Infertilidad femenina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se llama infertilidad femenina a la incapacidad de llevar a termino un embarazo.

Causas[editar]

Los factores que se relacionan únicamente a la infertilidad femenina son:

Factores generales[editar]

Factores de estilo de vida: de acuerdo con el American Society for Reproductive Medicine (ASRM, por sus siglas en inglés), la organización de fertilidad de los médicos, son cuatro factores de estilo de vida los que afectan la fertilidad femenina (con más exactitud la fecundidad—la capacidad de concebir): fumar, peso corporal (por encima como por debajo), sexo seguro, y edad.

Las mujeres se vuelven menos fértiles a medida que envejecen. Una mujer es más fértil entre las edades de 22 a 26, después de lo cual la fertilidad comienza a declinar, con esta caída se aceleró después de 35 años de edad. Sin embargo, las estimaciones exactas de las probabilidades de una mujer para concebir después de cierta edad no están claras, los estudios muestran da resultados diferentes. Las posibilidades que una pareja de edad avanzadade concieves dependen de muchos factores, tales como la salud general de la mujer, pero también la fertilidad de la pareja masculina.

Según National|Institute for Health and Clinical Excellence (el Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica), para las mujeres de 35 años, alrededor del 94 de 100 que tienen relaciones sexuales regularmente sin protección quedan embarazadas después de 3 años de tratando. Para las mujeres de 38 años, sin embargo, sólo 77 de 100 lo harán.[1]

En 1957, se realizó un estudio sobre una población que nunca utilizaron anticonceptivos. Los investigadores midieron la relación entre la edad de la mujer y la fertilidad.

Este 1957 estudio encontró que:[2]

  • A la edad de 30 años, 7% de las parejas eran infértiles
  • A la edad de 35 años, 11% de las parejas eran infértiles
  • A la edad de 40 años, 33% de las parejas eran infértiles
  • A la edad de 45 años, 87% de las parejas eran infértiles

Según Henri Leridon, PhD, un epidemiólogo del Institut national de la sante et de la recherche medicale (French Institute of Health and Medical Research/Instituto francés de Salud e Investigación Médica), de las mujeres que tienen relaciones sexuales regularmente sin protección con el objetivo de quedar embarazada:[3] [4]

  • A los 30 años:
    • el 75% tendrán un embarazo que resulta en un nacimiento vivo dentro de un año
    • el 91% tendrán un embarazo que resulta en un nacimiento vivo dentro de cuatro años.
  • A los 35 años
    • el 66% tendrán un embarazo que resulta en un nacimiento vivo dentro de un año
    • el 84% tendrán un embarazo que resulta en un nacimiento vivo dentro de cuatro años.
  • A los 40 años
    • el 44% tendrán un embarazo que resulta en un nacimiento vivo dentro de un año,
    • el 64% tendrán un embarazo que resulta en un nacimiento vivo dentro de cuatro años.

Algunos expertos afirman que una mujer es más fértil a la edad de 24 años.[5]

Los temas de la edad deben ser tomadas con un especialista en fertilidad, por ejemplo un endocrinólogo especialista en reproducción.

Las mujeres mayores de 35 años que están tratando de concebir deberían buscar el consejo de un especialista en fertilidad después de seis meses de relaciones sexuales sin protección, o después de un año si es menor de 35 años.[6]

  • Enfermedades significativas del hígado y los riñones y trombofilia afectar la fertilidad.

Factor Ovárico[editar]

Factor Ectópico/Peritoneal[editar]

  • Endometriosis
  • Adhesión pelvica
  • Enfermedad inflamatoria pélvica (PID, usualmente causada por la clamidia)
  • Oclusión ectópica
  • Disfunción ectópica

Factor uterino[editar]

Factor cervico[editar]

  • Estenosis cervical
  • Anticuerpos de antiesperma
  • Mucosa cervical no receptiva

Factor vaginal[editar]

Factor Genetico[editar]

  • Varias condiciones de intersexualidad, como la insensibilidad a los andrógenos

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico de infertilidad comienza con el historial medico y examen físico. El proveedor de asistencia medica puede ordenar exámenes, incluyendo los siguientes:

  • Una biopsia endometrial, para verificar la ovulación y examinar el tejido que recubre la pared del útero.
  • Exámenes hormonales, para medir los niveles de hormonas femeninas en cierto tiempo durante el ciclo menstrual.
  • Medida del día 2 o 3 de la Hormona foliculoestimulante (FSH, por sus siglas en inglés) y de estrógeno, para evaluar la reserva ovárica.
  • Medidas de la función tiroidea (un nivel de hormona estimulante (TSH) de la tiroides de entre 1 y 2 se considera óptimo para la concepción).
  • Laparoscopia, para permitir al proveedor inspeccionar los órganos pélvicos.
  • Fertiloscopia, una técnica quirúrgica relativamente nueva usada para el diagnóstico precoz (y tratamiento inmediato).
  • Medida de progesterona en la segunda mitad del ciclo para ayudar a confirmar la ovulación.
  • Papanicolau, para buscar señales de infección.
  • Examen pélvico, para buscar anormalidades o infección.
  • Un examen postcoital, que se hace justo después de las relaciones sexuales para buscar problemas de supervivencia de esperma en el moco cervical (no comúnmente usado ahora por falta de fiabilidad en la prueba).
  • Exámenes especiales de rayos x.

El diagnóstico y tratamiento de la infertilidad debe hacerse por médicos que están entrenados por la asociación como endocrinólogos reproductivos. Los Endocrinólogos reproductivos son usualmente Ginecólogo-Obstetra con entrenamiento avanzado en Reproducción Endocrinología e Infertilidad (en Norteamérica). Estos profesionales médicos altamente educados tratan los Desordenes Reproductivos que afectan no solo a mujeres sino también a hombres, niños y adolescentes. Los pacientes prospecto deben observar que las prácticas médicas reproductivas de la endocrinología y de la infertilidad no consideran a las mujeres para el cuidado de maternidad general. La práctica se centra sobre todo en la ayuda a sus pacientes a concebir y corregir cualquier problema relacionado con la pérdida recurrente del embarazo.

Prevención[editar]

Algunos casos de infertilidad femenina pueden ser prevenidos por intervenciones identificadas:

  • Mantener un estilo de vida saludable. Ejercicio excesivo, consumo de cafeína, alcohol y fumar, están todos asociados con la disminución de la fertilidad. Comer una dieta bien balanceada, nutritiva, con suficiente fruta fresca y vegetales (suficiente folato) y mantener un peso normal, están asociados con mejores prospectos de fertilidad.
  • Tratar o prevenir enfermedades existentes. Identificar y controlar enfermedades crónicas como lo son la diabetes e hipotiroidismo incrementa los prospectos de fertilidad. Una práctica prolongada de sexo seguro reduce la probabilidad de que las enfermedades de transmisión sexual provoquen la infertilidad; obtener pronto tratamiento para enfermedades de transmisión sexual reduce la probabilidad que estas infecciones provoquen un daño significativo. Exámenes físicos regulares (incluyendo papanicolau) ayudan a detectar señales tempranas de infecciones o anormalidades.
  • No retrasar la maternidad o paternidad. La fertilidad no cesa en última instancia antes de la menopausia, sino que comienza a disminuir después de la edad 27 y cae a una taza algo mayor después de la edad 35. Mujeres que sus madres biológicas tienen algún problema inusual o anormal relacionado a la concepción, pueden tener un riesgo particular para algunas condiciones, como la menopausia prematura, esto puede atenuarse no retrasando la maternidad o paternidad.

Referencias[editar]

Enlaces Externos[editar]