Guitarra de doce cuerdas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una guitarra de doce cuerdas es una guitarra -ya sea acústica o eléctrica- que tiene doce cuerdas distribuidas en pares, lo cual ayuda a generar un sonido más rico y resonante que el de una guitarra normal de seis cuerdas. Esencialmente, es un tipo de guitarra con un efecto chorus natural, a causa de las ínfimas diferencias entre las frecuencias producidas por cada una de las dos cuerdas de cada par.

Guitarra de 6 cuerdas

Diseño[editar]

Las cuerdas están distribuidas en pares, que en general son tocadas simultánemente. Las dos cuerdas en cada par grave suelen tener una diferencia de una octava, mientras los pares de cuerdas agudas están afinadas al unísono. La afinación de la segunda cuerda del tercer par (Sol) varía: algunos guitarristas usan un par de cuerdas unísonas, mientras otros prefieren utilizar las cuerdas octavadas para conseguir el sonido más acampanado y agudo que caracteriza a esta forma de afinación. Otros, ya sea en busca de un tono distintivo o por una cuestión de comodidad, retiran algunas de las cuerdas dobles. Por ejemplo, quitando las cuerdas agudas de los pares graves se simplifica el tocar líneas de bajo, pero por otro lado se mantienen las cuerdas dobles en los pares agudos para los rasgueos.

Las cuerdas están ordenadas de tal forma que la primera cuerda de cada par en ser tocada cuando se rasguea de arriba abajo es la más aguda; sin embargo esta convención fue rota por Rickenbacker en su modelo 360/12.

La tensión generada por las cuerdas es alta, y debido a ellos, las guitarras de doce cuerdas tienen fama de combarse en pocos años. Algunas guitarras de doce cuerdas tienen soportes estructurales heterodoxos para prevenir, o al menos posponer, ese destino, a costo de mayores precios y pérdida de tono. Hasta hace poco, las guitarras de doce cuerdas eran casi universalmente afinadas más bajo que el tradicional "Mi-La-Re-Sol-Si-Mi", para reducir la tensión sobre el instrumento. Se sospecha que el bluesman Lead Belly usaba una afinación en Do.[1]

Algunos intérpretes prefieren la riqueza de una afinación abierta por su sonido casi orquestal. Para los puntes complejos, la guitarra de doce cuerdas puede ser afinada de forma estándar (o sino, una octava más grave), y luego los pares superior e inferior se pueden afinar en intervalos de tonos completos. La gama usual de afinaciones de guitarra también se puede utilizar. Algunos intérpretes que tocan guitarras de doce cuerdas usan una guitarra de 6 cuerdas como instrumento principal, y cambian a la de doce para algunas canciones en las cuales buscan un sonido más brillante.

Ya que es mucho más difícil pulsar cuerdas individualmente en guitarras de doce cuerdas, y casi imposible de estirar notas de manera afinada, el instrumento rara vez se usa para líneas melódicas. Las guitarras de doce cuerdas suelen usarse para un rol de acompañamiento rítmico y son más bien comunes en canciones folk y ciertas músicas populares de los Estados Unidos. Algunos músicos de rock pesado o rock progresivo usan guitarras de doble mástil, que se componen de un mástil de seis y otro de doce cuerdas, permitiendo al guitarrista cambiar fácilmente de un sonido al otro.

El mayor número de cuerdas acompleja la interpretación, en especial para la mano que puntea. El hueco entre los pares de dobles cuerdas es normalmente más angosto que el que hay entre las cuerdas de una guitarra normal, por lo que se necesita más precisión con la púa o la uña cuando no se trata de solamente rasguear acordes. Al poner en pares cuerdas finas que se quiebran fácilmente con cuerdas graves más gruesas representa también una dificultad para el intérprete, y solo un guitarrista entrenado puede pulsar con confianza una sola cuerda de cada par en cualquier velocidad (notablemente la cuerda más aguda de todas, el Sol agudo). Sin embargo, con práctica, la guitarra de doce cuerdas no es excesivamente difícil de tocar. Es, de todas formas, usada en general para papeles reducidos en los cuales sus cualidades se lucen: resonancia rica, acordes con cuerpo, y líneas de una sola nota que no incluyan estiradas. Las guitarras de doce cuerdas se fabrican en formatos acústico y eléctrico. Sin embargo, es más comúnmente usado el acústico.

Efecto chorus[editar]

Los pares de cuerdas de una guitarra de doce cuerdas producen un brillante efecto chorus. Para producir este efecto los sonidos de cada cuerda con -a simple vista- el mismo timbre y casi (pero nunca exactamente) la misma altura convergen y se escuchan como una sola. Cuando el efecto se logra exitosamente, ninguno de los dos sonidos constituyentes se perciben como desafinados. En general, esta amalgama de sonidos se caracteriza por su cualidad rica y vibrante, que no existiría si el sonido viniera de una sola cuerda. El efecto es más notable cuando viene de sonidos que se sostienen por lapsos más extensos, como un extenso acorde de guitarra.

Uso[editar]

El uso de la guitarra eléctrica de doce cuerdas aparenta ser cíclico: Comenzando a partir de Blind Willie McTell en los años '20 y '30, Lead Belly en los '40, y siguiendo con Bob Gibson en los '50 y comienzos de los '60, intérpretes y acólitos de Gibson tales como Mike Pender de The Searchers, Roger McGuinn de The Byrds y Ed González, la llevaron a su apogeo durante una década, hasta que pasó de moda y fue utilizada solo en algunos nichos por músicos de rock progresivo en los '70, como Jimmy Page de Led Zeppelin. El instrumento fue revivido en los '80 por músicos de rock alternativo como Robert Smith de The Cure, Slash de Guns N' Roses, Dave Gregory de XTC, Peter Buck de R.E.M., Marty Willson-Piper de The Church y Johnny Marr de The Smiths.

Durante los '90, su popularidad se desvaneció de nuevo, aunque tuvo un rol clave en el sonido de bandas de indie rock como Low y The Decemberists. El modelo más popular de guitarra eléctrica de doce cuerdas desde los '60 ha sido la Rickenbacker 360/12, al principio popularizada por George Harrison de The Beatles. Muchas guitarras de doble mástil tienen uno de doce cuerdas, con el propósito de que los guitarristas puedan cambiar de sonido durante los recitales, por ejemplo en tema como Stairway to Heaven,Hotel California o Xanadu.

Intérpretes notables[editar]

Dos guitarras de doce cuerdas, una Shergold Modulator 12 (arriba) y una Maton Magnetone TB36/12 (abajo) (una imitación de la Rickenbacker 360/12)

Los intérpretes que usan guitarras acústicas de doce cuerdas recorren un amplio rango de géneros, desde el folk (Arlo Guthrie, Gordon Lightfoot y Pete Seeger) al blues tradicional (Lead Belly), al folk rock (Paul Simon, Neil Young, John Allan Cameron), country (Michael Reynolds de los Pinmonkey (Mark Tremonti de Creed y Alter Bridge usa una acústica de doce cuerdas en muchas canciones del disco Full Circle, Ralph Towner intérprete de amplio espectro musical parte de la guitarra clásica para abrirse al jazz fusion, con ciertas influencias de la música contemporánea o el folk ya sea como solista o con su banda Oregon, Jimi Hendrix en "Hear My Train A-Comin", Richie Sambora de Bon Jovi, George Harrison[2] Otros intérpretes, como Leo Kottkenbacker+360/12+harrison#PPA77,M1[3] http://www.thewh, Roger McGuinn de The Byrds, Matt Nathanson, James Blackshaw, John Butler y David Arkenstone, suelen usarlas como su instrumento principal.

Los usuarios de guitarras eléctricas Rickenbacker de doce cuerdas van desde guitarristas de jangle pop como McGuinn a Peter Buck (R.E.M.). La eléctrica Gibson EDS-1275 de doce cuerdas fue usada por John McLaughlin de la Mahavishnu Orchestra, Jimmy Page de Led Zeppelin, Slash de Guns N' Roses, Warren Haynes de Gov't Mule y The Allman Brothers Band, Alex Lifeson de Rush, Tom Morello de Rage Against the Machine, el guitarrista Daron Malakian de System of a Down y Scars on Broadway, y Claudio Sanchez guitarrista principal de Coheed and Cambria.

Véase también[editar]

Referencias[editar]