Felisberto Hernández

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Felisberto Hernández
Nacimiento 20 de octubre de 1902
Montevideo
Flag of Uruguay.svg Uruguay
Defunción 13 de enero de 1964
(61 años)
Montevideo
Flag of Uruguay.svg Uruguay
Ocupación Músico, escritor
Obras notables Por los tiempos de Clemente Colling (1942)
El caballo perdido (1943)
Nadie encendía las lámparas (1950)
El cocodrilo (1962)
Sitio web oficial

Felisberto Hernández (Montevideo, 20 de octubre de 1902 - Ib., 13 de enero de 1964) fue un compositor, pianista y escritor uruguayo, caracterizado por sus obras de literatura fantástica basadas en experiencias personales y lugares reales.

Biografía[editar]

Nació a principios del siglo XX en el barrio Atahualpa. Fue el mayor de los cuatro hijos de Prudencio Hernández, natural de Tenerife, Islas Canarias, y Juana Silva, de la ciudad de Rocha.

A los nueve años comenzó sus estudios de piano que profundizaría más tarde con el profesor Clemente Colling, quien le enseñó composición y armonía. Debido a dificultades económicas, a los 16 años comenzó a dar clases particulares de piano y a ilustrar musicalmente películas, trabajando de pianista en varias salas de cine mudo. A los 20 años comenzó a dar recitales en los que interpretó también algunas obras de su creación. Tres años más tarde, tomó clases de piano con Guillermo Kolischer, convirtiéndose en un buen instrumentista.

En 1925 contrajo matrimonio con María Isabel Guerra, con quien tuvo su primera hija, Mabel. Se divorciaron en 1935 y dos años después se casó con la pintora Amalia Nieto, con quien tuvo a su hija Ana María al año siguiente.[1]

Hasta 1942 fue pianista itinerante entre Uruguay y Argentina, alternando entre la orquesta del café La Giralda, en Montevideo, como pianista y director de una orquesta en el café-concierto de Mercedes, Teatro Albéniz de Montevideo y Teatro del Pueblo de Buenos Aires.

En 1943 se separó de Amalia y viajó a París, en su momento de mayor esplendor, donde conoció a África de las Heras,[2] española, veterana de la Guerra Civil y agente de la KGB a quien se le encomendó seducirlo, por ser Felisberto individualista a ultranza. En 1949 se casaron e instalaron en Montevideo donde ella trabajó como espía y finalmente se divorciaron un par de años después, sin que él supiera el papel que había desempeñado.[3]

Sobre sus complicadas relaciones con las mujeres (se casó seis veces), existen dos testimonios de interés: el libro Felisberto Hernández y yo[4] de Paulina Medeiros, con quien mantuvo una relación entre 1943 y 1947 tras la cual continuaron escribiéndose, y ¿Otro Felisberto?[5] de la pedagoga Reina Reyes con quien estuvo sentimentalmente vinculado de 1954 a 1958.[6]

Integró el círculo de amigos que frecuentaban las tertulias en casa de Alfredo y Esther de Cáceres, junto a Carlos Vaz Ferreira, Jules Supervielle, José Pedro Bellán y Joaquín Torres García, entre otros intelectuales y artistas de la época.[7]

El escritor[editar]

Comenzó a publicar a los 23 años, aunque en vida sus obras nunca alcanzaron una repercusión masiva. Tras la última etapa como músico itinerante, abandonó la carrera de pianista dedicándose exclusivamente a la literatura.

Citaba dos nombres recurrentes en sus lecturas: Henri Bergson y Marcel Proust (también a Kafka). Sus cuentos y novelas cortas recrean el mundo de su infancia y juventud, evocan personas que conoció y barrios de Montevideo. Su narrativa se basa en el recuerdo como motor de la escritura, continuando la búsqueda proustiana. Una magdalena, una calle, un tren, un piano, pueden encerrar recuerdos y hacer revivir sensaciones. La construcción de gran parte de sus cuentos se apoya en la reivindicación de lo lateral, como en La cara de Ana. Una temática recurrente e interesante es el lugar primordial que le dio a los objetos inertes (como sucede en El vestido blanco, Las hortensias, El caballo perdido, entre otros).

Aunque su trabajo de escritor eclipsó su carrera de pianista, su obra entera está impregnada de música, tanto en los temas evocados (un profesor de piano, un recital, un bandoneón), como en la forma de contar, al sugerir emociones con palabras de cierta sonoridad, transformando el sentido de las palabras en función de los sonidos, al construir partes de su relato como variaciones de un mismo tema musical. Para Juan Carlos Onetti, quien lo admiraba, su libro más importante fue el autobiográfico Por los tiempos de Clemente Colling (1942), más que otros posteriores y famosos, en los que aparecía como más "ingenuo".[8]

Especialista en el ámbito de la narrativa breve, sus obras han sido traducidas, tardíamente, a varios idiomas: alemán, francés, inglés, italiano, griego y portugués. En un viaje a París intentó publicar, sin éxito, pese al apoyo generoso del escritor Jules Supervielle, de origen montevideano. En España se difundió en 1974-1975 gracias al esfuerzo de Cristina Peri Rossi.

Para Julio Cortázar, es rechazable la mera etiqueta de 'fantástica' para su obra: "nadie como él para disolverla en un increíble enriquecimiento de la realidad total que no sólo contiene lo verificable sino que lo apuntala en el lomo del misterio".[9] Ha sido considerado un maestro tanto por éste como por Gabriel García Márquez.[10]

A pesar de haber influenciado a muchos autores latinoamericanos, la extraña ficción de sus cuentos hace brotar un universo totalmente personal y que no puede ser comparado totalmente con los cuentos más urbanos, más intelectualizados de Cortázar. Italo Calvino, quien prologó la versión italiana de Nadie encendía las lámparas (Nessuno accendeva le lampade, Giulio Einaudi Editore, Turín, 1974), lo definió como "un escritor que no se parece a nadie: a ninguno de los europeos y a ninguno de los latinoamericanos, es un francotirador que desafía toda clasificación y todo marco, pero se presenta como inconfundible al abrir sus páginas".[11]

Obras[editar]

  • Fulano de Tal (1925)
  • Libro sin tapas (1929)
  • La cara de Ana (1930)
  • La envenenada (1931)
  • Por los tiempos de Clemente Colling (1942)
  • El caballo perdido (1943)
  • Nadie encendía las lámparas (1950)
  • Las hortensias (aparecida por primera vez en la revista uruguaya Escritura en 1949).
  • Explicación falsa de mis cuentos («manifiesto estético», aparecido en la revista La Licorne en 1955).
  • La casa inundada (1960)
  • El cocodrilo (1962)
  • Tierras de la memoria (inconclusa, 1964)
  • Obras completas, México, Siglo XXI, 2008 (or. 1983), ISBN 978-968-23-1255-7. En tres volúmenes, recoge en el primer tomo cuentos inéditos de su primera etapa y, en el último, Diario de un sinvergüenza y Últimas invenciones.

Referencias[editar]

  1. «Escritor y pianista Felisberto Hernández».
  2. Juan de Marsilio (19-10-2012). «La espía modista». EL PAIS Cultural.
  3. Dujovne Ortiz, Alicia (2009). La muñeca rusa. Alfaguara. 
  4. Medeiros, Paulina (1974). Felisberto Hernández y yo. Biblioteca de Marcha. 
  5. Reyes, Reina (1994). ¿Otro Felisberto?. Ediciones de la Banda Oriental. 
  6. Rocca, Pablo. «Felisberto Hernández en dos mujeres».
  7. Centro Virtual Cervantes. «Felisberto Hernández: Biografía literaria». Consultado el 3 de febrero de 2014.
  8. Obras completas III, pp. 532-535
  9. Cortázar, Julio. «Prólogo». En 1975. La casa inundada. Lumen. 
  10. «Felisberto Hernández: El autor».
  11. Calvino, Italo (1974). Prólogo de Italo Calvino a la edición italiana: Nessuno accendeva le lampade. Turín, Italia: Giulio Einaudi Editore. http://www.felisberto.org.uy/prologo_italo_calvino.html. 

Bibliografía[editar]

Sobre Felisberto Hernández
  • Ida Vitale, "Felisberto Hernández", en Crisis, 18, 1974.
  • Julio Cortázar, "Prólogo" a F. H. La casa inundada, Barcelona, Lumen, 1975.
  • Juan Carlos Onetti, "Felisberto, el 'naïf'", Obras completas III, Barcelona, G. Gutenberg, 2009, pp. 532-535.
  • Roberto Echavarren, El espacio de la verdad: Felisberto Hernández, Buenos Aires, Sudamericana, 1981
  • David Huerta, "Prólogo" a F. H., Obra completa, Siglo XXI, 1983
  • José Pedro Díaz, Felisberto Hernández. Su vida y su obra, Montevideo, Planeta, 1999.
  • Walter Rela, Felisberto Hernández: Persona y Obra. Cronología Documentada, Montevideo, 2002.
  • Antonio Pau, Felisberto Hernández. El tejido del recuerdo, Madrid, Trotta, 2005.

Enlaces externos[editar]