Vaginismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vaginismo
Clasificación y recursos externos
CIE-10 F52.5, N94.2
CIE-9 306.51 625.1
DiseasesDB 13701
MedlinePlus 001487
MeSH D052065
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El vaginismo es la dificultad de realizar el coito, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. Se trata de una afección poco común[1] y las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, y alcanzar el orgasmo[2] ya que esta disfunción no está relacionada con la respuesta sexual.[3]

La mayoría de las causas del vaginismo son psíquicas.[4] La falta de información sexual o falta de comunicación, que conducen al miedo o temor; experiencias traumáticas, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, experiencias dolorosas en la visita al ginecólogo, abusos sexuales, etc.

Tipos de vaginismo[editar]

El vaginismo está clasificado en:

Vaginismo primario: Ocurre cuando una mujer nunca ha sido capaz de tener relaciones sexuales o lograr cualquier tipo de penetración. Es comúnmente descubierta en las adolescentes y mujeres en su veintena, pues es cuando la mujer intenta el uso de tampones, tener relaciones sexuales o cuando va al médico para practicarse una prueba de Papanicolaou. Una mujer puede tener vaginismo y no darse cuenta de que lo tiene hasta el momento en que intenta tener una relación sexual con penetración vaginal. Probablemente puede pensar que la penetración debe de ser naturalmente sencilla o puede que lo ignore debido a su condición, o puede deberse a otras causas como la aversión al sexo.

Vaginismo secundario: Ocurre cuando una mujer que previamente ha sido capaz de lograr la penetración vaginal normalmente, de repente se siente incapaz de ello. Esto puede ser por causas físicas -infecciones vaginales, trauma durante el parto, secuelas tras cirugía ginecológica, etc.- o por causas psicológicas. El tratamiento para este tipo es el mismo que para el primario, sin embargo, en estos casos, el hecho de que previamente se haya podido lograr una penetración de forma satisfactoria es un factor que predispone a que la afección se pueda solucionar con mayor rapidez.

Tratamiento[editar]

Existe una gran variedad de factores que pueden contribuir al desarrollo del vaginismo. Estos pueden ser físicos, psicológicos o ambos, y el tratamiento requerido depende del motivo causante de la aparición de esta enfermedad. Como cada caso es diferente, es conveniente que la terapia sea individual.

Esta afección no empeora necesariamente por falta de tratamiento, a menos que la mujer continúe intentando la penetración a pesar del dolor. Algunas mujeres prefieren abstenerse de la práctica del sexo antes que buscar tratamiento para resolver el problema.

Aunque se han llevado a cabo pocas pruebas controladas, muchos estudios científicos prueban la eficacia del tratamiento para el vaginismo. En todos los casos en donde se ha utilizado la insensibilización sistemática, también conocida como dilatación, la tasa de éxito se estima entre el 90-95% e incluso el 100%.[5]

Es recomendable que el vaginismo se trate tanto física como emocionalmente, ya que se trata de una condición fisio-psicológica.

Según los estudios cualitativos de Ward y Ogden sobre el vaginismo (1994), las cuatro causas principales son:

  • miedo al dolor durante la relación sexual;
  • educación estricta y religiosa en donde el sexo fue mostrado como algo malo o no se discutía;
  • experiencias traumáticas en la infancia (no necesariamente de naturaleza sexual).
  • contracción involuntaria del plítode en situaciones de estrés.

Referencias[editar]

  1. MedlinePlus. Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Institutos Nacionales de la Salud. Consultado el 4 de octubre de 2012.
  2. ROMERO, Aurora del Prado Vaginismo 20 may 2011
  3. Manual del Técnico Auxiliar de Geriatría. MAD-Eduforma Pág 436
  4. MARISCAL, Elena El vaginismo como una cuestión de barreras emocionales
  5. Reissing E. et al. (1999) Does vaginismus exist? A critical review of the literature The Journal of Nervous and Mental Disease 187 (5): 261-271