Juan Mackenna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Mackenna
Juan Mackenna.jpg
Juan Mackenna
General
Años de servicio 29 años
Lealtad Flag of Chile.svg Chile
Participó en

Sitio de Ceuta
Guerra de los Pirineos:

Guerra de la Independencia de Chile:


Nacimiento 26 de octubre de 1771
Clogher, Condado de Tyrone,
Reino de Irlanda (actual Irlanda del Norte).
Fallecimiento 21 de noviembre de 1814 (43 años)
Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina

Juan MacKenna O'Reilly (nacido John MacKenna o Seán Mac Cionath, en gaélico) (Clogher, Condado de Tyrone, Reino de Irlanda (actual Irlanda del Norte), 26 de octubre de 1771 - f. Buenos Aires, Argentina, 21 de noviembre de 1814), fue un ingeniero militar y general del ejército chileno durante la Guerra de Independencia. Se le considera el creador del Cuerpo de Ingenieros Militares del Ejército de Chile. Hijo de William MacKenna y de Eleanor O'Reilly.

Vida Militar[editar]

Juan Mackenna fue un soldado valeroso y tenaz, con conocimientos militares adquiridos en sus actuaciones en España, donde sirvió. Tenía por costumbre analizar las actuaciones de los grandes capitanes, tanto de las épocas pretéritas como contemporáneas, en particular de Napoleón y sus mariscales.

Pensaba Mackenna que para aprender cualquier arte y especialmente el de la guerra, debía comenzarse por el principio. Es decir, que para ser un buen general, el candidato debía ser primero un buen cadete o un buen soldado raso. Quien hubiese marchado con su mosquete al hombro y se hubiese identificado con su empleo en la lucha a la distancia y cuerpo a cuerpo y luego escalado los grados uno a uno, estaba en condiciones de llegar a ser un conductor de hombres en toda la extensión del vocablo.

A los 13 años de edad, ingresó a la Real Academia de Matemáticas de Barcelona, para seguir la carrera de ingeniería.

Pronto se destacó como un alumno de clara inteligencia, obteniendo notas sobresalientes en los diferentes ramos.

Siguiendo Juan Mackenna los dictados de su vocación militar, ingresó al Ejército español. Al joven futuro ingeniero de 16 años se le dio el grado de cadete. Como tal se embarcó con un regimiento destinado a Ceuta, en el norte de África, en el litoral de Marruecos.

En 1787 fue aceptado en la Brigada Irlandesa del ejército español, y se unió a la lucha del Ejército en Ceuta en el norte de África, sitiada por el emperador de Marruecos al mando del Teniente Coronel Luis Urbina, y fue ascendido a segundo teniente. En 1791, Mackenna reanudó sus estudios en Barcelona y actuó como enlace con los mercenarios reclutados en Europa. Al año siguiente fue ascendido a teniente en el Regimiento Real de Ingenieros.

En la guerra franco-española en 1793, contra los franceses, Juan Mackenna luchó en Rosselló junto a el General Antonio Ricardos y allí se encontró con uno de los futuros Próceres de la independencia, José de San Martín. Por sus hazañas en defensa de la Plaza de Las Rozas, fue ascendido a capitán en 1795.

En octubre de 1796, después de haberse fogueado en las campañas del Rousillón, en Francia y en Ampurdán, en Cataluña, partió para América del Sur.

Llegó a Perú en 1796 bajo recomendaciones de su tío, el conde Alejandro O'Reilly, y allí se puso en contacto con el también irlandés Ambrosio O'Higgins, gobernador de Chile y posteriormente, virrey del Perú. En 1797 fue asignado como Gobernador de Osorno, enviado a reconstruir esa ciudad en el sur de Chile. Luego, en su calidad de ingeniero, fue enviado a inspeccionar el camino entre Santiago y Valparaíso.

Casado en 1809 con Josefina Vicuña Larraín, dama perteneciente a la aristocracia chilena de la familia de Los Ochocientos, con quien tuvo tres hijos: Félix, Carmen y Juan. Siempre se declaró enamorado de su mujer y profundamente agradecido de la Providencia por la familia que tenía.

Dada su amplia formación como ingeniero militar en el Real Cuerpo de Ingenieros Militares español entre 1785 y 1793, el Cabildo de Santiago lo puso a cargo de la creación de un «Plan de defensa del territorio». Recomendó la compra de armamento para el naciente ejército chileno y propuso la creación de una escuela permanente de oficiales. Fue nombrado luego Gobernador Militar de Valparaíso, Comandante General de Ingenieros de la naciente República y hasta miembro de la Junta de Gobierno.

Cuando en enero de 1814, la Junta de Gobierno destituye como comandante del Ejercito a José Miguel Carrera y todos los hermanos Carrera son expulsados del Ejercito, Mackenna pasa a ser el principal colaborador del nuevo comandante del ejército, Bernardo O'Higgins. Después de los triunfos obtenidos en los combates de Quechereguas, Quilo y Membrillar, O'Higgins y Mackenna suscriben con Gabino Gaínza el tratado de Lircay, por el cual las operaciones militares quedaron suspendidas a la espera de la confirmación de este tratado por el Virrey del Perú. En la opinión de O'Higgins, Mackenna es el militar más conspicuo e instruido que participo en la revolución chilena en uno y otro de los bandos contendientes (carta del 1 de septiembre de 1828 al Almirante inglés Sir Tomas Hardy).

Fue el autor de un informe[1] sobre los Hermanos Carrera, presentado por orden del Director Supremo Francisco de la Lastra

Tres jóvenes sin los menores conocimientos militares, ni políticos, sin valor personal, y sin más cualidades de tiranos que la irrelijion i la inmoralidad, se constituyen, mediante el abuso de cuanto hay de sagrado entre los hombres, árbitros de la suerte de un millón de almas [...] en donde los excesos de los Carreras, los robos y los saqueos de sus satélites habían hecho execrables hasta los nombres de Patria y de sistema.

Juan Mackenna

Poco después de entregado este informe, el 23 de julio de 1814, José Miguel Carrera destituye en una asonada militar a Francisco de la Lastra y expulsa a MacKenna a la ciudad de Mendoza (Argentina). Cabe citar la siguiente anotación de Carrera en su Diario militar:

Era preciso deshacerse de muchos facciosos, cuya tenacidad y bajeza nos obligaron alguna vez a derramar sangre. Su permanencia en Chile era perjudicial a ellos, al sistema y a nosotros. El gobierno remitió a Mendoza, a disposición de aquel gobernador, al brigadier Mackenna, don Antonio Irisarri, don Pablo Vargas, don José Antonio y don Domingo Huici, don Fernando Urízar y don Francisco Formas.

José Miguel Carrera[2]

Vida y muerte en Argentina[editar]

El gobernador de Cuyo, José de San Martín, quien se encontraba profundamente preocupado e interesado en la suerte de la revolución en Chile, le consultó ―al igual que a Antonio José de Irisarri― sobre los diversos grupos políticos que existían al otro lado de los Andes. Según muchos autores, esto les proporcionó a ambos la oportunidad de influir sobre San Martín en favor de O'Higgins, lo que habría dado sus frutos tras la derrota de Rancagua, cuando aquel se pronunció en contra de José Miguel Carrera. A fines de octubre de 1814, San Martín dio la orden de apresar a los hermanos Carrera para ponerlos a disposición del Director Supremo, de esta manera puso fin a la disputa entre los dos caudillos chilenos.[2]

Mackenna se trasladó entonces a Buenos Aires, destino que luego siguieron, por la fuerza, los hermanos Carrera. Allí, Luis Carrera ―motivado por las numerosas rencillas políticas y personales existentes con Mackenna― lo retó a duelo[3] enviándole la siguiente nota:

Usted ha insultado el honor de mi familia y el mío con suposiciones falsas y embusteras; y si usted lo tiene, me ha de dar satisfacción desdiciéndose en una concurrencia pública de cuanto usted ha hablado, o con las armas de la clase que usted quiera y en el lugar que le parezca. No sea, señor Mackenna, que un accidente tan raro como el de Talca haga que se descubra esta esquela. Con el portador espero contestación de usted.

Luis Carrera[2]

MacKenna aceptó el reto por medio de la siguiente nota:

La verdad siempre sostendré y siempre he sostenido. Demasiado honor he hecho a usted y a su familia; y, si usted quiere portarse como hombre, puede tener este asunto con más sigilo que en Talca y el de Mendoza. Fijo a usted el lugar y hora para mañana a la noche; y en esta de ahora podría decirse, si me viera usted con tiempo para tener pronto pólvora, balas y un amigo que aviso a usted llevo conmigo.

Juan Mackenna[2]

El 21 de noviembre de 1814, a orillas del Río de la Plata, se encontraron los contendientes y MacKenna resultó muerto. Por el hecho Luis Carrera fue encarcelado y acusado de homicidio pero que no pudo comprobarse nada y así fue puesto rápidamente en libertad.

El padrino de MacKenna en ese fatídico duelo fue su compatriota irlandés Guillermo Brown, nativo del condado de Mayo, fundador de la Armada Argentina.

Sus restos fueron enterrados bajo el altar de la Pasión en la Convento de Santo Domingo, en Buenos Aires. La placa conmemorativa en aquel lugar fue instalada por su nieto, el político e historiador chileno Benjamín Vicuña MacKenna. Durante los eventos de la Quema de iglesias del 16 de junio de 1955 el convento fue saqueado e incendiado, con lo cual sus restos se perdieron.

Fuentes[editar]

  1. Informe del brigadier don Juan Mackenna sobre la conducta militar de los Carrera.
  2. a b c d Historia General de Chile Vol 9, Diego Barros Arana, pag. 361
  3. Ya se habían retado anteriormente pero por distintos motivos no pudieron concretarlo.

Enlaces externos[editar]