Carnaval en Uruguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carnaval de Uruguay
Montevideo 1915 Carnaval.jpg
Afiche de 1915.
Ubicación Flag of Uruguay.svg Uruguay
Fecha Mediados de enero hasta finales febrero.
Relacionada con Candombe, murga

El Carnaval en Uruguay es una fiesta popular de carácter nacional que se realiza todos los años entre mediados de enero y finales de febrero y combina festividades tanto de origen europeo como africano. Se destaca entre otras cosas por considerarse el carnaval más largo del mundo, con aproximadamente treinta y cinco días de duración. En Montevideo, la capital del país, se cuenta inclusive con un Museo del Carnaval. Se estima que el carnaval uruguayo, en tan solo ocho semanas, vende más entradas en este país que todos los demás espectáculos tanto deportivos como culturales juntos, incluyendo el fútbol, el deporte nacional y el más popular.

En 2007[1] la presidencia uruguaya declaró al Carnaval como de Interés Nacional y se lo considera como la máxima fiesta popular.

Historia[editar]

Orígenes[editar]

Los antecedentes del Carnaval uruguayo provienen en Europa, donde en diferentes contextos, la celebración de las cosechas o de una festividad religiosa, servía como espacio para la reunión de los pueblos, creando un espacio de libertad individual y colectiva.

Ya en tierras uruguayas, en tiempos de la Colonia, los días de Carnaval y también en Navidad y Año Nuevo, los negros esclavos montevideanos se cubrían con túnicas de vivos y chillones colores y salían a la calle para ir hasta las murallas de la ciudad, a cuyo pie se les permitía entonar sus cánticos y realizar sus bailes.

Algunas prácticas carnavalescas comunes en Europa, como arrojar salvado y harina, arrojar agua con jeringas, apedrearse con huevos, naranjas, u otros objetos fueron importadas en Uruguay. La importancia de algunas de estas prácticas por parte de los primeros pobladores de la ciudad de Montevideo dieron origen a los festejos de carnaval. Según Juan Carlos Patrón, es posible que en 1860, cuando se construyeron dos fuentes llamadas "Pozos del Rey", las "guerrillas de furgo" se difundieran y conformaran las primeras prácticas carnavalescas.

Siglo XIX[editar]

En buena parte del siglo XIX, durante los tres días de feriado por carnaval, Montevideo se convertía en campo de feroces guerrillas, con el agua cayendo a torrentes desde balcones y azoteas y con el aire surcado por piedras, frutas, verduras, harina, cáscaras de huevos rellenas de agua de olor o huevos de gallina, gaviota o avestruz. Desde las azoteas, las mujeres desafiaban a baldazos a los escaladores que intentaban "asaltar" las casas. Cuando los intrusos ingresaban se producían risas y corridas. Terminado el carnaval de 1885 un periódico informaba que eran muy pocas las viviendas que habían logrado mantener algún vidrio sano. Prácticamente toda la población participaba en estos festejos.

En 1872 se organizó una actuación de comparsas en el Teatro Solís. Las autoridades fueron tomando a su cargo la responsabilidad de organizar los festejos. En 1874 se organizó el primer concurso oficial de comparsas realizado el 16 de febrero en un gran escenario levantado en la plaza Matriz. Participaron 35 comparsas, de las cuales once eran de negros. La concurrencia fue muy numerosa, por la novedad del espectáculo. Al mediodía ya no había sitio donde ubicar más espectadores.

Fue en esta época cuando empezaron a surgir los primeros grupos carnavalescos como las primeras murgas (llamadas es esa época como mascaradas) y se estima que la primera comparsa, Raza Africana, se creó en 1865.

Siglo XX[editar]

A comienzos del siglo se empiezan a formar las murgas modernas. En ese entonces era muy popular la zarzuela y varias compañías españolas de este género viajaban a Uruguay. En 1909 una modesta compañía de zarzuela procedente de Cádiz llegó a Montevideo para presentarse en el teatro Casino. Con esta compañía había viajado el actor Diego Muñoz, quien dirigía un conjunto llamado Murga La Gaditana. La Gaditana tenía cinco instrumentos: saxofón, flauta, pistón, bombo y platillos. Un grupo de amigos que fue a ver el espectáculo decidió sacar una murga que llamaron La Gaditana que se va. Esta fue la primera murga uruguaya que actuó en el Carnaval y estaba compuesta por seis jóvenes humoristas que ejecutaban trozos de la murga original. Salía de la calle Ejido y cantaba versos referidos a acontecimientos nacionales, extranjeros, políticos y de interés público.

El Carnaval comienza a institucionalizarse también en esta época, principalmente en la ciudad de Montevideo. En 1905 se crea el actual concurso oficial de comparsas de negros y lubolos, su primera edición fue ganada por Negros de Asia y en 1910 la murga La Gaditana que se va gana el primer concurso oficial de murgas.[N 1] [2] </ref>[3]

La Gaditana que se va, al igual que las murgas que surgieron inmediatamente después, tenían sólo seis integrantes, además de su director. Cada uno de ellos ejecutaba un instrumento distinto: flauta, pistón, saxofón, bombo y platillos, a los cuales se les agregaron otros instrumentos caseros, como uno hecho de caños o tubos con una hojilla de fumar en un extremo que el murguista hacía vibrar con su propia voz.

Existen algunas referencias a otras murgas como la Excéntrico Musical, que usaba una batería de cocina a modo de instrumentos de percusión, o Los Pichones de este año, con candelabros que hacían sonar con el recurso de la hojilla de fumar. Las canciones tenían la música de las zarzuelas más populares de la época, iniciando así la tradición murguera de usar melodías no originales.

Los Profesores Diplomados incorporaron al conjunto en 1915 a un negro, que era soldado y tambor de la Escuela Militar, para que tocara el redoblante. Esta idea, fue tomada y perfeccionada por el director José Ministeri (Pepino), quien creó en 1918 con sus Patos Cabreros, la batería de murga tal como se conoce actualmente, compuesta por un bombo los platillos y un redoblante. En un primer momento las murgas cantaban sus melodías con un ritmo adecuado para el desfile, pero luego, gracias a la batería de murga, fue cambiando hasta llegar a la actualmente conocida marcha camión.

Con el pasar de los años, los espectáculos y festividades que se ofrecían en carnaval se diversificaron lo que llevó a la creación de nuevas categorías en los concursos oficiales. En 1934 se incluyó la categoría de revistas que no priorizaba tanto el humor o el canto sino el baile y en 1939 surgió la categoría de parodistas, que a diferencia de las murgas se enfoca más en la representación teatral de humoradas y no tanto en la parte coral. La última categoría que sigue presente en el concurso oficial en crearse fue la de humoristas, cuya primera edición tuvo lugar en 1946.

Durante estos primeros años surgieron los primeros grandes grupos carnavalescos así como algunos de sus personajes más icónicos. Las murgas Patos Cabreros y Curtidores de hongos (el conjunto carnavalesco más antiguo en seguir compitiendo en Carnaval) y la comparsa Esclavos de Nyanza fueron algunos de los conjuntos que marcaron esta época.

En 1952 se crea DAECPU (Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay), la gremial de los conjuntos carnavalescos, a la cual se unirían paulatinamente todos los grupos. Poco tiempo después, en 1956, se realiza el primer Desfile de llamadas en Montevideo, un concurso destinado únicamente para comparsas, y que de cierta forma oficializó las ya conocidas Llamadas barriales que tenían origen en los conventillos de negros (principalmente el de Mediomundo y Ansina).

Durante la década de los 70 y comienzos de los 80 el carnaval se convirtió en un foco de resistencia durante la dictadura militar de Uruguay entre 1973 y 1985 a pesar de la constante censura.

Actualidad[editar]

Para finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI el Carnaval uruguayo comenzó un proceso de profesionalización que continúa hasta el día de hoy, en el que comenzaron a surgir conjuntos que viven exclusivamente de sus ingresos por sus espectáculos, tanto dentro como fuera de los concursos oficiales de Carnaval. Tal es el caso por ejemplo de la murga Agarrate Catalina.

Tipos de festejos[editar]

El Carnaval de Montevideo fue adquiriendo con el tiempo tres formas de festejo: las representaciones teatrales-musicales, los cortejos (corsos, desfiles) y los bailes.

Los grupos teatrales-musicales[editar]

Los grupos teatrales-musicales son representados principalmente por las comparsas y las murgas, si bien existen otros géneros importantes como los ya mencionados parodistas, humoristas y revistas.

Algunos datos prueban la existencia de comparsas de negros hacia 1832. El diario La Matraca del 13 de marzo de ese año contiene algunas referencias a los negros con el tango. Pero las comparsas adquirieron importancia como elemento central de las representaciones del carnaval montevideano recién a partir de 1860. La prensa de la época destacaba a las comparsas de negros La Raza Africana, Pobres Negros Orientales y Los Negros, junto a otras doce comparsas de blancos.

En el momento en que surgieron las murgas, las comparsas eran los conjuntos de la atención del público. Existían premios al conjunto, la letra, el canto, la música y los trajes, sin distinciones precisas entre los distintos tipos de agrupaciones que se presentaban en el Carnaval. Las comparsas eran grandes conjuntos que llegaban a tener hasta 250 integrantes y con instrumentos de banda tradicional.

Los corsos y desfiles[editar]

En la segunda mitad del siglo XIX los festejos de Carnaval duraban tres noches y se concentraban en el centro de Montevideo. Allí las diversas comparsas desfilaban a lo largo de la avenida 18 de julio, decorada e iluminada especialmente para la ocasión. El desfile contaba con carros alegóricos, que inicialmente eran a tracción a sangre, y luego pasaron a ser mecanizados. En 1873 un edicto policial determinó el horario y el orden en que se realizaría el corso en los tres días de carnaval.

Desde 1943 comenzaron a elegirse por concurso oficial la Reina y las vice-Reinas de Verano y Carnaval. Bajo el destello de cientos de luces, desfilaban las comparsas de negros con sus tamboriles, sus danzas, sus estandartes y símbolos.

Los bailes[editar]

Los bailes de carnaval eran una costumbre de los uruguayos en las primeras décadas del siglo XX. Las más famosas eran fiestas lujosas, celebradas en clubes, hoteles y teatros. Entre tantos, el más aguardado era el baile del Solís, para el que se retiraban las butacas del teatro. Pero también había veladas en casas de familia y en la propia calle. Todos los bailes tenían algo en común: había que ir disfrazado para conservar el anonimato detrás de máscaras y antifaces.

Carnaval en Montevideo[editar]

Desfiles[editar]

El carnaval en Montevideo se abre con el desfile inaugural de carnaval, que se realiza en la avenida 18 de Julio, donde desfilan las agrupaciones del carnaval (parodistas, murgas, humoristas, revistas y agrupaciones de negros y lubolos), los carros alegóricos, los cabezudos y las reinas del carnaval. Este espectáculo es seguido por decenas de miles de personas en el sitio y por millones a través de los medios de comunicación.

Aproximadamente una semana después, entre los barrios Sur y Palermo, en la calle Isla de Flores, se lleva a cabo el Desfile de llamadas, donde los protagonistas son miles de tambores que tocan el ritmo conocido como candombe. Ésta es la máxima fiesta de la colectividad negra de Uruguay.

Por último, durante todo febrero y parte de marzo las agrupaciones actúan en escenarios llamados tablados y en el concurso oficial en el Teatro de Verano Ramón Collazo. Para participar de este concurso existe una prueba de admisión (los que pasaron a las "finales" en el año anterior no tienen que dar la prueba).

Medio centenar de conjuntos se dividen en las siguientes categorías: comparsas de negros y lubolos, murgas, parodistas, humoristas y revistas.

Tablados[editar]

El Teatro de Verano Ramón Collazo, donde se realiza el concurso oficial de Carnaval.

Además de las exhibiciones en el Teatro de Verano durante el desarrollo del concurso se organizan escenarios, llamados tablados en numerosos sitios de la ciudad y el resto del área metropolitana, donde las agrupaciones presentan sus espectáculos al público. Entre los lugares donde se organizan tablados, destacan:

Las agrupaciones recorren varios tablados por cada jornada.

Conjuntos del carnaval de Montevideo[editar]

Sociedades de Negros y Lubolos[editar]

La comparsa Mi Morena en el Desfile de llamadas.

Las Sociedades de Negros y Lubolos, también llamadas comparsas son agrupaciones carnavalescas que interpretan diversos ritmos musicales vinculados al candombe y Tango. Era tan alta la popularidad de estas "Sociedades" que a partir de la decada de 1870, cuando surgen los desfiles, que muchos descendientes de europeos se disfrazaban de afro-uruguayos para participar de estas fiestas y eran llamados "lubolos".

Estas agrupaciones están integradas por un cuerpo de bailarines, una Cuerda de tambores y la participación de los personajes típicos del candombe, como La Mama Vieja, El escobero y El Gramillero. Aunque tienen su esplendor en los desfiles callejeros también participan en los tablados con una actuación bastante distinta, en la que solo participan un pequeño grupo de tambores y bailarines. Los vestuarios son espectaculares y hay un especial énfasis en el canto.

Murgas[editar]

Araca la Cana, una de las murgas uruguayas más populares, actuando en ocasión de la asunción del Presidente Tabaré Vázquez en Montevideo, Marzo de 2005.

Es un género teatral-musical que consiste en un coro de unas 14 a 17 personas, que, acompañados por una batería de murga integrada por un bombo, platillos y redoblante. Entona canciones y realiza cuadros musicales (con personajes y línea argumental) donde la temática principal ronda alrededor de los acontecimientos salientes del año, con crítica política y social.

Humoristas[editar]

Hasta 1954 los humoristas y los parodistas eran una misma categoría, pero después se separaron. Su finalidad, como dice su nombre es hacer reír por medio de libretos de ficción. En los humoristas hay una mezcla de cantos, baile y recitado.

Parodistas[editar]

Crean situaciones de humor que desde el punto de vista de la actuación se resuelve en forma similar a la de los humoristas, pero el argumento de los cuadros centrales deben estar basados en una obra previa (novela,película) o en algún personaje histórico. Esta categoría, que incorpora a figuras en general muy populares vinculadas a la actuación y a la música, se ha convertido en una de las más atractivas para el público de carnaval siendo de las más taquilleras en el Teatro de Verano y en los tablados en general. Algunas han llegado a incorporar incluso "hinchadas" que siguen sus actuaciones a lo largo de los diferentes escenarios y desde luego se hacen sentir cuando les toca actuar en el Teatro. En las parodias realizadas se desempeñan coreografías, cantos y un espacio de humor.

Revistas[editar]

Las revistas, otra de las categorías del carnaval, declinante en los últimos años, fueron un remedo de las revistas internacionales en especial de las porteñas de la década del cincuenta, pero en los años 80 además empezaron a tener contenido social.

Por entonces, la frivolidad característica de estas expresiones donde el baile, la luminosidad y en especial la belleza de las mujeres que en ellas participaban, es sustituida o va incorporando textos con contenido social y político y se priorizan el canto, el baile y la música sobre el exhibicionismo. No obstante los reglamentos para la categoría, establecen libertad absoluta de expresión por lo que no debe sujetarse a ninguna fórmula preestablecida en cuanto a temática.

Escuelas de samba[editar]

Las escuelas de samba son grupos que cantan y bailan el ritmo de samba. Son originarias de Río de Janeiro, aunque se han popularizado en Uruguay, tanto en Montevideo como en el carnaval de las ciudades fronterizas con Brasil, sobre todo en la ciudad de Artigas. Si bien no participan del concurso oficial de agrupaciones organizado por la Intendencia de Montevideo ni en el desfile inaugural del carnaval, tienen su propio desfile y la elección de su reina.

Otras agrupaciones[editar]

Además de las agrupaciones que participan del concurso oficial, hay otras que participan en otros dos concursos:

  • "Carnaval de las promesas", anterior al concurso oficial y con conjuntos integrados por niños y jóvenes. En este concurso sí participan escuelas de samba.
  • "Murga joven", concurso que se realiza en noviembre, en donde participaron originalmente conjuntos que posteriormente compitieron en el concurso del carnaval mayor como Agarrate Catalina, La Mojigata, Queso Magro, Demimurga, Japilong y otras.

Carnaval en el interior[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Presidencia de la República. «Declaración de interés nacional al carnaval uruguayo». Consultado el 20 de agosto de 2013.
  2. «Murgas ganadoras». Consultado el 4 de mayo de 2013.
  3. «Sociedad de Negros y Lubolos». Consultado el 4 de mayo de 2013.

Notas[editar]

  1. Antes de estas fechas ya habían habido otros concursos llamados "oficiales" pero eran inconstantes, por lo que DAECPU no los cuenta en sus estadísticas de ganadores.

Enlaces externos[editar]