Dionisio el Exiguo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un monje en un scriptorium. Manuscrito medieval de los Très Riches Heures du Duc de Berry.

Dionisio el Exiguo (460/465-525/550)[1] fue un monje erudito y matemático, creador del cálculo de la era cristiana o Anno Domini (‘año del Señor’) para calcular la fecha de la Pascua, en sustitución de la anterior era diocleciana.

Oriundo de Escitia Menor —en el actual territorio de Dobruja, entre Rumania y Bulgaria— fue miembro de la comunidad de monjes escitas concentrados en Tomis, la ciudad principal de Escitia. Desde principios del siglo VI vivió en Roma, donde se convirtió en miembro de la Curia Romana.

Vida[editar]

Se conoce muy pocos datos sobre la vida de Dionisio. Gran parte de ellos provienen de la obra de Casiodoro, Institutiones divinarum et saecularium litterarum, y otros de unas pocas alusiones autobiográficas en los prólogos de sus trabajos, dedicatorias o encabezamientos de cartas.[2]

En latín se le llamaba Dionysius Exiguus ('Dionisio el Enano' o 'el Pequeño'), apodo que aparece al principio de alguno de sus trabajos, pero que es posible que sea obra de algún copista posterior. Casiodoro nunca utilizó el cognomen y su aparición más temprana es a principios del siglo VIII, en una cita de Beda en su Historia eclesiástica del pueblo inglés (HE 5.21). En una carta dedicatoria al papa Hormisdas, Dionisio se refiere a sí mismo como mea parvitas, recalcando su pequeñez o insignificancia frente a la grandeza del Papa. Incluso si el mismo Dionisio lo utilizó, es probable que sea una forma de humildad monástica antes que una alusión a su apariencia física. Beda también se refiere a él con el título de abbas, seguramente como fórmula de respeto que no significa necesariamente que Dionisio llegara en algún momento a dirigir un monasterio. En el prólogo de una ampliación de su Computus datada en el año 616 incluso se le define como el «el abad más erudito de Roma».[3]

Casiodoro era un adinerado senador y asesor del rey ostrogodo Teodorico el Grande que,[4] convertido al cristianismo había estudiado con Dionisio y era su amigo personal. En sus Institutiones Casiodoro dice de Dionisio que era originario de «Escitia», aunque educado como un romano. Escitia había sido una provincia romana y, gracias a la dedicatoria de su traducción de dos cartas de Cirilo de Alejandría a sus antiguos compañeros monjes, se puede identificar la antigua colonia griega de Tomis como su lugar de procedencia.[5]

Dionisio, que escribió no haber conocido al papa Gelasio I, debió llegar a Roma algo después de su muerte, alrededor del año 500, donde se encontraba con seguridad durante el pontificado de Hormisdas, entre 514 y 523. Tampoco se sabe cuando tiempo permaneció allí, pero había fallecido con seguridad en la década del 550, cuando Casiodoro escribió las Institutiones. En esta obra Casiodoro no hace mención al trabajo sobre el calendario por el que hoy es más conocido Dionisio, aunque quizás él mismo, o alguien cercano, es el autor de la primera mención conocida a un año como ab anno Domini, texto en el que se pone como ejemplo el año 562 (PL 69, 1249).[6] [7]

Las tablas de Pascua y el Anno Domini[editar]

Aunque Dionisio es famoso porque se le atribuye la introducción de la era cristiana como sistema para numerar los años,[8] su trabajo estaba enfocado a obtener una ampliación de las tablas usadas hasta entonces para el cálculo de la fecha de la Pascua. Como esta fecha depende de los ciclos lunares, se hace necesario calcular el periodo de tiempo en el que un número determinado de meses sinódicos de aproximadamente 29,5 días coinciden con un cierto número de años solares de unos 365,25 días.[9] Dionisio utilizó el más exacto de su época, el ciclo metónico de 19 años. En el prefacio de sus tablas Dionisio, dice haber utilizado cinco de tales ciclos para obtener las fechas pascuales de un periodo 95 años.[10]

Es solo en el contexto del uso de las tablas pascuales donde Dionisio utilizó la datación basada en la Encarnación y no parece haber tenido la intención de que se convirtiera en una nueva base cronológica. Tampoco cita fechas concretas fuera de sus cálculos salvo en una carta dirigida al entonces canciller del papa Juan I, y a su vez futuro papa, Bonifacio, donde le explica detalles sobre la luna pascual de ese año, que dice es el 14.º de un ciclo de 19 y el 4.º de un ciclo indiccional, que en sus tablas corresponde al año 242 de la era diocleciana, es decir, el año 526. Dionisio designa el año 525 como el del consulado de Probo, lo que indica que era el año consular, oficial en su época, el marco de referencia básico que él mismo utilizaba.[10]

Ideó un nuevo sistema de numeración de los años para reemplazar los años dioclecianos que se usaban en las viejas tablas de Pascua, porque no quería continuar la memoria de un dictador que había perseguido a los cristianos. El problema es que Dionisio se equivocó en unos 4 a 7 años[11] al datar el reinado de Herodes I el Grande, por lo que dedujo que Jesús nació el año 753 a. u. c. desde la fundación de Roma (ab urbe condita), cuando debió suceder hacia el 748 a. u. c.

Este sistema Anno Domini se volvió dominante en Europa Occidental solo después de que lo utilizara Beda el Venerable para fechar los sucesos en su Historia eclesiástica de los ingleses, que completó en el 731.

Calendario sin año cero[editar]

Dionisio el Exiguo no proveyó a nuestra era de un año cero. No es asombroso, porque en la Europa altomedieval nadie conocía la cifra o el número cero. No obstante, la presencia de la palabra latina nulla en la tercera columna de su tabla de Pascua crea la impresión de que Dionisio el Exiguo conociera ese importante número. Pero no hay nada a partir de lo cual pudiera deducirse que su nulla fuese un cero verdadero (de todas formas, él no lo utilizó en sus cálculos). En Europa se debió esperar hasta el segundo milenio antes de que se pudiera disponer del número cero.[cita requerida]

Otras obras[editar]

Dionisio el Exiguo fue quien realizó una de las primeras colecciones de Derecho canónico. Tradujo del griego al latín 401 cánones, incluyendo los cánones apostólicos y los decretos de los concilios de Nicea, Constantinopla, Calcedonia y Sárdica, y también una colección de 39 decretos papales, desde Siricio hasta Anastasio II.[12] Estas colecciones gozaron de una gran autoridad en Occidente y aún guían la administración de la Iglesia católica.

También escribió un tratado sobre matemáticas elementales.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. Duta, Florian (diciembre 1999). «Des précisions sur la biographie de Denys le Petit». Revue de droit canonique 49 (2). http://www.droitcanon.com/Resumes/resumes99.html. 
  2. Mosshammer, 2008, p. 6.
  3. Mosshammer, 2008, p. 6-7.
  4. Heather, Peter (2005). La caída del imperio romano. Barcelona: Crítica/Círculo de Lectores. pp. 446, 582. ISBN 978-84-672-3049-9. http://books.google.es/books/about/La_ca%C3%ADda_del_imperio_romano.html?hl=es&id=zDsy_AvHPzIC. 
  5. Mosshammer, 2008, p. 7.
  6. «Computus Paschalis (PL 69, 1249)» (en latín). Documenta Catholica Omnia. Consultado el 27 de enero de 2014.
  7. Mosshammer, 2008, pp. 7-8.
  8. Mosshammer, 2008, p. 4.
  9. Mosshammer, 2008, p. 53.
  10. a b Mosshammer, 2008, p. 8.
  11. D. E. Duncan: Calendar, 1999. ISBN 0-380-79324-5.
  12. Iván C. Ibán: Derecho canónico y ciencia jurídica. Madrid: Universidad Complutense. Facultad de Derecho, 1984 (Estudio del Derecho canónico desde sus presupuestos jurídicos).

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]