Sonambulismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sonambulismo
John Everett Millais, The Somnambulist.jpg
La sonámbula de John Everett Millais
Clasificación y recursos externos
CIE-10 F51.3[1]
CIE-9 307
MedlinePlus 000808
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

Las personas que presentan sonambulismo (un trastorno del sueño clasificado como parasomnia), también llamado noctambulismo, desarrollan actividades motoras automáticas que pueden ser sencillas o complejas. Un individuo sonámbulo puede salir de la cama, caminar, orinar o incluso salir de su casa, mientras permanecen inconscientes y sin probabilidad de comunicación. Es difícil despertarlos aunque, en contra de lo que se cree comúnmente, no resulta peligroso. Los sonámbulos tienen los ojos abiertos, pero no ven como cuando están despiertos y suelen creer que están en otras habitaciones de la casa o en sitios completamente diferentes. Los sonámbulos tienden a volver a la cama por iniciativa propia y a la mañana siguiente no recuerdan haberse levantado por la noche. El sonambulismo se produce durante las fases 3 o 4 del sueño, es decir, la etapa denominada sueño lento o sueño de ondas lentas (SOL) (véase electroencefalograma o polisomnograma). Es más frecuente en niños y adolescentes. Por lo general, los episodios son aislados, aunque pueden tener un carácter recidivante en el 1 al 6 por ciento de los pacientes. Su causa es desconocida y no existe ningún tratamiento eficaz. A la persona que presenta estos síntomas se le denomina sonámbulo o sonámbula.

Se cree, erróneamente, que el sonambulismo es la conversión, en el estado de vigilia, de los movimientos físicos que efectúa el individuo en las escenas que está realizando durante su ensoñación (véase sueño). Pero la realidad es que el sonambulismo se presenta durante las horas de la noche en las que aún no se ha presentado la etapa o fase de movimientos oculares rápidos [cita requerida] (véase MOR o REM), que es aquella en la que sí suelen presentarse las imágenes oníricas.

Datos estadísticos[editar]

  • El 19% de la población mundial es propensa a padecer sonambulismo.[2]
  • Un estudio mostró que la mayor prevalescencia de sonambulismo fue de 16,7% en niños de entre 11 y 16 años de edad.[cita requerida]
  • Los hombres tienden más al sonambulismo que las mujeres.[3]
  • Se han realizado estudios de que si ambos padres sufren de sonambulismo hay una probabilidad de un 60% de que el hijo sufra de sonambulismo

Actividades como fingir el leer un libro, lavarse las manos, caminar etc son las que pueden realizar. Contrario a la creencia popular, los sonámbulos no pueden realizar actividades que requieran de demasiado esfuerzo. Un mito que se maneja en el sonambulismo es que si se despiertan a mitad de su tarea en el sonambulismo la persona puede morir, esto es falso y es exactamente igual a que la persona despierte en su cama. Los sonámbulos realizan sus actividades con los ojos abiertos de manera que pueden explorar sus alrededores, y no con sus ojos cerrados y sus brazos extendidos, como se los muestra a menudo en parodias de dibujos animados o películas. Las víctimas de esta afección pueden tener los ojos hacia arriba (debido a la adaptación natural del cuerpo a no recibir luz en el acto del dormir) y si son interrogados, en algunos casos pueden responder incoherencias.

Riesgos para los sonámbulos[editar]

Los sonámbulos corren más riesgo de dañarse a sí mismos que a otros[cita requerida]. Cuando los sonámbulos son un peligro para ellos mismos o para otros (por ejemplo, cuando suben o bajan escaleras o tratan de usar una herramienta potencialmente peligrosa como una estufa o cuchillo), es aconsejable alejarlos del peligro y llevarlos nuevamente a la cama. Se han documentado casos de personas que han muerto o han sido heridas como resultado del sonambulismo.[4] [5]

Ejemplo: En Inglaterra se reportó un caso de una mujer que subió a una grúa que se encontraba en una construcción y la subió por completo y se durmió en uno de los extremos de la grúa. Al día siguiente los bomberos de la región la tuvieron que rescatar.

Cómo manejar a alguien con sonambulismo[editar]

A menudo la mejor manera de lidiar con sonámbulos de forma segura es dirigirlos directamente de vuelta a sus camas. Sin embargo, la persona puede continuar levantándose hasta que el o ella haya cumplido con la tarea que disparó el episodio en primera instancia. Por ejemplo, si un sonámbulo está limpiando - una actividad común en el sonambulismo - ayudar en la limpieza puede ayudar a terminar el episodio. Diciendo a la persona "Parece que has limpiado todo" puede ayudarle a sentir como pensar que la tarea "necesaria" ha sido completada. Dado que los sonámbulos tienden a no recordar nada de lo dicho o hecho durante el sonambulismo, no hay necesidad de preocuparse de situaciones vergonzosas por su parte o por parte del protagonista del episodio.

Los sonámbulos son muy sugestionables. Todo lo que ven y escuchan puede activar otro comportamiento. A menudo, algo dicho por una persona o incluso en un programa de televisión hará que el sonámbulo quiera participar en las actividades mencionadas, siempre que sea una a la que él o ella está acostumbrada a oír hablar o hacer. Si el sonámbulo también habla, puede resultar útil preguntarle que está tratando de lograr. Cómo hable durante el sonambulismo varía de persona a persona y en cada episodio. Los sonámbulos no son conscientes de su actual entorno, aunque es muy difícil que un sonámbulo revele información a quien no se lo diría estando despierto. También pueden exhibir comportamientos que se consideran vergonzosos, como orinar en lugares inapropiados, tratar de comer alimentos invisibles, limpieza de muebles invisibles, o incluso intentar bañarse o participar en relaciones sexuales. El sonámbulo no es consciente de nada de lo que está llevando a cabo, lo que quiere decir que puede realizar cualquier acción por peligrosa que sea.

El sonambulismo en el arte y la cultura[editar]

En el siglo XIX, el químico y metafísico alemán Barón Karl Ludwig von Reichenbach realizó amplios estudios sobre el sonambulismo, y utilizó sus descubrimientos para formular su teoría de la Odic vigor.

El sonambulismo se ha encontrado como tema en muchas obras dramáticas. Se trata de una parcela importante como elemento en el clásico silencio de cine expresionista alemán "Das Kabinett des Dr Kaligari" (Título en castellano: El Gabinete del Doctor Caligari), de 1920. En Macbeth (de Shakespeare), Lady Macbeth es sonámbula a causa de su inmensa culpa y la locura. El compositor italiano Vincenzo Bellini escribió la ópera "La sonámbula" lleva el nombre de su heroína, una sonámbula. En Fenómenos, de Dario Argento (1985), la protagonista, Jennifer Corvino (Jennifer Connelly), es testigo de un asesinato mientras tenía un episodio de sonambulismo. En la adaptación cinematográfica de Silent Hill, la hija del protagonista sufre de sonambulismo. En el episodio piloto de la Cámara, una mujer tiene relaciones sexuales con su ex-marido, mientras está sonámbula y queda embarazada. En el álbum United Abominations (Abominaciones Unidas, haciendo referencia a la ONU) de Megadeth (2007) la primera canción se titula Sleepwalker, sonámbulo en inglés.

En la serie El Chavo del Ocho, Don Ramón, Doña Florinda y Quico aparecen sonámbulos en un episodio. Doña Clotilde atribuye su comportamiento a los llamados "Espiritus Chocarreros" e intenta contactarlos mediante una sesión espiritista.

Algunas consecuencias legales del sonambulismo[editar]

En 1846, Albert Tirrell fue encontrado inocente de asesinato e incendio, argumentando que de hacerlo, estaba sonámbulo en el momento, esta es la primera absolución por sonambulismo en la historia de la defensa jurídica.

Kenneth Parks, un joven de 23 años, condujo su automóvil a 15 millas de su casa en mayo de 1987. Allí atacó a su suegro dejándolo inconsciente y apuñaló a su suegra, causando la muerte de ella. A continuación, se dirigió a la estación de policía diciendo, "Creo que han matado a algunas personas". Estaba ensangrentado y su mano estaba gravemente herida. Parks no pudo recordar nada sobre el asesinato y no tenía motivos para cometerlos. Estaba desempleado, e hizo hincapié en ello. Él se fue a dormir esa noche pensando en cómo iba a visitar a sus suegros al día siguiente con su esposa para hablarles sobre sus condiciones económicas y su problema con el juego. Después de un año, fue encontrado inocente de asesinato o de tentativa de asesinato. Se presentó una apelación pero su absolución fue confirmada. Ni siquiera fue ingresado en un psiquiátrico ya que el sonambulismo (en inglés noninsane automatisme) no es jurídicamente considerado como un trastorno mental.

Si el paciente padece además terrores nocturnos, entonces sus actos de violencia pueden ser peores. En 1686, el coronel británico Culpeper acabó con la vida de uno de sus hombres a través de un tiro en plena noche, mientras hacía su ronda. El coronel padecía terrores nocturnos y además era sonámbulo, por lo que fue inocente. Lo mismo le sucedió a C.K., un inglés que estranguló a su mujer en plena noche mientras dormía.

Referencias[editar]

  1. Who.int
  2. Sleepwalking at h2g2
  3. [1]
  4. http://www.spiegel.de/international/zeitgeist/0,1518,502518,00.html?Punchline=Tada German Sleepwalker Steps Out of 4th-Floor Window
  5. Houlihan, Liam; Hudson, Fiona (2008-01-06). «Star's sleepwalk death». Sunday Mail. Archivado del original el 2012-12-31. https://archive.is/Mks3h. Consultado el 06-01-2008. 

Enlaces externos[editar]