Celestino V

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Celestino V, O.S.B.
Papa de la Iglesia católica
7 de julio de 1294-13 de diciembre de 1294
Celestinus quintus.jpg
Predecesor Nicolás IV
Sucesor Bonifacio VIII
Cardenales creados Véase categoría
Información personal
Nombre secular Pietro Angeleri di Murrone
Nacimiento Molise (Reino de Sicilia), Entre 1209 y 1215
Santidad
Canonización 3 de mayo de 1313
por Clemente V
Festividad 19 de mayo
C o a Celestino V.svg
Escudo de San Celestino V, O.S.B.
Ficha en catholic-hierarchy.org

San Celestino V O.S.B., (* Molise, (entre 1209 y 1215) – † Ferentino, 19 de mayo de 1296). Papa n.º 192 de la Iglesia Católica en 1294.

Vida eremita[editar]

Nacido Pietro Angeleri di Murrone, era el undécimo hijo de Angelo Angelerio y Maria Leone e ingresó, en 1232, como monje benedictino en el monasterio de Santa Maria in Faifoli situado en la diócesis de Benevento, donde mostró una extraordinaria predisposición al ascetismo que le llevó, en 1239, a hacerse eremita en una cueva situada en el monte Morrone donde permanecería durante cinco años.

Tras este periodo de total aislamiento, se trasladó con dos compañeros, a una cueva similar en la montaña de Maiella en la región de Abruzos en el centro de Italia, en donde fundó, en 1244, la orden de los Celestinos, que sería aprobada por Urbano IV en 1264.

Papado[editar]

La elección[editar]

Luego de la muerte de Nicolás V (4 de abril de 1292), Pietro del Murrone fue elegido Papa, por aclamación,[1] tras un periodo de dos años y tres meses en el que la silla de San Pedro permaneció vacante debido a la división del colegio cardenalicio en dos facciones encabezadas por las familias Colonna y Orsini. Murrone tenía 85 años de edad y era inexperto tanto en el gobierno de la Iglesia como en la política, aún así y en contra de su voluntad abandonó su retiro y aceptó el cometido.

El nuevo papa tomó como nombre Celestino V tras su coronación en la ciudad de L'Aquila, rechazó los símbolos del poder imperial y de la escolástica, signos que tenían en sumisión a las masas; adoptó por el contrario como característica de su gobierno la simplicidad de Cristo; e instaló su sede en Nápoles, donde hizo su entrada a lomos de un asno que conducía el fiel aliado de la Iglesia Carlos II de Anjou, rey de Nápoles -hijo de Carlos I de Anjou, y por tanto, sobrino de San Luis-, y su hijo, Carlos Martel de Anjou, nombrado rey de Hungría por el papa precedente, Nicolás IV.

El gobierno[editar]

El pontificado de Celestino V fue de pocos meses. Una de sus decisiones más recordadas fue la institución de un jubileo especial, que se celebra todavía cada año a finales de agosto en la Basílica de Santa María de Collemaggio (en la ciudad de L'Aquila), y que es conocido como perdonanza. [2]

El papa nombró 12 cardenales, entre los cuales siete franceses y cinco italianos (ninguno romano), además cinco de ellos eran monjes. Según algunos historiadores, a partir de dicha elección se puede entre ver los deseos de reforma de Celestino V de la Curia Romana, además de la influencia del pensamiento de Joaquín de Fiore en que la Iglesia se encontraba en la edad del gobierno de los monjes.

Celestino V creó la Orden de los Celestinos y favoreció grandemente el movimiento de los franciscanos espirituales, liderados por Angelo Clareno y Pedro de Macerata, permitiéndoles vivir según la Regla estricta y el testamento de san Francisco, separándoles de la Orden de los Frailes Menores y sujetándolos directamente a la obediencia del papa.

Rápidamente el papa ganó enemigos en la curia romana por causa de sus reformas, estos ya no le seguían en sus decisiones, por lo que pensó en delegar el gobierno de la Iglesia a tres cardenales, sin embargo el cardenal Mateo Rosso le hizo observar que "la esposa de Cristo nunca se ha casado con tres maridos"[3] , por lo cual renunció a dicho pensamiento.

La abdicación[editar]

Nada en su vida anterior había preparado a Pietro del Murrone para el gobierno de la Iglesia, se había dado cuento que no tenía todo bajo control y entendió que corría el riesgo de ser manejado por otros más poderosos que él, por lo cual, tras cinco meses y nueve días como pontífice, renunció voluntariamente a su trono el día 13 de diciembre de 1294. Por escrito dio las siguientes razones: por enfermedad, por falta de conocimientos y para retornar a su vida de ermitaño.[4] Diez días después de la abdicación de Celestino se reunió el cónclave que, en un sólo día de deliberaciones eligió al cardenal Benedicto Caetani, quien tomó el nombre de Bonifacio VIII.

La cuestión de la abdicación del papa tuvo como consecuencia una gran discusión entre los teólogos, especialmente de la universidad de París, durante el siglo XIV. El siguiente Sumo Pontífice en renunciar fue Gregorio XII en 1415, aunque éste no fue de manera voluntaria, sino por por la decisión del Concilio de Constanza para dar fin al Cisma de Occidente.[5] Tomando en cuenta la importancia de la libertad del pontífice para tomar la decisión de dimitir, ningún papa volvería a renunciar a su cargo hasta febrero de 2013, cuando Benedicto XVI opta por esta decisión,[6] siendo sustituido por el argentino Jorge Mario Bergoglio quien adopta el nombre de Francisco.

Apresamiento y muerte[editar]

Bonifacio VIII trasladó inmediatamente la sede papal a Roma ordenando a Celestino que lo acompañara, temeroso de que el pueblo napolitano, contrario a su elección, lo siguiera considerando como legítimo pontífice y provocasen un cisma. En el trayecto Celestino logró escapar y refugiarse en su antigua celda del Monte Morrone hasta que, acosado por Bonifacio, intentó infructuosamente huir a Grecia, siendo detenido, sometido a juicio y encarcelado en la torre de un castillo en Fumone, cerca de Anagni donde falleció el 19 de mayo de 1296 tras diez meses de confinamiento.[7]

Más tarde canonizado —no como Celestino V, sino como Pietro de Morrone—, su fiesta se celebra el 19 de mayo.

En la literatura[editar]

Celestino V vivió durante la época de Dante quien lo colocó en el Infierno de su Divina Comedia junto a los inútiles y/o neutrales que se encuentran entre la puerta y el vestíbulo según la obra. El Canto III, Terceto 20 de la obra alude a Murrone diciendo: Así que distinguir los rostros puedo, miro con más fijeza, y vi entre varios al que la gran renuncia hizo por miedo, aunque también puede referirse a Poncio Pilato.

Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Ex eremo celsus ("Elevado de la ermita"), cita que hace referencia a que antes de ser elegido pontífice, fue ermitaño del monasterio de Pouilles.

Referencias[editar]

  1. Es decir sin necesidad de votación sino por decisión unánime de todos los cardenales. De esta manera fueron elegidos otros papas como Gregorio VII, Pascual II, Clemente VII, Pablo III, Julio III, Pio V, Sisto V, entre otros. Cf. A. Mercati, Il decreto e la lettera dei Cardinali per l'elezione di Celestino V en: Bullettino dell'Ist. st. it. e Arch. murat., 48 (1932), pp. 1-16.
  2. Bula de perdonanza
  3. R. Morghen, Il cardinale Matteo Rosso, p. 121.
  4. L. Oliger, Pietri Johannis Olivi De renuntiatione papae Coelistini V quastio et epistola, en: AFH 11 (1918), pp. 366-373.
  5. http://www.catholic-hierarchy.org/bishop/bcorre.html
  6. http://www.news.va/es/news/benedicto-xvi-renuncia-al-solio-pontificio
  7. Cf. Andrea Maria Erba, La Chiesa nella Storia, p. 282.

Enlaces externos[editar]

  • Obras en Documenta Catholica omnia

Bibliografía[editar]


Predecesor:
Nicolás IV
Emblem of the Papacy SE.svg
Papa
7 de julio de 1294 - 13 de diciembre de 1294
Sucesor:
Bonifacio VIII
Predecesor:
Juan XVIII
Sede vacante.svg
Papa Emérito
13 de diciembre de 1294 - 19 de mayo de 1296
Sucesor:
Gregorio XII