Nerium oleander

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Adelfa»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Adelfa, Baladre
Nerium oleander flowers leaves.jpg
Nerium oleander
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN)
Taxonomía
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Gentianales
Familia: Apocynaceae
Subfamilia: Apocynoideae
Tribu: Wrightieae
Género: Nerium
Especie: N. oleander
L., Sp.Pl., vol.1, p. 209, 1753[2]
Sinonimia
[editar datos en Wikidata]
Flor de la variedad blanca. Las flores se ubican en inflorescencias cimosas corimbiformes terminales.
Detalle de la corola y de los órganos reproductores.

La adelfa (Nerium oleander), también conocida (entre otros nombres) como laurel de flor, rosa laurel, baladre o trinitaria, es la única especie aceptada perteneciente al género Nerium, de la familia Apocynaceae.

Etimológicamente, Adelfa deriva del griego Dafne, el Laurel, a través del árabe تفلة, al-defla. El nombre científico deriva del griego Nerion, origen del latín Nerium asociados a Nereo, dios del Mar y padre de las Nereidas. oleander: epíteto del latín Olea, ‘olivo’, por la semejanza de sus hojas y de dendron árbol.

Nerium oleander fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 1: 209. 1753.[1]

Descripción[editar]

Son árboles o arbustos de hasta 6 m de altura, perennifolios.

Las hojas son linear-lanceoladas o estrechamente elípticas, opuestas o verticiladas en número de 3-4, de 0,5-2 por 10-40 cm, con los nervios muy marcados, pecioladas, glabras.

Las inflorescencias, en cimas corimbiformes paucifloras, terminales, están compuestas por flores, bracteadas y pediceladas, tienen el cáliz más o menos rojizo, con lóbulos lanceolados, agudos, con pelos glandulares en su cara interna, ligeramente soldado en su base, y la corola rosa, rara vez blanca, con una corona multífida y del mismo color. Los estambres, con filamentos rectos, son glabros, con anteras sagitadas, densamente pubescentes en el dorso, con un dientecillo en la parte inferior de su cara ventral que se une a la base del estigma. El gineceo, con ovario pubescente y sin nectarios en la base, es cónico, pentalobulado, unido a las anteras y con el estigma recubierto de una densa masa gelatinosa.

El fruto consiste en 2 folículos de 4-16 por 0,5-1 cm, fusiformes, más o menos pelosos que permanecen unidos hasta la dehiscencia, pardos y con semillas de 4-7 por 1-2 mm, cónicas, densamente pelosas, pardas, con vilano apical de 7-20 mm del mismo color.[2]

Distribución y hábitat[editar]

Originariamente se encontraba en una amplia zona que cubría las riberas de la cuenca del mar Mediterráneo hasta China. Hoy en día ha sido introducida en muchas zonas de clima templado árido. Es frecuente en Argentina, en jardines y como valla mediana de separación en autopistas, como en California, España, Australia. Se ha introducido en países tropicales como Colombia, Venezuela y Panamá

Principios activos[editar]

Posee heterósidos cardiotónicos (0,05 a 0,01 %): oleandrina, oleandrigenina, deacetiloleandrina, etc., cuyas geninas son entre otras la digitoxigenina y la gitoxigenina, flavonoides: rutósido, nicotiflorina, ácido ursólico, heterósidos cianogenéticos. Sustancias resinosas y glucósidos cardíacos como el neriosido.

Oleandrina, una de las sustancias tóxicas presentes en la adelfa.

El compuesto más característico de la adelfa es la oleandrina, un glucósido con estructura esteroide, muy similar química y farmacológicamente a la Ouabaina y Digoxina, dos cardiotónicos ampliamente utilizados en la insuficiencia cardiaca.

La acción de oleandrina es doble: la interacción con la bomba Na + y K + de las células del músculo del corazón y la acción directa en la regulación nerviosa del tono vagal del latido del corazón.[3]

Las células cancerosas tienen una necesidad absoluta del buen funcionamiento de la bomba del sistema enzima Na+ K+ para su reproducción, este sistema es el blanco de nuevos medicamentos contra el cáncer, tal como la oleandrina de la adelfa, actualmente se están realizando pruebas en personas con resultados prometedores.[4]

Toxicología[editar]

Es una planta muy venenosa y totalmente desaconsejada para uso particular con acciones muy fuertes sobre el corazón en dosis pequeñas, por esta razón su uso debe estar sujeto a control médico.

En España la venta de esta planta al público, así como la de sus preparados, está prohibida por razón de su toxicidad y su uso y comercialización se restringe a la elaboración de especialidades farmacéuticas, cepas homeopáticas y a la investigación.

Las hojas son ricas en sustancias digitálicas de mayor actividad que en la "dedalera" (Digitalis purpurea) como la oleandrina muy activa, tanto que incluso las mieles procedentes de la libación de las abejas en sus flores, hacen las mieles tóxicas.[5]

La intoxicación por adelfa es parecida a la intoxicación digitálica, entre 4-12 horas.

Circunstancias de la intoxicación[editar]

En los países cuyo clima es propicio, hay muchas llamadas de casos de intoxicación a los centros especializados, muchas circunstancias podrían provocar intoxicaciones por hojas o por flores; consumo de carnes encertadas en ramas, inhalación de humos de maderas y hojas quemadas, y por mera confusión, ya que aparentemente las hojas de eucalipto son similares y estas se utilizan para infusiones, los niños accidentalmente también pueden ingerir las hojas, las flores o las semillas. Aunque la principal causa de intoxicación grave en el hombre, es el intento de suicidio.

Síntomas[editar]

Los primeros signos de intoxicación son gastrointestinales; náuseas y vómitos, con deposiciones diarreicas sanguinolentas. Le siguen signos neurológicos; vértigo, ataxia, midriasis, excitación nerviosa seguida de depresión, disnea, convulsiones tetaniformes. Y en seguida aparecen signos cardíacos; arritmia en aumento, aparece taquicardia, fibrilación auricular y bloqueo con parada cardíaca.

Tratamiento[editar]

El tratamiento seguido es, clásicamente, el de la intoxicación digitálica. Cuando aparecen trastornos cardíacos hay que evitar el lavado de estómago. Se puede utilizar carbón activo, sobre todo en los casos de intoxicación reciente. En los casos más favorables (hombres jóvenes, poca cantidad ingerida), la inyección de atropina basta para combatir la bradicardia y permite, en alguna horas, la vuelta a un ritmo miocárdico normal. En los casos más graves, se recurre a la adrenalina, y a la desfibrilación por choque electricon entre otros.

Intoxicación en otros animales[editar]

Las especies animales generalmente afectadas por su ingestión son los caballos, las vacas, ovejas y cabras. La sintomatología que se les produce es de debilidad, sudor, irritación bucal y estomacal, vómitos (no en caballos), diarreas, gastroenteritis con hemorragias, temblor, extremidades frías, coma y a continuación la muerte puede ser repentina.

Usos medicinales[editar]

En zonas rurales se preparaba una loción para uso externo como parasiticida contra la sarna utilizando las hojas frescas de adelfa mezcladas con miel y aplicada como ungüento.[cita requerida]

Otros usos[editar]

Gracias a su espectacular floración es una especie muy cultivada en jardines y medianeras de carretera. Actualmente existen numerosas variedades de jardinería, caracterizadas por tener flores con un número variable de pétalos y diferentes coloraciones que incluyen el rojo, fucsia, carmín, rosa, blanco y, más recientemente, el salmón y el amarillo pálido. También existe una forma con hojas variegadas verde-amarillas y una subespecie enana.

Depredadores[editar]

Las flores de la adelfa son fuente de alimentación para polillas como la "Esfinge de la Adelfa" (Daphnis nerii). Sus orugas se alimentan de sus hojas sin ser afectadas por las potentes sustancias tóxicas. También se ve atacada por el pulgón Aphis nerii.

Cultivo[editar]

Al tratarse de una planta de origen mediterráneo, es muy resistente a la sequía. Si se cultiva al aire libre y directamente sobre el suelo, excepto si se trata de un año muy seco, tiene bastante con el agua de la lluvia. Si, por el contrario, la cultivamos en maceta, la mejor manera de regar la planta es colocándole debajo un recipiente con agua y dejar que sea ella la que absorba la cantidad necesaria. En época vegetativa, primavera-verano, no deberíamos dejar que el suelo se secara completamente. En cambio, en invierno con un riego cada 15 días es suficiente. Para macetas de interiores es conveniente regar más abundante y pulverizar con cierta frecuencia.[6]

Obtenciones y cultivares derivados[editar]

A partir de la especie silvestre se han conseguido en los viveros mediante hibridaciones diferentes variedades de uso en jardinería.

Nombre común[editar]

  • Castellano: abelfa, aberfa, adelfa, adelfa/adelfes, aderfa, aelfa, baladre, balandre, berfa, delfa, edelfa, laurel rosa, laurel-rosa, laurel de jardín, narciso, rosa de berbería o simplemente berbería, rosalaurel, valadre, yerba mala. En cursiva los vocablos más corrientes.[7]

Curiosidades[editar]

En Japón, fue la primera planta en florecer después de la explosión de la 1.ª bomba atómica sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945.

En 1808 durante la Guerra de la Independencia Española, en un campamento los soldados de Napoleón asaron carne de cordero ensartando pinchos en estacas de adelfa. De los 12 soldados, 8 murieron y los otros cuatro quedaron seriamente intoxicados.[8]

Referencias[editar]

  1. «Nerium oleander». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 11 de mayo de 2014. 
  2. Nerium oleander en Flora Ibérica, RJB/CSIC, Madrid
  3. « Informaciones sobre la farmacología y la toxicidad de la adelfa (francés)»
  4. « [1]»
  5. Artículo sobre la adelfa, en la web Medizzine, revisado el 28 de marzo de 2012.
  6. Botanical Online
  7. Anthos, sistema de información sobre las plantas de España.
  8. "Le Livre des plantes médicinales et vénéneuses de France", A. Fournier, Paris, 1948

Bibliografía[editar]

  • Alonso, J.R. Tratado de Fitofármacos y nutracéuticos, 2a. ed. Ed. Corpus. Buenos Aires, 2004. ISBN 9789872029234.
  • Bolòs, Oriol; Vigo, Josep. Flora dels Països Catalans. Ed. Barcino. Barcelona, 1984. ISBN 9788472265974.
  • Bruneton, J. Plantas tóxicas: vegetales peligrosos para el hombre y los animales. Editorial Acribia. Zaragoza., 2000. ISBN 9788420009353.
  • Christoph Köchel: Oleander. Ulmer, Stuttgart 2000, ISBN 3-8001-6653-4
  • Gechtman C, Guidugli F, Marocchi A, Masarin A, Zoppi F, "Unexpectedly dangerous escargot stew: Oleandrin poisoning through the alimentary chain." J Anal Toxicol (2006) 30 (9) 683.
  • F. J. J. Pagen, Oleanders: Nerium L. and the oleander cultivars, Wageningen, Agricultural University, 1988. ISBN 9067541079.
  • G.López González.(2001) Los árboles y arbustos la Península Ibérica y Baleares. Ed.Mundi.Prensa
  • J.A.Devesa.(1995) Vegetación y Flora de Extremadura. Ed. Universitas
  • Ramon Folch i Guillèn. La vegetació dels Països Catalans; il·lustracions Eugeni Serra i Ràfols, Josep Nuet i Badia; pròleg D'Oriol Bolós.-Barcelona:IEC, 1981 ISBN 84-85256-20-4
  • Wolfgang Hensel. Plantas medicinales; Ediciones Omega, ISBN 978-84-282-1479-7.

Enlaces externos[editar]