Murga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un grupo de murga uruguaya actuando en ocasión de la asunción del Presidente Tabaré Vázquez en Montevideo, marzo de 2005.

La murga es un género de música popular español[1] [2] ,adoptado por varios países, generalmente se realiza durante alguna festividad como carnaval, fiestas patronales, efemérides de ciudades o eventos deportivos. Es, por un lado, un género teatral y, por otro, la denominación que se le da a los conjuntos que lo practican. Es muy popular en Canarias, Uruguay, Argentina, Colombia, Chile, Panamá, Brasil y México, donde suele ser interpretada por un coro con el acompañamiento musical de instrumentos de percusión.

Historia[editar]

La murga tiene su origen en España[3] [4] [5] , más precisamente en Cádiz [6] [7] , aunque se suele asociarla con lugares como Badajoz, Argentina y Uruguay debido a la inmensa popularidad lograda en dichos lugares (especialmente en este último).

Hacia 1906, de España se trasladó al Río de la Plata la que sería considerada la primera murga en tierras sudamericanas: se trataba de una compañía de zarzuela que sorprendió con sus coplas satíricas y picarescas en la ciudad de Montevideo (aunque se cuenta que, ante la falta de público en el hotel Casino -donde realizaban sus funciones- sus integrantes salieron a la calle a actuar, y fue allí donde finalmente tuvieron éxito). A la manera gaditana, cada murga montevideana hace su aparición en los tablados, pequeños escenarios que suelen levantarse en los clubes de barrio y que convocan, aún hoy, a centenares de personas cada noche. Platillos, bombo y redoblante marcan el ritmo de letras escritas para la ocasión y que recuerdan satíricamente hechos ocurridos durante el año finalizado. Presentaciones, cuplés y retiradas son las formas musicales que toman esta representación del carnaval. Pero, además de las murgas -que invaden la ciudad durante 40 días- la festividad montevideana cuenta con una ceremonia de expresiva autenticidad: las llamadas, manifestaciones en que, con la incomparable cadencia del candombe, bajan los habitantes de los barrios negros y se llaman entre ellos, juntándose y desfilando por ciertos sectores de la ciudad. La ceremonia ocurre el primer viernes de cada mes de febrero, en horas de la noche. En estas llamadas participan las Sociedades de Negros y Lubolos -blancos que se pintan de negro- para darle ritmo y colorido a lo que para muchos uruguayos es el espectáculo más auténtico del carnaval regional.

Murga en Uruguay[editar]

Araca la Cana, una de las murgas uruguayas más populares actuando en ocasión de la asunción del Presidente Tabaré Vázquez en Montevideo, marzo de 2005.

La murga uruguaya[8] , manifestación dramático-musical polifónica y de integración tradicionalmente masculina, surgió en el carnaval de Montevideo a fines del siglo XIX, a partir de diversos aportes hispánicos, en especial el de las murgas de Cádiz. En la actualidad el carnaval es la mayor fiesta popular de Uruguay y en él la murga y el candombe conforman las manifestaciones culturales más representativas.

El carnaval montevideano es responsable definitorio de la cultura que se exhibe, se refleja y se festeja como identidad nacional. La "época de carnaval" se extiende desde fines de enero hasta marzo pero sus actividades se "practican" a lo largo de todo el año a través de talleres, eventos oficiales, festivales y, espontáneamente, en los barrios. Así se perfila como el carnaval más largo del mundo.

Las "carnestolendas": Vinieron con los españoles para quedarse...         

La importación, desde España, por parte de los primeros pobladores de Montevideo, de prácticas medievales tales como tirarse con huevos frescos o vaciados y rellenados con agua, dio origen a los festejos de carnaval. Los sucesivos intentos oficiales de "racionalizar" estas prácticas comenzaron a fines del siglo XVIII, cuando se puso fin a estos festejos generalizados, privilegiando las representaciones artísticas que, ya en esa época, habían pasado a ocupar el centro de atención del público montevideano

La población montevideana a fines del siglo XIX estaba caracterizada pordos rasgos sobresalientes que incidían directamente en sus formas culturales: "la temprana urbanización y la europeización de hábitos y mentalidades a través de la inmigración". De ahí la presencia de los modelos europeos de festejos de carnaval.        

La palabra murga tiene su origen en España, en el Carnaval de Cádiz. Llega a Uruguay en 1906 con un grupo de cantantes y actores teatrales, principalmente andaluces, llamado "La gaditana". La historia relata que ese grupo teatral, al no poder convocar suficiente público en sus funciones, salió a recorrer las calles montevideanas marchando y haciendo chirigotas. Al año siguiente una agrupación del carnaval uruguayo se autodenominó "murga la gaditana que se va", para parodiar lo acontecido con los artistas españoles. Luego surgieron otras agrupaciones que adoptaron nombres muy graciosos como Don Bochinche y Compañía, Formale el cuento a la vieja, Tírame la punta del naso, Domadores de suegras, Salimos por no quedarnos en casa, Los peludos terribles, Amantes al salamín, Escuela de Tiburones y Asaltantes con Patente, entre otros. Estas primeras agrupaciones, integradas por seis o siete miembros, adoptan el recurso del contrafactum, propio de la música religiosa de raíz popular, muy presente en la historia musical española y en particular en el modelo de carnaval gaditano, consistente en seleccionar una determinada música ya existente para crear, a partir de ella, textos diferentes a los originales. Se modifican las letras en tono picaresco y se utilizan instrumentos de viento fabricados con cartón. El número de componentes fue creciendo lentamente y se comenzó a utilizar el bombo, el platillo y el redoblante. Esta innovación fue obra de José "Pepino" Ministeri quien también impuso la vestimenta del director con frac, levita y zapatillas.

A partir de ese momento se comienza a usar la palabra murga en lugar de "mascaradas", siendo reconocida como nueva categoría en 1917. Al igual que la murga gaditana, se estructura en tres partes: la presentación o saludo, el cuplé -una especie de pequeña pieza teatral cantada- y la retirada. Fragmentos de las presentaciones y las retiradas forman hoy parte del patrimonio cultural nacional, estando tan socializadas como el "arroró" o el himno nacional.

A esta estructura que se mantiene inalterable, se le irán incorporando, posteriormente, elementos del candombe así como un sinfín de ritmos, básicamente afroamericanos, que adaptados a la batería de murga (bombo, redoblante y platillos de entrechoque) adquieren nueva sonoridad. Una característica distintiva de la murga uruguaya es que no sólo está pensada para desfilar, sino y fundamentalmente, para actuar sobre un escenario.

El carnaval uruguayo: Cuarenta días de festival de teatro al aire libre         

Asimismo el carnaval del Uruguay se diferencia de los habituales desfiles callejeros del resto del mundo porque está concebido básicamente como un gigantesco festival de teatro al aire libre que convoca a decenas de miles de personas. El inicio de la fiesta está marcado por el desfile o corso que se realiza por 18 de julio, la principal avenida de Montevideo. En la actualidad, a lo largo de dos kilómetros, más de tres mil artistas desfilan frente a una multitud de espectadores que los siguen vibrantes desde la vereda y para varios cientos de miles que lo hacen a través de los televisores de sus casas. El corso está integrado por las agrupaciones carnavaleras típicas como las murgas, los negros lubolos, los parodistas, los humoristas y las mascaradas musicales, además de los carros alegóricos que transportan a las reinas del Carnaval, seguidos de cabezudos (unas cabezas de dos metros de altura hechas de papel prensado y pintadas con llamativos colores). Este desfile es sólo el comienzo. Pocos días después, por las calles de los tradicionales barrios Sur y Palermo, tiene lugar el desfile de Las Llamadas, la fiesta máxima de la colectividad negra de Uruguay. Allí, unos dos mil artistas, que cada vez suman más población blanca, recrean una fiesta con raíces africanas que se viene haciendo desde la Colonia.

El carnaval uruguayo se distingue, entonces, porque además de incorporar las festividades africanas de los lubolos, luego de desfilar en las calles, se traslada a los escenarios de los barrios, en donde se instala durante casi dos meses. Las agrupaciones carnavaleras participan asimismo de un concurso oficial, auspiciado por la Intendencia Municipal de Montevideo, en un anfiteatro abierto llamado Teatro de Verano.

Las murgas actuales están integradas por alrededor de treinta cantantes y tres percusionistas: un bombo, un platillo y un redoblante, los únicos instrumentos permitidos, los cuales no tienen notas. El tono para afinar lo da, con su voz, el director del conjunto, de quien se presume tiene un oído privilegiado. Hace ya muchos años que estos conjuntos se han profesionalizado y cuentan también con músicos notables, algunos de los cuales son cantantes líricos. Comienzan a ensayar en diciembre para preparar su repertorio y ostentan nombres tales como Los Patos Cabreros, Araca La Cana, Falta y Resto, La Reina de la Teja o Asaltantes con Patente.         

El repertorio murguero se caracteriza por la temática contestataria, la sátira política sobre personajes nacionales e internacionales destacados en el año, la ridiculización de modas y costumbres, el fútbol y sus avatares, la vida cotidiana relacionada con la crítica al gobierno de turno, el costo de la vida, el empleo, los temas de actualidad, etc. y el propio carnaval, sus personajes, su carácter cíclico, etc. El carnaval como tema es privativo de la murga y se puede rastrear desde sus orígenes. Ahora es poco frecuente la inclusión de figuras estereotipadas de los inmigrantes españoles e italianos pero fue una presencia muy fuerte en la primera mitad del siglo -al igual que en el sainete criollo- pero sus secuelas siguen estando en el lunfardo. Los recursos literarios a los que apela son múltiples. Junto con el uso intensivo de los contrafacta aparecen otros, igualmente de origen gaditano, tales como los trabalenguas, el uso de esdrújula, la enumeración jocosa, etc.

Desde el punto de vista musical, los rasgos de la murga uruguaya son la expresión coral polifónica, el apoyo instrumental y el peculiar "ritmo de murga". El coro ha sido tradicionalmente masculino, como ya se dijo, pero en los últimos dos años han comenzado a incorporarse mujeres. Los instrumentos utilizados son el platillo, el redoblante y el bombo que se corresponden con los utilizados por los conjuntos gaditanos. El director (vestido tradicionalmente como un director de orquesta pero en forma más burlona) marca el son al resto de los integrantes, algunas veces acompañándose con una guitarra. En cuanto al "ritmo de murga" al que se llevan las melodías más populares usadas para los contrafacta está representado fundamentalmente por la "marcha camión", ejecutada por los instrumentos específicos en base a la oscilación del tempo rítmico y la armonización vocal. Este ritmo es expresión del sincretismo de géneros musicales en los que hay huellas de la zarzuela, el sainete, el candombe, etc, pero su peculiaridad es tal que ya, como mejor definición, se habla de "murguear" las melodías conocidas.

La cara pintada, los vistosos trajes y la gestualidad corporal son los otros componentes del sello de identidad de la murga uruguaya. Hay una gestualidad murguera compuesta por expresiones faciales, movimientos de brazos y posiciones corporales en la que la investigación realizada por M.Fornaro (2002) encuentra claras similitudes con las chirigotas callejeras de Cádiz. Si bien los gestos se diferencian según los roles, siempre está presente la apertura de brazos, su cierre sobre el pecho y el "paso en el lugar" que definen a la murga como hecho estético integral.

Murga en Argentina[editar]

Demostración de baile murguero porteño, durante la exhibición en el corso de Boedo en las jornadas de carnavales porteños en Buenos Aires, Marzo 2014.

En Argentina también se denomina murga a los conjuntos compuestos por músicos percusionistas, bailarines y fantasías (se llama así a quienes portan banderas, muñecos, sombrillas, etc.), que decoran todo el desfile murguero. Algunos conjuntos agregan lanzallamas, malabaristas, bailarines con espaldares o zancos, vedettes, estandartes y otros artistas. A estos grupos más numerosos se los denomina comparsa. Estos conjuntos participan en los desfiles de carnaval conocidos como corsos todos los fines de semana de carnaval, es decir, un mes con anterioridad al miércoles de ceniza. Sin embargo, y a fines turísticos y organizativos, por lo general el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires intenta organizar los corsos durante el mes de febrero, más allá del desfasaje que puede haber con la fecha de carnaval propiamente dicha...

Las diferencias más destacadas entre las murgas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las originarias de otras regiones de Argentina, están dadas, no sólo por los ritmos y las orquestaciones o arreglos que se utilizan, sino también por la ubicación de estos grupos en el corso. Las murgas de las provincias siempre presentan su espectáculo caminando y bailando a lo largo del corso y sin cantar, dejando su mejor parte para el escenario, donde muchas veces están ubicadas las autoridades organizadoras y estatales del lugar. Los ritmos de murga y comparsa de las provincias están diferenciados entre sí, por su origen, tempo y arreglos. En cambio, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cuenta también con un lugar fijo, generalmente sobre un escenario o palco donde suben los directores o glosistas que presentan a su murga en una introducción, entonan algunas de sus canciones de murga (canción de entrada, crítica y retirada, y opcionalmente canción homenaje o murga canción). A pesar de esto, cabe destacar que es cada vez mayor la cantidad de agrupaciones que toman la estructura de la murga porteña, y por lo tanto, la presentación en escenario, en el interior del país, fomentado esto por encuentros anuales nacionales, siendo el más importante el que se realiza en Suardi, Santa Fé, alrededor del 12 de octubre.

Sobre el origen de la murga, es realmente poco lo que se sabe a ciencia cierta en base a fuentes escritas fidedignas, más allá de que proviene de la época colonial, de la mezcla de esclavos aborígenes y negros. Una suerte de leyenda urbana cuenta que los ritmos característicos de murga porteña tienen una simbolización en lo que es la esclavitud (con el ritmo de rumba, que se baila mayormente agazapado), liberación con los tres saltos (representando tres patadas) y libertad (ritmo de matanza (de baile más "saltado" y con mayor movimiento de brazos). Independientemente de la veracidad o no de este origen de los ritmos característicos, lo cierto es que esa es gran parte de la significación actual que se le da a esta manifestación artística, donde se articulan lo artístico propiamente dicho y lo social.

Los carnavales más imponentes y famosos de Argentina se desarrollan en la ciudad de Gualeguaychú, a 210 km de la ciudad de Buenos Aires. Las murgas de la década del 50 y 60 se cambiaron por comparsas, similares a las de Río de Janeiro, se celebran en un corsódromo que fue construido en el predio de lo que era la Estación de Trenes.

Existen también murgas que a pesar de ser argentinas cultivan el estilo de la murga uruguaya. Hay numerosas agrupaciones de este estilo surgidas, en parte, a causa de la gran difusión que ha tenido este género en la Argentina a partir de la llegada de conjuntos uruguayos tales como Falta y Resto y Agarrate Catalina, entre otros. Algunas de estas agrupaciones son La Miseria es Ilegal, de Mar del Plata, La Rara Ira, de Buenos Aires, La Tandilera, de Tandil, La Buena Moza, de Mendoza, Puntuales pa la tardanza, de Concepción del Uruguay, La Cotorra, de Rosario y la tunga tunga de Barrio Guemes, en Córdoba.

Murga en Chile[editar]

Los mayores exponentes de la murga en Chile son agrupaciones que salen por las calles con instrumentos de cuerda, percusión, y en algunos casos de viento. De estos grupos de murga en Chile, los hay pertenecientes a colegios, parroquias, como también grupos independientes. Las hay compuestas por hombres, por mujeres y mixtas, así como también por niños y por agrupaciones teatrales. También se denomina murga a los conjuntos musicales formados por estudiantes o no, que tratan de imitar la antigua tradición de estudiantes Universitarios más conocidos como tunas, los cuales despectivamente se dirigen a ellos como Murga (Imitadores de la Tuna).

En el año 2006 nació la murga La Urdemales gracias a talleres impartidos por el uruguayo Edu "Pitufo" Lombardo, del cual se desprendió un grupo de jóvenes que actualmente se dedican al género de murga uruguaya, creando cada año un montaje nuevo, con trajes, colores y temáticas actuales, entregando de esta forma un mensaje colectivo y de carácter social mediante la música, la sátira política y la comedia. En la actualidad (2013) se encuentran trabajando en su cuarto montaje llamado "Recuerdos en Carnaval", haciendo clara alusión al momento histórico en que vive el país, a 40 años de recordar el golpe militar y la posterior dictadura. Posteriormente, en el año 2011 y gracias a la iniciativa de integrantes y ex integrantes de murga La Urdemales, nace la primera escuela de murga Uruguaya en Chile que da como resultado final la conformación de la segunda murga al estilo uruguayo en Chile: Murga "Zamba y Canuta", pero a su vez es, la primera murga compuesta estrictamente por mujeres, respetando la estructura, forma (cuerdas) y fondo de las murgas uruguayas de antaño. Actualmente (2013) están trabajando en su primer espectáculo llamado "El Inicio de los Tiempos". También en el 2013 nace la murga "AntiBurga" compuesta por alumnos de Pedagogía en Artes Musicales de diferentes universidades, Ésta se ha caracterizado por utilizar una temática artística y lírica en concordancia a la contingencia de las problemáticas sociales e incorporando motivos musicales propios y de artistas chilenos como Violeta Parra o Victor Jara.

Uno de los carnavales mas importantes donde se realizan las murgas es en el Carnaval de Talcahuano, el cual tiene 120 años de tradición.

Murga en Colombia[editar]

Murga en el carnaval de Negros y Blancos de Pasto, 2007.

El fenómeno de las murgas llegó a Colombia desde el sur del continente. Son diversos los grupos musicales o murgueros que hoy en día existen en Colombia. Entre estos, son características las Murgas en Carnaval de Negros y Blancos de Pasto en el sur del país.

En los últimos tiempos, se han incorporado grupos musicales y murgas, celebrando festivales, o carnavales en general. También es reconocida la presencia de murgas en las barras de fútbol de ese país.

Murga en España[editar]

Murga Ese Es El Espíritu (Badajoz).

Badajoz[editar]

En el carnaval de Badajoz, las murgas están compuestas como mínimo por 10 personas y como máximo por 15, más cinco figurantes. Unas semanas antes de carnaval, las murgas compiten en el teatro López de Ayala para ver quien tiene la crítica más ácida de la sociedad y divierte más al público que suele llenar el teatro. Se valora la música, la letra, los trajes y la puesta en escena.Interpretan su repertorio músical utilizando guitarras españolas,caja y bombo pudiendo utilizar cualquier instrumento solo en la presentación.En su repertorio suelen hacer un repaso a lo ocurrido durante el año de forma satírica y cómica vista desde su tipo y utilizando también la crítica y la denuncia social. Cuentan además algunas murgas con numerosos seguidores. Tanto es así que se producen largas colas en los dias previos a cada fase del concurso para conseguir las entradas del certamen. Estas son una parte esencial del carnaval de esta ciudad, del que son indesligables.Al concurso también concurren murgas procedentes de distintos lugares de la provincia. La cifra de murgas sigue aumentando año tras año. El Concurso oficial de Murgas del carnaval de Badajoz se lleva celebrando desde la autorización del carnaval tras la democracia.

En 2007 el número de murgas fue en total de treinta y dos. La ganadora del concurso fue La Caidita, seguida de Jarana y Agüitas, en tercer lugar.

En 2008, un total de 35 murgas participaron en el concurso, siendo la clasificación de las mismas la siguiente: 1º Los Niños, 2º Jarana y Marwan (empate), 4º Los Murallitas, 5º La Caidita, 6º Ad Libitum, 7º Ese es el Espíritu y 8º Dakipakasa.

En 2009 participaron un total de 41 murgas, quedando la clasificación de la siguiente manera: 1º Marwan, 2º Los Niños (Escuela de Ninjas Pacenses), 3º Dakipakasa, 4º Jarana, 5º La Caidita, 6º Las Chimixurris, 7º Titirimundi, 8º La Mascarada, 9º Pa' Cuatro Días y 10º Los 3W.

En 2010 volvieron a participar 35 murgas, siendo el orden final: 1º Los Niños, 2º Los 3W, 3º Al-Maridi, 4º Jarana, 5º Los Water Closet (La WASA), 6º Los Murallitas, 7º Titirimundi, 8º Llerena (Sr. Sáez), 9º Marwan, 10º Pa' Cuatro Días.

Cádiz[editar]

En 1909 una modesta compañía de teatro de Cádiz llamada "La Gaditana" emprendió viaje a Uruguay y, en su capital, representó una obra de teatro dirigida por Diego Muñoz. La obra resultó un fracaso los actores quedaron sin dinero para pagarse el pasaje de vuelta. Sólo se les ocurrió, para recaudar algo, cantar por las calles y plazas de Mentevideo, coplas de las "Murgas" de Cádiz, precedentes de las actuales chirigotas y comparsas de Andalucía y antecesoras de las murgas uruguayas. No sólo lograron lo necesario para regresar sino que generaron afición a las coplas de Carnaval. Por el fracaso de una compañía, se exportó con éxito las comparsas del Carnaval de Cádiz.

La murga uruguaya Araca la Cana se hermanó con la gaditana Araka la Kana para festejar los 100 de los carnavales de Cádiz y Montevideo. Hoy las comparsas de Cádiz y las murgas uruguayas son parte del folclore de Andalucía, Canarias y Uruguay.

Santa Cruz de Tenerife[editar]

Estatua de Don Enrique González Bethencourt, fundador de la Afilarmónica NiFú-NiFá y padre de las murgas canarias. La estatua se encuentra en la Plaza del Príncipe de Santa Cruz de Tenerife.

Las murgas de Tenerife tienen su origen en las chirigotas gaditanas. En 1917, participó una de ellas en el Carnaval de Tenerife, lo que seguramente inspiraría la aparición de murgas en los carnavales de las islas.

Existen numerosas murgas en Santa Cruz de Tenerife, donde cada año se celebran concursos en el carnaval en diferentes categorías. Aunque originariamente sólo había grupos masculinos, desde hace algunas décadas existen, además, murgas femeninas e infantiles en estos carnavales.

La decana de las murgas es la Afilarmónica NiFú-NiFá con más de 50 años de existencia.

Murga en Málaga[editar]

Son, en la práctica, agrupaciones prácticamente idénticas a las chirigotas gaditanas salvo por su número de componentes ya que oficialmente se permite actuar en el Concurso Oficial hasta 15 componentes (3 más que en la capital gaditana).

El más ilustre murguista malagueño es sin duda el conocido Pepe León que en la década de los noventa veía año tras año como engordaba su palmarés compitiendo principalmente con murgas como "La murga del Chino", antes de retirarse en 2003 le salía una dura competencia en lo que hoy es la "Murga de la Peña Er Dito" dirigida y escrita fundamentalmente por el comparsista David Santiago. Ya en el siglo XXI destacan las agrupaciones de Pedro Vera, Miguel Ángel Merchán y sobre todo la murga de Alberto Zumaquero y Manu Robles que representa para muchos un punto de inflexión en la modalidad al subir notablemente el listón por su calidad tanto en letras como en interpretación y afinación. Murguistas como Ángel Valderrama, Carlos Pariente, Kike Rosado, Manuel Gómez, Jorge Real, Sergio Lanzas, Paco Susi, José Manuel Rengel, "Chema" o Benjamín Pastor "Benyi", "Fili" o Félix Godoy merecen mención junto con la murga de Estepona (dos veces finalista).


Murga en Panamá[editar]

[[:Archivo:|Muestra de Popurri de Murgas del carnaval de Las Tablas]]

[[Archivo:|180px|noicon]]


La Murga es un género musical ejecutado por grupos orquestales callejeros propio de los Carnavales de las provincias centrales de Panamá, fue ideado por Manuel Consuegra Gómez,[9] a mediados del siglo XX, donde transporta el ritmo folclórico del Carnaval de Las Tablas y Chitré, el tamborito, a la orquesta.

Alcanzó su reconocimiento internacional con el tema en ritmo de salsa "La murga de Panamá", autoría de Héctor Lavoe y Willie Colón, que es cantado por otros cantantes de salsa como Rubén Blades y Oscar D'León.

Este género se caracteriza por la ejecución de piezas musicales corridas de tamborito, típico y cumbia panameña como ritmo alegre para bailar de forma suelta.

A diferencia de otros estilos musicales que se ejecutan y se bailan en Panamá, la murga es solo música instrumental cuando se ejecuta en fiestas. Pero en las tunas de Carnaval, esta música va acompañada de letra cantada en armonía con los acordes musicales.

Véase también[editar]

Referencias[editar]