Pekinés (raza de perro)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pix.gif Pekinés (raza de perro)
Ejemplar adulto durante una exposición canina
Ejemplar adulto durante una exposición canina
Nomenclatura binominal Canis lupus
Otros nombres Peking Palasthund
北京犬
宮廷獅子狗
Spaniel chino
Región de origen Bandera de la República Popular China China
Características
Tipo Perro doméstico (canis lupus familiaris)
Tamaño Los perros deben parecer pequeños, pero ser sorprendentemente pesados cuando se les carga; la osamenta pesada y la estructura corporal fuerte son esenciales en la raza.
Peso El peso ideal no debe exceder los 5 kg (11 libras) en los machos y 5,4 kg (12 libras) en las hembras.
Pelaje Moderadamente largo, recto, abundante, no debe extenderse más allá de los hombros, formando una melena alrededor del cuello.
Ojos Limpios, redondos, oscuros y brillantes y no demasiado grandes. Libres de cualquier problema obvio de ojos.
Orejas En forma de corazón, insertadas a nivel del cráneo y llevadas colgando cerca de la cabeza no debiendo sobrepasar la línea del hocico. Provistas de flecos muy abundantes y largos.
Cola De inserción alta, de porte tieso, ligeramente curvada sobre la espalda y hacia cualquiera de los lados. Con fleco largo.
Carácter Es intrépido y distante, no es tímido ni agresivo.
Otros datos
Utilización Compañía
Federaciones FCI, AKC...

El pekinés o pequinés es una antigua raza canina de compañía, originaria de China.

Historia[editar]

Esta pequeña raza es una desviación de los míticos perros lanudos del Tíbet. Derivación tras derivación, se conocen las primeras documentaciones oficiales en grabados coreanos de hace 4000 años, y otros del siglo VIII inmersos en la corte imperial de China, en plena dinastía H´ang.

Para el imperio, este animal surgía en una época mitológica, y aquí hay un pequeño párrafo sobre este origen:

Perdidamente enamorado de una pequeña mona, el rey león pidió permiso al dios Mago Hai Ho para desposarla. -Si estás dispuesto a sacrificar tu fuerza y tu tamaño, te doy mi consentimiento, fue la respuesta del dios.

Así, según la leyenda china, nació el pequinés. Valiente y orgulloso como su padre y pequeño, amoroso e inteligente como su madre.

Adorado por el budismo, fue convertido en símbolo mismo de esta religión. Capricho y pasión de la familia imperial, vivió durante siglos en la Ciudad Prohibida en Pekín (de ahí el patronímico de la raza), sin ningún contacto con el mundo exterior.

En esa época, el valor de joya de la familia imperial de esta raza de perritos, invocaba leyes especiales en las cuales una falta de protocolo frente a ellos se castigaba con cárcel; el robo, el secuestro o el asesinato de un pekinés se pagaba directamente con la vida del infractor.[cita requerida]

Durante mucho tiempo fueron un privilegio para los nobles chinos, estando prohibida su exportación. Los primeros ejemplares ingresaron a Europa en el año 1860, llevados ante la reina Victoria de Inglaterra (tras las incursiones del Ejército Británico en Pekín, donde el aspecto exótico de estos animales los salvaron del ajusticiamiento general llevado a cabo por los soldados),[cita requerida] y treinta años más tarde se presentaron por primera vez en la exposición de Chester. Y de ahí a su moderna distribución, que los hace una raza conocida de perros de compañía, pero no tan popular como pareciera.

En la mañana del 15 de abril de 1912, un pequinés llamado "Sun Yat Sen", propiedad del millonario británico Henry Harper fue uno de los tres perros que lograron sobrevivir el naufragio del Titanic.[cita requerida]

Temperamento[editar]

El pequinés es un buen perro guardián, porque no ladra en exceso, pero hará sonidos inmediatamente cuando aparecen extraños. Ama la comodidad del hogar, y no requiere de mucho ejercicio. Seguro, alerta y valiente, aunque también afectuoso. No duda en imponerse, si ve invadido su territorio (aunque no lo sea en realidad), y no dudan en atacar de inmediato a un perro varias veces su tamaño sin importar que se trate de un pastor alemán, rottweiler, san bernardo o gran danés. Como la mayoría de los perros no les gusta estar solos por periodos largos.

A nivel de inteligencia, el pequinés ocupó el puesto 73 en la clasificación de Stanley Coren acerca de la inteligencia de los perros.[1]

Características[editar]

Debido a qué el hocico en el pequinés es chato, es una raza predispuesta a sufrir del síndrome braquicefálico:[2] el cual ocasiona graves problemas respiratorios en el animal.

El pequinés es un perro rectangular, más largo que alto, de pecho profundo y patas cortas.

  • Cabeza: La cabeza es masiva para el tamaño del perro. En la parte superior del cráneo es ancha y relativamente plana. En la cara la piel tiene pliegues.
  • Ojos: Grandes, oscuros, con brillo. Posicionados en la cara bien separados. Prominentes y saltones, pero muy vivaces.
  • Stop: El “stop”, parte frontal de la cabeza debajo de la frente, es bien pronunciado.
  • Hocico y boca: El hocico y la boca son anchos y cortos, chato. Visto de perfil, el frente de la cara es casi vertical. Los dientes usualmente tienden a exhibirse.
  • Nariz: Negra, ancha y corta. Los orificios nasales grandes y abiertos. La parte superior de la nariz debe de estar a la altura del centro de los ojos.
  • Orejas: De mucho pelo largo. Colocadas altas en la cabeza en la parte delantera del cráneo. El largo de las orejas no ha de exceder las mandíbulas, el pelo es mucho más largo. Las mantiene caídas próximas a la cara.
  • Cuello: Corto y ancho, masivo.
  • Cuerpo: Masivo para el tamaño. El pecho es ancho, disminuyendo el ancho del cuerpo hacia la parte de atrás. La espalda la mantiene horizontal.
  • Pelo: El pelaje es de dos mantos. El pelo externo es largo, abundante, liso. En el cuello y parte delantera del cuerpo tiene una melena. El manto interior es fino y denso; lanudo. El pelo es más largo, creando lo que le llaman plumas, en las orejas, cola, detrás de las patas y los pies.
  • Color del pelo: Todos los colores, incluyendo dos colores.
  • Extremidades delanteras: Las patas delanteras son cortas y de huesos anchos. Las patas son arqueadas hacia afuera. Los pies delanteros son grandes, planos y ligeramente hacia afuera.
  • Extremidades traseras: Las patas traseras son de constitución más ligera que las patas delanteras. Los pies traseros son planos y apuntan hacia adelante.
  • Cola: De mucho pelo. Colocada alta. La mantiene sobre la espalda; puede posicionarla sobre la espalda doblándola hacia cualquiera de los dos lados.
  • Camada: Usualmente la camada es de tres a cuatro cachorros.

Salud[editar]

De acuerdo a la encuesta realizada por el Kennel Club de Reino Unido, la raza tiene una esperanza de vida de aproximadamente 11 años con 5 meses.[3] Siendo la principal causa de muerte enfermedades de tipo cardíaco (23%),[3] seguido de vejez (21.8%).[3]

También hay que poner especial atención a los ojos grandes y saltones, ya que son sumamente sensibles a las heridas. Es una de las razas llamadas braquicéfalas, y padecen del síndrome braquicefálico,[4] y debido a que su nariz es muy corta sufren disnea (dificultad para respirar). Esta ha sido una de las causas del porqué los activistas de los derechos animales critican los estándares raciales para esta raza, así como la práctica de las exposiciones caninas que promueve cada vez más aspectos extremadamente dañinos para la salud de estos animales.

Cabe destacar que recientemente en el Reino Unido se han introducido cambios a los estándares raciales (los cuales incluyen esta raza) junto con pruebas obligatorias de salud. Cambios motivados, en gran parte, por el documental Los secretos del pedigrí. Durante la celebración de Crufts en 2012 el pequinés participante por el título de «Mejor de Raza en la Exposición» fue descalificado porque no pasó ninguno de los exámenes de salud veterinaria.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Stanley Coren. «The Intelligence of Dogs: Ranks 70 to 79».
  2. síndrome braquicefálico: un riesgo para las razas chatas Las razas más predispuestas a sufrir problemas respiratorios debido a la particular fisonomía son: Bulldog, Carlino, Boxer, Pequinés, Boston terrier y Shi tzu.
  3. a b c «Individual Breed Results for Purebred Dog Health Survey».
  4. El síndrome braquicefálico Universidad de Córdoba
  5. The Kennel Club (08-03-2012). «Bulldog and Pekingese fail Crufts vet checks». Consultado el 13-03-2012.

Enlaces externos[editar]