La bella durmiente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «La Bella Durmiente»)
Saltar a: navegación, búsqueda
La bella durmiente del bosque
de Giambattista Basile, Charles Perrault y Los Hermanos Grimm
Prince Florimund finds the Sleeping Beauty - Project Gutenberg etext 19993.jpg
Dibujo de la bella durmiente y el príncipe.
Género Cuento
Subgénero Cuento de hadas, Literatura infantil
Título original Sole, Luna e Talia (Italia) La Belle au bois dormant (Francia) Dörnroschen (Alemania)
País Flag of Italy.svg Italia, Flag of France.svg Francia y Flag of Germany.svg Alemania
[editar datos en Wikidata ]

La bella durmiente del bosque es un cuento de hadas nacido de la tradición oral. Las versiones más difundidas del cuento son, en orden cronológico, Sol, Luna y Talía, del italiano Giambattista Basile (Pentamerón, 1634),[1] La bella del bosque durmiente, del francés Charles Perrault, (Los cuentos de mamá gansa, 1697)[2] y Rosita de Espino, de los alemanes Jacob y Wilhelm Grimm (Cuentos de la Infancia y el Hogar, 1812).[3]

En la actualidad, las versiones más populares suelen ser relatos basados en el cuento de Perrault e influenciados por elementos del de los Hermanos Grimm. El éxito de la versión cinematográfica de Walt Disney Pictures, de 1959, contribuyó mucho en la popularización de la historia a nivel mundial.[4]

Sinopsis[editar]

La siguiente sinopsis se basa en el relato de Perrault y en el de los Hermanos Grimm (los elementos característicos de la versión de Basile se mencionan en la sección "Variantes"):

Tras una larga esterilidad un rey y su reina tienen una hija. Invitan a un festejo en honor de la niña a varias hadas que mediante encantamientos le otorgan dones positivos. Pero entonces irrumpe una hada que olvidaron invitar y furiosa, sentencia que al crecer la niña el día que cumpla quince o dieciséis años se pinchará con un huso y morirá. Pero una de las damas invitadas mitiga la maldición: la princesa se pinchará con un huso, pero en vez de morir dormirá durante un siglo.

En vano el rey prohíbe los husos en su reino: al cumplir quince o dieciséis años la princesa, curioseando en una torre del castillo, encuentra una viejecita que hila con un huso, la muchacha lo toma, se pincha el dedo y cae dormida. El sueño se expande a todos los habitantes del castillo, y este es ocultado por una espesa vegetación.

Cien años después un príncipe escucha la historia de la bella durmiente y se dirige al castillo con intención de despertarla. La vegetación le abre paso. Cuando llega al castillo encuentra a la princesa dormida y queda cautivado por su belleza. En ese momento ella y todos los habitantes del castillo despiertan, y posteriormente el príncipe y la princesa se casan.

Una vez casados los dos jóvenes, el príncipe vuelve a su reino. Allí no revela a sus padres lo sucedido con la princesa, pues teme que su madre, de quien se dice que es en parte ogresa, atente contra su esposa y los hijos que eventualmente tendrá con ella. Estos finalmente son dos: una niña a la que llaman Aurora, y un niño al que llaman Día.

Cuando el rey muere, el príncipe hereda la corona y trae al reino a su esposa e hijos. Allí son bien recibidos por todos, menos por la reina madre.

Un día el rey debe ausentarse y su familia queda en palacio. Entonces la reina madre ordena al cocinero matar a Aurora y cocinarla para que ella la coma. Sin embargo, el cocinero hace que su esposa oculte a la niña y en vez de a Aurora cocina un cordero, que la reina madre come convencida de que se trata de su propia nieta. Lo mismo se repite con el príncipe Día y con la misma reina (quien antes fuera la bella durmiente): todos son escondidos de la ogra en casa del cocinero. Pero finalmente la ogra pasa cerca de la casa y oye la risa de los niños. Percatada del engaño ordena disponer una gran olla y meter en ella serpientes, sapos y todo tipo de criaturas asquerosas y letales. Su intención es después meter allí a la reina, el cocinero, su esposa y los niños.

Cuando se dispone a ejecutar esta sentencia, llega el rey, al verlo, la ogresa se lanza a la olla y es devorada por todas las alimañas que hay dentro. El rey libera a su esposa e hijos y al cocinero y su mujer, condecora a estos últimos por proteger a su familia y todos viven felices para siempre.

Variantes[editar]

El nombre de la protagonista[editar]

En la versión de Basile la protagonista se llama Talía (del griego Thaleia, "florecimiento"), en la de Perrault no se le da nombre propio y en la versión alemana de los Hermanos Grimm se la llama Dornröschen ("rosita de espino" en alemán).

En la versión de Perrault Aurora es el nombre de la hija de la protagonista, pero en la versión para ballet de Tchaikovsky se transfiere el nombre a la madre. La película de la Disney conservó esta transferencia.

El nombre del cuento[editar]

El nombre del relato más difundido en castellano (La bella durmiente, al que a veces se le añade "del bosque") se deriva del nombre que le dio Perrault. Sin embargo, como Perrault titula su cuento mediante la hipálage "La Belle au bois dormant", la traducción textual sería La bella del bosque durmiente.

La trama[editar]

El texto de Basile y el de Perrault incluyen las dos secuencias narrativas (la del hechizo que afecta a la protagonista y la del accionar de la esposa del rey o madre del príncipe). El de los Grimm descarta la última. La primera secuencia narrativa es muy similar en el cuento alemán y en el francés, pero estos tienen diferencias notables respecto del italiano. Comparativamente los núcleos narrativos de los tres relatos clásicos son los siguientes.

Basile Perrault Hermanos Grimm
Un rey y una reina no consiguen tener hijos Un rey y una reina no consiguen tener hijos
Una rana profetiza el nacimiento de la protagonista
A un "gran señor" le nace una hija (no hay mención sobre su madre) El rey y la reina tienen una hija El rey y la reina tienen una hija
La niña se llama Talía No se menciona el nombre propio de la niña (se la llama la “Bella Durmiente”) No se menciona el nombre propio de la niña (más adelante se la llama “Rosita de Espino”)
El padre convoca a "sabios y adivinos" para predecir el futuro de su hija Los reyes festejan el bautismo de la princesa e invitan a 7 hadas para que le otorguen dones Los reyes festejan el nacimiento de la princesa e invitan a 12 "mujeres sabias" para que le otorguen dones
El futuro de Talía es profetizado (no determinado) por adivinos: correrá gran riesgo por una astilla de lino Un hada que olvidaron invitar irrumpe y, como ella no fue invitada y no la obsequian con un estuche de oro como a las demás hadas, maldice a la princesa: se pinchará con un huso y morirá Una sabia que olvidaron invitar irrumpe y como no la invitaron, maldice a la princesa: se pinchará con un huso y morirá
Una de las hadas que aún no había otorgado su don atenúa la maldición: la princesa solo dormirá 100 años y la despertará un príncipe Una de las sabias que aún no había otorgado su don atenúa la maldición: la princesa solo dormirá 100 años (no se menciona al príncipe)
El padre de Talía prohíbe el lino en su casa El rey prohíbe las herramientas de hilado en su reino El rey prohíbe las herramientas de hilado en su reino
Cuando Talía es mayor (edad indefinida) encuentra a una hilandera inocente Cuando la princesa tiene "15 o 16 años" encuentra a una hilandera inocente Cuando la princesa tiene 15 años encuentra a una hilandera que resulta ambigua (¿inocente?)
Talía "cae muerta" al clavarse una astilla de lino bajo la uña La princesa cae dormida al pincharse con un huso La princesa cae dormida al pincharse con un huso
La muerte (o sueño sobrenatural) afecta solo a Talía El hada que atenuó la maldición reaparece y, para que la princesa no se encuentre sola al despertar, duerme a todo el palacio (menos a los reyes), que queda envuelto por vegetación impenetrable Todo el palacio (incluyendo a los reyes) queda dormido y envuelto por vegetación impenetrable
El padre desolado abandona a Talía y desaparece del relato Los reyes, desolados, abandonan el palacio, que el hada cubre de vegetación para proteger a la princesa Los reyes también se duermen
Un rey (que después se sabrá que es casado) llega al lugar en viaje de cacería Un príncipe (que se deduce es soltero) llega al lugar en viaje de cacería. Le cuentan la historia y va en busca de la princesa Un príncipe (que se deduce es soltero) en viaje de cacería llega al lugar. Le cuentan la historia y va en busca de la princesa
El rey persigue a un halcón hasta la casa de Talía La vegetación encantada abre paso al príncipe hasta el palacio La vegetación encantada abre paso al príncipe hasta el palacio y se evidencia que previos aspirantes a liberadores perecieron enredados en la vegetación
El rey llega de casualidad hasta la joven que parece muerta El príncipe, tal como pretendía, llega hasta la joven dormida El príncipe, tal como pretendía, llega hasta la joven dormida
El rey, embelesado, embaraza a la princesa sin despertarla y se marcha El príncipe, embelesado, se arrodilla al lado de la princesa El príncipe, embelesado, besa a la princesa
La princesa alumbra dos niños, Luna y Sol (La princesa alumbrará a sus hijos más adelante, se llamarán Aurora y Día)
Talía despierta cuando los niños le maman el dedo y extraen la astilla La princesa despierta al cumplirse 100 años de sueño y ante la llegada del príncipe. El palacio despierta también La princesa despierta con el beso del príncipe (se sobreentiende que se han cumplido los 100 años predichos). El palacio despierta también (y reaparecen por ende también los reyes).
El rey regresa y llega a un entendimiento con Talía La princesa y el príncipe se casan La princesa y el príncipe se casan
(La princesa ya tuvo dos hijos antes de despertar) La princesa, tras despertar y casarse con el príncipe, tiene sus dos hijos: Aurora y Día
El rey vuelve a partir a su hogar sin Talía ni los hijos, porque es casado El príncipe regresa a su propio palacio sin la princesa ni sus hijos, por temor a su propia madre mitad ogra
La reina, esposa del rey, mediante su secretario descubre que su marido tiene una amante y ordena que le traigan a los niños El príncipe, convertido en rey al fallecer su padre, trae consigo a la princesa y sus niños, a quienes la reina madre no acoge bien
El nuevo rey se ausenta del palacio dejando allí a la princesa y sus hijos
La reina ordena a su secretario que los niños sean cocinados por el cocinero y servidos a su esposo La reina madre ordena al cocinero que los niños sean cocinados para comérselos ella
El cocinero apiadado esconde a los niños en casa de su mujer y en secreto los reemplaza por carne de res El cocinero apiadado esconde a los niños en casa de su mujer y en secreto los reemplaza por carne de res
La reina madre descubre que los niños siguen vivos
La reina ordena a su secretario que Talía sea arrojada a una hoguera La reina madre ordena que la princesa y sus hijos sean arrojados a una olla llena de alimañas
La aparición del rey impide la ejecución de la muerte La aparición del rey impide la ejecución de la muerte
La reina, por orden del rey, perece en la hoguera destinada a Talía La reina, al ser descubierta, se arroja a la olla destinada a su nuera y nietos y perece
El secretario también es quemado en la hoguera y el cocinero es recompensado El cocinero y su mujer son recompensados por salvar a la familia real

El estilo[editar]

Mientras la versión de los Hermanos Grimm es bastante simple para darle más encanto y sencillez, Perrault añade comentarios perspicaces e incluso humorísticos, como el que hace tras narrar el despertar de la princesa:

«En fin, hacía cuatro horas que hablaban y no habían conversado ni la mitad de las cosas que tenían que decirse.»

— Charles Perrault

«El príncipe ayudó a la princesa a levantarse y vio que estaba toda vestida, y con gran magnificencia; pero se abstuvo de decirle que sus ropas eran de otra época y que todavía usaba gorguera; no por eso se veía menos hermosa.»

— Charles Perrault
Víktor Vasnetsov (1848-1826):La princesa durmiente (Спящая царевна,[5] 1926).

Fuentes[editar]

Las fuentes del relato conjugan lo popular y oral con lo culto y escrito. Se conocen antecedentes indios, greco-latinos, islandeses, españoles y franceses. El germen del relato (doncella sumida en un sueño sobrenatural que despierta por la intervención de un amante) ya está presente en los siguientes textos:

- Saga Volsunga (texto islandés anónimo escrito a fines del siglo XIII, pero basado en poesías tradicionales anteriores): Brunilda (Brynhild) se gana el encono del dios Odín, que la encierra en un castillo remoto tras una pared de escudos, allí ella duerme en un anillo de llamas hasta que algún hombre la rescate y se case con ella. El héroe Sigurd (el Sigfrido del Cantar de los nibelungos) es quien finalmente lo hace.[6]

- Blandín de Cornualles[7] (poema catalano-occitano de fines del siglo XIII o principios del XIV): Un padre hace que su hija Brianda caiga en un sueño profundo y recluye su cuerpo dormido en la torre de un castillo custodiada por dos caballeros, una serpiente, un dragón y un sarraceno. Blandín vence a estos guardianes y despierta a la princesa por medio de un pájaro. Ambos se enamoran y se casan.

- Hermano de Alegría y Hermana de Placer[8] (poema catalano-occitano de mediados del siglo XIV): La princesa Hermana de Placer se duerme misteriosamente. Su padre manda construir en el campo una torre inaccesible donde deposita a la durmiente. El príncipe Hermano de Alegría oye lo ocurrido y se enamora de la princesa sin verla. El príncipe aprende magia con Virgilio y gracias a ella es el único que logra entrar en la torre. Allí embaraza a la princesa dormida, que alumbra a su hijo sin despertar. Finalmente un ave la despierta poniendo unas hierbas en su mano y se lo comunica al príncipe.

- Perceforest (texto en prosa publicado en francés en 1528): inserto en la obra se encuentra una historia según la cual las diosas Venus, Lucina y Temis asisten a un convite por el nacimiento de la princesa Zellandine. Lucina le concede el don de la salud, pero Temis, ofendida porque los padres de la niña olvidaron poner un cubierto para ella, la condena a morir cuando se pinche con una astilla la primera vez que hile. Sin embargo Venus atenúa la maldición cambiando la muerte por un sueño que durará hasta que la astilla sea quitada. Cuando Zellandine crece se enamora de Troilo, caballero que es obligado a ir a realizar ciertas tareas para demostrarse digno de ella. Ausente Troilo, se cumple la maldición y Zellandine cae dormida. Un pájaro, (Céfiro, el viento del oeste, transfigurado) transporta a Troilo hasta la torre inaccesible en que la princesa duerme. Allí Troilo la embaraza sin despertarla; el niño, al nacer, mama el dedo de su madre y así le extrae la astilla y la saca del sueño. Finalmente la princesa y Troilo se casan.[9]

Tanto los dos poemas catalano-occitanos como el Perceforest reelaboran la materia de Bretaña.[10]

- Surya Bai: La erudita italiana Ester Zago sostiene que los poemas catalanes y la historia de Zellandine se derivan de una leyenda india.[11] En el siglo XIX la británica Mary Frere recogió esa leyenda de la tradición oral del sur de la India.[12] Según este relato la hijita de una lechera es secuestrada por un águila que con su pareja la cría en lo alto de un árbol. Las águilas la llaman Surya Bai (“Dama del Sol”). Un día se ausentan en busca de un anillo para obsequiar a la niña y la dejan en el árbol protegida tras siete puertas de hierro. Una Raksha (demonio caníbal) aprovecha para tratar de cazar a la niña pero, cuando intenta sin éxito violar las puertas, una de sus uñas venenosas queda adherida a la puerta. Más tarde, cuando Surya Bai abre las puertas, se clava la uña en la mano y muere. Las águilas vuelven, pero entristecidas por la muerte de su hija adoptiva se marchan para siempre. Finalmente, un rajá que está de cacería en el bosque divisa el nido de las águilas. Cuando sube y llega hasta Surya Bai esta revive. La doncella se casa con el rajá, pero éste tiene una madrastra que la odia. Cuando el rajá se ausenta la madrastra la arroja a un estanque y la muchacha en vez de ahogarse se convierte en una flor de loto. El rajá, sin entender la desaparición de su esposa, se embelesa con la flor, entonces la madrastra manda cortarla y quemarla. De las cenizas surge un árbol de mango que da un fruto. Un día la lechera se sienta a descansar bajo el árbol y el fruto cae en una de sus vasijas. En casa de la lechera, del fruto sale una mujer pequeña, que la familia acoge. Un día el rajá ve a la mujercita y reconoce en ella a Surya Bai. Esta finalmente cuenta su historia y se revela así que la madrastra del rajá es una criminal y que ella es la hija que la lechera había perdido. El rajá decide la muerte pública de su madrastra: planea ejecutarla con aceite hirviente pero finalmente lo hace echándola a un pozo lleno de serpientes.[13]

Se sabe que Perceforest fue traducido al italiano en el siglo XVI,[14] aunque se ignora si Basile conoció este texto o si simplemente tomó del vulgo temas folclóricos de la Campania.

Del relato de los Grimm se sabe que la narradora de quien lo recogieron fue Marie Hassenpflug, residente de Hesse, y actualmente se sabe que no era campesina, sino una ciudadana letrada que descendía de refugiados hugonotes franceses, lo que refuerza la teoría del origen francés de la historia alemana.[15] Los propios Hermanos Grimm, sospechando que la historia se derivaba de la versión de Perrault, pensaron rechazarla, pero la semejanza con la historia de Brunilda los convenció de incluirla como un relato auténticamente alemán.[16]

El tema del largo sueño encantado, central en el relato, también tiene antecedentes en la antigüedad clásica en la leyenda de Epiménides (según la cual este se quedó dormido en una cueva durante 57 años) y en la leyenda cristiana de los Siete durmientes de Éfeso (que huyendo de la persecución de Decio se refugian en una caverna en la que se quedan dormidos durante dos siglos).

En los relatos también hay temas secundarios con antecedentes reconocibles:

- La bruja despechada y vengativa: El agente femenino sobrenatural que se venga porque no la invitaron a un festín puede remontarse a la antigüedad clásica: Afrodita, no invitada por las mujeres de Lemnos, Artemis, a quien Eneo olvidó ofrecer un sacrificio, pero sobre todo Eris, que no fue invitada a la boda de Tetis y Peleo.[17] Según esta leyenda Eris se presenta en la boda y arroja una manzana de oro con la inscripción “a la más bella” provocando que Afrodita, Hera y Atenea pleiteen por ella. Se elige como juez al príncipe Paris de Troya y cada una de las tres diosas intenta sobornarlo. Hera le ofrece poder político, Atenea destreza militar y Afrodita la mujer más hermosa de la tierra, la griega Helena, esposa de Menelao de Esparta. Paris concede la manzana a Afrodita, rapta a Helena y provoca así la Guerra entre Troya y los griegos.

- La esposa despechada con la amante con la que su marido ha concebido hijos: Este tema, que se encuentra en el relato de Basile, es rastreable en el mito de Leto quien, embarazada por Zeus, alumbra a Febo y a Diana (el sol y la luna, tal como se llaman los hijos de la princesa de Basile) y Hera, esposa de Zeus, la persigue.[18]

- La esterilidad en apariencia incurable seguida de la concepción de un hijo que tendrá un destino especial: Este tema presente en Perrault y en los Grimm, ya es recurrente en la Biblia (Sara y Abraham,[19] Rebeca e Isaac,[20] Raquel y Jacob,[21] Manoa y su esposa,[22] Ana y Elcaná,[23] Isabel y Zacarías[24] ) y en las tradiciones cristianas extrabíblicas (Joaquín y Ana conciben a María tras una larga esterilidad).[25]

Un relato sumamente parecido al de La bella durmiente (incluso al relato de Basile) es el conocido como El noveno cuento del capitán, que habitualmente se incluye en Las mil y una noches, aunque Victor Chauvin lo considera una interpolación que introdujo el traductor J. C. Mardrus y que tomó de un cuento publicado por Guillaume Spitta Bey en París en 1883.[26]

Interpretación[editar]

El cuento ha sido objeto de interpretaciones particularmente psicológicas.

Así, desde un enfoque psicoanalítico, Bruno Bettelheim sostiene que el tema central de todas las versiones de la Bella durmiente es que los padres no pueden evitar el despertar sexual de sus hijos. El pinchazo simboliza la primera hemorragia menstrual (menarca), el sueño el período de maduración antes de estar disponible para una iniciación sexual oportuna y también el aislamiento narcisista que conlleva a que esta no se produzca. El beso del príncipe es tal iniciación.[27]

Desde el punto de vista de la psicología analítica, el cuento es visto como la unión de dos contrarios en el proceso de perfeccionamiento del ego. M.L. von Franz sostiene que el significado último del cuento es cómo influye el complejo materno negativo, en el que la figura desdibujada de la madre produce seres susceptibles, que se sienten constantemente ignorados. Así, los 100 años de sueño representarían la dilación del inicio de la sexualidad adulta, dilación ocasionada por aquel exceso de susceptibilidad.[28]

Por su parte, la crítica feminista ha tomado a la protagonista, condenada a la pasividad en espera de un varón que la salve, como símbolo de la situación de la mujer en la sociedad patriarcal.[29] Autoras como Hélène Cicioux proponen la re-escritura de todas estas historias, ya que las mismas, en sus versiones clásicas, reforzarían el sistema patriarcal. Ella misma incluso realiza una re-lectura del cuento clásico que implica menoscabar tal sistema en vez de reforzarlo. Según esta lectura el cuento evidencia a un hombre que necesita que la mujer sea una "muñeca", un ser bello pero manejable, ya que para apropiarse él de la actitud activa y de la posibilidad creadora le es preciso que la mujer esté "adormecida".[30]

Versión de Disney[editar]

En el año 1959 se dio a conocer la película basada en el clásico cuento de los Hermanos Grimm y de Charles Perrault, producida por Walt Disney Pictures, donde las modificaciones fueron muchas, las más notorias, que los padres de la princesa (que en esta versión se llama Aurora) y el padre del príncipe (que en esta versión se llama Felipe) ya habían establecido que al crecer sus hijos se casarían para así mantener las buenas relaciones entre los dos reinos. La princesa no duerme cien años, como en las otras versiones, las hadas buenas solo son tres, la bruja malvada que lanza la maldición a la princesa vive en un castillo siniestro, tenebroso y prohibido, y secuestra al príncipe casi en las últimas escenas de la película. Las tres hadas buenas (que en esta versión se llaman Flora, Fauna y Primavera) se hacen pasar por las tías de la princesa y por campesinas del bosque para protegerla de la bruja malvada (que en esta versión la bruja malvada se llama Maléfica) ocultando el nombre e identidad de la princesa protagonista.

Notas[editar]


  1. En idioma napolitano, su lengua original, "Sole, Luna e Talia", en "Lo cunto de li cunti overo lo trattenemiento de peccerille". También en italiano conocido como el Pentamerone.
  2. En el francés original el título del cuento es "La Belle au bois dormant" y el de la obra que lo incluye "Les Contes de ma mère l'Oye".
  3. En el alemán original el cuento y su protagonista son llamados "Dörnroschen" y la recopilación de la que forman parte "Kinder- und Hausmärchen".
  4. Pérez Gil, María del Mar. "El cuento de hadas feministas y las hablas manipuladas del mito: de la literatura a las artes visuales". Amaltea, revista de mitocrítica. Vol. V, 2013, pág. 177-179. ISNN 1989-1709. Disponible en línea en formato PDF en http://www.fallenprincesses.com/docs/education/dr_maria_del_mar_perez-Gil.pdf
  5. [1]
  6. Basile, Giambattista. «Sun, Moon, and Talia». Consultado el 31 de marzo de 2013.
  7. En el texto original: "Blandin de Cornoualha".
  8. "Frayre de Joy e Sor de Plaser", en el original catalán.
  9. Jack Zipes, The Great Fairy Tale Tradition: From Straparola and Basile to the Brothers Grimm, p 648, ISBN 0-393-97636-X
  10. Sanchiz, Mary. Héros medievaux / Herois medievals. Premiere partie. Document de travail, thème académique, langues régionales, pág. 10. 2008-2009. Publicado en línea en http://www.crdp-montpellier.fr/languesregionales/catalan/ressources/panorama/1-Herois_medievals.pdf
  11. Zago, Ester. "Frayre de Joy e Sor de Plaser re-examined. Merveilles & contes" Vol. 5, No. 1, 1991, pág. 68-73 Publicado por Wayne State University Press.
  12. Old Deccan Days or, Hindoo Fairy Legends Current in Southern India. Collected From Oral Tradition by Mary Frere. Capítulo VI, Little Surya Bai. Londres, J. Murray, 1868. Disponible en línea en http://www.sacred-texts.com/hin/odd/odd00.htm).
  13. Frere, Mary. Op. cit. Capítulo VI.
  14. Según Jacques Barchilon, en 1558, según Ester Zago, en 1525 (citado en "La Bella Durmiente a través de la historia", Carolina Fernández Rodríguez, Universidad de Oviedo, 1/1/1998, pág. 28. ISBN 84-8317-072-8.)
  15. Von Heinz Rölleke, "Brüder Grimm, Märchen über Märchen", Zeit Online, disponible en http://www.zeit.de/zeit-geschichte/2012/04/Maerchen-Brueder-Grimm-Urspruenge?utm_source=twitter_all, traducción al castellano publicada en http://luisjpedrazuela.wordpress.com/2012/12/24/gebruder-grimm-los-hermanos-grimm/
  16. Harry Velten, "The Influences of Charles Perrault's Contes de ma Mère L'oie on German Folklore", p 962, Jack Zipes, ed. The Great Fairy Tale Tradition: From Straparola and Basile to the Brothers Grimm, ISBN 0-393-97636-X
  17. Fernández Rodríguez, op. cit. pág. 20.
  18. Fernández Rodríguez, op. cit. pág. 24.
  19. Génesis 16.
  20. Génesis 25:21.
  21. Génesis 30.
  22. Jueces 13.
  23. 1 Samuel 1.
  24. Lucas 1.
  25. Protoevangelio de Santiago 1-4. También en Vorágine, Jacobo. "Legenda Aurea", cap. CXXXI, "De nativitate beatae Mariae virginis".
  26. Marzolph, Ulrich. "The Arabian Nights Encyclopedia", Vol. 1, pág. 140. ABC CLIO. Santa Bárbara, California, 2014. ISBN 1-57607-204-5 (libro en soporte papel). ISBN 1-85109-604-X (libro electrónico). El cuento está disponible en castellano en Wikimedia Commons en https://es.wikisource.org/wiki/Las_mil_y_una_noches:0942
  27. Bettelheim, Bruno. Psicoanálisis de los cuentos de hadas. Crítica Grijalbo Mondadori. Barcelona. 1994. Traducción castellana de Silvia Furió.
  28. Fernández Rodríguez, Carolina. Op. cit., págs. 50-56.
  29. Fernández Rodríguez, Carolina. Op. cit. pág. 57.
  30. "The Newly Born Woman", (1986, [1975]). Citado por Fernández Rodríguez, Carolina. Op. cit., págs. 50-56.

Enlaces externos[editar]