Tianguis Cultural del Chopo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Uno de los puestos del tianguis.

El Tianguis Cultural del Chopo o simplemente El Chopo es un famoso bazar de la Ciudad de México que se instala sólo los sábados desde las 11:30 a las 17:00 horas con aproximadamente 200 puestos, característico porque pueden encontrarse productos y mercancía relacionados con la contracultura en México. Recibe cada fin de semana de 5 a 10 mil visitantes de todo el país.[1] Se ubica en las calles Sol y Luna de la colonia Guerrero, a la salida de la terminal Buenavista de la línea B del Metro de la Ciudad de México y de la línea 1 del Tren Suburbano.

Historia[editar]

Tianguis Cultural del Chopo - 4.jpg
Tianguis Cultural del Chopo - 6.jpg

El 4 de octubre de 1980, el Museo Universitario del Chopo de la UNAM albergó el Primer Tianguis de la Música, programado para realizarse sólo por ese mes por iniciativa de la entonces directora Ángeles Mastretta y del promotor cultural Jorge Pantoja. El éxito fue tal que prolongó dos años su estancia dentro del recinto de la colonia Santa María la Ribera, asentándose en la calle Enrique González Martínez, antes Chopo, tomando así el nombre de Tianguis del Chopo.

Al transcurrir este lapso, el tianguis salió a las aceras del museo, a la calle de González Martínez, donde su permanencia fue hasta agosto de 1985 cuando lo desalojó la Delegación Cuauhtémoc. En el periodo 85-88, el tianguis se asentó en un estacionamiento de la colonia San Rafael, en el Casco de Santo Tomás, en el estacionamiento de la Facultad de Arquitectura de Ciudad Universitaria y en el quiosco morisco de la alameda de Santa María la Ribera.

Uno de los principales conflictos que ha tenido este tianguis es la búsqueda de liderazgos y de la imposición de reglas por parte de unos cuantos líderes, de los que los miembros fundadores se han deslindado a lo largo de los años. Por estos arreglos ha habido un sinnúmero de desalojos y golpizas luego de negociaciones con supuestos líderes que buscan las ganancias que deja el tianguis, destacando una en 1986[2] en donde un grupo de delincuentes de la calle Nopal de Santa María de la Ribera fue contratado para golpear y disolver el tianguis obligándolo a moverse a un estacionamiento de Insurgentes y San Cosme, luego de negarse los tianguistas a negociar ilegalmente con la Delegación Cuauhtémoc la estancia del tianguis. Hacia 1987 encontró su lugar final en donde se encuentra actualmente, en donde vive el peligro de comerciantes ajenos a la cultura o al rock que han rentado a su entrada varias bodegas[1] donde venden ropa y artículos y que pretenden apoderarse del tianguis renunciando a la vocación cultural que le ha sostenido y caracterizado en toda su existencia. Otro factor que ha contribuido a los continuos movimientos son algunas minorías que toman este espacio cultural para consumir abiertamente alcohol y drogas.

Esta es la ruta del peregrinaje de una década del Tianguis, instalado actualmente en la acera oriente de lo que fuera la Estación de Trenes de Buenavista y se convertiría en la Biblioteca José Vasconcelos y las instalaciones del Tren Suburbano, en las calles Sol y Luna de la colonia Guerrero.

Desde su creación ha sido un importante referente cultural en México y en donde confluyen sinnúmero de propuestas no comerciales y alternativas de la escena musical, contando ya El Chopo -como se le conoce comúnmente- una galería para artes plásticas y un espacio para conciertos al final del mismo, así como la organización civil Tianguis Cultural del Chopo A.C. que lo coordina y administra con los miembros más antiguos que lo integraron en los años ochenta.

La transformación del tianguis ha sido evidente, pues fue precisamente a partir de que se registraron como organización que han dado un crecimiento sólido. Siempre preocupándose por defender y mostrar un rostro cultural, para no confundirse con un bazar o un tianguis meramente comercial. Se han inventado zonas de artesanos, de punks y de otras contra culturas. Han ocupado espacios en la radio, han creado publicaciones, como Aullido y Códice Rock; ésta segunda fue un motor para propiciar que en el Tianguis se celebraran conciertos, firmas de autógrafos y ediciones de discos conmemorativos. [3] Destacando que en el Tianguis Cultural del Chopo han tocado grupos consolidados como Café Tacvba, Zoé, El Tri, División Minúscula, Los Búnkers, entre otros, y esto les ha servido como una importante plataforma. [4]

El trabajo de Cultura Visual, a cargo de Enrique Rivera, fue espléndido; la instauración de Radio Chopo le dio identidad rocanrolera y se convirtió en el foro de expresión para las bandas independientes y en escaparate de las consagradas. Las galerías Juantxo Sillero, la de artes visuales y el cinematógrafo El Topo consiguieron dar un perfil contracultural al Chopo; también los comerciantes tuvieron su época de auge durante un buen tiempo, bonanza que duró hasta la llegada de Internet. [5]

Indumentarias negras a pleno sol, cabezas rapadas y pelos estilizados al máximo, pieles ilustradas y orejas metalicas, mezclilla y cuero. Las diferentes tribus urbanas, como los metaleros, los rockeros, los punketos, los jazzeros, conviven en un espacio cultural con el fin de poder difundir su música a través de la venta de sus discos y a través de presentaciones que se pueden hacer en dicho espacio.

Los pasillos del tianguis se empiezan a llenar, conforme va pasando el día. Alguien pregunta por una banda de death metal, otro encuentra el disco anhelado desde los setenta, aquel levanta un libro de Lovecraft. Cada uno, a su manera, surge al ritual sabatino. Todos estos melómanos y músicos se pasean y disfrutan de este espacio cultural.

Además de ser uno de los escenarios para bandas emergentes o incluso ya populares, el tianguis del chopo es conocido por su cultura del trueque, es así como en uno de los extremos del tianguis uno puede libremente intercambiar música de artistas tan diferentes uno del otro como pueden ser por ejemplo: The Beatles o Frank Zappa. De esta manera por medio del trueque uno puede llegar a encontrar tanto discos comerciales como discos difíciles de conseguir, esto es sin duda uno de los atractivos del tianguis para aquellos escasos de recursos económicos que queramos hacernos de música que no tengamos o incluso conocer nueva música sin necesidad de gastar en un disco nuevo. La cultura del trueque es una tradición del tianguis del chopo que tal vez no sea tan conocida excepto por quienes la practican, más es sin lugar a dudas, algo más por lo que vale la pena visitarlo, especialmente por todo aquel que se diga amante de la música rock y/o “underground”.

El tianguis ha resistido -al igual que el Multiforo Cultural Alicia, otro importante punto de encuentro de la contracultura mexicana- los embates de administraciones priístas y perredistas por igual con amenazas de desalojo, hostigamiento policíaco y corruptelas por su permanencia,[cita requerida] si bien el punto más álgido de este situación fue en los años ochenta y noventa.

Referencia[editar]

  1. a b Javier Hernández Chelico. "Invaden tianguis cultural del Chopo" en 'La Jornada, México, 2007 en Versión electrónica
  2. Rodolfo Bucio, "Los veinte años del Tianguis del Chopo" en Casa del Tiempo, México, 2001, en versión electrónica
  3. Rock Chava. "Los 30 Años del Tianguis Cultural del Chopo. Su Historia Poco Contada" en Yahoo Música, México, 2010 en versión electrónica
  4. Castañeda Ivan. "Se Extingue Tradición del Chopo" en Milenio, México, 2014 en version electrónica
  5. Chelico Hernandez Javier. "En el Chopo. Breve recuento de una historia conocida" en La Jornada, México, 2014 en versión electrónica

Enlaces externos[editar]