Protestas y rebeliones del siglo XVIII (Perú)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antes de la revolución de Túpac Amaru II, las más importantes protestas y rebeliones en el Virreinato del Perú fueron las siguientes:

Rebelión de Azángaro, Carabaya, Cotabambas y Castrovirreyna[editar]

Los caciques y los demás indios de Azángaro, Carabaya, Cotabambas y Castrovirreyna se rebelaron contra el abuso incesante de los corregidores, entre los años 1724 y 1736. En efecto, de manero sorpresiva tomaron presos a los corregidores de dichas circunscripciones territoriales y les dieron muerte. El gobierno del virrey José de Armendáriz, Marqués de Castelfuerte envía un ejército bien pertrechado desde Lima. Los realistas lograron derrotar a los insurrectos, haciendo uso de una brutal represión. Los principales líderes indios fueron apresados y ajusticiados,Corona. Para tal efecto, residió en Madrid entre 1722 y 1732. Durante esos diez años se dedicó a presentar sendos memoriales al Consejo de Indias, al Rey y a otras autoridades de la Corona española, denunciando el abuso de funcionarios reales en el Virreinato del Perú, principalmente los corregidores de los valles de La Libertad. A pesar de que iba en representación de varios curacas de la zona, sus gestiones fracasaron.

Rebelión de Cama Condori y Orco Huaranca[editar]

Juan Vélez de Córdova

El manifiesto de la rebelión de Oruro (hoy Bolivia) de 1739 retoma el pedido que hiciera Alejo Calatayud, líder de la insurrección de Cochabamba (hoy Bolivia), en 1730. En este sentido, estas protestas pretendían comunicar al rey que "no debia de haber corregidor de España y que los alcaldes debían de ser criollos". Incluso, la rebelión de Oruro fue más explicita, no solo rechazando a los corregidores peninsulares, sino además, por quejarse por los impuestos excesivos y la inaccesibilidad de las Audiencias judiciales. Este programa de protesta es el que en 1780 llevará adelante "Túpac Amaru II" en la "Gran Rebelión andina".

Juan Santos Atahualpa[editar]

Juan Santos Atahualpa fue un líder rebelde al régimen colonial español que tuvo su foco de resistencia en la Sierra Central del virreinato del Perú, específicamente en la selva que oriental de los valles interserranos de Tarma y Jauja, entre 1740-1750.