Amadeus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Amadeus (película)»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Amadeus es una película estadounidense de 1984, categorizada como película de culto en el estilo de cine de época. Fue dirigida por Miloš Forman y está vagamente basada en la vida de los compositores Antonio Salieri y Wolfgang Amadeus Mozart; cabe aclarar que la supuesta rivalidad entre Mozart y Salieri es un recurso literario trasladado al guión cinematográfico y que no tiene ningún fundamento histórico. El guión es una adaptación de la obra de teatro Amadeus, de Peter Shaffer.

La película recibió 40 premios, entre ellos: ocho Premios Óscar, cuatro British Academy Film Awards, cuatro Golden Globes y un DGA Award. En 1998, el American Film Institute situó la película Amadeus en el rango nº 53 en su lista de las 100 películas más representativas del cine estadounidense.

Argumento[editar]

Mozarts letzte Tage ("Últimos días de Mozart"), de Hermann von Kaulbach (1873).

La película cuenta la vida de Wolfgang Amadeus Mozart (Tom Hulce) narrada por Antonio Salieri, el antagonista del filme (F. Murray Abraham). La historia, que no es lineal, comienza cuando el ya anciano Salieri intenta suicidarse tras haberse confesado culpable del asesinato de Mozart, que no habría muerto por causas estrictamente naturales. Los criados de Salieri, tras derribar por la fuerza la puerta tras la cual se encontraba el ensangrentado y moribundo anciano, inician un traslado de urgencia del cuerpo a un sanatorio. Allí, ante la amenazante posibilidad de que este volviese a intentar quitarse la vida, un joven sacerdote es enviado a su alcoba para escuchar su confesión. El padre, apellidado Vogler, pronuncia una frase conocida y usada incluso a día de hoy por los religiosos: «Todos los hombres son iguales ante los ojos de Dios». Esta afirmación inofensiva desencadena el más profundo rencor de Salieri, quien responde sarcástico: «¿Lo son...?». A raíz de esta frase, decide contar la historia sobre sus gloriosos años en la corte del emperador de Austria. Un relato plagado de celos, mediocridad y también una admiración enfermiza. Un ambicioso Salieri, aún en edad adolescente, hizo un pacto con Dios; el chico le entregaría su castidad y su afán de trabajo a cambio de que le fuera concedido un gran talento musical para poder glorificar al creador con sus composiciones.

En la etapa inicial de la narración, Salieri todavía no había conocido personalmente a Mozart, pero sí que había oído hablar de él y también era seguidor de su música. Antonio Salieri admiraba las composiciones de Mozart y estaba más que emocionado ante la posibilidad de poder conocerle durante un salón literario al que había sido invitado y en el que se interpretarían algunas de las obras de Mozart bajo la batuta del mismísimo compositor. Sin embargo, cuando finalmente encuentra a Wolfgang, Salieri queda decepcionado ya que su vulgar personalidad no concuerda con la grandeza de sus piezas. De hecho, la primera vez que comparte espacio con Mozart, encuentra al joven arrastrándose por el suelo y jugando (persiguiéndola y haciendo chistes obscenos, usando las palabras al revés) con su futura esposa, Constanza Weber.

Salieri, que había sido católico devoto durante toda su vida, no puede soportar que Dios haya elegido a un ser que él considera despreciable y no a él como receptáculo de un don tan puro, por lo que termina renunciando a su religión y fundiéndose con su funesta ambición frustrada, ya imposible de ignorar. A partir de una cadena de desafortunados sucesos que enlazan a ambos personajes, Salieri decide hacer todo lo que esté en su poder para dinamitar la imagen de Mozart, a quien admira y detesta a partes iguales.

Durante el resto de la película, Salieri se hace pasar por amigo de Mozart mientras a sus espaldas se esfuerza por destruir la reputación del compositor y mermar poco a poco el éxito de sus piezas. En muchas ocasiones, la intervención del propio Salieri ante el emperador José II es lo único que permite que Mozart, por quien siente simpatía, logré sobrevivir.

La historia, que inicialmente se muestra cómica, brillante e incluso entrañable, adquiere tintes cada vez más oscuros a medida que Salieri destruye cada hilo que unía a Mozart a la vida: un matrimonio que había sobrevivido a la oposición de ambas familias, una reputación labrada desde su tierna infancia y por último su salud, tanto física como mental.

La película concluye con una secuencia del entierro del incomprendido genio, desprovisto de toda identificación, en una fosa común. Diluvia alrededor y los únicos que quedan para verlo partir en coche rumbo al panteón son Constanza y el propio Salieri, las dos personas que lo amaron. Constanza a su persona y Antonio Salieri a su irrepetible estrella.

Reparto[editar]

Producción[editar]

Amadeus fue inicialmente una obra teatral escrita por el dramaturgo británico Peter Shaffer en 1979. Fue estrenada en Londres, con Paul Scofield como Salieri y Simon Callow como Mozart.

Ian Mckellen ganó el premio Tony como Salieri y Tim Curry fue candidato en 1980 como Mozart. En el año 2000 la obra fue repuesta, siendo nominado el actor David Suchet como mejor actor.

En 1981, Miloš Forman asistió a la puesta en escena de Amadeus en Broadway y abandonó el teatro desencantado. Forman odiaba las películas y obras biográficas de músicos debido a que las hallaba profundamente aburridas. Sin embargo, tras presenciar el primer acto, Forman se acercó a un nervioso Peter Shaffer (quien conocía la trayectoria de Forman y sabía que él se encontraba en la función) y emocionado, le comentó: «Si el segundo acto es tan bueno como el primero, haré la película». El resto, es historia. Tanto Peter Shaffer como Miloš Forman trabajaron en conjunto durante cuatro exhaustivos meses del 1982 en la redacción del guión aunque los créditos finalmente reconocen sólo a Shaffer como guionista.

El libreto teatral difiere en dos aspectos muy importantes para la película:

  • Salieri habla al público y no a un sacerdote cuando narra su historia.
  • La ausencia de música.

Miloš Forman descubrió acertadamente mientras trabajaba el guión con Shaffer que la versión cinematográfica contaba en el momento con un tercer personaje: la propia música de Wolfgang Amadeus Mozart. Forman sugirió a Shaffer extender el guión, mostrando ahora escenas completas de las óperas y música de Mozart para que éstas ilustraran aún mejor la intrincada trama dando por resultado una película con un guión tan sólido en el texto como efectivo en su función de espectáculo cinematográfico.

Premios[editar]

Oscar 1984[editar]

Mejor película Ganadora
Mejor director Miloš Forman Ganador
Mejor actor F. Murray Abraham Ganador
Mejor actor Tom Hulce Candidato
Mejor guion adaptado Peter Shaffer Ganador
Mejor fotografía Miroslav Ondrícek Candidato
Mejor montaje Nena Danevic
Michael Chandler
Candidatos
Mejor dirección artística Patrizia Von Brandenstein
Karel Cerny
Ganadores
Mejor diseño de vestuario Theodor Pistek Ganador
Mejor maquillaje Paul LeBlanc
Dick Smith
Ganadores
Mejor sonido Mark Berger
Tom Scott
Todd Boekelheide
Chris Newman
Ganadores

Golden Globe 1985[editar]

Mejor actor en un largometraje - drama F. Murray Abraham Ganador
Mejor director Miloš Forman Ganador
Mejor largometraje teatral Ganador
Mejor guión Peter Shaffer Ganador
Mejor actor en un largometraje - drama Tom Hulce Nominado
Mejor actor de reparto Jeffrey Jones Nominado

Localizaciones[editar]

  • Amadeus fue rodada principalmente en Praga, la capital de la República Checa, que en palabras del mismo Forman «conservaba el sabor del siglo XVIII gracias a la ineficacia comunista». Viena también fue parte de los escenarios. Las escenas de ópera se filmaron en el Teatro Estatal checo, el lugar en el que Mozart estrenó su ópera "Don Giovanni".
  • Las escenas del manicomio donde es ingresado Salieri se rodaron en el Museo de las armas de Praga.
  • Las escenas de palacio fueron rodadas en el del arzobispo de Salzburgo y el resto de imágenes, en las calles de la misma ciudad.

La leyenda sobre la muerte de Mozart[editar]

El argumento de la película de Miloš Forman gira en torno a Mozart, Salieri y sobre la leyenda romántica de la muerte de este primer compositor. En la vida real, Salieri ni siquiera llegó a presenciar la muerte de Mozart. Es cierto, sin embargo, que Mozart recibió el encargo de componer una misa de réquiem, el Réquiem K.626, que no conseguiría terminar debido a su enfermedad. Las circunstancias un tanto misteriosas bajo las que nació la obra han dado origen a una gran cantidad de leyendas románticas.

Estudios recientes han arrojado luz sobre este misterio. Lo cierto es que un conde, Franz von Walsegg, que era un gran aficionado a la música y solía ofrecer veladas musicales en su casa hizo el encargo del réquiem.

El 14 de febrero de 1791 murió la joven esposa del conde, que no había cumplido aún los 21 años. En honor a ella, el conde Franz quiso hacer componer un réquiem especial que se estrenaría en su casa en el funeral. Así, él mismo encargó a uno de sus criados que fuera a hacerle esta oferta a Mozart pero quiso conservar todo el asunto en silencio. Esto explica que el sirviente del conde apareciera tapado y encapuchado cuando acudía a la casa del compositor. Al final se descubrió que el conde pretendía proclamarse como único autor de la composición funeraria que había encargado y, así, cubrirse de gloria frente a sus colegas.

Mozart inició la composición durante sus últimos meses de vida e incluso llegó a creer que escribía el réquiem para su propio funeral a causa de los delirios de la enfermedad, que le hacían creer que la Muerte le había concedido un aviso para que pudiese componer su última pieza musical.

Comenzó a empeorar rápidamente el 4 de diciembre de 1791 cuando estaba terminando el pasaje de ''Lacrimosa''. Ese mismo día, unos amigos se reunieron en su casa e interpretaron dicho pasaje acapella, estando el compositor en cama. Al día siguiente, murió plácidamente en su lecho a los 35 años. Según los doctores y los informes de la época, murió de fiebre reumática aguda aunque entonces comenzó a circular el rumor de que había muerto envenenado por algún compositor envidioso, hecho que nunca se pudo demostrar.

El 6 de diciembre el cadáver fue bendecido en la catedral de Viena y a continuación fue llevado al cementerio de San Marcos, situado a 5 kilómetros de la ciudad, donde fue enterrado.

Su esposa Constanza no se preocupó por proporcionarle un nicho o tumba, debido a los aprietos económicos por los que pasaba su matrimonio. Cuando por fin quiso poner una tumba al cadáver de su marido, el sepulturero no recordó dónde lo había enterrado, misterio que aún hoy permanece sin resolver.

Mitos y realidades[editar]

Debe recalcarse que la intención tanto de Shaffer como de Forman no era hacer una biografía o documental sobre Mozart; por el contrario, la idea era crear una fantasía basada en un mito popular en los siglos XVIII y XIX (Mozart vs. Salieri) para así presentar el verdadero tema de la obra: el hombre en contra de Dios. De esta manera, la película construye un gran mito que para algunos seguidores de Mozart fue incluso ofensivo y se llegaron a realizar protestas en contra del papel que había tomado la productora ya que presuntamente habían contribuido a dañar la imagen de Mozart y degradarla del estatus de genio musical al de estúpido con suerte. Protestas aparte, lo cierto es que Amadeus muestra a un Mozart cinematográficamente apasionante y efectivo.

Algunas diferencias con la realidad son:

  • Antonio Salieri fue un músico muy respetable en Viena e incluso más aclamado que Mozart. Se consideraba a Wolfgang un músico sin reconocimiento y por ello, no podía conseguir trabajo tan fácilmente, además de que sus ideas novedosas no casaban con los intereses de la burguesía; esta situación llevó al Emperador José II de Habsburgo a mencionar que Mozart usaba demasiadas notas. Salieri, por su parte, solía reconocer abiertamente el trabajo de Mozart y no se sentía ni amenazado ni menospreciado por él. El mito de su enfrentamiento se crea a partir de que Leopold Mozart mencionara en una carta: <<Salieri y sus acólitos harían lo que fuese para que Mozart no triunfase en Viena».
  • Salieri no sólo no ofreció su castidad a Dios, como aparece en la película, sino que se casó con Therese von Helferstorfer, tuvo siete hijas y varias amantes entre las que se encontraba Caterina Cavalieri, que sí aparece en la película aunque lo hace como amante de Mozart.
  • El pequeño Salieri siempre fue introducido en la música siguiendo el ejemplo de su hermano mayor (que no se menciona en el filme). A diferencia del hostil trato e intereses del padre de Salieri a su hijo en la película, quien aparentemente odia la música, en la realidad su vocación fue apoyada y financiada por éste.
  • El sentido del humor agudo que Mozart tenía está documentado históricamente así como también su risa estruendosa de niño; sin embargo, aspectos como que Mozart formaba parte de la francmasonería no se mencionan en el filme.
  • Cuando en la película Wolfgang Amadeus Mozart se encuentra en una fiesta de disfraces y se le pide que toque algo de Händel, Mozart expresa que no le gusta, sin embargo el Mozart histórico era un gran admirador de Händel.
  • Después de que Mozart se casara con Constanza Weber, su padre Leopoldo (quien siempre se opuso al matrimonio de ambos) se limitó a mantener una comunicación con su hijo vía postal y jamás volvió a visitarlos.
  • Salieri difícilmente podía tener contacto con Mozart y aún menos con Constanza, por lo que nunca se relacionaron íntimamente como se retrata en el filme.
  • La composición de piano que Mozart interpreta al llegar ante el emperador José II y que supuestamente escribió Salieri, en realidad es de Mozart.
  • Emanuel Schikaneder buscó a Wolfgang para ofrecerle escribir La Flauta Mágica cuando éste vivía en tabernas de Viena y se encontraba solo, ya que Constanza se mudó un tiempo a Baden para cuidar su frágil salud, y no en el teatro donde se presentaba Schikaneder ante la oposición de Constanza; además, ambos músicos pasaban en el momento por una muy mala racha por lo que la asociación les vino de maravilla a ambos.
  • Mozart no solía escribir sobre una mesa de billar, aunque es acertado que las ideas le llegaban mientras jugaba con sus amigos a este tipo de juegos de precisión. Algo que no se menciona pero sí queda bastante explícito visualmente es que Mozart tenía cierta adicción a las apuestas, algo en lo que empeoraba su situación económica.
  • En la película, Mozart se muestra remiso a impartir clases; en la realidad esto sucedió de manera contraria ya que no podía permitirse el lujo de rechazar un sueldo que le era imprescindible.
  • En el filme, Mozart se desmaya y muere horas después del estreno de La Flauta Mágica. El Mozart histórico aparentemente sufrió un ligero desmayo durante el estreno de dicha ópera, sin embargo pudo terminar de dirigir el estreno, además de dar algunas presentaciones más él mismo durante unos meses antes de que caer en enfermo en la cama para nunca recuperarse. Murió tres meses después del estreno de su última ópera.
  • Fue Franz Xaver Süssmayr quien tomó dictado del Réquiem de Mozart mientras éste yacía en la cama y no Antonio Salieri.
  • Mozart murió tras una larga agonía que duró días siendo en sus últimas horas incapaz siquiera de hablar. Falleció acompañado de su médico, algunos alumnos y su esposa e hijos. Por lo tanto, en la vida real, Antonio Salieri no presenció la muerte de su contemporáneo.

Banda sonora[editar]

Sir Neville Marriner dirigió a la Academy of Saint Martin in the Fields en una completa banda sonora que contiene temas de Mozart, Pergolesi y Salieri. A continuación, entre otras, aparecen las piezas que muestra la película:

Referencias[editar]

  1. «Parents Guide for Amadeus (1984)». IMDb.com. Consultado el 26 de febrero de 2017. 
  2. a b «Amadeus (1984) - Financial Information» (en inglés). The Numbers. Consultado el 22 de diciembre de 2014. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]