Diego Cristóbal Túpac Amaru

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Túpac Amaru II y su familia, según un cuadro de autor desconocido. Diego Cristóbal Túpac Amaru sería uno de los personajes de la fila de arriba. Iglesia de Yanaoca.

Diego Cristóbal Túpac Amaru (Tinta, 1750? - Cuzco, 19 de julio de 1783), fue un líder rebelde peruano, sucesor en el comando de su primo Túpac Amaru II.

Al momento de asumir el cargo, se había batido en las campañas del Urubamba contra las fuerzas virreinales, en los ataques a Paucartambo, ciudad a la cual puso cerco por un largo periodo y en la guerra contra Mateo Pumacahua.

Diego Cristóbal intentó una ofensiva para rescatar al Inca, pero fue vencido en el combate de Layo (14 de abril de 1781). Pasó entonces al Altiplano a fin de reorganizar las huestes rebeldes y profundizar las acciones en el Alto Perú, para lo cual no contó siempre con la necesaria obediencia de parte de los caciques menores y otros jefes aborígenes.

Pueblos enteros quedaron arrasados, subsistiendo solamente Puno, ciudad contra la cual lanzó lo mejor de las tropas, sin éxito. Triunfó en cambio en la toma de Sorata (actual Bolivia), urbe dos veces sitiada. Y fue su mejor éxito militar la derrota del mariscal José del Valle quien avanzó desde Tinta a liberar Puno y La Paz, fracasando en su empeño. Es cierto que el Mariscal obtuvo las victorias de Puquinacancari y Condorcuyo, pero se vio obligado a abandonar Puno. El 30 de mayo, los rebeldes hacían su ingreso triunfal a la ciudad altiplánica.

En el apogeo de su poder controlaba vastas zonas cusqueñas y colocó gente a pocas leguas de la Ciudad Imperial . A la par dominaba todo Puno, las serranías de Moquegua y Tacna. A través de Túpac Catari, Andrés Túpac Amaru y otros lugartenientes controló la integridad de Bolivia andina y zonas de Chile y Argentina.

Disconforme con el acento racista que algunos de sus subordinados le daban al movimiento, buscó la paz con los realistas que habían ofrecido un indulto general. Creyendo en la sinceridad de las ofertas, se entregó con casi todas sus fuerzas, tras negociar la paz en Lampa. No obstante, quedó con un enorme poder político, lo cual fue usado como pretexto por los realistas para involucrarlo posteriormente con la conjura de Carabaya y así poder tomarlo prisionero.

Capturado el 15 de marzo de 1783, en Marcapata (Quispicanchis), se le instauró un proceso sumario que terminó con una condena a la pena capital con atenaceado, que se le arrancara la carne con tenazas al rojo vivo, además de ahorcado y descuartizado el 19 de julio del mismo año. Sus más fieles seguidores y familia corrieron la misma suerte, su mujer fue desterrada.

Referencias[editar]

  • Scarlett O'Phelan Godoy. Un Siglo de Rebeliones Anticoloniales. Perú y Bolivia 1700-1783. Cuzco: CBC, 1988.
  • Juan José Vega. Historia General del Ejército Peruano, III:1. Lima: Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú, 1981.
  • "Carta nº 251 de Agustín de Jáuregui, Virrey de Perú, a José de Gálvez, Secretario de Indias."  Archivo General de Indias, LIMA,663,N.26.