Primera batalla del Marne

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Primera Batalla del Marne
Primera Guerra Mundial
Fecha 6 de septiembre12 de septiembre, 1914
Lugar Río Marne, cerca de París (Francia)
Conflicto Los alemanes buscan rodear por el oeste a las fuerzas aliadas. El gobernador de París ordena que los taxis parisinos transporten al frente a las tropas de reserva francesas. Se suma el Cuerpo Expedicionario Británico. Los alemanes son detenidos, haciendo fracasar el Plan Schlieffen y comenzando así la guerra de trincheras.
Resultado Decisiva victoria estratégica Aliada
Beligerantes
Bandera de Francia. Francia
Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Flag of the German Empire.svg Segundo Reich Alemán
Comandantes
Joseph Joffre
John French
Helmuth von Moltke
Fuerzas en combate
1.071.000 hombres 1.485.000 hombres
Bajas
Alrededor de 263.000
Francia: 80.000 muertos
Alrededor de 250.000

Ha habido dos batallas que reciben el nombre de Batalla del Marne, ambas durante la Primera Guerra Mundial.

La primera batalla del Marne (conocida también como milagro del Marne) fue una batalla de la Primera Guerra Mundial combatida en el frente occidental desde el 5 al 12 de septiembre de 1914. El evento constituyó un punto de cambio en el curso de toda la guerra ya que marcó el fallo del Plan Schlieffen alemán y, por cuatro años, el fin de la guerra de movimientos.

Desarrollo[editar]

A fines de agosto de 1914, todas las fuerzas aliadas en el frente occidental, constituidas por el ejército francés reforzado por el Cuerpo de expedición británico, había sido obligadas a la retirada hacia París tras varias derrotas de la Batallas de las fronteras.

Los alemanes estaban por llegar al Marne amenazando con encerrar por el oeste al grueso de las fuerzas enemigas. Gracias a los primeros aviones, que hicieron su aparición en el campo militar como simples elementos de observación, los franceses se dieron cuenta de la amenaza. Además se detectó una transmisión de radio alemana gracias a la antena de 24 metros colocada justo en la cúspide de la Torre Eiffel. En dicha transmisión, que por error no se envió codificada, se transmitía que el ejército alemán estaba impedido por el agotamiento de sus tropas. Sir John French, comandante del cuerpo de expedición británico, inició los planes de la retirada general británica a las ciudades portuarias de La Mancha para una evacuación del continente. El gobernador militar de París, general Joseph Simon Gallieni se reunió con Lord Kitchener, Secretario británico de Guerra, y le propuso un contraataque común apenas los alemanes llegaran al Marne. Esto fue necesario ya que en esta fase de la guerra no existía aún un mando unificado entre los aliados).

Por otra parte, el general Joffre había preparado un nuevo ejército en París, el 6°, comandado por el general Maunoury: Gallieni propuso emplearlo para realizar un ataque en el flanco oeste del ejército alemán de von Kluck, a partir del Marne, para Nanteuil-le-Haudouin y Meaux, el 5 de septiembre.

El 7 de septiembre, éste 6° ejército, atacado violentamente, resistía con dificultad. El gobernador de París, reunió a todos los taxis de la ciudad para enviar con urgencia 6.000 reservistas al campo de batalla. En la memoria colectiva quedó sobre todo la imagen espectacular e increíble para la época de 670 automóviles, la mayoría taxis modelo Renault AG de color rojo, reunidos ante el Hôtel des Invalides, en el que fue uno de los primeros usos de tropas motorizadas. El aporte de los refuerzos de París ha sido descrito como fundamental en la economía de la batalla. Sin embargo, considerando el número de los combatientes y la entidad de las pérdidas cotidianas (alrededor de 50,000), parece poco lógico ver en este hecho algo más que un gran valor emocional.

Finalmente el 9 de septiembre, el 6° ejército, derrotado, se retiró tras el Marne. Von Kluck cometió el error de ir en su busca, ya que al avanzar creó una brecha de 50 kilómetros con el 2° ejército de Karl von Bülow, que se encontraba a su derecha; aprovechando esta situación el 5° ejército francés, y las dos divisiones del cuerpo expedicionario británico, penetraron atacando a los dos ejércitos alemanes en los flancos que dejaron descubiertos.

Desorganizados por la maniobra, maniatados por las anteriores avanzadas y ligeramente inferiores en número en ese punto, los alemanes fueron obligados a replegarse hacia el río Aisne el 13 de septiembre. La batalla posterior (13-28 de septiembre) hecha de ataques y contraataques recíprocos, mostró a ambos ejércitos rivales la imposibilidad de un avance frontal con ímpetu, ya que tenían frente a sí un sistema de trincheras aun cuando sólo estuviera esbozado.

El golpe de detención dado a los ejércitos alemanes, más poderosos, marcó el fin del plan Schlieffen. Sin embargo, según lo afirmado por el general Chambe, entonces joven oficial de caballería, se trató de una batalla vencida pero no de una victoria ganada. En efecto, si los ejércitos franco-británicos lograron el objetivo de detener la avanzada alemana y de rechazarla, no fueron capaces de sacar fruto de la ventaja conseguida y alejar al enemigo de su territorio, sino solo algunos kilómetros hacia el norte. Pero, de hecho, con esta derrota el ejército alemán debió abandonar su plan estratégico original, alejándose así la posibilidad de la victoria.

Un taxi de la época.

Así comenzó la llamada “carrera hacia el mar” y la guerra de posiciones, que se prolongó por los siguientes cuatro años.

No sé quién venció en la batalla del Marne, pero sé quién la habría perdido

Joseph Joffre

Bibliografía[editar]

  • ISSELIN HENRY, The Battle of the Marne Elek Books, Londres, 1965 (traducción de La Bataille de la Marne Editions B. Arthaud, 1964)
  • PERRIS GEORGE HERBER, The Battle of the Marne Methuen, Londres, 1920
  • FOCH FERDINAND, Memorie, Mondadori, 1931