y 99%, respectivamente.[1]

Atributos claves[editar]

Gases de invernadero[editar]

Base de datos de emisiones del "Global Atmospheric Research" versión 3.2, fast track 2000 project

El consenso científico ha identificado al dióxido de carbono como el dominante forzante gas de invernadero. (El máximo dominante gas de invernadero es el vapor de agua. El vapor de agua, tiene una muy corta vida atmosférica (cerca de 10 días) y está casi en un equilibrio dinámico en la atmósfera, por lo que no es un gas forzante en el contexto del calentamiento global.[3] ) El metano y el óxido nitroso son también grandes contribuyentes forzantes al efecto invernadero. El protocolo de Kioto los lista junto con hidrofluorocarbonos (HFCs), perfluorocarbonos (PFCs), y hexafluoruro de azufre (SF6),[4] que son totalmente artificiales (es decir, antropogénicos) los gases que también contribuyen al forzamiento radiativo en la atmósfera. La gráfica muestra los atributos de gases de efecto invernadero antropogénicos, con las emisiones contaminantes de ocho sectores principales de la economía, de los cuales los contribuyentes más importantes son la generación de energía eléctrica (agravado en su % destinado a la industria de armas) (muchas de las cuales queman carbón u otros combustibles fósiles), procesos industriaes (como las producciones de aviones supersónicos, cemento como los contribuyentes dominantes[5] ), transporte combustibles (generalmente combustible fósil), y productos de la agricultura (principalmente metano de los rumiantes y óxido nitroso por el uso de misiles, lanzaderas espaciales, fertilizantes).

Uso de tierras[editar]

El cambio climático es atribuido al uso de la tierra por dos razones principales. Mientras el 66% de las emisiones antropogénicas de CO2 en los últimos 250 años resultan del quemado de combustibles fósiles, 33% por cambios en el uso de la tierra, primariamente deforestación.[5] La deforestación reduce tanto la cantidad de CO2 absorbido por las regiones deforestadas y lanza gases de invernadero directamente, junto con aerosoles, a través de la quema de biomasa que frecuentemente los acompaña. La segunda razón del cambio climático ha sido atribuido al uso de las tierras sobre el albedo terrestre que se altera frecuentemente por el uso, que acompaña a los forzantes radiativos. Este es un efecto más significativo localmente que globalmente.[5]

Ganadería y uso de la tierra[editar]

Mundialmente, la ganadería ocupa el 70% de todas las tierras usadas en agricultura, o 30% de la tierra libre de hielo de la Tierra.[6] Los científicos atribuyen más del 18% de gases de invernadero antropogénicos a las emisiones de la ganadería y a actividades relacionadas a la ganadería tales como la deforestación e incrementando las prácticas más intensivas de consumo de combustibles.[6] Las atribuciones específicas del sector ganadero incluye:

Aerosoles[editar]

En ingeniería ambiental, se denomina aerosol a una mezcla heterogénea de partículassolidas o líquidas suspendidas en un gas. El término aerosol se refiere tanto a las partículas como al gas en el que las partículas están suspendidas. El tamaño de las partículas puede ser desde 0,002 µm a más de 100 µm, esto es, desde unas pocas moléculas hasta el tamaño en el que dichas partículas no pueden permanecer suspendidas en el gas al menos durante unas horas.[7]

Los efectos de los aerosoles sobre el clima son, casi con seguridad, de enfriamiento. El IPCC estima su forzamiento radiativo en -0.50±0.40Wm-1.[8]

Attribuciones del cambio climático en el s. XX[editar]

Plantilla:IPCC

Un modelo climático global de reconstrucción de cambio de Tº durante el s. XX, a resultas de cinco factores forzantes estudiados y el monto de cambio de Tº atribuido a cada uno.

Detección vs. atribución[editar]

Literatura científica y opinión[editar]

Hallazgos que complican la atribución del CO2[editar]

A veces el calentamiento lidera el incremento de CO2[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Otras lecturas[editar]

  • RealClimate - Le Quéré, How much of the recent CO2 increase is due to human activities?, 2005

Enlaces externos[editar]