Metahemoglobinemia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Metahemoglobinemia
Metahemoglobin.jpg
Forma molecular de la metahemoglobina
Clasificación y recursos externos
CIE-10 D74
CIE-9 289.7
MedlinePlus 000562
eMedicine emerg/313 ped/1432
MeSH D008708
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

La metahemoglobinemia es una enfermedad caracterizada por la presencia de un nivel anormalmente alto de metahemoglobina (Met-Hb) en la sangre. La metahemoglobina es una forma oxidada de la hemoglobina que tiene una mayor afinidad para el oxígeno lo que reduce la habilidad para liberarlo en los diferentes tejidos que la forma normal de la hemoglobina. Esto provoca que la curva de disociación de la oxihemoglobina (forma R) se desplace hacia la izquierda y, a menos presión de oxígeno (tejidos), la metahemoglobina retendrá más oxígeno que la hemoglobina. Cuando la concentración de metahemoglobina en los glóbulos rojos es elevada, puede surgir hipoxia tisular.

Descripción general[editar]

Normalmente, los niveles de metahemoglobina son inferiores al 1%, medido con la prueba de cooximetría. Los niveles elevados de metahemoglobina en la sangre se producen cuando los mecanismos que defienden contra el estrés oxidativo dentro de los glóbulos rojos se desbordan y el ion ferroso (Fe2+) del grupo hemo de la hemoglobina se oxida al estado férrico (Fe3+). Esto convierte la hemoglobina en metahemoglobina que causa una disminución de la capacidad de liberar oxígeno a los tejidos y, por tanto, la hipoxia. Este hecho puede dar un color azulado o marrón en la sangre. La formación espontánea de metahemoglobina se reduce normalmente a través de la donación de electrones de los sistemas enzimáticos de protección como, por ejemplo, la metahemoglobinareductasa NADH (citocromo b5 reductasa) que es la vía principal o, en menor medida, el ácido ascórbico y los sistemas de enzimas glutatión. Las interrupciones de estos sistemas enzimáticos pueden conducir a la enfermedad.

Tipos[editar]

Metahemoglobinemia congénita[editar]

La forma congénita de la metahemoglobinemia tiene un patrón de herencia autosómica recesiva.

Debido a una deficiencia de la enzima diaforasa I (NADH metahemoglobina reducida), los niveles de metahemoglobina aumentan y la sangre de los pacientes con Met-Hb tiene reducida la capacidad de transportar oxígeno. Algunos síntomas son que en vez de ser de color rojo, la sangre arterial de los pacientes con Met-Hb es marrón. Este hecho hace que en los pacientes caucásicos la piel gane un tono azulado. La médica Hb hereditaria está causada por un gen recesivo, es decir, si sólo un progenitor tiene el gen, la descendencia tendrá la piel de un tono normal, pero si los dos progenitores son portadores de los genes hay una posibilidad entre cuatro que la descendencia tenga a piel de tonos azulados (tenga la enfermedad).

Otras causas de metahemoglobinemia congénita se observan en pacientes con variantes anormales de la hemoglobina como, por ejemplo, la hemoglobina M (HBM) o la hemoglobina H (HBH), que no son susceptibles de reducirse a pesar de tener los sistemas enzimáticos normales. La metahemoglobinemia también puede presentarse en pacientes con deficiencia de piruvato quinasa debido a una alteración en la producción de NADH (el cofactor esencial para la diaforasa I). Del mismo modo los pacientes con deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa (G6PD) pueden tener alterada la producción de otro cofactor, el NADPH.

Metahemoglobinemia adquirida[editar]

La metahemoglobinemia también puede ser adquirida.[1] Los sistemas enzimáticos de protección, normalmente presentes en los glóbulos rojos, mantienen los niveles de metahemoglobina a menos del 1% del total de la hemoglobina en personas sanas. La exposición a drogas exógenas oxidantes y sus metabolitos (como la benzocaína, la dapsona, y los nitratos) pueden acelerar la velocidad de formación de la metahemoglobina hasta mil veces, superando el sistema protector de enzimas y aumentando los niveles de metahemoglobina.

Otras sustancias que pueden provocar metahemoglobinemia son algunos antibióticos (trimetoprim, sulfamidas y dapsona[2] ), algún tipo de anestésico local (especialmente articaïna y prilocaína), y otros como tintes de anilina, metoclopramida, clorados y bromados. La ingestión de componentes que contengan nitratos (como por ejemplo nitrato de bismuto para patina química) también pueden causar metahemoglobinemia.

Metamehoglobinemia en niños[editar]

Los niños menores de 6-12 meses son particularmente susceptibles a la metahemoglobinemia causada por diferentes causas: la ingestión de nitratos en el agua potable[3] (el llamado síndrome del bebé azul), la deshidratación por gastroenteritis con diarrea, la septicemia y los anestésicos que contienen benzocaína o prilocaína. Los nitratos utilizados en fertilizantes agrícolas pueden penetrar en la tierra y contaminar los acuíferos. El nivel estándar marcado por la EPA (US Enviromental Protection Agency) es de 10 ppm nitrato-nitrógeno en el agua potable y está específicamente diseñado para proteger a los niños. [3] La benzocaína aplicada a las encías o en la garganta (utilizada comúnmente en la pasta de dientes de los bebés) puede causar metahemoglobinemia.[4]

En algunos países europeos se ha advertido del riesgo de metahemoglobinemia casuada por la ingesta de ciertas verduras que contienen elevadas cantidades de nitratos. Tras la evaluación de los riesgos y en función de los hábitos de inclusión de ciertas verduras en la dieta habitual de los lactantes a partir de los 6 meses de edad, se han hecho las siguientes recomendaciones:[5] [6]

  • En general, el riesgo se estima bajo dado que las verduras implicadas (espinacas, lechuga, acelgas, borraja) no son utilizadas con regularidad y en cantidades importantes en la dieta diaria del lactante pequeño.
  • Debe evitarse la espinaca, la acelga y la borraja en la alimentación del lactante antes del año de edad. Debe, también, limitarse estas verduras a un máximo de una ración diaria en los niños de 1 a 3 años de edad.
  • Deben evitarse estas verduras en los niños con gastroenteritis aguda.
  • Las verduras cocinadas (enteras o en puré) deben consumirse inmediatamente o conservarse refrigeradas si se van a consumir en el día; si el consumo se prevé para más tiempo deben congelarse. Las verduras cocinadas nunca deben mantenerse a temperatura ambiente.

Sintomatología[editar]

Los signos y los síntomas de la metahemoglobinemia (metahemoglobina> 1%) incluyen dificultades para respirar, cianosis, alteraciones del estado mental, dolor de cabeza, fatiga, dificultad para hacer ejercicio, mareos y pérdidas del conocimiento. La sangre arterial con niveles de metahemoglobina elevados tiene un característico color marrón chocolate comparado con el color rojo brillante que tiene la sangre arterial normal.[7]

Los pacientes con metahemoglobinemia grave (metahemoglobina> 50%) sufren arritmias, convulsiones, coma y la muerte (> 70%).[7] La población sana no debería tener muchos síntomas con niveles de metahemoglobina <15%, sin embargo, pacientes con otras enfermedades como anemia, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares, septicemia, o la presencia de otras especies de hemoglobina anormales (por ejemplo, carboxihemoglobia, sulfahemoglobina o hemoglobina falciforme) podrían experimentar síntomas desde moderados hasta graves a niveles mucho más bajos (tan bajos como 5-8%).

Tratamiento[editar]

La metahemoglobinemia puede ser tratada con suplementos de oxígeno y azul de metileno[8] en solución al 1% (10 mg / ml) que se administra de 1 a 2 mg / kg por vía intravenosa. El azul de metileno restaura el hierro de la hemoglobina a su estado transportador de oxígeno normal (reducido).

Esto se consigue proporcionando un receptor artificial de electrones (como azul de metileno o flavina ) por la NADPH metahemoglobina reductasa. Los glóbulos rojos normalmente no tienen ningún receptor de electrones y la presencia del azul de metileno permite a la enzima funcionar a un nivel cinco veces superior al normal.[9] El NADPH es generado a través de la vía de derivación de la hexosa monofosfato.

La diaforasa II normalmente sólo afecta en un pequeño porcentaje reduciendo la capacidad de los glóbulos rojos, pero farmacológicamente puede ser activada por cofactores exógenos, como el azul de metileno, aumentando en cinco veces el nivel normal de actividad. El bajo nivel crónico de metahemoglobina, inducido genéticamente, puede ser tratado con la administración diaria por vía oral de azul de metileno. También la vitamina C puede reducir la cianosis asociada con la metahemoglobinemia crónica, pero no tiene ningún papel en el tratamiento de la metahemoglobinemia aguda adquirida.

Portadores de metahemoglobina[editar]

La familia Fugates, que vivió en las colinas de Kentucky, son un ejemplo famoso de esta enfermedad genética hereditaria. Se les conoce como los " Blue Fugates ". Martin Fugate se estableció cerca de Hazard, Kentucky, alrededor del año 1800. Su mujer era portadora del gen recesivo de la metahemoglobinemia ya que era de un clan cercano con los que los Fugates se casaron. Como consecuencia, muchos descendientes de los Fugates nacieron con metahemoglobina.[10] [11] [12]

Los "Hombres azules de Lurgan" eran un par de hombres de Lurgan que sufrían lo que se describió como una "metahemoglobinemia idiopática familiar ", y fueron tratados por el Dr.. James Deenny en 1942. El Dr.. Deenny, que más tarde se convertiría en el Director Médico de la República de Irlanda, prescribió a uno un tratamiento de ácido ascórbico y al otro de bicarbonato de sodio. En el primer caso, al octavo día del tratamiento se produjo un cambio marcado en la apariencia y el duodécimo día de tratamiento la complexión del paciente era normal. En el segundo caso, al complexión llegó a la normalidad en un período de un mes de tratamiento.[13]

Referencias[editar]

  1. Ash-Bernal R, Wise R, Wright SM (2004). «Acquired methemoglobinemia: a retrospective series of 138 cases at 2 teaching hospitals». Medicine (Baltimore) 83 (5):  pp. 265–273. PMID 15342970. http://meta.wkhealth.com/pt/pt-core/template-journal/lwwgateway/media/landingpage.htm?issn=0025-7974&volumen=83&número=5&spage=265. 
  2. Zosel A, Rychter K, Leikin JB (2007). «Dapsone-induced methemoglobinemia: case report and literature review». Am J Ther 14 (6):  pp. 585–587. doi:10.1097/MJT.0b013e3180a6af55. PMID 18090884. http://meta.wkhealth.com/pt/pt-core/template-journal/lwwgateway/media/landingpage.htm?an=00045391-200711000-00012. 
  3. a b Basic Information about Nitrate in Drinking Water. EPA, United States Environmental Protection Agency. Actualizado el 5 de febrero de 2014; consultado el 26 de abril de 2014
  4. FDA Drug Safety Communication: Reports of a rare, but serious and potentially fatal adverse effect with the use of over-the-counter (OTC) benzocaine gels and liquids applied to the gums or mouth. Actualizado el 6 de agosto de 2012; consultado el 26 de abril de 2014
  5. Basulto J, Manera M, Baladia E. Ingesta dietética de nitratos en bebés y niños españoles y riesgo de metahemoglobinemia. Rev Pediatr Aten Primaria. 2014;16:65-9
  6. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Recomendaciones de consumo por la presencia de nitratos en hortalizas, 2011. Consultado el 26 de abril de 2014
  7. a b «eMedicine - Methemoglobinemia». Consultado el 13 de septiembre de 2008.
  8. Yusim Y, Livingstone D, Sidi A (2007). «Blue dyes, blue people: the systemic effects of blue dyes when administered via different routes». J Clin Anesth 19 (4):  pp. 315–321. doi:10.1016/j.jclinane.2007.01.006. PMID 17572332. http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0952-8180(07)00085-2. 
  9. Yubisui T; Takeshita M; Yoneyama Y. Reduction of methemoglobin through flavin at the physiological concentration by NADPH-flavin reductase of human erythrocytes. J Biochem (Tokyo) 1980 Jun;87(6):1715-20. PMID 7400118
  10. Straight Dope article on the Fugates of Appalachia, an extended family of blue-skinned people
  11. Tri City Herald, November 7, 1974 p.32 Newspaper reports on the Blue Fugates
  12. Fugates of Kentucky: Skin Bluer than Lake Louise
  13. Deeny, James (1995). The End of an Epidemic. Dublin: A.& A.Farmar. ISBN 1-899047-06-9. 

Enlaces externos[editar]