Derivado financiero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un derivado financiero o instrumento derivado es un producto financiero cuyo valor se basa en el precio de otro activo. El activo del que depende toma el nombre de activo subyacente, por ejemplo el valor de un futuro sobre el oro se basa en el precio del oro. Los subyacentes utilizados pueden ser muy diferentes, acciones, índices bursátiles, valores de renta fija, tipos de interés o también materias primas.

Los derivados son uno de los principales instrumentos financieros que, entre otras cosas, permiten a las personas y empresas anticiparse y cubrirse de los riesgos o cambios que pueden ocurrir en el futuro, de tal manera de evitar ser afectados por situaciones adversas.

Gracias a los derivados, por ejemplo, es posible que una persona que haga un negocio por el cual le van a pagar en dólares dentro de unos meses más, logre fijar hoy el precio de cambio de la moneda de Estados Unidos para dicha operación. De esa manera, aunque el dólar suba o baje, quien hizo esa operación dejará de preocuparse por el valor futuro del dólar, puesto que sabrá de antemano cuántos pesos va a recibir por los dólares que obtendrá como pago.

En términos más formales, se puede decir que un derivado es un instrumento financiero cuyo valor depende del precio de un activo (un bono, una acción, un producto o mercancía), de una tasa de interés, de un tipo de cambio, de un índice (de acciones, de precios, u otro), o de cualquier otra variable cuantificable (a la que se llamará variable subyacente).

Básicamente, existen cuatro tipos de derivados financieros: Forwards, Futuros, Swaps y Opciones. No obstante, entre ellos se pueden combinar, gracias a lo cual se pueden formar instrumentos más complejos y que atiendan de mejor forma las necesidades financieras de los usuarios.

A partir de los enlaces que se ofrecen a continuación, es posible ver una completa explicación de cada uno de los derivados:

Forwards Futuros Swaps Opciones

Características de los derivados financieros[editar]

Las características generales de los derivados financieros son las siguientes:

  • Su valor cambia en respuesta a los cambios de precio del activo subyacente. Existen derivados sobre productos agrícolas y ganaderos, metales, productos energéticos, divisas, acciones, índices bursátiles, tipos de interés, etc.
  • Requiere una inversión inicial neta muy pequeña o nula, respecto a otro tipo de contratos que tienen una respuesta similar ante cambios en las condiciones del mercado. Lo que permite mayores ganancias como también mayores pérdidas.
  • Se liquidará en una fecha futura.
  • Pueden cotizarse en mercados organizados (como las bolsas) o no organizados ("OTC")

Tipología[editar]

Dependiendo del tipo de contrato[editar]

Dependiendo de la complejidad del contrato[editar]

  • Intercambio / Futuro / Opción "convencional" ("plain vanilla")
  • Intercambio / Futuro / Opción "exótica" ("bermuda", "asian")

Dependiendo del lugar de contratación y negociación[editar]

  • Mercados organizados (MM.OO.) o Mercado Bursátil, se distinguen porque los contratos son estandarizados, lo que implica que existirán derivados sobre subyacentes que el mercado haya autorizado, los vencimientos y los precios de ejercicio son los mismos para todos los participantes. La transparencia de precios es mayor.
  • Over The Counter o "OTC",o Mercado Extrabursátil, son derivados hechos a la medida de las partes que contratan el derivado. Se negocian en Mercados Extrabursátiles, en el cual se pactan las operaciones directamente entre compradores y vendedores, sin que exista una contraparte central que disminuya el riesgo de crédito.

Dependiendo del subyacente[editar]

Dependiendo de la finalidad[editar]

  • De negociación o especulativa con el precio del subyacente.
  • De cobertura. Uno de los usos de los derivados es como herramienta para disminuir los riesgos, tomando la posición opuesta en un mercado de futuros contra el activo subyacente.
  • De arbitraje

Ejemplos[editar]

SUBYACENTE TIPO DE CONTRATO
MMOO futuros MMOO opciones OTC swap OTC forward OTC opciones
Índice Bursátil Futuro sobre el IBEX Opción sobre el valor futuro del IBEX Equity swap Back-to-back n/a
Tipo de Interés Euribor futuro Opción sobre Euribor futuro Interest rate swap (IRS) Forward rate agreement (FRA) Interest rate cap and floor
Swaption
Basis swap
Bonos Futuro sobre bonos Opción sobre bonos n/a Acuerdo de recompra Opción sobre bonos
Acciones Futuro sobre acciones Opción sobre acciones Equity swap Acuerdo de recompra Stock option
Warrant
Turbowarrants
Divisas FX future Option on FX future Currency swap FX forward FX option
Riesgo crediticio n/a n/a Credit default swap (CDS) n/a Credit default option

Mercados españoles de derivados[editar]

El Mercado Oficial de Futuros y Opciones Financieros en España (MEFF) es un mercado organizado regulado, controlado y supervisado por la CNMV y el Ministerio de Economía de España en el que se negocian distintos derivados financieros. Los productos negociados son:

  • Futuros y Opciones sobre bonos del Estado.
  • Futuros y Opciones sobre el índice bursátil IBEX-35.
  • Futuros y Opciones sobre acciones.

Se creó en 1989. En 2001, se integró junto a AIAF y SENAF en MEFF AIAF SENAF Holding de Mercados Financieros, S.A. para beneficiarse de sinergias entre los distintos mercados y optimizar medios. Dicho grupo está a su vez integrado en el holding Bolsas y Mercados Españoles.

En España también existe el Mercado de Futuros del Aceite de Oliva (MFAO).

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]