Terremoto de Caracas de 1967

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Terremoto de Caracas de 1967
Localización de Terremoto de Caracas de 1967 en Venezuela
Fecha 29 de julio de 1967
Magnitud 6.5–6.7 MW
Profundidad 15.9 Km
Duración 35 segundos
Coordenadas del epicentro 10°41′N 67°24′O / 10.68, -67.4Coordenadas: 10°41′N 67°24′O / 10.68, -67.4
Consecuencias
Zonas afectadas Caracas Venezuela
Víctimas 236 muertos y 2000 heridos.
[editar datos en Wikidata]

El Terremoto de Caracas de 1967[1] fue un movimiento sísmico ocurrido en Caracas, Venezuela, y el Litoral Central (La Guaira, Vargas) el 29 de julio de 1967 a las 20:02 (UTS +4) (fase lunar menguante 49%), tuvo como su epicentro el litoral central, a 20 km de Caracas, el cual duró 35 segundos. Este afectó mayormente a las zonas de Altamira, Los Palos Grandes y el Litoral Central. Después del terremoto, siguieron réplicas de menor intensidad.

El Distrito Federal fue sacudido por un sismo de 6.5 a 6.7[2] grados en la escala de Richter con una duración de 35 a 55 segundos. En la zona de Caracas dejó un balance de 2000 heridos, 236 muertos y daños materiales de más de 10 millones de dólares estadounidenses. Quedaron afectados por la intensidad del sismo los edificios El Roxul, Royal Coral, Palacio Azul, entre otros. El reloj que mira al oeste de la ciudad, en la torre de la Catedral de Caracas, se rompió, lo cual causó que sus agujas se pararan.

La violencia del sismo rompió los equipos de percepción de movimientos telúricos del Observatorio Cagigal, pero se pudo ubicar el epicentro del mismo en la zona sísmica exterior norte de Caracas que se extiende por más de 20 kilómetros entre las poblaciones de Arrecifes y Naiguatá, que fue la misma que causó los sismos de 1641 Mb7.5, 1812 Mb7.7, y de 1900 Mb7.6, los 3 más poderosos registrados en la historia de Caracas.

Enero de 1967[editar]

En la región de Guayana, el 6 de enero sobre el río Orinoco el presidente Raúl Leoni inaugura el puente de Angostura; promoviendo el desarrollo estructural e integral en el país.

El 2 de noviembre de 1966 el profesor Luis Beltrán Reyes publicó en El Universal las predicciones de la vidente italiana Marina Marotti quien entre otras cosas vaticinaba “que una ciudad de América de Sur en la que se celebrarían muchas fiestas; estaría llena de polvo, ruinas, muerte y destrucción”. Mas tarde profetizó que Caracas "sería sacudida por un fuerte temblor de grandes consecuencias a mediado del año 1967 y que el mismo dejaría una huella de dolor y muerte". El 21 de enero de ese mes se publicó en la revista “Elite” un reportaje firmado por Luis Duque titulado: “¿Un terremoto destruirá a Caracas?” en la portada se mostraba una fotocomposición a color de las torres de El Silencio siendo estremecidas por el temblor, y las profecías sobre un sismo en la ciudad,además se afirmaba que el sabio Alexander von Humboldt había dicho en 1800 que en un plazo de 150 años Caracas podía ser completamente devastada por un gran terremoto.

Días después del terremoto se publicó en la misma revista un aviso que, casi en tono de disculpa, aseguraba que aquel reportaje de enero solo buscaba alertar a las autoridades y en ningún caso se había publicado con intención alarmista ni sensacionalista.

Julio de 1967[editar]

Mes en el cual la capital del país cumpliría su cuatricentenario,el ambiente era especial para esas fechas de celebración a la homenajeada ciudad; pero los jolgorios llegarían a su apogeo.

Diez días antes del temblor, el licenciado Luis Hernández parapsicólogo, matemático, estadístico, físico y profesor del liceo “Jesús Enrique Lossada” y miembro de la Federación Espiritista de Venezuela se presentó en la corresponsalía del diario El Nacional en Maracaibo, Estado Zulia para soltar la siguiente frase: “Uno de nuestros médium ha logrado percibir que un terremoto de peores consecuencias que el de 1812 asolará a Caracas y ese día el Ávila rugirá”.

25 de Julio[editar]

Los caraqueños disfrutaban de su semana aniversaria; en 1967 se cumplían 400 años de la fundación de la ciudad; los edificios públicos fueron remozados y las calles,hoteles y avenidas estaban adornadas para la fiesta. En las noches se realizaron desfiles de carrozas y la escogencia de la reina de las festividades. Se hacían exhibiciones de las colecciones más completas de discos y libros. Intelectuales de la talla de Jacobo Borges presentaban multiespectáculos como Imagen de Caracas, en el que se emplearon técnicas experimentales. Entre las avenidas Bolívar y México, en medio de un escenario compuesto por enormes pantallas colocadas en forma circular, el público asistía a una original interpretación de la historia venezolana.

Ese mismo martes 25, se inaugurarían los trabajos de remodelación de la plaza de San Jacinto y el Concejo Municipal, en Cabildo Abierto, recibiría al Dr. Arturo Uslar Pietri como orador de orden. A las 4 de la tarde, “El Comanche” purasangre que representaba a México coronó el primer lugar en los 1.800 metros para alzarse con la copa del Gran Derby Cuatricentenario en el Hipódromo La Rinconada. Los festejos de ese día culminarían a la diez de la noche con el baile de gala “Caracas 400” llevado a cabo en el Salón Venezuela del Círculo Militar. Durante toda aquella semana se realizarían fiestas en homenaje a la ciudad.

A la medianoche, el Cardenal José Humberto Quintero, acompañado por Obispos de todo el país, ofició una solemne misa pontifical en acción de gracias por la existencia de la ciudad. La catedral que lucía una rejuvenecida fachada albergaba en sus naves a representantes de los sectores políticos, militares y empresariales. A esa misma hora las campanas de todas las iglesias tañían repetidamente en señal de fiesta y en los cuarteles, 400 cañonazos daban la bienvenida al nuevo centenario.

28 de Julio[editar]

El viernes 28 la tarde cerró con un cielo encapotado y rojizo que se desplomaría en horas de la noche con una fuerte tormenta eléctrica.

29 de Julio[editar]

El día sábado 29 de julio a las 6:24 de la mañana, un poderoso temblor sacudió el corazón de Colombia. Los somnolientos habitantes de Galán, Contratación y Socorro, impulsados por el pánico, salieron a las calles en ropa de dormir. En Chiquinquirá cuatro casas y la cúpula de la iglesia se vinieron abajo y en Bogotá los vecinos de los barrios sureños amanecieron en las calles con el corazón en la boca.Pese a sus cinco grados de intensidad no resultó en una gran tragedia. Luego de una replica a las 10:25 a.m. y recuperada del natural susto, la gente, poco a poco, regresó a sus hogares pasado el mediodía.

En Venezuela provocó daños en San Cristóbal, estado Táchira con un balance de 2 muertos.

Esa mañana los faroles de la plaza Bolívar amanecieron con una espesa capa de pintura verde que intentaba disimular su edad y la gente salía desde temprano a trabajar o a comprar sin imaginar la tragedia que vivirían en unas horas y que curiosamente algunos signos parecieron vaticinar unos meses antes.

La noticia de ese temblor en el país vecino llegó a Caracas como un eco espectral, como parte de esas cosas que le pasan a los otros y que piensan que jamás serán afectados.

Aquel día despejado y caluroso, llegaba a su fin y a las 7.30 de la noche miles de caraqueños se habían reunido en sus casas y lugares públicos para ver en la televisión la transmisión del concurso Miss Universo, donde Venezuela era representada por Mariela Pérez Branger, quien a su vez era un caraqueña de la alta sociedad. Así comenzaba el reloj, con su impecable paso del tiempo, a traer la hora fatal y marcar con la desgracia. Venezuela había quedado como primera finalista,y a un paso de obtener la corona.

Ocurrió durante un corte comercial;justo cuando las agujas del reloj marcaron las 8.02,la ciudad fue azotada por un terremoto de 6,5 en la escala de Ritcher dejando detenidas las agujas del reloj de La Catedral de Caracas a las ocho y dos minutos;El Observatorio Cagigal no pudo precisar exactamente ni el epicentro ni la magnitud del terremoto de Caracas de 1967 porque al sismógrafo pendular se le rompieron los flejes de las agujas y los equipos de células fotoeléctricas sufrieron también desperfectos. Inicialmente, horas después del sismo, el director del observatario Ramiro Pérez Luciani (entonces capitán de navío), había ubicado el epicentro en la falla de Humocaro, Estado Lara, a unos 350 kilómetros de Caracas, pero al día siguiente, tomando como base los reportes de daños, rectificó la apreciación, ubicándolo en el mar caribe a unos 70 km de las costas, frente al Litoral Central. Admitió el oficial que sería necesario recurrir a los institutos especializados extranjeros para determinar con exactitud los datos del sismo.

En el centro de Caracas el Padrenuestro que se rezaba en la misa de La Catedral de Caracas fue interrumpido por el temblor. Los vitrales del templo explotaron y los que estaban cerca se alejaron a lo interno de la Plaza Bolívar. En segundos la centenaria Cruz Pontifical que coronaba la fachada, se desplomó en caída libre hasta golpear el suelo, fragmentándose en mil pedazos y quedar marcada en el mismo. Uno de los presentes recordaría el hecho con las siguientes palabras: “Vi cuando la cruz se desprendió y quedo grabada en el piso como una quemadura de hierro candente; en ese preciso momento el terremoto cesó”.Hoy en día el trozo de concreto es preservado.


Por accidente quedo grabado el único sonido que se posee del terremoto en los estudios Sonomatrix, en Antímano. En ese momento se trabajaba en el playback de una canción de navidad; Al huir los técnicos del estudio, dejaron los micrófonos abiertos, grabando el sonido del temblor.

La expansión abarcó violentamente durante unos 55 segundos la zona sísmica exterior norte de Caracas que se extiende por más de 20 kilómetros entre las poblaciones de Arrecifes y Naiguatá, en Caracas las zonas de Altamira, Los Palos Grandes y la mayor parte del litoral central fueron los que sufrieron mayores daños. En la Plaza Altamira,hay una placa conmemorativa de la tragedia.

A través de la falla de Humboldt la costa Caraballeda, en el estado Vargas fue testigo de la destrucción de cinco de los once pisos de La Mansión Charaima; unos meses después, se trató de demoler el edificio con explosivos, pero la estructura no colapso. Después de reiterados intentos, no quedo mas remedio que emplear una bola de acero para su demolición. También el Macuto Sheraton sufrió fuertes daños en sus estructuras.

El Municipio Chacao ubicado en el Este de la ciudad quedó dominado por una gran nube de polvo gris. En Altamira cercano a la Plaza Altamira se derribó el edificio Neverí. En la primera avenida de los Palos Grandes se vino a bajo el edificio de 9 pisos San José, reconstruido y que hoy en día conserva su nombre. El edificio Mijagual de 10 pisos se celebraba esa noche una gran fiesta y todos sus invitados que asistieron fallecieron (tres de los invitados que salieron retrasados de sus hogares salvaron sus vidas el Dr luis Herrera Campin,su esposa y Gonzalo Barrios);hoy en día se sitúa otro edificio llamado Anpagra. En la avenida Luis Roche de los Palos Grandes donde se situaba El Palace Corvin, hoy en día La Torre Altamira sus 8 pisos desaparecieron durante el sismo. También quedaron afectados los edificios El Roxul, Royal Coral y Blue Palace. El suceso causó furor en los ciudadanos dando así una gran cantidad de noticias televisivas y de prensa dándose así por primera vez en la televisión venezolana,una transmisión por 24 horas de forma ininterrumpida.

Al fuerte sismo le continuaron 30 réplicas más, todas de menor intensidad, pero que cada una de ella llenaba de pánico a quienes la sentían ya que tenían el temor del primer sismo que fue considerado un terremoto por la gravedad de su escala. Llovió durante horas en la capital,los desfiles de la celebración quedaron en el pasado y poco también importó que esa noche Mariela Pérez Branger estuvo a punto de conquistar el Miss Universo.

30 de Julio[editar]

Los días siguientes funcionarios de los organismos competentes y miles de voluntarios juntaron sus manos para rescatar los cuerpos que yacían entre los escombros. Los restos de los edificios y derrumbes fueron transportados a la base aérea de la carlota para su revisión. Durante 6 meses, los conductores que circulaban por la autopista podían ver el panorama de lo ocurrido aquel día.

En Maracay, a unos 50 kilómetros al oeste de Caracas, donde se repostaron cinco muertos y 100 heridos aproximadamente. Varias ciudades adicionales reportaron daños estructurales.

Se originan las primeras normas sismoresistentes del país y se crea la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis).

Muertos y daños materiales[editar]

El desastre dejó a más de 300 muertos (236 muertos registrados),2.000 heridos,80 mil personas sin hogar y una pérdida material de 450.000.000 de bolívares (10.465.116 dólares USA).

Unos 6 edificios fueron destruidos,40 edificios fueron declarados no habitables, 180 edificios sufrieron deterioros graves y un número no cuantificado de viviendas, de uno y dos pisos, resultaron averiadas, especialmente en las fachadas, paredes de recubrimientos, frisos, balcones, cornisas y aleros.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Venelogía: El terremoto cuatricentenario de Caracas http://www.venelogia.com/archivos/627/
  2. Sistema de Teleinformación de Sismología Histórica de Venezuela. «Event record». Consultado el 15 de febrero de 2010. 

Enlaces externos[editar]

Videos[editar]

  • YouTube: Grabación de Audio del Terremoto de Caracas de 1967
  • YouTube: CARACAS TERREMOTO 1967
  • YouTube: CARACAS TERREMOTO 1967