Tianguis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tianguis en Eloxochitlán de Flores Magón (Oaxaca, México).

Tianguis es el mercado tradicional que ha existido en Mesoamérica desde la época prehispánica y que ha ido evolucionando en forma y contexto social a lo largo de los siglos. En otros países ha recibido diversos nombres, por ejemplo en España, particularmente en Andalucía, se lo conoce como zoco o mercadillo y en Estados Unidos adopta el nombre de flea market (mercado de pulgas);estos establecimientos se encuentran principalmente en los estados de Texas, Nuevo México y California, aunque también los hay en otros estados. En Costa Rica se les conoce como "Tilicheras" o "Chinos". Debido a que la mayoría de las cosas vendidas son importadas de China, de mala calidad y a bajos precios, o bien, mercado de pulgas, remates, ferias del agricultor (si son alimentos), principalmente de discos o DVD piratas.

La herencia de los tianguis es una mezcla de las tradiciones mercantiles de los pueblos prehispánicos de Mesoamérica, incluyendo el azteca y de los bazares del Medio Oriente llegados a América vía España. Los tianguis se caracterizan por ubicarse de manera semi fija en calles y en días designados por usos y costumbres, variando éstos en cada población, en los que la comunidad local adquiere diversos productos, desde alimentos y ropa, hasta electrodomésticos.

México prehispánico[editar]

En el siglo XV, el tianguis se establecía en períodos determinados durante los cuales se reunían los vendedores de los pueblos de los alrededores para ofrecer sus productos en una plaza. El tianguis se establecía en ciudades que tenían importancia, entre los cuales se encontraban los mercados de Huejotzingo, Tenochtitlan, Texcoco, Tlaxcala y Xochimilco.

Aproximadamente 50 000 personas concurrían para comprar o vender diversos productos que se agrupaban por calles: verduras, hierbas medicinales, frijol, maíz, algodón, aves, peces, obsidiana, loza, hachas y minerales.

También había jueces para impartir justicia en los tratos comerciales que vigilaban los productos. Las transacciones se efectuaban principalmente mediante el trueque o mediante semillas de cacao, como dinero mercancía.

En las crónicas de Indias del siglo XVI, Díaz del Castillo en Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, Hernán Cortés en sus cartas de relación y Francisco López de Gómara en Historia general de las Indias incluyen amplias descripciones de los tianquiztlis de México-Tenochtitlan:

.."Llaman tianquiztli al mercado. Cada barrio y parrocha tiene su plaza para contratar el mercado. Más México y Tlatelulco, que son los mayores las tienen grandísimas. Especial lo es una de ellas, donde se hace mercado los más días de la semana; pero de cinco en cinco días es lo ordinario, y creo que la orden y costumbre de todo el reino y tierras de Moctezuma. La plaza es ancha, larga, cercada de portales, y tal, en fin, que caben en ella sesenta y aun cien mil personas, que andan vendiendo y comprando; porque como es la cabeza de toda la tierra, acuden allí de toda la comarca, y aun lejos. Y más todos los pueblos de la laguna, a cuya causa hay siempre tantos barcos y tantas personas como digo, y aun mas"...

Historia general de las Indias, Francisco López de Gómara.[1]

En la actualidad[editar]

Tianguis en San Cristóbal Ecatepec, México.

Hoy en día, tianguis es el mexicanismo utilizado para designar un mercadillo público mexicano ambulante (o no fijo) que se instala en las calles de una ciudad. Es conocido, en algunos lugares del norte de México, como mercado sobre ruedas. Se dice que el tianguis más grande del Latinoamérica[2] se encuentra en la colonia San Felipe de Jesús, al norte de la ciudad de México. Por su enorme dimensión destaca también el tianguis El Baratillo, en Guadalajara, Jalisco. Otros de los tianguis más populares y grandes son el del barrio de Tepito del D.F., el de Las Vías, en la zona de La Raza, el de autopartes y chácharas de El Salado, el de la sección Bosques de la colonia Jardines de Morelos,y el tianguis dominical de la colonia Ampliacion Tulpetlac en Ecatepec, en el Estado de México y el tianguis artesanal de Tonalá Jalisco.

Productos adquiribles[editar]

Consta de decenas o centenas de puestos individuales que expenden frutas, verduras, especias y otros alimentos de la temporada. Normalmente se venden otros muchos productos como telas, ropa, medicamentos tradicionales o hierbas medicinales, flores, animales vivos para ser mascotas, o para el sacrificio y posterior consumo.

Los tianguis de mayor tradición normalmente son muy coloridos, como puede observarse en ciertas obras de pintores mexicanos como Diego Rivera o Rufino Tamayo, ya que tanto las mantas que se emplean para cubrir del sol los puestos, como las flores, frutas, especias, etc, son de un rico colorido. También es común que los tianguis sean frecuentados por conjuntos musicales tradicionales, por lo que resultan ser un vivo exponente de la tradicional cultura mexicana.

Aspectos negativos[editar]

En los tianguis modernos es común la venta de productos importados principalmente de China, a bajos precios pero de mala calidad; y la música tradicional ha sido sustituida por radiograbadoras que tocan a todo volumen.

La venta de productos piratas es también uno de los aspectos que han causado controversia.

Debido a la economía subterránea, los vendedores de los tianguis se encuentran en pugnas con los vendedores establecidos en locales fijos.

Llega a haber en estos mercados productos adulterados, como licores, medicamentos y algunos perecederos próximos a caducar o ya caducos. Esto representa un riesgo para la salud de la población y hasta el momento, las autoridades no han podido regular del todo el comercio de estos productos. Estos casos son visibles en los tianguis de Santa Cruz y Las Torres, en la delegación Iztapalapa.

Otro aspecto negativo se refleja en el rubro de la informalidad, ya que la mayoría de estos no se encuentran regulados en ningún aspecto, tanto en lo sanitario como en lo hacendario y si acaso medio regulado por las autoridades locales donde solo pagan una pequeña tarifa por uso de suelo, con ello perjudicando al comercio establecido y a la hacienda pública al no pagar impuestos y además no garantizar la legalidad de los productos ahí expendidos.

Referencias[editar]

  1. López de Gómara, Francisco (1552/2006). Historia de la conquista de México, cap. LXXIX, p.114, México: Porrúa. ISBN 970-07-0721-4.
  2. Cruz Flores, Alejandro; Galvez Vadillo, Eduardo "El tianguis de la colonia San Felipe, en la mira", en La Jornada, 23 abril de 2007.«[1]»

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Monografías[editar]

Artículos[editar]

Fuentes primarias[editar]

  • López de Gómara, Francisco (1552), « Mercados de México », fragmento de Historia de la conquista de México, , cap. LXXIX, ArteHistoria, Junta de Castilla y León.