Estatua de la Mariblanca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Copia de la estatua de la Mariblanca, en su ubicación actual.
Inscripción del pedestal: «Estatua de Venus llamada la Mariblanca. Réplica y recuerdo de la que presidió esta Puerta del Sol antes de su transformación a mediados del s. XIX. MCMLXXXVI».

La conocida como la Mariblanca es una estatua de origen incierto, que fue comprada en el año 1625 por el mercader florentino Ludovico Turchi (en España también llamado Turqui), para coronar la desaparecida Fuente de la Fe,[1] en Madrid (España).

Se trata del único elemento que se conserva de esta fuente monumental, que estuvo ubicada en la Puerta del Sol, frente a la Iglesia del Buen Suceso, igualmente desparecida.

Durante sus casi 400 años ha estado en distintas ubicaciones. Al principio en la Puerta del Sol, en 1838 se desplaza a la Plaza de las Descalzas. Después pasa a un almacén donde estará almacenada durante años hasta que en 1912 se decide ubicarla en los Jardines del Retiro de Madrid. Después pasará al Paseo de Recoletos hasta que fue dañada por vandalismo, se restauró y se trasladó al Museo de Historia de Madrid en la calle Fuencarral, y ahora está en la histórica Casa de la Villa de Madrid, antiguo Ayuntamiento. En el último tercio del siglo XX fue creada una copia, que está instalada en la confluencia de la Puerta del Sol con la calle del Arenal, en el extremo opuesto de su primitiva ubicación.

Es de pequeñas dimensiones y representa a una mujer, ataviada con atuendos clásicos, con un amorcillo a sus pies. No hay consenso entre los investigadores sobre si se trata de Diana,[2] de Venus[3] [4] o de una alegoría de la Fe.[5] En cualquier caso, el nombre que finalmente se ha impuesto, incluso a efectos oficiales, es el de la Mariblanca, una expresión popular que alude a la blancura del mármol con que la estatua está tallada.

Historia[editar]

En el indicativo de la Puerta del Sol se puede ver la antigua Fuente de las Arpías, rematada con la Mariblanca.

Inicios[editar]

La Mariblanca fue traída a España en 1625, junto con otras cuatro esculturas, que Ludovico Turchi había comprado en Italia.[5] Al parecer, fue transportada hasta Madrid por Domingo Núñez, un carretero de Alicante, al que le fueron descontados 100 reales en el pago de sus servicios, tras comprobarse que la escultura había llegado decapitada, como consecuencia de los violentos movimientos del viaje.[6]

En ese mismo año, fue colocada en la parte superior de la Fuente de la Fe, una obra de aire monumental diseñada por el escultor italiano Rutilio Gaci (1570–1634), autor también de otras fuentes en las plazas de las Descalzas Reales, del Salvador y de Puerta Cerrada.[7] [8]

Dicha fuente se encontraba emplazada en la Puerta del Sol ya desde 1616, junto a la embocadura de la calle del Carmen,[5] y, según se describe en las crónicas de la época, poseía muchos caños.[9]

La blancura de su mármol llevó a los aguadores del siglo XVII a bautizarla con el sobrenombre de «Mariblanca».

Siglo XVIII[editar]

En el primer tercio del siglo XVIII, la primitiva Fuente de la Fe fue demolida y sustituida por otra, tal y como describe Mesonero Romanos en la obra Manual de Madrid (1831).[2]

El encargo fue llevado a cabo en 1727 por el arquitecto madrileño Pedro de Ribera, quien utilizó un gran número de ornamentos, en plena consonancia con las tendencias churriguerescas vigentes en aquel momento.

El cambio no significó la desaparición de la Mariblanca. Tal era su popularidad entre los madrileños, que se optó por conservarla e instalarla en lo alto en la nueva estructura.

Esta fuente era conocida como «de las Arpías», debido a que estaba rodeada de cuatro figuras que las representaban y que vertían agua por sus pechos.[5]

Periplo[editar]

Lugar donde se ubicó la Mariblanca en los años setenta del siglo XX.

En 1838 Juan Pedro Ayegui propuso trasladar el servicio de abastecimiento de agua que se venía realizando en la Puerta del Sol a la cercana Plaza de las Descalzas Reales. Ello supuso la demolición de la Fuente de las Arpías y la construcción de una nueva fuente en este último recinto, mucho más modesta que aquella, donde fue llevada la Mariblanca.

La estatua permaneció en este lugar hasta 1892, año en el que se desmontó la fuente, erigiéndose en su lugar una escultura de Francisco Piquer Rodilla, fundador del Monte de Piedad de Madrid. De nuevo se decidió conservar la figura, que fue depositada en los almacenes de la Villa, donde estuvo hasta 1912, cuando fue trasladada a los Jardines del Retiro, al aire libre.

En 1969 volvió a cambiar de emplazamiento. Fue ubicada en el Paseo de Recoletos, dentro de un pequeño templete de aire clasicista, junto al estanque existente al principio de esta vía. Aquí permaneció hasta 1984, cuando fue víctima de un acto vandálico, que la seccionó en varios trozos.[7] [10]

Restaurada por el Instituto de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, el Ayuntamiento de Madrid decidió guardar la estatua en el Museo de Historia de Madrid (antes, Museo Municipal), situado en el número 78 de la calle de Fuencarral, y con ello proteger la figura.

Al mismo tiempo, durante el mandato del alcalde Enrique Tierno Galván, se hizo una copia para su exhibición en la Puerta del Sol. El 26 de marzo de 1985 tuvo lugar la inauguración del citado emplazamiento, en la confluencia de la calle de Alcalá y de la Carrera de San Jerónimo, en el mismo sitio donde se supone que estuvo la primitiva Fuente de la Fe.

Desde el 25 de septiembre de 2009, coincidiendo con la última reforma de la Puerta del Sol, esta copia se encuentra instalada en el otro extremo de la Puerta del Sol, junto al arranque de la calle del Arenal.

De todas formas, existe una segunda copia, que se halla en el Museo de la Ciudad, en la calle del Príncipe de Vergara. Entre diferentes autores, han surgido algunas dudas sobre cuál es el verdadero paradero de la estatua original.

En el barrio de Salamanca, en Madrid, encontramos una taberna restaurante típica madrileña que da nombre al establecimiento en reconocimiento a la estatua de la Mariblanca.[7]

Por otra parte, en 1958, en la portada del número 1 de la revista Villa de Madrid figuraba una recreación de un grabado de Luis Meunier, de 1665–1668, titulado Fuente de La Mariblanca.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «El museo desconocido». El País. Consultado el 6 de agosto de 2012.
  2. a b Mesonero Romanos (1831), Manual de Madrid.
  3. Bulletin hispanique, volumen 26, Université de Bordeaux III.
  4. Lino Álvarez Reguillo (1971), Plazas et sociabilité en Europe et Amérique latine, Casa de Velázquez, fascículo VI.
  5. a b c d Pedro Montoliú Camps (2002), Madrid, villa y corte: calles y plazas, Ed. Silex.
  6. José Luis Colomer (2003), Arte y diplomacia de la monarquía hispánica en el siglo XVII, CEEH, p. 348 (véase nota).
  7. a b c Peter Besas y Marco (2007), Madrid oculto. Una guía práctica, La Librería, ISBN 978-84-96470-76-7, pp. 196–199.
  8. Trinidad de Antonio. «La actividad en la Corte (Madrid)». Artehistoria. Consultado el 8 de enero de 2011.
  9. Juan Antonio Cabezas (1968), Madrid: escenarios y personajes. Selección de crónicas «Madrid al día», Madrid, p. 39.
  10. ««La estatua de la Mariblanca derribada por gamberros». ABC. Consultado el 6 de agosto de 2012.
  11. ««Villa de Madrid. Índices: temático, autores y alfabético». Instituto de Estudios Madrileños (2006). Museo de Historia de Madrid. Consultado el 6 de agosto de 2012.

Enlaces externos[editar]




Coordenadas: 40°25′0.51″N 3°42′16.30″O / 40.4168083, -3.7045278