Sebastián de Eslava

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sebastián de Eslava y Lazaga
Sebastián de Eslava.jpg
Sebastián de Eslava, Virrey de Nueva Granada (1740–49)
Capitán General
Años de servicio 17041759
Lealtad Bandera de España 1701-1760.svg España
Mandos Real Ejército
Participó en Guerra del Asiento

Nacimiento 1684
Provincia de Navarra
Fallecimiento 21 de junio de 1759
Madrid, España
[editar datos en Wikidata ]

Sebastián de Eslava y Lazaga (Navarra, 1684Madrid, 21 de junio de 1759) fue un General español y oficial colonial. Desde el 24 de abril de 1740 al 6 de noviembre de 1749 fue el virrey del restablecido Virreinato de Nueva Granada. Él estaba gobernando en esta parte del Imperio al tiempo de la derrota británica del Almirante Edward Vernon en Cartagena de Indias durante la Guerra del Asiento. Tras su muerte se le concedió el título de marqués de la Real Defensa de Cartagena de Indias.

Restablecimiento del Virreinato de Nueva Granada[editar]

En 1740 se restableció el Virreinato del Nuevo Reino de Granada. Esta parte de Sudamérica, que incluía lo que son actualmente las naciones de Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador, había sido parte originalmente del Virreinato del Perú. En 1718 se había establecido el Virreinato de Nueva Granada a partir de esta parte del Perú, pero, este virreinato duró únicamente de 1718 a 1724 y esta fecha fue reincorporado al Perú.

En Madrid se sabía de los problemas de gobernar estos vastos territorios desde Lima, por lo que en 1740 se restableció Nueva Granada como virreinato, por las mismas razones que se definieron para el anterior intento — largas distancias, crecimiento poblacional, recaudación de impuestos, defensa, y control administrativo. Pero la razón más importante era desarrollar la economía y la población de las partes más alejadas de la capital del virreinato, descentralizando el gobierno. En agosto de 1739 Sebastián de Eslava fue nombrado primer virrey de esta segunda entidad, con instrucciones expresas de la Corona de defender la colonia contra los ataques ingleses.

Comienzo de su mandato como virrey[editar]

Eslava estudió en la Real Academia Militar de Barcelona. El era teniente general del Ejército español y comandante de la Orden de Calatrava. En abril de 1740 llegó a Cartagena de Indias, permaneciendo en dicha ciudad durante todo su mandato, sin viajar al interior.

Eslava reparó el Castillo de Bocachica y varios fuertes que protegían el puerto. En el Castillo de San Lázaro puso en marcha una fábrica de munición y carruajes así como las ramblas. Dio pasos importantes para poder suministrar armas, munición y entrenamiento militar a las fuerzas españolas. En los demás sitios de la colonia, se realizaron trabajos de fortificación como en Santa Marta, Puerto Cabello y Guaira. Se encargó de fortalecer los fuertes de Araya y el Castillo de San Antonio en la provincia de Cumaná. Así mismo aprobó la fortificación en el islote de Caño de Limones y equipó el presidio de Guayana.

La Guerra del Asiento[editar]

Todas estas medidas fueron fundamentales ya que finalmente Gran Bretaña, luchando por el control comercial en América, declaró la guerra a España en 1739. Las defensas costeras se descubrieron esenciales.

El 21 de noviembre de 1739 el Almirante inglés Edward Vernon capturó Portobelo, en el lado Atlántico del Istmo de Panamá, el cual formaba parte del nuevo virreinato de la Nueva Granada. Esto sucedió justo a la llegada de Eslava a Cartagena como virrey. Tras su victoria, Vernon se dirigió a Cartagena. El 13 de marzo de 1741 el británico bloqueó el puerto con 51 barcos de combate, 135 transportes, 2.000 cañones y más de 28.000 hombres, seguramente la mayor flota reunida en su tiempo. La ciudad fue defendida por el Almirante español Blas de Lezo, al mando de 3.000 soldados de tropas españoles, 600 arqueros indios, y seis fragatas. Él también confiaba en sus cautelosos preparativos y el estudio de las fortificaciones de la ciudad.

En la noche de 19 de abril los británicos comenzaron su principal ataque a la muralla de San Felipe. No obstante, los atacantes pronto se dieron cuenta de que sus escalas y escaleras eran más cortas que las murallas, debido a la excavación de un foso alrededor de éstas, ordenado por Blas de Lezo, restituido en su cargo por el Virrey Eslava al reconocer éste, su propia ineptitud militar en la defensa de la Heroica. A los ingleses les fue imposible avanzar y se vieron impedidos de retirarse por el equipamiento que llevaban. En ese momento los españoles, por orden de Blas de Lezo y en contra de la opinión del General Carlos Desnaux, abrieron fuego contra ellos y contraatacaron fuera de las murallas con bayonetas. La carnicería fue enorme, y al resto de soldados británicos se le ordenó permanecer en sus naves, con las provisiones.

Vernon finalmente tuvo que levantar el bloqueo y volver a Jamaica el 20 de Mayo, exclamando en su retirada, "God damn you, Lezo!" escupiendo al mar. Gracias a la habilidad militar como marino del Almirante Blas de Lezo, se pudo derrotar a la bautizada "La otra Armada invencible". Esta derrota fue la mayor humillación que nación alguna hubiese sufrido, por ello que Inglaterra escondió durante siglos la derrota.

Se estima que seis mil soldados británicos murieron contra solo 1.000 españoles, y perdieron 50 barcos de una escuadra de 180 por 6 buques de los defensores. Blas de Lezo, que ya había perdido un ojo, un brazo y una pierna en otras batallas, encontró finalmente la muerte por enfermedad después de la batalla, concretamente el 7 de Septiembre del 1741

Durante el tiempo que duró el sitio de Vernon sobre Cartagena, Sebastián de Eslava comprometió seriamente las defensas de la plaza y con ello el futuro del imperio, debido a sus pésimas estrategias militares. Teniendo por ello que restituir el 18 de Abril, al Almirante Blas de Lezo, en su cargo para que se ocupara de la defensa del fuerte de San Felipe, último reducto junto al Fuerte de Pastelillo antes de Cartagena. Al acabar la guerra, escribió un diario que enviaría al Rey el 1 de Junio de 1741, atribuyéndose injustamente de forma siniestra y con datos falsos, la victoria contra Inglaterra, escondiendo así su cobardía y sus graves carencias como estratega militar. El 28 de Junio envió una carta al Rey, pidiendo el ajusticiamiento de Blas de Lezo, vengándose así del Almirante que había dejado en multitud de ocasiones al descubierto su nulidad y torpeza como militar delante de todo el ejército.

Después del Sitio de Cartagena[editar]

Durante su administración, el virrey Eslava fundó hospitales y villas, construyó carreteras, promovió la pacificación de los indios Motilones, y aportó armas, dinero y provisiones para defender algunas ciudades como Pamplona y San Faustino, también mantuvo la navegación en el río Zulia. Se construyeron 20 iglesias, reparó y agrandó otras, protegió la instalación de misiones y organizó las de la Provincia de Darién, en Panamá. Así mismo mejoró las finanzas del territorio y la administración de justicia.

Dejó Nueva Granada hacia España el 23 de febrero de 1750. Después de su retorno a España, el Rey Fernando VI le nombró Capitán General de Andalucía, y más tarde, el 2 de julio de 1754, ministro de la Guerra. En 1760 fue póstumamente nombrado con el título de marqués de la Real Defensa de Cartagena de Indias.

Referencias[editar]

  • COLMENARES, Germán (Ed.) Relaciones e informes de Los gobernantes de la Nueva Granada. Bogotá: Banco Popular, 1989.
  • RESTREPO SÁENZ, José María. Biografías de los mandatarios y ministros de la Real Audiencia (1671 a 1819). Bogotá: Academia Colombiana de Historia, 1952.
  • RODRÍGUEZ MALDONADO, Carlos. «Don Sebastián de Eslava y don Blas de Lezo». Boletín de historia y antigüedades (Bogotá). Vol. 39, Nos. 447–448 (Ene./Feb. 1952), pp. 76–84.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Jorge de Villalonga (hasta 1724)
Virrey de Nueva Granada
17401749
Sucesor:
José Alfonso Pizarro