Doña Clotilde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Doña Clotilde
Personaje de El Chavo del Ocho
Primera aparición La Fiesta de la Buena Vecindad (1972)
Última aparición Un baño para el Chavo (1991)
Causa/razón • Los siguientes capítulos fueron en la escuela
Creador(es) Roberto Gómez Bolaños
Interpretado por Angelines Fernández en El Chavo del Ocho
Voz original Erika Mireles (Versión animada)
Información
Alias Bruja del 71, venerable anciana, anciana, ruca, carcamán, betarra, vieja.
Sexo Femenino
Edad Entre 49 ó 50, aunque asegura tener 40, los demás sospechan que es bastante mayor
Especialidad Hacer regalos y pasteles
Ocupación Desconocida
Familia Su hermana menor de París
Hija de su hermana (Sobrina)
Pareja(s) No tiene, pero está enamorada de Don Ramón y a veces de Jaimito, el Cartero
Hijos No tiene
Residencia Departamento 71 de la vecindad del Chavo, México, D. F.
Religión Católica
Nacionalidad Mexicana
[editar datos en Wikidata ]

Doña Clotilde, más conocida como "La Bruja del 71" (en referencia al número de su apartamento) es un personaje de la vecindad del Chavo del ocho, interpretado por la actriz Angelines Fernández. Su voz en la versión animada es caracterizada por Erika Mireles.

Personalidad[editar]

Este personaje es el último en figurar como protagonista de la serie (sin contar a Jaimito el Cartero). El papel que interpreta Angelines Fernández es el de una mujer cuya personalidad malhumorada y comportamiento de señora mayor conducen a los otros personajes a tratarla como una anciana. De hecho, cuando insinúan que es una "venerable anciana", ella siempre menciona el "escaso" número de velitas que pone en su pastel (nunca dice más de 45). Es natural de Campeche, tal como lo mencionó en un capítulo de la serie. Vive en el departamento Nº 71, aunque en los primeros episodios se muestra que el departamento era el Nº 5.

Es una mujer solterona sedienta de cariño, buscándolo a menudo con Don Ramón, y para ganarse su afecto, se la vive haciéndole pasteles, dándole regalos, prestándole maletas cuando necesita, dándole medicinas para el insomnio, etc. Realmente, Don Ramón nunca es grosero con ella, pero en ocasiones llega a desesperarse de tantos coqueteos que le hace Doña Clotilde, quien finge desairarse, pero sigue siempre persistiendo en los mismos coqueteos e insinuaciones. Pero realmente, cuando a Don Ramón le importa Doña Clotilde, es cuando, por ejemplo, se desmaya en medio del patio, cuando ella se disponía a traerle cosas de la tienda o algo por el estilo.

En lo que tiene que ver con sus gastos, no se conoce la fuente de su dinero. Para explicarlo, algunos suponen que recibe una pensión. Otros dicen que, como ella siempre quiso hacer creer a todos que venía de un nivel económico más alto, tal vez sacaba su dinero de una herencia, ya que de otra forma no podría sufragar los gastos de la renta, los víveres y los regalos que ofrece a Don Ramón. Ella puede ser que reciba dinero de su hermana desde Francia. Con todo, lo que sí se sabe es que se trata de una mujer generosa, o "desprendida", como ella misma dice. Tiene una hermana menor que vive en Francia y que tiene una hija bebé, su sobrina. En una ocasión Doña Clotilde fue sustituida por un personaje extraño llamado Doña Eduvijes, conocida también como "La Loca de la Escalera"(quien también estaba enamorada de Don Ramón), pero después de ambos episodios, ella desapareció devolviendo su lugar a Doña Clotilde.

Vestimenta[editar]

Viste siempre un sombrero azul o rosa con hojas al estilo de los años 50, un vestido azul (en los primeros capítulos usaba un suéter negro además del vestido) y zapatos negros de piso. Por debajo del sombrero se pueden notar sus canas, de un aspecto artificial.

Apodo[editar]

En todo el programa, Doña Clotilde es también llamada "La Bruja del 71" por el Chavo y los otros niños, así como por Doña Florinda y por Don Ramón, ocasionalmente. Este apodo se le atribuye por su supuesta apariencia de bruja, aunque ella misma lo ha propiciado en contextos claramente explícitos a ello, cuando algo huele a quemado adentro de su casa. Además, Doña Clotilde realiza una sesión espiritista en la casa de Don Ramón para contactar con los "espíritus chocarreros", a los que buscaba explicar sucesos anormales ocurridos en casa de Don Ramón (provocados en realidad por el sonambulismo de éste) lo que también puede haber contribuido a su apodo de bruja, también tiene un perro llamado Satanás.

Frases[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]