Gerente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Gerencia»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El término gerente denomina a quien está a cargo de la dirección o coordinación de la organización, institución o empresa, o bien de una parte de ella como es un departamento o un grupo de trabajo. Como seria por ejemplo, un Gerente general, un Gerente de finanzas, un Gerente de personal, gerentes de sección, gerentes de turno, gerentes de proyecto, etc.

Otro concepto muy parecido pero más amplio es el directivo, el cual proviene de su etimología del latín “dirigere”, y significa ordenar en muchas direcciones, por lo cual su tarea es básicamente de tipo administrativa (no operativa). Es entonces aquel que dirige, suponiendo una relación de mando-obediencia; es quien ordena, guía y dispone de un emprendimiento o una parte de aquel.[1]

Rol[editar]

El papel del gerente es utilizar tan eficientemente como sea posible todos los recursos a su disposición a fin de obtener el máximo posible de beneficio de los mismos. En otras palabras, maximizar la utilidad productiva de la organización, sección, etc.

En la práctica moderna, el gerente es generalmente un empleado, remunerado parte por un salario y -a veces- parte a través ya sea de bonos de producción u otorgamiento de acciones de la organización para la cual trabaja, etc.

Las tareas de gerencia son una parte importante de las funciones de un empresario. Sin embargo, ese es un término utilizado en general para designar a quien esté a cargo de una empresa, siendo, en ese sentido, un término más restringido: mientras los empresarios son gerentes, no todo gerente es empresario.

Origen y evolución del término[editar]

Adam Smith introduce el término al vocabulario económico como “administrador” (gerencia, administración) en La riqueza de las naciones. El dice:

“Habrá acaso quien se imagine que estos beneficios del capital son tan solo un nombre distinto por los salarios de una particular especie de trabajo, como es el de inspección y dirección. Pero son dos cosas completamente distintas, regulándose por principios de una naturaleza especial” y “En muchas grandes obras, casi la totalidad de la labor de este tipo esta destinada a algún empleado (clerk[2] ) principal. Los salarios pagados a esta persona representan el valor de dicha labor de dirección e inspección ... (pero).. nunca guardan proporción con el capital que manejan (“management” en el original); y el propietario de ese capital, a pesar que es así liberado de casi todo trabajo, todavía espera que sus beneficios conserven una proporción regular con su inversión...”.

A. Smith: “La riqueza de las naciones”.- Libro I, Cap. VI “Sobre los elementos componentes del precio de las mercancías”

A pesar de lo anterior Smith - quién es uno de los primeros en introducir métodos y prácticas de la burocracia a la organización de empresas[3] ofrece una visión en la cual las tareas “gerenciales” son una parte esencial de las funciones "del capital" o propietarios, cuya delegación solo puede funcionar bien en asuntos o áreas triviales -solo cuando “todas las operaciones son capaces de ser reducidas a lo que es llamado una rutina, o a tal uniformidad de métodos que admitan solo pequeñas o ninguna variación”.[4] -consecuentemente el “principal clerk” de Smith ha sido incluso traducido al castellano como “capataz”- Delegación en asuntos más complejos siendo ineficiente e incluso inimica a los intereses de los propietarios, debido al problema del agente:

"Ahora bien, no es razonable esperar que los directores de estas compañías, al manejar mucho más dinero de otras personas que de ellos mismos, lo vigilen con el mismo ansioso cuidado con el que frecuentemente vigilan el suyo los socios de una empresa particular [...] En consecuencia, el manejo de los negocios de esas compañías siempre está caracterizado en alguna medida por la negligencia y la prodigalidad." y “ [...] la mayor parte de estos accionistas [...tendrán que estar...] satisfechos con recibir el dividendo semestral o anual que los directivos consideran conveniente pagarles.”.

Adam Smith: La Riqueza de las Naciones, 1776, Madrid: Alianza Editorial; 1994.[5]

Consecuentemente Jean-Baptiste Say critica -en su “Traité d'économie politique” de 1803,[6] duramente por su “ falla en distinguir entre la ganancia del superintendente y esa del capital.”.[7] Enfatizando esa diferencia entre el “superintendente” y el capitalista, Say sugiere que “el mérito del mercader quea expandir un negocio es precisamente análogo al del ingeniero, que simplifica la m A partir de esa base, Say dedica la sección III del capítulo sobre “La Distribución” al estudio de la ganancia de lo que llama “Maestro de obras o contratista”: “Puede ser recordado que la ocupación de contratista está compuesta de la segunda clase de operaciones especificada como necesaria para poner en marcha cualquier tipo de industria; es decir, es la aplicación del conocimiento adquirido a la creación de un producto para el consumo humano”... “ él es el lazo de comunicación entre los diferentes clases de productores, como entre los productores y los consumidores. Él dirige el negocio de la producción y es el centro de muchos encuentros y relaciones; él hace ganancia de su conocimiento y de la ignorancia de otros, y de cualquier ventaja accidental de producción”.

A través de lo anterior Say utiliza la palabra “entrepreneur” en el sentido que tenía en esa época - traducido como "aventurero" en el texto Inglés. Para los motivos de eso, ver emprendedor- Sin embargo las operaciones que Say describe se refieren claramente a lo que el mismo denomina a través de su obra “administración”, “supervisión”, “superintendencia” y “gerencia”, es decir, aquellos que están a cargo de la planificación: obtención y asignación de recursos, objetivos y tasas de producción, fijación de precios, etc; tareas que siendo posible describir como "administrativas" -en el sentido de Smith- implican una capacidad de tomar decisiones.

Se puede aducir que Say presenta al gerente como el que “dirige una empresa,.. actuando como intermediario entre el capital y el trabajo”.[8] Say nota al mismo tiempo que es raro que tales empresarios sean tan pobres que no posean por lo menos parte del capital que emplean. En ese sentido, se los puede entender también como representantes del capitalista, o, en términos más modernos, como representando a diferentes niveles de los objetivos de la empresa.

Se hace evidente así que es posible diferenciar al menos dos roles en el papel del “director” de una empresa: el del capitalista y el del gerente, o una diferencia entre lo que fue y es aun llamado “propietario director” y un “gerente o administrador profesional”. Siguiendo esa diferenciación el término aparece por primera vez en un diccionario castellano en el Suplemento de 1852 al “Diccionario de la lengua castellana por la Real Academia Española”, definido como: “El que entiende en los negocios corrientes y ordinarios de una empresa comercial”.[9] Nótese que esa definición sugiere que un “gerente” es aquel -no necesariamente un propietario de alguna empresa- que está a cargo de los asuntos de la planificación practica, día a día.

Esa distinción se hizo general y ampliamente reconocida con desarrollos en EEUU que tienen que ver tanto con la expansión de la bolsa de valores como -principalmente- la expansión de los ferrocarriles en ese país:[10] dadas las distancias y cantidades de fondos necesarios para esa expansión, se hizo necesario emitir grandes cantidades de acciones, las que se vendían en esas bolsas de valores, generalmente situadas a mucha distancia de las obras mismas. Eso promovió la expansión de un sistema empresarial compuesto no con los propietarios del capital sino de “empresarios profesionales”, lo que impulso la creación de mecanismos de supervisión de tales empresarios profesionales, dando así origen a las formas modernas de gobierno corporativo, tales como el Consejo de administración, etc.

A partir de fines del siglo XIX, empezaron a aparecer obras especializadas acerca de la “ciencia de la gerencia”.

Ejemplos incluyen: “ Science of management”, del ingeniero Henry R. Towne, en la última década del siglo XIX. “The Principles of Scientific Management (1911) de Frederick Winslow Taylor; etc. En ese mismo año, J. Duncan escribió el primer manual universitario de gerencia. Y en 1912, Yoichi Ueno introduce el Taylorismo en Japón y se transforma en el primer consultor de empresas.

En 1920, la Harvard Business School crea una Maestría en Administración de Negocios. Esto impulso fuertemente el desarrollo de estudios de alto nivel en el área y teorías coherentes y amplias. Siguieron investigaciones acerca de la interrelación entre los diferentes aspectos o ramas de gerencia, aspectos psicológicos de interés, desarrollo de teorías, modelos e instrumentos matemáticos, estadísticos y sociológicos. (Administración)

A fines del siglo XX, la gerencia se clasifica en seis ramas principales:

Posteriormente John Kenneth Galbraith propuso, notando la expansión de las “capas gerenciales”, la existencia de lo que el llamó una tecnoestructura, que se caracteriza por la influencia y control sobre las direcciones generales de las empresas por los altos dirigentes técnicos y administrativos, con un concomitante desplazamiento de los funciones o capacidades supervisoras sobre las mismas de los propietarios (sean estos inversionistas privados o públicos).[11] Esa tecnoestructura seria especialmente importante en las "Grandes corporaciónes"[12]

Se ha sugerido que esas tecnoestructuras o capas directivas corporacionales estuvieron o están detrás del auge de propuestas políticas -de desregulación, privatización, etc- que se llamaron neoliberales[13] [14] y a una percepción bastante generalizada -especialmente a partir del escándalo de los Bono basura en los 1980[15] - que esa falta de control ha dado origen a una era de “Corporaciones corruptas”[16] lo que a su vez llevó a la sugerencia de la necesidad de reintroducir regulaciones, tales como la Ley Sarbanes Oxley.

Encontramos un ejemplo de cómo se usan esas posiciones “neoliberales” en la manera que algunos proclaman preocupación de las posibles consecuencias imprevistas que seguirían de la propuesta de introducir medidas legislativas -por parte de la administración de Obama- para disminuir las posibilidades de actividades abusivas por parte de las altas capas gerenciales. Esas propuestas incluyen el establecimiento del derecho de tomar parte en las decisiones sobre remuneración de esas altas capas por quienes son nominalmente sus empleadores: los accionistas.[17]

Lo anterior ha llevado también a una renovación del interés sobre la advertencia original de Smith[18] y otros,[19] lo que se ha manifestado en una preocupación general no solo por actividades abiertamente fraudulentas -tales como las de Bernard Madoff, Enron o -a menor extensión- las de Arthur Andersen- sino también en lo que se puede llamar “prácticas agudas” que bordean en lo ilegal -tales como muchas de las relacionadas con la Burbuja punto com y las que han dado lugar a las investigaciones sobre Goldman Sachs, las que -alegadamente- dieron origen a la Crisis de las hipotecas subprime, llevando a la quiebra a empresas tales como Lehman Brothers y culminando en la Crisis financiera de 2008 (Derivado financiero), sino incluso en prácticas que siendo perfectamente legales son vistas como inimicas no solo a los intereses de los propietarios sino los de la sociedad en general.[20]

Un ejemplo de esto último es proveído por la política remunerativa decidida por los gerentes en la empresa Goldman Sachs, empresa que -se alega- habiendo recibido doce mil millones de dólares como préstamos de ayuda para superar los efectos de la crisis, distribuyó -ese mismo año- en “bonos de producción” a los mismos gerentes que tomaron la decisión de distribuirlos un total de catorce mil millones de dólares.[21] [22]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Concepto de directivo
  2. La palabra “clerk” designa a un empleado de oficina. Wiki en inglés lo define como: “el título generalmente se refiere a un trabajador de cuello blanco que desempeña tareas generales de oficina o, en ocasiones, de venta”. Clerk (position)
  3. A pesar que Smith no usa la palabra burócrata en su obra, se ha sugerido que el es uno de los que introduce prácticas burocráticas a la industria. Esto se basa no sólo en las labores de los clerks sino principalmente a la importancia que otorga a la división del trabajo en lineas claramente definidas. Por ejemplo: John Kilcullen: MAX WEBER: ON BUREAUCRACY y Edgar Kiser: Comparing Varieties of Agency Theory in Economics, Political Science, and Sociology: An Illustration from State Policy Implementation
  4. El punto es explorado por Michael C. Jensen en: SELF-INTEREST, ALTRUISM, INCENTIVES, & AGENCY.
  5. Esa visión es probablemente debido a que en su tiempo la concepción de una empresa era una fábrica o negocio de un tamaño que ahora sería considerado pequeño, supervisada o capaz de ser supervisada directamente por el propietario: su famoso ejemplo de la manufactura de alfileres se refiere a una fábrica con diez trabajadores. Smith's Pin Factory
  6. Say: Traité d'économie politique - ver traducción en: Tratado de Economía Política
  7. Say: Tratado, Libro II: De la distribución, nota 45
  8. Guide to Management Ideas and Gurus, Tim Hindle, The Economist, page 77,
  9. RAE -”Diccionario de la lengua castellana por la Real Academia Española”. Décima edición. Madrid. 1852; p 731,2
  10. The Rise of the Professional Manager in America
  11. John Kenneth Galbraith, The New Industrial State, (1967) p. 71 Houghton Mifflin Company Boston; Library of Congress (67-11826). Para un resumen “en línea” (en inglés) Donald Stabile: Prophets of order
  12. Por ejemplo: Blandine Laperche, James K. Galbraith, Dimitri Uzunidis: Innovation, evolution and economic change: new ideas in the tradition of... Galbraith and de Institutional Perspective
  13. Alexander Ebner y Nikolaus Beck (editores) The Institutions of the Market - Oxford U Press (2008)
  14. Harland Prechel (editor) Politics & Neoliberalism: Structure, Process & Outcome
  15. Globalisation Understandings
  16. Por ejemplo: Michael Dietrich y Abhijit Sharma: The Corrupt Corporation: A Galbraith Inspired Analysis
  17. The Guardian: Wall Street reform: Barack Obama celebrates biggest banking shake-up since the Great Depression
  18. Lucian Bebchuk y Jesse Fried: A Long and (Dis)Respectful Tradition (revista de libro en ingles)
  19. Por ejemplo: Malcolm Rutherford: On Trusts and Technostructures: Veblen, Berle and Means, and Galbraith
  20. Por ejemplo: Robert J. Alexander: Contributions of the Galbraith "Technostructure" to the Growing Crisis of the U.S. Economy.
  21. Goldman Sachs takes $12B Bailout, Hands out $14B Bonuses
  22. Barry Gewen. The Return of John Kenneth Galbraith. New York Times. 17/12/2008.