Misterio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
¿Qué hace Dios cuando no se ocupa del mundo? Es el misterio por antonomasia.[1]

Misterio se define como algo muy difícil de entender, algo extraño e inexplicable de comprender o descubrir por lo oculto que está o por pertenecer a algún arcano.[2]

La necesidad del misterio y su explotación comercial[editar]

Muchos autores como Carl Sagan se han preguntado por qué la gente busca y crea misterios donde no los hay y no presta atención a otros reales e igual de fascinantes, según el autor.[3] A esta pregunta caben varias respuestas a falta, quizá, de teorías más firmes:

  • Para el historiador Adolfo Domínguez Monedero apunta que los misterios y su resolución es una parte importante del atractivo que desprenden ciertas disciplinas y ciencias, en concreto la Historia Antigua.[4] En esta misma línea de pensamiento se coloca el ya citado Sagan para quien la experiencia de descubrir algo no se olvida, aún siendo "la última persona en el mundo en descubrirlo". Por lo tanto la existencia de misterios es necesaria para obtener el placer del descubrimiento.[3]
  • Periodistas escépticos como Luis Alfonso Gámez, Javier Cavanilles o Mauricio-José Schwarz, entre otros, afirman que bajo muchos misterios, o falsos misterios, existe un afán de lucro por la comercialización de libros, revistas, pagos por entrada y otras prácticas. Sería el caso del origen del Sudario de Turín o las Caras de Belmez.[5]

Esta utilización del misterio o el falso misterio en bien de unos pocos, en ocasiones incluso por puro ego personal al aparecer en los medios, puede incluso ser negativo para la Ciencia y el Conocimiento, como afirma Robert Chapman refiriéndose a la arqueología:

"Una de las cosas fascinantes de la arqueología es que cada año otro grupo o individuo sin entrenamiento o conocimiento crítico de esta disciplina, se siente autorizado a emitir opiniones que llegan a programas populares de la televisión pero escandalizan y desalientan a los arqueólogos profesionales. Nosotros ni soñaríamos en marchar hacia terrenos como los de la ingeniería o la neurocirugía y manifestar haber hallado la solución a problemas que desconciertan a quienes investigan en esas disciplinas. Libros sobre continentes perdidos, sobre la Atlántida, sobre la adoración prehistórica de diosas, llegan a mucho mayor número de personas que nada de lo publicado por los arqueólogos profesionales. El pasado resulta así apropiado, nos guste o no, y deberíamos movilizarnos en favor de la racionalidad y de lo que sabemos y podemos demostrar sobre el pasado".

Robert Chapman[6]

Misterios teológicos[editar]

Los misterios teológicos suelen ser los menos discutidos, caso de:

Misterio e incógnita[editar]

La diferencia entre misterio e incógnita no está siempre clara, en muchos casos porque, como comenta Adolfo Domínguez, algunos de los llamados misterios en realidad son simples incógnitas.[4] Pese a todo se pueden apuntar algunos que pueden entrar en la categoría de misterio:

  • ¿Cómo se originó la vida? según biólogos como Antonio Lazcano, se ha conseguido demostrar la formación de moléculas a partir de los cuatro elementos activos más abundantes con el hidrógeno, como afirmaba Harold Clayton Urey. Stanley Miller obtuvo aminoácidos y bases partiendo de esas moléculas y Juan Oro obtuvo la adenina; pero todos los experimentos realizados después no han logrado pasar de la sopa prebiótica a cadenas de ARN y menos aún a proteínas ni ácidos nucleicos. Por el momento no se sabe si es porque intervinieron reacciones químicas aún desconocidas o por existir otros elementos pre-RNA.[5]
  • ¿Existe la llamada tumba-isla o Cámara de Horus que según historiadores clásicos como Herodoto afirmaron que existía dentro de la Gran Pirámide de Guiza?[7] Es un misterio al estar oculto por la propia estructura de la pirámide y haber fracasado, hasta el momento, todos los intentos por sondeo, radares o robóticos. Ninguno ha podido confirmar ni desmentir con pruebas la existencia o no de esa dependencia.
  • ¿Cual era la utilidad de Stonehenge? para Clews Everard[8] la finalidad del monumento enclavado en la llanura de Salisbury no ha conseguido ser explicada por ninguna de las múltiples teorías formuladas. Asimismo tampoco se sabe que grupo humano lo construyó ni las técnicas utilizadas, pese a que ciertas investigaciones en arqueología de reconstrucción parece aportar cierta luz.[9] Para la arqueóloga Julia Gardener el gran problema estriba en que la mayoría de las múltiples excavaciones realizadas no se registraron por distintos motivos, por lo tanto la información que se puede inferir del propio monumento sobre sus fines y constructores es muy escasa.
  • ¿Donde comenzó la oleada de los Pueblos del mar? Por el momento desconocido al tener los medios de datación, caso de los radiológicos, un margen de error de 80, superior a la duración de toda la oleada, por lo que hasta ahora no se puede saber si los hallazgos, textos y demás pruebas son de ese periodo, algo posteriores o algo anteriores.
  • ¿Donde está el sepulcro de Alejandro Magno? pese a la importancia que el hallazgo tendría para el pueblo Griego y Egipcio; las fuentes primarias de que se disponen no aportan datos sobre su localización tras el viaje desde Babilonia. Arqueólogos como Liana Sovalchis aún no han logrado demostrar que la tumba se haya el en oasis de Siwa según la leyenda local, como tampoco las excavaciones practicadas en Alejandría han podido aportar nada.
  • ¿Era otra persona quien escribía las obras de William Shakespeare? La idea de que una persona de origen humilde y con pocos o ningún viaje en su haber no podía haber escrito una obra así no ha podido ser probada. Pero las dudas de que una o más personas pudieran haber escrito todas o parte de sus obras aún permanece.
  • ¿Estuvo Cristóbal Colón en América antes de su primer viaje?[10] La vida de Colón presenta muchas dudas y enigmas, uno de ellos lo recogen las fuentes de la época al notar un conocimiento asombroso de los lugares recién descubiertos.
  • ¿Quién era Jack el Destripador? Al no emplearse en aquella época los análisis de sangre, ni el reconocimiento de ADN, ni el registro de las huellas dactilares, la propia Scotland Yard, acusada en su día de conocer al Destripador pero protegerle por ser una persona importante,[11] ha manifestado que la personalidad del asesino de Whitechapel nunca fue descubierta y permanece desconocida.
  • ¿Donde está la Cámara de Ámbar? Pese a que investigadores como Scott-Clark y Levy la dan por destruida los informes de su búsqueda redactados por los soviéticos se contradicen entre ellos y las indagaciones realizadas por la Stasi y la KGB no consiguieron llegar a ninguna conclusión[12]
  • ¿Quien era el asesino del zodiaco? pese a todos las investigaciones de huellas dactilares, caligrafía, balística e incluso ADN no existe un sospechoso único para los investigadores.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Misterio — tomo 14 de la Enciclopedia Larousse, Planeta de Agostini, Barcelona, 1984, ISBN 84-320-4274-9
  2. Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&TIPO_BUS=3&LEMA=arcana, Madrid, última visita 7/03/2007
  3. a b Carl Sagan, El mundo y sus demonios, Editorial Planeta, Barcelona, 1997, ISBN 84-08-02043-9
  4. a b Domínguez, Adolfo, Ulises. Buscando un mito en Ítaca, nº 95 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, septiembre de 2006, ISSN1579-427X
  5. a b Conferencias en vídeo, http://magonia.com/category/conferencias-en-video/, última visita 28/3/2010
  6. Robert Chapman, "Archaeologies of complexity", London, 2003, 9. [1]
  7. Jevenois, Pablo, el enigma de Keops, nº 83 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, julio de 2006, ISSN1579-427X
  8. Disputing Stonehenge: Law and Access to a National Symbol, http://www2.warwick.ac.uk/fac/soc/law/elj/eslj/issues/volume1/number2/articles/english/?textOnly=false, última visita 31/3/2010
  9. Universidad de Exeter, Discovering the secrets of Stonehenge, http://www.exeter.ac.uk/news/research/title,111303,en.html, 18/11/2010, última visita 25/11/2010
  10. Arranz, Luis, Un tal Cristobal Colón, descubridor, nº 91 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, junio de 2006, ISSN1579-427X
  11. Hernández Velasco, Irene, ¿Quien era Jack el Destripador, nº 44 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, junio de 2002, ISSN1579-427X
  12. Scott-Clark, Catherine y Levy, Adrian, La Cámara de Ámbar - la resolución de uno de los grandes misterios del siglo XX, Ediciones Destino, S.A., Barcelona, 2005, ISBN 84-233-3715-4

Enlaces externos[editar]