Giallo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El cine giallo es un subgénero cinematográfico de origen italiano, derivado del thriller y del cine de terror, que tuvo especial vigencia durante los años 70, época en la que disfrutó de un considerable éxito comercial. Es uno de los principales precursores del slasher, sobre el que tuvo gran influencia.

El nombre de "giallo" (amarillo en italiano) hace referencia al color de las cubiertas de ciertas novelas policíacas baratas que fueron editadas en la década de 1930 en Italia y de las que el género toma gran parte de sus argumentos y elementos formales.

Desde el punto de vista estilístico, el giallo se diferencia del thriller policiaco tradicional por su tendencia a abusar de clichés psicoanalíticos y por dar mucha más importancia a lo puramente formal que a la coherencia de la trama, que en ocasiones parece una mera excusa para dar consistencia a la parte visual. Otra característica diferencial del género es una tendencia a recrearse en la violencia explícita rayana en lo morboso, que, sin embargo, suele ser tratada de un modo deliberadamente irreal y estilizado. Así, mientras que el thriller centra su atención en la búsqueda e identificación del asesino, el giallo lo hace en el crimen en sí, que es presentado en largas secuencias -sequenza lunga- culminadas en una explosión de violencia fuertemente idealizada y coreografiada.

Otra clave del género es la tendencia (que se agudizaría con los años) a dotar a sus asesinos de ciertas características quasi-sobrenaturales, como una fuerza mucho mayor a la razonable -así, podemos acabar descubriendo que un temible asesino capaz de matar a golpes a un hombre era, en realidad, una menuda mujer de mediana edad-, o la capacidad de entrar, moverse o escapar de los escenarios de sus crímenes con absoluto sigilo. Esto situaría el giallo a medio camino entre el thriller, con sus asesinos puramente convencionales, y el asesino todopoderoso, en la práctica inmortal o invulnerable y representación del Mal, que caracterizaría a slashers como Halloween o Viernes 13.

De manera incorrecta y por extensión suele llamarse giallo a toda película perteneciente al fantaterror italiano.


Historia[editar]

Se considera que el primer film giallo, que ya presentaba gran parte de las características esenciales del subgénero, fue La muchacha que sabía demasiado (1962) de Mario Bava. Este mismo autor sería responsable también en los 60 de Seis mujeres para el asesino (1964) y Cinco muñecas para la luna de agosto (1969). Dos años después, dirigiría Bahía de sangre (1971), película de especial relevancia por ser considerada un antecedente claro de slashers como Viernes 13.

Sin embargo, el máximo representante del cine giallo sería el cineasta romano Dario Argento, que alcanzaría fama internacional a principios de los 70 con la llamada “trilogía zoológica”, que si bien no son consideradas sus mejores trabajos, si son los que mejor representan al subgenero.

En estas tres películas, el director italiano utiliza su más famoso recurso narrativo: es decir, deja en el subconsciente del protagonista la clave del misterio sobre la identidad del asesino, reforzando así el suspense. Ese enigma siempre se revela al final (a veces de una manera delirante y tramposa) y cuando sale a la luz, generalmente en forma de flashback, se desata la más visceral de las violencias.

El trabajo de Argento, que se caracterizaría por llevar al extremo el esteticismo ya presente en el cine de Bava, es reconocible en el uso revolucionario de recursos como el plano detalle o la cámara lenta, la continua búsqueda de la composición pictórica y la inquietante utilización del plano subjetivo. También destaca en los trabajos de Argento la omnipresencia de ciertos fetiches, como las cortinas de terciopelo, los insectos o primeros planos de ojos y manos enguantadas.

En 1975 Argento dirigiría la que para muchos es su mejor trabajo, Profondo rosso , película que, sin embargo, se aleja en parte de los cánones del subgénero para acercarse tangencialmente al terror sobrenatural, que abrazaría plenamente con Suspiria. Profondo rosso, que está considerada otro de los precursores del slasher, influiría profundamente en John Carpenter a la hora de establecer la naturaleza ambiguamente sobrehumana de Michael Myers en Halloween, así como en el uso en la misma del plano subjetivo.

Fue, precisamente, la explosión del slasher a finales de los 70 la que marcaría la decadencia del subgénero, que rara vez aparecería en los 80 en su forma estricta. Entre los pocos films de la época que podrían ser merecedores de ser incluidos en el cine giallo destacan Vestida para matar (1981), de Brian de Palma, Tenebrae (1982), del propio Dario Argento y Aquarius (1987), opera prima de Michele Soavi.

Películas Giallo[editar]

Bibliografía[editar]

  • Navarro, Antonio José (coordinador); El giallo italiano .Nuer Ediciones. Madrid. 2001. 336 páginas. ISBN 84-8068-078-4[1]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]