Apropiación cultural

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los tatuajes que se hacen llamar tribales suponen un claro ejemplo de apropiación cultural desde Occidente. Sólo se atiende a la mera estética del tatoo, sin importar el verdadero origen del icono ni su significado para la comunidad a la que se supone que hacen referencia con el adjetivo "tribal", generalmente mal entendido.

La apropiación cultural es un fenómeno sociológico consistente en la adopción de elementos de culturas ajenas y su incorporación, generalmente de manera precipitada y poco reflexiva, a la cultura propia. Está basada en el valor de lo exótico, un valor en alza fundamentalmente en el mundo occidental. Puede considerarse una consecuencia de los procesos de globalización, y generalmente parte de falsos planteamientos etnocentristas. Frecuentemente, es realizada por una cultura dominante, occidental y urbana, que es la que absorbe los elementos de otras culturas, sin recibir su aprobación o conocimiento. Esto se da sin un consentimiento, comunicación intercultural o conocimiento mutuo, por lo que no puede hablarse de sincretismo (en este hay una coexistencia de ambas culturas que favorece los procesos de asimilación y acomodación). Entre sus consecuencias negativas, favorece la creación de estereotipos. Favorece también la aculturación, tanto de la cultura dominante o absorbente como de la cultura originaria, al popularizar el conocimiento de esta última fuera de su contexto original, a veces a través de la creación de modas, nuevas estéticas o conductas, basadas en intereses económicos o de control social.

Al mismo tiempo, crea controversias basadas en su inevitabilidad, y a la idea de que contribuye a la diversidad, a la libertad de expresión o al diálogo entre culturas. Es un tema de debate actual en sociología, folklore, etnografía, antropología cultural y otros campos. En ocasiones la cultura originaria no tiene medios de visibilidad (por ejemplo, acceso a internet) para reclamar la autenticidad del recurso cultural expoliado o manipulado. Se trata, por lo tanto, de una forma de expolio del[1]patrimonio cultural inmaterial.

Los elementos tomados suelen ser físicos u objetos, debido al alto nivel fetichista, iconográfico y simbólico de los seres materiales, y a la preferencia materialista en el mundo occidental por el culto al objeto. Entre estos, cabe citar: iconografía (ej.: cultura creada en la moda new-age), arte, tatuajes[2]​ (ej.: los mal llamados "tatuajes tribales"), maquillajes, decoración, indumentaria (tradicional o moderna), elementos gastronómicos...

En caso de ser cultos o rituales, puede tratarse de deportes, idiomas, elementos lingüísticos, saludos, bailes, festividades, prácticas religiosas o espirituales, músicas tradicionales... En ambos tipos, da lugar al rechazo por parte de las culturas originarias y a la creación de sobrenombres críticos con la cultura absorbente, como es el caso de "plastic Paddy" referido a las personas que imitan la cultura tradicional irlandesa adoptando únicamente ciertos elementos superficiales o meramente festivos, sin conocimiento profundo del devenir de su tradición.

Referencias[editar]

  1. Díaz Viana, Luis. Patrimonio cultural inmaterial. 
  2. Velasco Maillo, Honorio M. Cuerpo y espacio: símbolos y metáforas, representación y expresividad en las culturas. p. 71.