Elfriede Jelinek

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Elfriede Jelinek Nobel prize medal.svg
Elfriede jelinek 2004 small.jpg
Elfriede Jelinek en 2004.
Nombre Elfriede Jelinek
Nacimiento 20 de octubre de 1946 (67 años)
Bandera de Austria Estiria, Austria
Nacionalidad austriaca
Ocupación escritora, dramaturga, activista
Premios Premio Nobel en 2004.
Sitio web
Elfriede Jelinek

Elfriede Jelinek (Mürzzuschlag, Estiria, 20 de octubre de 1946) es una escritora, dramaturga y activista feminista austriaca.

Biografía[editar]

De padre judío y checo (el apellido Jelinek, significa 'cervatillo' en checo) y madre vienesa de clase acomodada, perteneció al Partido Comunista Austríaco de 1974 a 1991, y gran parte de su trabajo se puede inscribir en la sofisticada tradición lingüista de la crítica social. Desde muy temprana edad aprendió música y estudió composición en el Conservatorio de Música de Viena. Tras diplomarse en 1964, realizó cursos de teatro e historia del arte, mientras continuaba con sus estudios musicales. Aclamada y controvertida, las obras de Jelinek se mueven entre la prosa y la poesía, e incluyen descripciones que van desde escenas teatrales a secuencias fílmicas. Décima mujer galardonada con el premio Nobel, y segunda de nacionalidad austriaca, en 2004 obtuvo el de Literatura por «el flujo musical de voces y contravoces en sus novelas y obras de teatro».

Se hizo popular por su novela Las amantes (1975), que conquistó al público de lengua alemana. Otras obras suyas sobresalientes son las novelas Somos reclamos, baby (1970), Los excluidos (1980), La pianista (1983), que plasmó en el cine el director Michael Haneke en 2001, Deseo (1989) y Una novela de entretenimiento (2000); el libro de poemas Las sombras de Lisa (1967), las obras teatrales Lo que ocurrió después de que Nora abandonara a su marido o pilares de las sociedades (1979), Nubes. Hogar (1988), Una pieza deportiva (1998), La Central (2003) y el ensayo Los hijos de los muertos (1995). Como sus compatriotas Elías Canetti y Thomas Bernhard ha repudiado a su país, al que reprocha seguir anclado en su pasado nazi. Considerada como una de las autoras contemporáneas de habla alemana más importantes, crea en sus novelas la imposibilidad de las mujeres de lograr una vida completa en un mundo donde son pintadas con imágenes estereotipadas. Ha traducido al alemán a autores estadounidenses, Thomas Pynchon entre ellos, y actualmente reside entre Viena y Múnich.

Temáticas y polémicas[editar]

Odio y admiración se reparten a partes iguales entres sus críticos y lectores. Sus obras han sido desde un comienzo un auténtico mazazo para la sociedad austriaca que, según Jelinek está dominada por la hipocresía de la clase pequeño burguesa y no ha conseguido superar todavía su pasado nazi.[1] Sus novelas y obras teatrales, consideradas una auténtica provocación por la derecha de su país, han sido calificadas como anti-arte o como pornografía roja. Basta recordar que durante la campaña electoral de 1995 el ultraderechista Jörg Haider hacía a su posible electorado la siguiente pregunta: “¿A usted le gusta Jelinek, o el arte y la cultura?”.

La crítica la ha calificado de feminista radical y ella se declara a gusto con esta etiqueta afirmando que tan sólo reivindica la potestad de poner de relieve los mecanismos de dominación masculina a los que todavía, ella insiste, está sometida la mujer. El tres de mayo de 2004 en la Academia Lessing,[2] Jelinek decía: “Nadie logrará hacerme renunciar a mis bromas estúpidas, a mi tono desengañado, ni siquiera por la fuerza; bueno, quizá por la fuerza. Cuando yo quiero decir algo, lo digo como quiero. Al menos quiero darme ese gusto, aunque no consiga nada más, aunque no logre ningún eco”. El eco lo ha logrado, prueba de ello es el Nobel[3] que recibió en 2004 y que no recogió aludiendo “fobia social“. Pero no hay que equivocarse, Elfriede Jelinek no es una escritora panfletaria, no la veremos detrás de una pancarta ni vociferando en manifestaciones. Su instrumento de reivindicación es la escritura. Una escritura en la que su feminismo no aparece puesto en bandeja a los lectores bajo una óptica amable. Da la vuelta los tópicos feministas más sobados y lo hace, eso sí, sin perder de vista la diferencia y desigualdad.

A dos días de serle concedido el Premio Nobel de Literatura de ese año, la Academia Sueca se vio envuelta en una polémica a raíz de la abrupta renuncia de uno de sus miembros, el prestigioso literato sueco Knut Ahnlund, en protesta por la distinción[4]

”El premio Nobel del año pasado no sólo ha causado un daño irreparable a todas las fuerzas progresistas, sino que ha confundido la visión general de la literatura como arte", afirmó en aquel momento, y describió la obra como “una masa de texto sin el menor rastro de estructura artística" y se preguntó si los académicos habían leído alguno de sus 23 libros.

La escritora ha reconocido en no pocas ocasiones el maestrazgo del escritor que mejor captó el horror y el poder aniquilador de la sociedad vienesa de casi todo un siglo, el veinte. Cronista de un sarcasmo profundo y con una visión nada optimista de la vida, Thomas Bernhard supo poner por escrito las estupideces de su ciudad adoptiva, Viena, en el difícil y contradictorio binomio de lo que para él representaba: origen pero también su enfermedad. La escritura repetitiva y rítmica del escritor, expresión de la muerte, ejerce una influencia decisiva en la de Jelinek. Un conocimiento amplio del lenguaje y de sus posibilidades hacen retorcer a la escritora el lenguaje que se transforma en una metáfora continua al servicio de la crítica y la doblez moral de sus protagonistas. Esa densidad metafórica, a veces poco inteligible, se traduce en dobles sentidos que aúnan en la riqueza lingüística de sus obras.

Como en Elias Canetti su postura está al lado de los oprimidos (esos pobres que aparecen obsesivamente por sus novelas). Entre ellos está la Mujer. Jelinek intenta hacer frente al caos de una sociedad patriarcal dominada por el sexo, que como elemento vertebrador, parece ser tan sólo productor de podredumbre. Y para ponerla de relieve nada mejor que llevar la situación hasta extremos casi insoportables donde los personajes parecen perder su naturaleza de humanos para ser bestias. Quizás, piense Jelinek, tan sólo haciendo rebotar hacia lo más profundo del suelo a sus criaturas, se podrá conseguir el impulso que propicie el cambio.

Obras[editar]

  • 1967 - Lisas Schatten
  • 1970 - wir sind lockvögel baby!
  • 1972 - Michael : ein Jugendbuch für die Infantilgesellschaft
  • 1975 - Die Liebhaberinnen : [Roman], (Las amantes).
  • 1979 - bukolit : hörroman
  • 1980 - Die Ausgesperrten : [Roman]
  • 1980 - ende : gedichte von 1966 - 1968
  • 1980 - Die endlose Unschuldigkeit : Prosa, Hörspiel, Essay
  • 1980 - Was geschah, nachdem Nora ihren Mann verlassen hatte oder Stützen der Gesellschaften
  • 1983 - Die Klavierspielerin: Roman, (La pianista).
  • 1984 - Theaterstücke / hrsg. und mit ein Nachwort von Ute Nyssen
  • 1985 - Oh Wildnis, oh Schutz vor ihr: Prosa
  • 1987 - Krankheit oder moderne Frauen
  • 1989 - Lust: [Roman], (Deseo)
  • 1990 - Wolken. Heim
  • 1991 - Isabelle Huppert in Malina: ein Filmbuch / nach dem Roman von Ingeborg Bachmann
  • 1991 - Totenauberg: ein Stück
  • 1992 - Theaterstücke / hrsg. von Ute Nyssen, Regine Friedrich
  • 1995 - Die Kinder der Toten : Roman
  • 1995 - Sturm und Zwang: Schreiben als Geschlechterkampf / Elfriede Jelinek, Jutta Heinrich, Adolf-Ernst Meyer
  • 1997 - Stecken, Stab und Stangl : andere] neue Theaterstücke
  • 1998 - Ein Sportstück
  • 1998 - er nicht als er
  • 1999 - Macht nichts: eine kleine Trilogie des Todes
  • 2000 - Gier: ein Unterhaltungsroman
  • 2000 - Das Lebewohl: 3 kl. Dramen
  • 2002 - In den Alpen: drei Dramen
  • 2003 - Das Werk
  • 2003 - Der Tod und das Mädchen I-V : Prinzessinnendramen
  • 2004 - Bambiland, (Bambilandia)
  • 2005 - Babel, 2005 (Babel)
  • 2006 - Ulrike Maria Stuart
  • 2006 - Über Tiere
  • 2008 - Rechnitz (Der Würgeengel)
  • 2009 - Die Kontrakte des Kaufmanns. Eine Wirtschaftskomödie

Obras traducidas al español[editar]


Predecesor:
J. M. Coetzee
Nobel prize medal.svg
Premio Nobel de Literatura
2004
Sucesor:
Harold Pinter

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]