Tasa Tobin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La tasa Tobin o ITF (Impuesto a las transacciones financieras)[1] es un tipo de tasa sobre las transacciones financieras que fue propuesta por el economista estadounidense James Tobin en sus Janeway Lectures en la Universidad de Princeton en el año 1971. Este tipo de impuesto recuperó la atención pública cuando su aplicación fue propuesta en los años noventa por el movimiento antiglobalización, especialmente por la organización ATTAC,[2] y de nuevo en los años 2000 con motivo de la crisis económica de 2008-2012.[3] [4] James Tobin ha considerado que se ha abusado de su nombre y de su idea,[5] dado que en su origen la tasa solo tenía por objetivo frenar la volatilidad de los mercados cambiarios internacionales, y en su nueva formulación se propone que su recaudación se destine a fines sociales o que tenga por objetivo el control de crisis financieras como la crisis de la deuda soberana europea. Desde 2011 se relanzó la reivindicación de esta tasa, tanto desde autoridades políticas y monetarias como diferentes discusiones en el seno de la Unión Europea como desde ONG como Oxfam quien la rebautizó como Impuesto Robin Hood.[6] [7]

En 2001, después de las crisis económicas de los noventa en México, Rusia y el Sudeste Asiático, James Tobin describió la tasa que ideó a comienzos de los años setenta:[8]

El impuesto a las transacciones financieras fue ideado para amortiguar las fluctuaciones en los tipos de cambios. La idea es muy simple: se aplicaría, en cada cambio de una moneda en otra, un pequeño impuesto -digamos un 0,5% del volumen de la transacción-. Esto disuade a los especuladores ya que muchos inversores invierten su dinero en moneda extranjera a muy corto plazo por lo que tendrían que pagar el impuesto muchas veces. Sin impuestos lo que ocurre cuando el dinero se retira inmediatamente es que los países deben aumentar drásticamente los intereses para que su moneda siga siendo atractiva a los flujos financieros. Pero el alto interés y la constante fluctuación son desastrosos para la economía nacional, como se ha demostrado con las crisis financieras de la década de 1990 en México, el Sudeste asiático y Rusia. Con mi propuesta de impuesto a las transacciones financieras los países recuperarían cierto margen de maniobra para defender la economía nacional y sería por tanto una medida que limitaría el poder excesivo de los mercados financieros.[9] [10] [11] [12] [13] [14]

Concepto y definición[editar]

La conceptualización de Tobin[editar]

El objetivo de James Tobin al desarrollar su idea de una tasa sobre las transacciones de divisas era encontrar una vía para gestionar la volatilidad de tipo de cambio. En su visión, "los intercambios de tipo de cambio trasmiten alteraciones a los mercados financieros internacionales. Las economías nacionales y los gobiernos nacionales no son capaces de ajustar los movimientos masivos de fondos en los tipos de cambio extranjeros sin gran trabajo y un alto sacrificio de los objetivos de política económica nacional en relación al empleo, producto e inflación".[15]

Tobin encontró dos soluciones a este asunto. La primera era desplazarse "hacia una divisa común, una política monetaria y fiscal común, y la integración económica".[15] La segunda era desplazarse "hacia una mayor segmentación financiera entre naciones y áreas monetarias, permitiendo a los bancos centrales y a los gobiernos una mayor autonomía en sus políticas destinadas a sus específicas instituciones económicas y objetivos".[15] La solución preferida de Tobin era la anterior, pero no la encontraba políticamente viable de modo que abogó por la segunda opción: "por lo tanto recomiendo, lamentándome por ello, la segunda, y mi propuesta es introducir algún tipo de palo en las ruedas de nuestros excesivamente eficientes mercados internacionales de dinero".[15]

El método de Tobin para introducir un "palo en las ruedas" fue sugerir una tasa sobre todas las conversiones spot de una moneda en otra divisa, proporcional al tamaño de la transacción. En este sentido, afirmó:

Sería una tasa acordada de modo uniforme internacionalmente, administrada por cada gobierno en su propia jurisdicción. Gran Bretaña, por ejemplo, sería responsable por gravar todas las transacciones intra divisa en la divisa Europea de los bancos y brokers basados en Londres, incluso aunque la libra esterlina no participara. La recaudación del impuesto serían apropiadamente satisfecha al Fondo Monetario Internacional (FMI) o al Banco Mundial. El impuesto se aplicaría a todas las compras de instrumentos financieros denominados en otra divisa, desde divisa y moneda hasta títulos sobre activos. Debería aplicarse, creo, a todos los pagos en una divisa de bienes, servicios y activos reales vendidos por un residente de otra área monetaria. No pretendo añadir ni siquiera una mínima barrera al comercio. Pero no veo otro modo de evitar que las transacciones financieras se disfracen de comercio.[15]

En el desarrollo de su idea, Tobin estuvo influido por el trabajo previo de John Maynard Keynes sobre la teoría general de las tasas sobre transacciones financieras:

Soy un discípulo de Keynes, y él, en el famoso capítulo XII de la Teoría general del empleo, el interés y el dinero, ya había prescrito la idea de una tasa sobre las transacciones, con el objeto de alinear a los inversores con sus acciones de un modo duradero. En 1971, yo transferí esta idea a los mercados cambiarios.[10] [11]

El concepto de Keynes deriva de su observación en 1936, cuando propuso que una tasa sobre las transacciones financieras fuera impuesta a las operaciones de Wall Street, donde argumentó que la excesiva especulación de traders financieros sin información aumentaba la volatilidad de los mercados.

Variaciones de la idea de la tasa Tobin[editar]

La tasa Spahn[editar]

De acuerdo a Paul Bernd Spahn en 1995, el "análisis ha mostrado que la tasa Tobin tal y como fue propuesta originalmente no es viable y debería dejarse de lado". Más allá, añadió:

"... es virtualmente imposible distinguir entre el trading normal y el trading especulativo. Si la tasa es aplicada de modo generalizado con tipos altos, afectará negativamente y de modo severo a las operaciones financieras, especialmente si los derivados también son tasados. Un tipo impositivo menor reduciría el impacto negativo en los mercados financieros, pero no mitigaría la especulación de un tipo de cambio que excediera del margen impositivo".[16]

Spahn sugirió una alternativa, que incluiría

"... una estructura de tipo en dos tramos formada por una tasa sobre las transacciones financieras baja, más un sobrecargo a tipos prohibitivos sobre la "repetición". Esta última sería latente durante tiempos de actividad financiera normal, y se activaría solo en caso de ataques especulativos. El mecanismo que permite la identificación de trading fuera de lo normal en los mercados financieros mundiales haría referencia a un "crawling peg"[17] con una banda apropiada para el tipo de cambio. El tipo de cambio se movería libremente dentro de esta banda sin tasarse las transacciones. Solo las transacciones realizadas a un tipo de cambio fuera de ese rango permitido serían sujetas a tasación. Esto induciría automáticamente un comportamiento estabilizador de parte de los participantes en el mercado".[16]

Derechos Especiales de Giro[editar]

El 19 de septiembre de 2001, el especulador jubilado George Soros avanzó la propuesta de unos Derechos Especiales de Giro (DEG) que los países ricos comprometerían al objeto de proveer con asistencia internacional, sin necesariamente desestimar la idea de la tasa Tobin. Afirmó: "creo que se da el caso para una tasa Tobin... [pero] no está nada claro que una tasa Tobin fuera a reducir la volatilidad en los mercados de cambio. Es cierto que desincentivaría la especulación de divisas pero también reduciría la liquidez del mercado".[18]

Alcance del concepto de Tobin[editar]

El término "tasa Tobin" se ha utilizado con frecuencia de modo intercambiable tanto para denominar una tasa sobre las transacciones sobre divisas (TTD) en el sentido de la idea original de Tobin, como para hacer referencia a diferentes formas de una más general tasa sobre las transacciones financieras (TTF). En ambos casos, las diferentes ideas propuestas han incluido tanto conceptos nacionales como multinacionales.

Un ejemplo de esta asociación con una específica tasa sobre transacciones con divisas se muestra en este ejemplo de 2001:

"El concepto de una tasa Tobin ha experimentado un resurgir en las discusiones destinadas a reformar el sistema financiero internacional. Además de diferentes iniciativas legislativas nacionales a favor de una tasa Tobin en los parlamentos nacionales, otras vías para introducir una tasa Tobin sobre las transacciones de divisas (TTD) están siendo examinadas por Naciones Unidas".[19]

Un ejemplo de su asociación con una tasa sobre las transacciones financieras en general se muestra en este otro ejemplo de 2009:

"Los líderes de la Unión Europea han urgido al Fondo Monetario Internacional (FMI) el viernes a considerar una tasa global sobre las transacciones financieras en contra de la oposición a esta idea de EEUU y del propio FMI. En un comunicado emitido tras un encuentro de dos días, los 27 líderes de la EU no llegaron a lanzar un llamamiento formal para la introducción de la llamada "tasa Tobin" pero expresaron claramente que la veían como un instrumento potencialmente útil para aumentar los ingresos".[20]

Idea original y propuesta del movimiento antiglobalización[editar]

El concepto específico de Tobin de una "tasa sobre las transacciones en divisas" de 1972 se mantuvo dormido durante más de 20 años, pero volvió a la vida con la llegada de la crisis financiera asiática de 1997. En diciembre de 1997, Ignacio Ramonet, editor de Le Monde Diplomatique, recuperó el debate en torno a la tasa Tobin con un editorial titulado "Disarming the markets". Ramonet proponía la creación de una asociación para la introducción de esta tasa, que fue llamada ATTAC (Asociación para la Tasación de las Transacciones financieras para la Ayuda a los Ciudadanos). La tasa se convirtió entonces en un asunto clave del movimiento por la justifica global o antiglobalización y un objeto de discusión no solo entre las instituciones académicas sino incluso en las calles y parlamentos de Reino Unido, Francia y alrededor del mundo.

En una entrevista,[21] concedida a la red de radios independientes italiana Radio Popolare en julio de 2001, James Tobin se distanció del movimiento antiglobalización. «Existen agencias y grupos en Europa que han utilizado la tasa Tobin como un elemento para campañas más amplias, con razones que van más allá de mi propuesta. Mi propuesta fue realizada ha sido convertida en una suerte de pieza clave del programa antiglobalización». La entrevista de James Tobin con Radio Popolare fue citada por el Ministro de Exteriores italiano de la época y por el antiguo director de la OMC Renato Ruggiero durante un debate parlamentario tras la reunión del G8 en Génova.[22] Posteriormente, James Tobin se distanció del propio movimiento antiglobalización,[23] [24] y siguió afirmando la validez de su propuesta:

No tengo absolutamente nada en común con esos rebeldes antiglobalización. Por supuesto estoy agradecido, pero el aplauso más grande viene del lugar equivocado. Mira, soy un economista, y como la mayor parte de los economistas apoyo el libre comercio. Más allá, estoy en favor del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio. Han secuestrado mi nombre. [...] la tasa sobre las transacciones en divisa extranjera fue diseñada para reducir y atemperar las fluctuaciones de tipo de cambio.[11] [12] [13] [14]

Tobin observó que, mientras que su propuesta original solo tenía por objetivo "poner un freno en el tráfico de divisas extranjeras", el movimiento antiglobalización ha puesto el hincapié en "el ingreso de las tasas con el que quieren financiar sus proyectos para mejorar el mundo". El economista no se declaró contrario al uso de la recaudación del impuesto, pero llamó la atención sobre que ése no era el aspecto más importante de la tasa.

ATTAC y otras organizaciones han reconocido que aunque todavía consideran la idea original de Tobin como primoridal, piensan que el impuesto podría generar fondos para las necesidades de desarrollo del Sur (como los Objetivos de Desarrollo del Milenio),[25] y permitir a los gobiernos, y por lo tanto a los ciudadanos, reclamar parte del espacio democrático concedido a los mercados financieros.

En marzo de 2002, el profesor Willem Buiter de la London School of Economics, quien estudió bajo la tutela de James Tobin, escribió un encendido obituario del hombre,[26] que también remarcó que "esta [tasa Tobin]... ha sido en años recientes adoptada por algunos de los más determinados enemigos de la liberalización del comercio, de la globalización y de la sociedad abierta". Buiter añadió que "la propuesta para usar la tasa Tobin como un medio de aumentar los ingresos para la asistencia al desarrollo fue rechazada por Tobin, y forzadosamente repudió el mantra antiglobalización de la masa de Seattle". En septiembre de 2009, Buiter también escribió en Financial Times que "Tobin fue un genio... pero probablemente la tasa Tobin fue su idea más rídicula".[27]

Propuestas de tasa Tobin e implementaciones en el mundo[editar]

Se asumió originalmente que la tasa Tobin requeriría una implementación internacional, dado que para un país actuando solo sería muy difícil implementar la tasa. Desde entonces, muchos han argumentado que sería mejor implementarla por una institución internacional. Se ha propuesto que fuera Naciones Unidas quien gestionara la tasa Tobin, resolviendo esta cuestión y dando al mismo tiempo a la ONU una importante fuente de fondos independiente de las donaciones de los estados miembros. No obstante, también han existido iniciativas sugiriendo la posibilidad de dotar a la tasa de una dimensión nacional.

Aunque encontró algo de apoyo en países con movimientos políticos de izquierda importantes como Francia y Latinoamérica, la propuesta de tasa Tobin sufrío importantes críticas tanto de economistas como de gobiernos, especialmente aquellos con mercados liberales y un importante sector bancario internacional, quienes afirmaron que sería imposible implementar la tasa porque desestabilizaría los mercados de divisas extranjeras.

La mayor parte de las implementaciones prácticas de la tasa Tobin, tanto en la forma de una tasa sobre las transacciones en divisas específica o una más general tasa sobre las transacciones financieras ha tenido lugar a nivel nacional. En julio de 2006, el analista Marion G. Wrobel examinó las experiencias internacional de varios países con tasas sobre las transacciones financieras.[28]

Experiencia en Suecia con las tasas sobre las transacciones financieras[editar]

El trabajo de Wrobel llamó la atención sobre la experiencia de Suecia con diferentes tasas sobre las transacciones financieras.[28] En enero de 1984, Suecia introdujo una tasa del 0.5% sobre la compra o venta de un activo de capital. De modo que una transacción de ida y vuelta (compra y venta) resultaría en un gravamen del 1%. En julio de 1986 el tipo fue doblado. En enero de 1989, una tasa considerablemente más baja del 0.002% sobre los activos de renta fija fue introducida para todos los valores con madurez superior a los 90 días o inferior. Para los bonos con un vencimiento de cinco años o superior, la tasa era del 0.003%.

La recaudación de estos impuestos no fueron buenos. Por ejemplo, se preveía inicialmente que los ingresos de la tasa sobre los valores de renta fija fueran de 1.500 millones de coronas suecas al año. En realidad, no superaron los 80 millones de coronas suecas ningún año y la media estuvo cerca de los 50 millones.[29] Además, al caer los volúmenes negociados imponibles, la recaudación de los impuestos sobre las ganancias del capital también cayeron, eliminando por completo el efecto recaudador positivo de la tasa sobre las transacciones de capital.[30]

El día que la tasa fue anunciada, los precios de las acciones cayeron un 2.2%. Pero existió filtración de información antes del anuncio, lo que explicaría la caída del 5.35% en el precio durante los 30 días anteriores al anuncio. Cuando la tasa fue doblada, los precios volvieron a caer otro 1%. Estas caídas estuvieron en línea con el valore capitalizado de los pagos impositivos futuros que se esperaban de las operaciones. Así, se percibió que las tasas sobre los valores de renta fija solo sirvieron para incrementar el coste del endeudamiento público, dando otro argumento contra la tasa.

Incluso aunque la tasa sobre los valores de renta fija fue mucho más baja que sobre el capital, el impacto en la negociación de mercado fue más dramático. Durante la primera semana del impuesto, el volument de negociación de bonos cayó un 85%, incluso aunque el tipo de la tasa para el bono a cinco años fuera de tan solo el 0.003%. El volumen de la negociación de futuros cayó un 98% y el mercado de opciones desapareció. El 15 de abril de 1990, se abolió la tasa sobre los activos de renta fija. En enero de 1991, los tipos de las demás tasas fueron recortados a la mitad y al final de ese año fueron abolidos completamente. Una vez que las tasas fueron eliminadas, los volúmenes de negociación volvieron y crecieron sustancialmente durante los años noventa.[cita requerida]

La experiencia de Reino Unido con la tasa sobre transacciones de valores (Stamp Duty)[editar]

Un tipo de tasa sobre las transacciones financieras (FTT) es la Stamp Duty Reserve Tax (SDRT) y el impuesto de sello.[31] Los impuestos de sello fueron introducidos como un impuesto ad valorem sobre la compra de acciones en 1808,[32] precediendo en cerca de 150 años la tasa Tobin sobre las transacciones en divisas. En 1963 se introdujeron modificaciones.[33] Ese año, el tipo de la UK Stamp Duty era del 2%, fluctuando entre 1% y 2% a partir de entonces, hasta que un proceso de reducción gradual comenzó en 1984, cuando el tipo fue reducido a la mitad, primero del 2% al 1%, y de nuevo en 1986 del 1% al nivel actual del 0.5%.[33]

Los cambios en los tipos del impuesto de sello en 1974, 1984 y 1986 facilitaron a los investigadores con "experimentos naturales", permitiéndoles medir el impacto de la tasa sobre las transacciones en los volúmenes negociados en el mercado, en la volatilidad, en los rendimientos y en las valoraciones de los valores de la Bolsa de Londres. Jackson y O'Donnel (1985), utilizando datos para el Reino Unido trimestrales, encontraron que una reducción de un 1% en la Stamp Duty en abril de 1984 del 2% al 1% condujo a un "incremento dramático del 70% en el volumen de valores".[34] Analizando los tres cambios en los tipos de la Stamp Duty, Saporta y Kan (1997) encontraron que los anuncios de incremento (o reducción) del tipo de la tasa fueron seguidos por rendimientos negativos (o positivos), pero incluso aunque estos resultados fueron estadísticamente significativos, podrían estar influidos por otros factores, dado que los anuncios fueron realizados en "día de presupuesto".[35] Bond et al. (2005) confirmaron los hallazgos de los anteriores estudios, señalando además que el impacto del anuncio del recorte del tipo de la tasa fue más beneficioso (aumentando el valor de mercado más significativamente) en caso de las empresas más grandes, que disponían de mayores volúmenes, y estaban por lo tanto más afectadas por la tasa sobre las transacciones que los valores de empresas más pequeñas y, por tanto, menos frecuentemente negociados.[36]

Propuestas internacionales[editar]

En 1996, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo patrocinó un estudio comprensivo sobre la viabilidad y el análisis coste beneficio de la tasa Tobin.[37]

Propuesta europea para la "primera tasa Euro"[editar]

A finales de 2001, una tipo de tasa Tobin fue adoptada por la Asamblea Nacional de Francia. Sin embargo, fue depuesta en marzo de 2002 por el Senado francés.[38] [39] [40]

El 15 de junio de 2004, la Comisión de Finanzas y Presupuestos del Parlamento Federal de Bélgica aprobó una ley implementando una tasa Spahn.[41] De acuerdo a esta normativa, Bélgica introduciría una tasa Tobin una vez que todos los países de la eurozona introdujeran una ley similar.[42] En julio de 2005, el antiguo canciller austríaco Wolfgang Schüssel hizo un llamamiento para aprobar una tasa Tobin de la Unión Europea que basa la estructura financiera de las comunidades de modo más estable e independiente. No obstante, la propuesta fue rechazada por la Comisión Europea.

El 23 de noviembre de 2009, el Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, tras atender una reunión del Grupo Bilderberg, argumentó a favor de una versión europea de la tasa Tobin.[43] [44] Este impuesto se aplicaría más allá de las puras transacciones financieras: "todas las compras y el petróleo serían tasadas".[43] En contra se pronunció su hermana, Christine Van Rompuy, quien dijo, "cualquier nuevo impuesto afectará directamente a los pobres".[45]

El 29 de junio de 2011, la Comisión Europea realizó un llamamiento para aplicar tasas similares a la tasa Tobin al sistema financiero europeo para genera ingresos directos desde 2014. Al mismo tiempo, sugirió la reducción de los impuestos existentes de los 27 estados miembros.[46] El 28 de septiembre de 2011 la Comisión Europea aprobó un proyecto de directiva con el fin de establecer un impuesto sobre la mayoría de las transacciones financieras realizadas en la Unión Europea. La iniciativa partió de la Comisión con el apoyo de Alemania, Francia y España, entre otros, y el rechazo expreso de Londres.[47] [48]

A raíz de la crisis del euro se ha considerado la creación de una tasa a las transacciones financieras que podría alejar la volatilidad de los mercados, disminuir las inversiones meramente especulativas y generar beneficios de unos 55.000 millones de euros anuales permitiendo disminuir además las aportaciones de los países a la Unión Europea.[49]

El 9 de octubre de 2012 11 países de la Unión Europea (Alemania, Francia, Portugal, Grecia, Eslovenia, Bélgica, Austria, España, Italia, Estonia y Eslovaquia) acordaron avanzar en la creación de una TTF mediante una cooperación reforzada para evitar el veto de países como Reino Unido. La propuesta de Bruselas gravaría con un 0,1% las compraventes de acciones y bonos y con un 0,01% las de derivados. Si se implantara en toda la Unión Europea generaría unos ingresos de 55.000 millones de Euros. La propuesta deberá discutirse en la reunión de ministros de Economía del 12 de noviembre.[50] [51]

Apoyo en algunos estados del G20[editar]

El primer país del grupo del G20 en aceptar formalmente la tasa Tobin fue Canadá.[52] El 23 de marzo de 1999, la Cámara de los Comunes de Canadá aprobó una resolución instando a su Gobierno a "poner en marcha una tasa sobre las transacciones financieras en concierto con la comunidad internacional."[53] No obstante, diez años más tarde, en noviembre de 2009, durante el encuentro de ministros de finanzas del G20 en Escocia, el representante del gobierno de minoría de Canadá se expresó abiertamente en contra de la resolución de su Cámara de los Comunes.[54]

En septiembre de 2009, el presidente francés Nicolas Sarkozy relanzó el asunto de la tasa Tobin de nuevo, sugiriendo su adopción por el G20.[55] El 7 de noviembre de 2009, el primer ministro inglés Gordon Brown afirmó que el G20 debería considerar una tasa sobre la especulación, aunque no especificó si esta debería ser solo sobre la negociación de divisas. La BBC informó que existía una respuesta negativa por parte del G20.[54] El 11 de diciembre de 2009, los líderes de la Unión Europea expresaron un apoyo amplio para una tasa Tobin en un comunicado enviado al Fondo Monetario Internacional.[20]

La viabilidad de la implantación gradual de una TTF, comenzando con unos pocos estados europeos[editar]

John Dillon sostiene que no es necesario disponer del acuerdo unánime sobre la viabilidad de una TTF internacional antes de avanzar. Propone su introducción gradual, comenzando seguramente en Europa donde el apoyo a la misma es mayor. El primer paso podría incluir un impuesto sobre los instrumentos financieros en unos pocos países. Stephan Schulmeister del Austrian Institute for Economic Re-search ha sugerido que inicialmente Gran Bretaña y Alemania podrían implementar el impuesto en un amplio conjunto de instrumentos financieros dado que el 97% de todas las transacciones sobre divisas en la Unión Europea tiene lugar en estos dos países.[56]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Conoce el ITF
  2. Resucita la Tasa Tobin, 29/8/2009
  3. Brown cree que la 'tasa Tobin' será una realidad, Público -España-, 12/2/2010
  4. Una hoja de ruta para la tasa Tobin, Jesús Lizcano Álvarez, El País - España-, 14/2/2010
  5. El movimiento antiglobalización abusa de mi nombre, entrevista a James Tobin para Der Spiegel, 3 de septiembre de 2001.
  6. Susana Ruíz, Oxfam, Vuelve la 'tasa Tobin', en versión 2.0, 21/201/2010 - El País
  7. ¿Ya demás de la tasa Tobin 2.0?, José Antonio García Saez, 1 de julio de 2011 - Attac
  8. Extracto de un artículo originalmente publicado en alemán: "wie die Krisen in Mexiko, Südostasien und Russland während der neunziger Jahre gezeigt haben. Meine Steuer würde Notenbanken kleiner Länder Handlungsspielraum zurückgeben und dem Diktat der Finanzmärkte etwas entgegensetzen." - Christian Von Reiermann, and Michaela Schießl (3 de septiembre de 2001). «Die missbrauchen meinen Namen (translated as "They Are Misusing My Name") (entrevista con James Tobin)». Spiegel Online. Consultado el 1 de enero de 2010.
  9. Ver cita en inglés The tax on foreign exchange transactions was devised to cushion exchange rate fluctuations. The idea is very simple: at each exchange of a currency into another a small tax would be levied - let's say, 0.5% of the volume of the transaction. This dissuades speculators as many investors invest their money in foreign exchange on a very short-term basis. If this money is suddenly withdrawn, countries have to drastically increase interest rates for their currency to still be attractive. But high interest is often disastrous for a national economy, as the nineties' crises in Mexico, Southeast Asia and Russia have proven. My tax would return some margin of manoeuvre to issuing banks in small countries and would be a measure of opposition to the dictate of the financial markets
  10. a b «James Tobin: "The antiglobalisation movement has highjacked my name"». Jubilee Research, a successor to Jubilee 2000 UK (3 de septiembre de 2001). Archivado desde el original el 6 de marzo de 2005. Consultado el 11 de febrero de 2010.
  11. a b c Christian Von Reiermann, and Michaela Schießl (3 de septiembre de 2001). «Die missbrauchen meinen Namen (translated as "They Are Misusing My Name") (Interview with James Tobin)». Spiegel Online. Consultado el 1 de enero de 2010.
  12. a b Extracto de un artículo en la revista alemana Spiegel, en alemán:"SPIEGEL: Diese Bewegung will die Einführung einer Steuer auf Devisengeschäfte. Damit sollen die Kapitalmärkte gebändigt und mit den zusätzlichen Einnahmen die Entwicklungshilfe verstärkt werden. Klingt das nicht wie Ihr Vorschlag? Tobin: Ich hatte vorgeschlagen, die Einnahmen der Weltbank zur Verfügung zu stellen. Aber darum ging es mir gar nicht. Die Devisenumsatzsteuer war dafür gedacht, Wechselkursschwankungen einzudämmen. Die Idee ist ganz simpel: Bei jedem Umtausch von einer Währung in die andere würde eine kleine Steuer fällig, sagen wir von einem halben Prozent des Umsatzes. So schreckt man Spekulanten ab. Denn viele Investoren legen ihr Geld sehr kurzfristig in Währungen an. Wird dieses Geld plötzlich zurückgezogen, müssen die Länder die Zinsen drastisch anheben, damit die Währung attraktiv bleibt. Hohe Zinsen aber sind oft desaströs für die heimische Wirtschaft, wie die Krisen in Mexiko, Südostasien und Russland während der neunziger Jahre gezeigt haben. Meine Steuer würde Notenbanken kleiner Länder Handlungsspielraum zurückgeben und dem Diktat der Finanzmärkte etwas entgegensetzen." - Christian Von Reiermann, and Michaela Schießl (3 de septiembre de 2001). «Die missbrauchen meinen Namen (translated as "They Are Misusing My Name") (Interview with James Tobin)». Spiegel Online. Consultado el 1 de enero de 2010.
  13. a b Speigel Online International (9 de marzo de 2001). «They are misusing my name». English Summaries [of quotes in Spiegel Online]. Speigel Online International. Consultado el 1 de enero de 2010.
  14. a b James Tobin-El movimiento antiglobalización abusa de mi nombre
  15. a b c d e James Tobin (Julio/Octubre de 1978). «A Proposal for International Monetary Reform». Eastern Economic Journal (Eastern Economic Association):  pp. 153–159. http://ideas.repec.org/a/eej/eeconj/v4y1978i3-4p153-159.html. 
  16. a b Paul Bernd Spahn (16 de junio de 1995). «International Financial Flows and Transactions Taxes: Survey and Options». University of Frankfurt/Main. Paper publicado originalmente por el Fondo Monetario Internacional como Working Paper WP/95/60.. Consultado el 2 de agosto de 2012.
  17. En finanzas, se traduce al castellano como "un método de estabilizar un tipo de cambio o un precio manteniendo un nivel fijo durante un período específico o hasta que el nivel ha persistido en un límite superior o inferior durante un período de tiempo específico, permitiendo un incremento o caída predeterminado. Traducción de "crawling peg" en Wordreference.
  18. Asia Society: Speeches
  19. Peter Wahl and Peter Waldow (1 de abril de 2001). «Currency Transaction Tax - a Concept with a Future». World Economy, Ecology & Development Association (WEED). Consultado el 2 de agosto de 2012.
  20. a b Tony Barber (11 de diciembre de 2009). «EU leaders urge IMF to consider global Tobin tax». The Financial Times.
  21. Véase la revista italiana Vita
  22. Parliamentary debate
  23. http://www.eumed.net/cursecon/textos/tobin-antiglob.htm
  24. Hodgson, Godfrey (13 de marzo de 2002). «James Tobin». The Guardian (Londres). 
  25. Stephen Spratt (septiembre de 2006). «A Sterling Solution». Stamp Out Poverty report. Stamp Out Poverty Campaign.
  26. http://www.nber.org/~wbuiter/obit.pdf
  27. http://www.ft.com/cms/s/0/76e13a4e-9725-11de-83c5-00144feabdc0.html?nclick_check=1
  28. a b Financial Transaction Taxes: The International Experience and the Lessons for Canada. http://dsp-psd.tpsgc.gc.ca/Collection-R/LoPBdP/BP/bp419-e.htm
  29. Campbell, John Y. and Froot, Kenneth A. “International Experiences with Securities Transaction Taxes (diciembre 1993),” NBER Working Paper No. W4587. http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=338864
  30. «Transaction taxes and the behavior of the Swedish stock market». Journal of Financial Economics 33 (2):  p. 227. 1993. doi:10.1016/0304-405X(93)90005-V. 
  31. El impuesto se sello se aplica a las transferencias de certificados de acciones. SDRT es el equivalente amplpio de una tasa sobre las transferencias de valores sin certificado.
  32. «Stamp Taxes Manual». HM Revenue and Customs. Consultado el 3 de agosto de 2012. paras 1.34 to 1.40
  33. a b OXERA (mayo de 2007). «The effectiveness of Keynes-Tobin transaction taxes when heterogeneous agents can trade in different markets: A behavioral finance approach». Oxera Consulting Ltd. Consultado el 3 de agosto de 2012.
  34. Jackson, P. and A. O’Donnell, 1985. The effects of stamp duty on equity transactions and prices in the UK Stock Exchange. Bank of England Discussion Paper No. 25.
  35. «The Effects of Stamp Duty on the Level and Volatility of Equity Prices». SSRN Electronic Journal. 1998. doi:10.2139/ssrn.93656. 
  36. «Stamp Duty on Shares and Its Effect on Share Prices». Public Finance Analysis 61 (3):  pp. 275–298. 2005. doi:10.1628/001522105774979010. http://ideas.repec.org/a/mhr/finarc/urnsici0015-2218%28200511%29613_275sdosai_2.0.tx_2-v.html. 
  37. Haq, Mahbub ul; Kaul, Inge; Grunberg, Isabelle (August 1996). The Tobin Tax: Coping with Financial Volatility. Oxford University Press. ISBN 978-0-19-511180-4
  38. Eddy Fougier (Primavera de 2003). «The French Antiglobalization Movement: a New French Exception?». Institut Francais des Relationes Internationales.
  39. Kwan S. Kim and Seok-Hyeon Kim (diciembre de 2003). . The Role of International Institutions in Globalization: The Challenges of Reform (editado por John-ren Chen). Edward Elgar Publishing.
  40. Daniel Ben-Ami (25 de marzo de 2002). «Tobin or not Tobin?». spiked.
  41. Paul Bernd Spahn (16 de junio de 1995). «International Financial Flows and Transactions Taxes: Survey and Options». University of Frankfurt/Main; Paper originally published with the IMF as Working Paper WP/95/60.. Consultado el 3 de agosto de 2012.
  42. Banco Central Europeo (2004). Opinion of the European Central Bank (CON/2004/34)
  43. a b Andrew Moran (23 de noviembre de 2009). «Europe's first President calls for Euro tax, Euro identity». Digital Journal. Consultado el 3 de agosto de 2012.
  44. Daniel McConnell (22 de noviembre de 2009). «EU president wants to see a new Euro tax». Independent.ie.
  45. Macer Hall and Alison Little (19 de noviembre de 2009). «Belgian PM Herman Van Rompuy called clown by sister Christine». Daily Express. Consultado el 3 de agosto de 2012.
  46. Ian Traynor (29 de junio de 2011). «EU calls for 'Tobin' tax in a move to raise direct revenue». The Guardian. Consultado el 29 de junio de 2011.
  47. Bruselas aprueba el proyecto de ley para crear una tasa Tobin europea, Cinco Días, 29/9/2011
  48. Rajoy apoya una tasa sobre las transacciones financieras, Cinco Días, 16/1/2012
  49. Barroso dice que una 'tasa Tobin' reduciría las aportaciones nacionales a la UE, Cinco Días, 22/3/2012
  50. España e Italia se suman a Alemania y Francia para impulsar la tasa Tobin, El País, 9/10/2012
  51. Once países de la UE acuerdan crear una tasa Tobin a las transacciones financieras, Público, 9/10/2012
  52. El G20 está formado por el G7 más otros países. El G20 se estableció en septiembre de 1999, y Canada fue parte del grupo del G7 original. No se produjeron elecciones entre el 23 de marzo de 1999, cuando Canadá adoptó la resolución sobre la tasa Tobin, y septiembre de 1999 cuando se formó el G20, de ahí que su Gobierno se mantuviera en la misma posición.
  53. Robin Round (representative of Halifax Initiative) (Enero/febrero 2000). «Time for Tobin!». New Internationalist. Consultado el 5 de agosto de 2012.
  54. a b BBC (7 de noviembre de 2009). «Lukewarm reaction to UK tax plan». BBC. Consultado el 5 de agosto de 2012. 
  55. «Sarkozy to press for 'Tobin Tax'». BBC News. 19 de septiembre de 2009. 
  56. John Dillon (mayo de 2010). «An Idea Whose Time Has Come: Adopt a Financial Transactions Tax». KAIROS Policy Briefing Paper No. 24 revised and updated. KAIROS. Consultado el 6 de agosto de 2012.

Enlaces externos[editar]