Un cadáver a los postres

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un cadáver a los postres (Murder by Death) es una película norteamericana de 1976 en la que se combina el humor y el misterio.

Sinopsis[editar]

El millonario Lionel Twain (Truman Capote) invita a su mansión a cinco de los detectives más importantes del mundo: Jessica Marbles (Elsa Lanchester), Sidney Wang (Peter Sellers), monsieur Perrier (James Coco), Sam Diamond (Peter Falk) y Dick Charleston (David Niven). Ellos vienen acompañados respectivamente por su enfermera (Estelle Winwood), su hijo (Richard Narita), su chófer Marcel (James Cromwell), su secretaria (la Señorita Skeffington, interpretada por Eileen Brennan) y su esposa Dora (Maggie Smith). Un mayordomo ciego (Alec Guinness) les aloja en habitaciones infectas.

Durante la cena el anfitrión entra en escena y anuncia que a medianoche habrá un asesinato que deberán resolver a cambio de una bonita suma de dinero. Tras falsas pistas, Lionel Twain, el propio anfitrión, aparece con un cuchillo clavado en la espalda. Todos los detectives confinados en la casa, así como la Señorita Skeffington, mantenían una relación particular con el mismo.

Comentario[editar]

El dramaturgo Neil Simon pretendió escribir una obra que se burlase de las convenciones de las novelas de misterio. Para ello ideó una trama en la que unos cinco detectives se reunían en una caserón aislado, envuelto en una densa bruma, con la intención de resolver un asesinato. Se inspiró en Sam Spade, Hércules Poirot, Nick y Nora Charles, Miss Marple, Charlie Chan y, probablemente, en la novela de Agatha Christie Diez negritos.

Con ese planteamiento, Simon y el realizador Robert Moore procedieron a reproducir las situaciones características del género, dándoles la vuelta y mirando de frente el sustrato de unos personajes caracterizados por su vida frívola, sus adulterios convenientemente callados, una homosexualidad encubierta con la pose de tipo duro, una soledad y un deseo sexual sin parangón bajo la apariencia de respetables señoras, su tacañería...

Contando con cierta holgura de medios Anne Roth se encargó del vestuario y Dave Grusin de la banda sonora, Un cadáver a los postres está considerada un título de culto, en el que todo su elenco se prestó al tono paródico que merecía la ocasión.

Cabe señalar la originalidad de los títulos de crédito.

Curiosidades[editar]

  • En toda la película aparecen trece actores.
  • Una de las actrices, la cocinera, no pronuncia ni una sola palabra en toda la película a pesar de interpretar a uno de los personajes más carismáticos de la misma.
  • Al principio de la película se dice que Twain no tiene meñiques. Si se observa detenidamente la mano de Truman Capote, se puede ver que lleva prótesis para cumplir con este detalle.
  • En cierto momento, Sam Diamond dice que su hermano pequeño habría cumplido 60 recientemente. Obviamente esto es un chiste dentro del guion, ya que el personaje que lo dice dista mucho de tener esa edad.
  • El mayordomo se llama James Señor Benson Señora, y su padre Qué Raro Benson Señora.
  • Una escena eliminada de la película muestra a Sherlock Holmes (Keith McConnell) y el Doctor Watson (Richard Peel) llegando a la mansión cuando ya los demás invitados se están marchando.
  • La decoración de las habitaciones de los invitados (al menos en su mayoría) están inspiradas en sus respectivos países de origen (aunque monsieur Perrier sea en realidad belga y no francés).