Thatcherismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Thatcherismo describe a las convicciones políticas, la política económica y social, y el estilo político de la gobernanta conservadora británica Margaret Thatcher, quien fue lideresa de su partido desde 1975 hasta 1990. También ha sido utilizado por algunos para describir la ideología y la cultura política del gobierno británico, mientras que Margaret Thatcher fue la primera ministra entre mayo de 1979 y noviembre de 1990 y más allá, hasta los gobiernos de John Major, Tony Blair, Gordon Brown y David Cameron.[1]

Información general[editar]

Margaret Thatcher

El thatcherismo pretende promover la baja inflación, el achicamiento del estado y el libre mercado a través de un estricto control de la oferta monetaria, la privatización y las limitaciones en el movimiento obrero. A menudo es comparado con la reaganomía en Estados Unidos, la política económica de Roger Douglas en Nueva Zelanda y el racionalismo económico en Australia, y es considerada como una parte clave del movimiento liberal en todo el mundo. Nigel Lawson, el ministro de Hacienda de Margaret Thatcher desde 1983 hasta 1989, clasificó los ideales de Thatcher como:

Los mercados libres, la disciplina financiera, un firme control del gasto público, reducciones de impuestos, el nacionalismo, “los valores victorianos” (de la variante de autoayuda de Samuel Smiles), las privatizaciones y una pizca de populismo.[2]

El Thatcherismo por tanto, es a menudo comparado con el liberalismo clásico. Milton Friedman afirmó que “lo que la gente no reconoce es que Margaret Thatcher no es en términos de creencia una tory. Ella es una liberal del siglo XIX”.[3] Thatcher declaró en 1983: “No me importaría apostar que si el señor Gladstone estuviera vivo hoy solicitaría su adhesión al Partido Conservador”.[4] En 1996 Keith Joseph, durante una conferencia en memoria de Thatcher, sostuvo que “El tipo de conservadurismo que ella y yo… profesábamos sería mejor descrito como liberal, en el sentido tradicional. Y me refiero al liberalismo de Gladstone, no al de los colectivistas de estos últimos días”.[5] Thatcher dijo una vez a Friedrich Hayek: “Sé que quiere que me convierta en una whig, no, yo soy una tory”. Hayek creía que “lo sentía muy claramente”.[6]

Pero la relación entre el thatcherismo y el liberalismo es complicada. El ex secretario de Defensa de Margaret Thatcher John Nott dijo que "es una mala interpretación completa de sus creencias al presentarla como una liberal del siglo XIX".[7] Como Ellen Meiksins Wood ha argumentado que el capitalismo Thatcher era compatible con las antiguas instituciones políticas conservadoras. Como Primera Ministra, Margaret Thatcher no cuestionaba a las instituciones antiguas, como la monarquía y la Cámara de los Lores, pero sí algunas de las incorporaciones más recientes a la política británica como por ejemplo los sindicatos.[8] De hecho, muchos líderes thatcheristas, incluyendo a Thatcher misma, pasaron a formar parte de la Cámara de los Lores: un honor que Gladstone, por ejemplo había rechazado.[9]

Pensadores estrechamente asociados con el thatcherismo son Keith Joseph, Powell Enoc, Friedrich Hayek y Milton Friedman. En una entrevista con Simon Heffer en 1996, Thatcher declaró que las dos grandes influencias en su liderazgo como conservadora habían sido Joseph y Powell, “Dos hombres muy excelentes”.[10]

Thatcherismo antes de Thatcher[editar]

Varios comentaristas han rastreado los orígenes del thatcherismo en la política de la posguerra británica. El fallecido historiador Ewen Green declaró que había un resentimiento hacia la inflación, los impuestos y las restricciones impuestas por los movimientos obreros asociados con el llamado consenso Buttskellita en las décadas anteriores al protagonismo político de Thatcher. Aunque el liderazgo conservador se adapto a las reformas de posguerra del gobierno de Attlee, había una oposición continua en las filas inferiores de la derecha del partido, los grupos de presión de la derecha tales como la Alianza de clase media y la Liga Popular para la Defensa de la Libertad, y más tarde en centros de pensamiento como el Centro de Estudios Políticos. Por ejemplo, en 1945 el presidente del partido conservador Ralph Assheton había solicitado 12.000 ejemplares abreviados de “El camino a la servidumbre” (un libro del economista anti-socialista Friedrich von Hayek más tarde estrechamente asociado con el thatcherismo),[11] ocupando una y media toneladas de las raciones de papel del partido, distribuidos como propaganda electoral.[12]

Libertarismo[editar]

El thatcherismo se describe a menudo como una ideología libertaria. Thatcher se veía como la creación de un movimiento libertario,[13] [14] rechazando al tradicional conservadurismo británico (toryismo).[15] El thatcherismo está asociado con el liberalismo dentro del partido conservador,[16] aunque uno de los extremos libertarios se lograron mediante el uso de un liderazgo a veces fuerte y autoritario.[17] Andrew Marr ha llamado al liberalismo la característica dominante, no oficial, del thatcherismo.[18] Sin embargo, mientras algunos de sus herederos, sobre todo Michael Portillo y Alan Duncan, han adoptado este liberalismo, hubo otros en el movimiento thatcherista, como John Redwood, quien se hizo más populista.[19] [20]

No obstante, algunos comentaristas han argumentado que el thatcherismo no debe considerarse adecuadamente libertario. Tomando nota de la tendencia hacia un gobierno central fuerte en las cuestiones relativas a los sindicatos y las autoridades locales, Andrew Gamble resume al thatcherismo como “la economía libre y el estado fuerte"”.[21] Simon Jenkins, acusó al gobierno de Thatcher de llevar a cabo una “nacionalización” del reino unido.[22]

Economía thatcherista[editar]

El thatcherismo está asociado con la teoría económica del monetarismo. En contraste con la política del gobierno anterior, el monetarismo daba prioridad a controlar la inflación sobre el control del desempleo. Según la teoría monetarista, la inflación es el resultado de que hay demasiado dinero en la economía. Así, el gobierno debe controlar la oferta monetaria para controlar la inflación. No obstante, en 1979 no sólo fue el thatcherismo el que estaba discutiendo por un control más estricto de la inflación. El ministro de economía laborista Denis Healey ya había adoptado algunas de las políticas monetaristas, como la reducción del gasto público y la venta de las acciones del gobierno en la petrolera BP.

Por otra parte, se ha argumentado que en la práctica el thatcherismo no era en sí estrictamente monetarista. Un tema común en los centros de la estrategia financiera a medio plazo. La estrategia, contemplada en el Presupuesto 1980, consistió en objetivos de reducción del crecimiento de la oferta monetaria en los años siguientes. Después de sobrepasar muchos de estos objetivos, el gobierno de Thatcher revisó al alza los mismos en 1982. Los analistas han interpretado esto como una admisión de derrota en la batalla por controlar la oferta monetaria. El economista C. F. Pratten afirmó:

Desde 1984, detrás del velo de la retórica, el gobierno ha perdido toda la fe que tenía en el monetarismo técnico. A la oferta monetaria, medida por agregado monetario, se le ha permitido crecer de forma errática, mientras que el cálculo del déficit presupuestario se lleva a cabo por la astucia de restar los ingresos de la privatización, así como los impuestos de los gastos del gobierno. Los principios del monetarismo han sido abandonados.[23]

Al thatcherismo también se lo asocia con la economía de la oferta. Considerando que la economía keynesiana sostiene que el gobierno debe estimular el crecimiento económico por la creciente demanda a través del crédito y aumento de gasto público, los economistas de la oferta argumentan que el gobierno debería intervenir sólo para crear un mercado libre mediante la reducción de impuestos, privatización de industrias estatales y el aumento de las restricciones sobre el comercio por parte del sindicalismo.

La legislación sindical[editar]

La reducción del poder de los sindicatos se hizo poco a poco, a diferencia del enfoque del Gobierno de Heath, y la única mayor confrontación con los sindicatos fue la huelga de mineros de 1984 a 1985, en la que el sindicato finalmente tuvo que ceder.

Moralidad Thatcherista[editar]

El thatcherismo se asocia con una postura conservadora en lo moral. El sociólogo y fundador de la New Left Review, Stuart Hall, por ejemplo, argumentó que el thatcherismo debe ser visto como un proyecto ideológico de la promoción del “populismo autoritario”, ya que se sabe su reverencia a “los valores victorianos”. David Marquand expresó que supuestamente Thacther explotó el sentimiento “populista autoritario” en el Reino Unido de los años 1970: “Váyanse, hippies, regresen de donde vinieron, lávense el cabello, vístanse apropiadamente, vayan a trabajar puntualmente y déjense de quejar de todo esto gimiendo”.[24] Norman Tebbit, un estrecho aliado de Thatcher, estableció en una conferencia de 1985 lo que él cree que era la sociedad permisiva a la que los conservadores debían oponerse:

El mal arte era tan bueno como el buen arte. La gramática y la ortografía ya no eran importantes. Ser limpio no era mejor que estar sucio. Los buenos modales no eran mejores que los malos. La vida familiar se ridiculizaba como un concepto burgués obsoleto. Los delincuentes se merecían tanta simpatía como sus víctimas. Muchos hogares y salones de clase se volvieron un desorden - si no había buenos ni malos no podía haber concepto de castigo o recompensa. La violencia y la pornografía suave fueron aceptadas en los medios de comunicación. Así se sembró el viento, y ahora estamos cosechando la tempestad.[25]

Ejemplos de esta moral conservadora en la práctica, incluían el temor a ciertos vídeos desagradables, cuando en reacción al pánico moral sobre la disponibilidad de una serie de películas de terror con nombres provocativos en vídeo cassetes, Thatcher introdujo por primera vez la regulación estatal del mercado de vídeo británico. A pesar de estar asociada al conservadurismo social, Thatcher votó a favor de leyes que legalizaron las prácticas homosexuales y despenalizaron el aborto en 1966.

Aunque Thatcher se opuso a los derechos de gays y presentó la sección 28, que prohibía a las escuelas, bibliotecas y otros organismos públicos promocionar la homosexualidad. En la Conferencia del partido conservador de 1987 , dijo que “... a los niños se les enseña que tienen un derecho irrenunciable de ser gays” en tono de incredulidad. Aún así, siendo una diputada de poca importancia apoyó, en 1966, una propuesta laborista para despenalizar la homosexualidad.[26]

Sermón de Mound[editar]

En mayo de 1988 Thatcher dio un discurso ante la Asamblea General de la Iglesia de Escocia. En el discurso, Thatcher ofreció una justificación teológica para sus ideas sobre el capitalismo y la economía de mercado. Afirmó que “el cristianismo es la redención espiritual, no la reforma social” y cita un pasaje bíblico de San Pablo al decir: “les impusimos esta regla: el que no quiera trabajar que no coma”. La 'elección' jugó un papel importante en las reformas de Thatcher y afirmó que la elección fue también cristiana al afirmar que Cristo eligió para dar su vida y que todos los individuos tienen el derecho divino de elegir entre el bien y el mal.

Europa[editar]

Hacia el final de los años 1980, Margaret Thatcher y su movimiento, se convirtieron cada vez más en francos opositores a permitir que la Unión Europea sustituya la soberanía británica. En su famoso discurso de Brujas 1988, Thatcher declaró que “no hemos logrado revertir las fronteras del estado en Gran Bretaña, sólo para volver a verlas a impuestas a escala europea, con un superestado comunitario ejerciendo una nueva dominación desde Bruselas”.

Mientras el euroescepticismo se convirtío para muchos en una característica del “thatcherismo”, Margaret Thatcher estaba lejos de ser coherente en el tema, sólo se hace de veras euroescéptica en los últimos años de su mandato como primera ministra. Thatcher apoyó la entrada de Gran Bretaña en la Comunidad Económica Europea en 1973 e hizo campaña por un voto afirmativo en el referéndum de 1975[27] y firmó el Acta Única Europea en 1986.[28]

Thatcherismo como una forma de gobierno[editar]

Otro aspecto importante del thatcherismo es el estilo de gobierno. A menudo se refiere a Gran Bretaña en la década de 1970 como “ingobernable”. La señora Thatcher intentó corregir esto centralizando una gran cantidad de poder para sí, como primera ministra, a menudo pasando por alto las estructuras tradicionales del gabinete (como los comités de gabinete). Este enfoque personal también se identificó con una cierta dureza en las ocasiones de la guerra de Malvinas, la bomba del IRA en la conferencia de conservadores y la huelga de los mineros.

Sir Charles Powell, el Secretario Particular de Asuntos Exteriores del Primer Ministro (1984 a 91 y 1996) describe su estilo así: “Yo siempre he pensado que había algo leninista en el estilo de gobierno cuando llegó la señora Thatcher -la absoluta determinación, la creencia de que hay una vanguardia que está bien y que si se mantiene un equipo pequeño bien unido, se impulsará a través de las cosas ... no hay duda de que en la década de 1980, Downing Street pudo vencer a los arbustos de Whitehall de forma muy violenta. Podían salir realmente a confrontar a la gente, establecer reglas claras e intimidar un poco ".[29]

Críticas[editar]

Los críticos demandan al thatcherismo que sus éxitos se han obtenido a costa de grandes costos sociales en la población británica. La producción industrial cayó drásticamente durante el gobierno de Thatcher, que los críticos relacionan con el aumento del desempleo, que se triplicó en 1984 (aunque ha retrocedido hasta un año y medio al nivel que heredó en 1990). Cuando Margaret Thatcher renunció en 1990, al 28% de los niños en Gran Bretaña se les consideraba por debajo de la línea de pobreza, cifra que siguió aumentando hasta alcanzar un máximo del 30% en 1994, durante el gobierno conservador de John Major, quien sucedió a Thatcher.[30]

Mientras que acredita con la reactivación de la economía británica, la señora Thatcher también fue acusada de estimular una duplicación en la tasa de pobreza. La tasa de Gran Bretaña en pobreza infantil fue el más alto en Europa en 1997.[30]

Durante su gobierno, en Gran Bretaña, el coeficiente de Gini refleja esta desigualdad creciente pasando de 0,25 en 1979 a 0,34 en 1990.[31]

Legado del Thatcherismo[editar]

La medida en que uno puede decir 'thatcherismo' tiene una influencia permanente en la vida política británica y económico no está claro. En 2001, Peter Mandelson, miembro del Parlamento que pertenezcan al Partido Laborista británico estrechamente asociado con Tony Blair, pronunció la célebre frase de que "todos somos thatcheristas ahora."[32]

En referencia a la actual cultura política británica, se podría decir que un “consenso post-thatcherista” existe, sobre todo en lo que respecta a la política económica. En la década de 1980, el ahora desaparecido Partido Social Demócrata se adhirieron a un ”duro y tierno” enfoque en el que las reformas de Thatcher se junta con la disposición adicional de bienestar. Neil Kinnock, líder del Partido Laborista entre 1983-1992, inició el desplazamiento hacía la derecha de de todo el espectro político del partido en gran medida coincidente con las políticas económicas de los gobiernos de Thatcher. Los gobiernos del Nuevo Laborismo de Tony Blair y Gordon Brown se han descrito como “neo-thatcheristas” por algunos, ya que muchas de sus políticas económicas imitaban las de Margaret Thatcher.[33]

La mayoría de los principales partidos políticos británicos de hoy aceptan la legislación antisindical, las privatizaciones y el acercamiento en general al mercado libre del gobierno que los gobiernos de Thatcher instalaron. Ningún partido político importante en el Reino Unido, en la actualidad, se ha comprometido a revertir las reformas en la economía del gobierno de Margaret Thatcher . Esta convergencia de la política es una de las razones de que el electorado británico percibe pocas diferencias evidentes en la política entre los principales partidos políticos.

Por otra parte, comparativamente los resultados macroeconómicos del Reino Unido han mejorado desde la aplicación de las políticas económicas de Thatcher. Desde que Margaret Thatcher renunció como primera ministra británica, en 1990, el crecimiento económico del Reino Unido fue en promedio mayor que las grandes economías de la UE (es decir, Alemania, Francia e Italia). Además, desde el comienzo de la década de 2000, el Reino Unido también ha tenido una disminución del desempleo, en comparación con las otras grandes economías de la UE. Este tipo de mejora en el desempeño macroeconómico relativo es tal vez otra razón para el aparente consenso económico “Blatcherista”, que ha estado presente en la actual política del Reino Unido durante varios años.

Con motivo del 25 aniversario de la asunción de Thatcher, la BBC realizó una encuesta de opiniones que se abrió con las siguientes observaciones:

Para sus partidarios, fue una figura revolucionaria que transformó la estancada economía del Reino Unido, domesticó a los sindicatos y restableció al país como una potencia mundial.

Junto con EE.UU. presidentes Ronald Reagan y Geoge Bush padre, ayudó a llevar a cabo el final de la Guerra Fría.

Pero sus 11 años de gobierno también estuvieron marcados por la inestabilidad social, los conflictos industriales y el alto desempleo.

Sus críticos afirman que la sociedad británica sigue sintiendo el efecto de sus políticas económicas de división y de la cultura de la codicia y egoísmo que supuestamente promovió.[34]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Simon Jenkins (2006). Thatcher & Sons: A Revolution in Three Acts. Allen Lane. ISBN 0713995955. 
  2. Nigel Lawson (1992). The View From No. 11: Memoirs of a Tory Radical. London: Bantam. p. 64. ISBN 0593022181. 
  3. The Observer, 29 September 1982
  4. Speech to Conservative Party Conference (14 October 1983)
  5. Keith Joseph Memorial Lecture (11 January 1996)
  6. Hayek, Friedrich (2008). Kresege, Stephen; Wenar, Leif, eds. Hayek on Hayek. An Autobiographical Dialogue. Indianapolis, Indiana: LibertyFund. p. 141. ISBN 978-0-86597-740-2. OCLC 229020962. 
  7. John Nott (2003). Here Today, Gone Tomorrow. Recollections of an Errant Politician. Politico's. p. 183. ISBN 1842750305. 
  8. Ellen Meiksins Wood (1991). The Pristine Culture of Capitalism: A Historical Essay on Old Regimes and Modern States. Verso. p. 167. ISBN 0860913627. 
  9. H. C. G. Matthew (1997). Gladstone, 1809-1898. Clarendon Press. p. 608. ISBN 0198206968. 
  10. Simon Heffer (1999). Like the Roman: The Life of Enoch Powell. Phoenix. p. 958. ISBN 075380820X. 
  11. Richard Vinen, Thatcher's Britain: The Politics and Social Upheaval of the 1980s, London: Simon & Schuster (2009), p. 7. ISBN 1847371752.  Falta el |título= (ayuda)
  12. E. H. H. Green, Ideologies of Conservatism: Conservative Political Ideas in the Twentieth Century, Oxford: Oxford University Press (2002), pp. 214-239. ISBN 0199270333.  Falta el |título= (ayuda)
  13. Oakley, Robin (23 de noviembre de 1990). «Thatcherism's end begins debate over style and ideology». The Sunday Times. 
  14. D'Ancona, Matthew (5 de marzo de 1991). «Into the age of the individual - Labour's chance to write the next chapter of political history». The Guardian. 
  15. «What Was Right With the 1980s». Financial Times. 5 de abril de 1994. 
  16. Heppell, Timothy (June 2002). «The ideological composition of the Parliamentary Conservative Party 1992–97». British Journal of Politics and International Relations 4 (2):  pp. 299–324. doi:10.1111/1467-856X.t01-1-00006. 
  17. «Resignation of Thatcher - Strident heroine of the corner shop who fought for hard-headed virtues». The Sunday Times. 25 de noviembre de 1990. 
  18. Marr, Andrew (3 de enero de 1994). «Why unhappy British are yearning for days of order». Straits Times. 
  19. Shrimsley, Robert (17 de agosto de 1995). «Redwood Pushes for Populist Right». Financial Times. 
  20. Shrimsley, Robert (18 de agosto de 1995). «Think Right - The Thatcherites are Divided, but May Yet Rule». The Times. 
  21. Andrew Gamble, The Free Economy and the Strong State: the politics of Thatcherism, Basingstoke: Macmillan (1988). ISBN 0333363108.  Falta el |título= (ayuda)
  22. Simon Jenkins, Accountable to none: the Tory nationalization of Britain, London: Hamish Hamilton (1995). ISBN 0241135915.  Falta el |título= (ayuda)
  23. C. F. Pratten, 'Mrs Thatcher's Economic Legacy', in Kenneth Minogue and Michael Biddiss (eds.), Thatcherism: Personality and Politics, Basingstoke: Macmillan (1987), p. 73. ISBN 0333447255.  Falta el |título= (ayuda)
  24. David Marquand, 'The Paradoxes of Thatcherism', in Robert Skidelsky (ed.), Thatcherism, London: Chatto & Windus (1988), p. 165. ISBN 0701133422.  Falta el |título= (ayuda)
  25. Norman Tebbit, 'Back to the old traditional values', The Guardian Weekly, 24 November 1985.
  26. http://www.gaytimes.co.uk/Magazine/InThisIssue-articleid-3489-sectionid-650.html
  27. Cockerell, Michael (4 de junio de 2005). «How Britain first fell for Europe». BBC News. Consultado el 23 de octubre de 2010. 
  28. Rudd, Roland (18 de diciembre de 2007). «Thatcher would have backed the EU treaty». www.telegraph.co.uk. Consultado el 23 de octubre de 2010. 
  29. Peter Hennessy (2001). The Prime Minister: The Office and its Holders since 1945. Penguin. p. 397. ISBN 0140283935. 
  30. a b Nelson, Emily and Whalen, Jeanne (22 de diciembre de 2006). «With U.S. Methods, Britain Posts Gains In Fighting Poverty». The Wall Street Journal Online. Consultado el 18 de octubre de 2007.
  31. Shephard, Andrew (2003). «Income Inequality under the Labour Government» (PDF). Briefing Note No. 33. Institute for Fiscal Studies. Consultado el 18 de octubre de 2007. p. 4.
  32. Tempest, Matthew (10 de junio de 2002). «Mandelson: we are all Thatcherites now». London: The Guardian. Consultado el 15 de septiembre de 2006. 
  33. «New Labour Neo-Thatcherite». New Statesman (6 de junio de 2005). Consultado el 1 de abril de 2007.
  34. «Evaluating Thatcher's legacy». BBC News. 4 de mayo de 2004. Consultado el 18 de octubre de 2007.