Emilio Botín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emilio Botín
Emilio Botín en la primera reunión de trabajo del CSEV.jpg
Nombre Emilio Botín-Sanz de Sautuola y García de los Ríos
Nacimiento 1 de octubre de 1934 (79 años)
Santander, España
Nacionalidad Bandera de España Español
Alma máter Universidad de Deusto
Ocupación empresario
Cónyuge Paloma O'Shea, I marquesa de O'Shea
Hijos Ana Patricia
Carmen
Emilio
Carolina
Paloma
Francisco Javier
Padres Emilio Botín-Sanz de Sautuola
Ana María García de los Ríos y Caller

Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos[1] (Santander, España, 1 de octubre de 1934) es un banquero español. Es bisnieto, nieto, sobrino, hijo, hermano y padre de banqueros. Su padre fue Emilio Botín-Sanz de Sautuola López y su tío fue Marcelino Botín Ríos, ambos presidentes del Banco de Santander. Su hermano Jaime fue presidente de Bankinter.

Biografía[editar]

Estudió junto a su hermano Jaime en el colegio de la Inmaculada (Gijón), de la Compañía de Jesús. Está licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid y en Economía por la Universidad de Deusto. Está casado con Paloma O'Shea, nombrada marquesa de O'Shea en 2008 por el rey Juan Carlos I. Tiene seis hijos: Ana Patricia, Carmen, Emilio, Carolina, Paloma y Francisco Javier. Es cuñado de la periodista Covadonga O'Shea y del político Iñaki O'Shea.[2] [1] Reside en Somosaguas (Madrid) y, ocasionalmente, en su Santander natal.

Trayectoria profesional[editar]

Ingresó en el Banco de Santander en 1958, desempeñando diversos cargos. Seis años más tarde fue nombrado director general y en 1986 presidente, sucediendo a su padre. A partir de entonces, sus decisiones han convertido al banco en líder del sector bancario español.[3]

Además, el Banco de Santander emprendió una política de expansión, dentro y fuera de España, no consensuada con los directivos de otras entidades. Estableció alianzas con la portuguesa Banca Champalimaud, la francesa Société Générale, la británica The Royal Bank of Scotland (aunque como consecuencia de la compra de Abbey National acabó vendiendo su participación en 2005 obligado por la autoridad de competencia británica), el alemán Commerzbank, el italiano San Paolo y el marroquí BCM. Ha invertido ampliamente en el continente americano, comprando bancos en Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Perú, Venezuela y México. También llegó a ser el principal accionista del estadounidense First Fidelity, pero vendió su participación tras la fusión con el First Union.

Emilio Botín estrechando la mano con Susana Díaz en 2014

En 1994 el Banco de Santander adquirió el Banesto (que entonces era el cuarto banco español) en subasta pública. Unas confusas operaciones de cesión de créditos sin practicar las debidas retenciones de impuestos, llevaron a la Fiscalía Anti-Corrupción a investigar al banco y a imputar un delito fiscal a Botín.

A partir de 1998 se iniciaron los contactos entre el Banco de Santander y el Banco Central Hispano para fusionarse, culminando un año más tarde con la creación de uno de los bancos más importantes de España y Europa: el Banco Santander Central Hispano, que posteriormente adoptó el nombre de Banco Santander. El 11 de julio de 2008 el Banco Santander fue elegido como el mejor banco del mundo por la revista especializada Euromoney, debido a su gestión y a su posición de liderazgo en Latinoamérica. Emilio Botín agradeció dicho premio a través de una videoconferencia.[4] El 30 de enero de 2009 se completó la compra del estadounidense Sovereign Bank por 2,53 dólares por acción.

El 26 de noviembre de 2010 hizo público un comunicado por el que anunciaba la compra de 1,98 millones de acciones del Banco Santander a un precio de 7'56 euros, lanzando así un gesto de confianza en la entidad, cuyo valor había retrocedido un 25% desde el 23 de julio, cuando se hicieron públicas las pruebas de resistencia de la banca europea. Tras esta compra, Emilio Botín posee una participación en la entidad del 0,951%, con un total de 78,738 millones de acciones.[5]

Durante su gestión como presidente, Banco Santander ha sido nombrado en 2012 'Mejor banco del mundo'.[6] Es la tercera vez que el banco recibe este reconocimiento en los últimos siete años. La entidad, también ha sido nombrada durante este mismo año y bajo su gestión 'Banco del año' en Reino Unido, México, Polonia, Portugal, Argentina y Puerto Rico por la revista especializada The Banker[7] En enero de 2013 ha sido protagonista del primer número de año de la prestigiosa revista económica The Banker,[8] donde explica el exitoso modelo de diversificación de Banco Santander. Este numero de enero de The Banker será distribuido en la Cumbre económica de Davos.

Causas judiciales[editar]

En febrero de 2008, el Tribunal Supremo archivó el procedimiento abierto contra el propio Emilio Botín y otros altos directivos del Banco Santander: su sobrino y miembro de la Comisión Ejecutiva Rafael Alonso Botín, el vicepresidente de la entidad Matías Rodríguez Inciarte, el ex consejero delegado Rodrigo Echenique Gordillo (relacionado con el Caso KIO[9] ), el secretario general y consejero delegado Ignacio Benjumea Cabeza de Vaca, el ex-secretario del Consejo de Administración de Banesto Juan Carlos Rodríguez Cantarero, Dimas Blanco Valdivieso, José Luis Díez Fernández, Juan Secades y José María Espí.[10]

Por otra parte, también se archivó una causa iniciada por la Fiscalía Anticorrupción por las indemnizaciones multimillonarias a Ángel Corcóstegui y José María Amusátegui tras la fusión con el Central Hispano.

En junio de 2011 es investigado nuevamente en un procedimiento judicial en el que se ve implicado tanto él como su hermano y sus hijos. El motivo de dicha investigación es la supuesta evasión fiscal y posible falsedad documental relacionados con cuentas opacas en la banca suiza cuyo obligado tributario inicialmente era su padre, fallecido en 1993.[11] El nombre de su padre apareció en la lista Lagarde, filtrada por Hervé Falciani a las autoridades francesas, junto al nombre de otros supuestos evasores fiscales con cuentas en Suiza.[12]

En 2012, la Audiencia Nacional archivó la causa debido a una correcta regularización de sus cuentas por parte de la familia Botín,[13] quienes pagaron a la Hacienda española 200 millones de euros.[12]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]