Caldea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Caldeos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Los países alrededor de Caldea
Caldea y los países cercanos

Caldea es el nombre con que se conoció en la Antigüedad la región situada en la baja Mesopotamia, al establecerse en ella los caldeos. Posteriormente esta denominación se extendió a toda la región de Babilonia, pero solo debe llamarse Caldea a la zona extrema sudoriental de la parte meridional de la cuenca del Éufrates y el Tigris, próximo a los desiertos de Arabia. El término 'caldea' proviene del latín Chaldaeus, y este a su vez del griego antiguo Χαλδαῖος, y este, finalmente, del acadio kaldû.

Origen[editar]

Los caldeos fueron una tribu semítica de origen desconocido que se asentó en Mesopotamia meridional en la parte anterior del I milenio a. C.. Por su lengua se asume que están relacionados con los arameos, aunque se asentaron más al sur que los arameos, quienes se habían asentado en Mesopotamia superior y Siria. No obstante los caldeos "propiamente dichos" eran los sumir o turaníes que se impusieron a los otros dos elementos de la población que eran los siguientes:

Los autores romanos llamaron caldeos a los astrólogos y a los matemáticos de Babilonia. En épocas modernas, los católicos de Mesopotamia son llamados caldeos.

Hegemonía[editar]

Las causas de la hegemonía caldea son varias:

  • la manera con la que se asimilaron completamente con las demás razas
  • adoptaron la lengua y cultura de aquellos;
  • su cultura se amalgamó con la de aquellos;
  • conservaron al propio tiempo su mismo idioma;
  • constituyeron una especie de aristocracia o raza superior a las demás;

En un principio formaron pequeños estados, de los que llegaron a predominar cuatro que son los siguientes:

  • Babilonia
  • Erex u Orcoe
  • Uarkadel siglo XIX situada a la orilla izquierda del río Éufrates, 40 leguas al Sur de Babilonia
  • Accad, el centro primitivo de las tribus de este nombre, llamado también Nipur, que se hallaba en medio de la Caldea propiamente dicha y a orillas del famoso Canal Real y Xalané ó Ur, palabra caldea que significa "la ciudad por excelencia". La denominación Ur dio origen a la palabra que los latinos utilizaron posteriormente para denominar a las ciudades: Urbs/Urbis

Formación[editar]

La historia de Caldea solo empieza en realidad, desde que todas esas tribus y ciudades se unieron formando el estado de Caldea y Babilonia con el nombre del primer Imperio caldeo o caldeo-babilónico, cuyos reyes residían alternativamente en cada una de las cuatro ciudades citadas y desde ese momento la historia de Caldea es la historia de Babilonia.

Imperio caldeo o neobabilónico[editar]

Extensión del Imperio neobabilónico.

Durante el período de la dominación asiria de Babilonia los caldeos presentaron una resistencia fuerte al reino asirio. Cuando Babilonia finalmente restableció su independencia, se encontraba bajo una dinastía caldea. Después de la conquista de Babilonia por los persas, los caldeos desaparecen como una tribu separada. Los reyes de la dinastía caldea fueron:

Religión[editar]

Los principios religiosos de los sabios caldeos que hubieron de informar las creencias de la cultura caldeo-asiria se impregnaron del fundamento astrológico en aquella religión por lo siguiente:

  • Los sabios sacerdotes caldeos decían que cierto día el dios Uanna salió del Mar Erytreo, bajo la forma de hombre, con cola de pez y les enseño astronomía.
  • Según Diodoro Sículo durante mucho tiempo nadie conoció mejor que los caldeos lo siguiente:
    • la influencia de ciertos fenómenos;
    • la ciencia del porvenir;
  • Lo más esencial de su doctrina era lo siguiente:
    • los movimientos de los cinco planetas que llamaban intérpretes;
    • el más importante de estos cinco planetas era Helios, el Sol;
    • sabían observar la salida y ocaso de los astros y su color, deduciendo de su observación.

Los magos caldeos[editar]

Los magos caldeos que practicaban las ciencias ocultas tenían dos tipos de magia que eran las siguientes:

  • Magia blanca, que formaba parte del culto, para la cual se comunicaban los magos con los espíritus superiores.
  • La Magia negra, condenada por la religión, hecha por los hechiceros que explotaban las malas pasiones.

Talismanes[editar]

Las gentes piadosas para precaver la mala influencia de los hechizos y espíritus malignos, usaban talismanes que era una venda de tela con fórmulas escritas que se fijaban en lo siguiente:

  • Ropas
  • Muebles
  • Figurillas de las divinidades que se llevaban suspendidas en :
    • Cuello
    • Cilindros de piedra dura

Bibliografía complementaria[editar]

  • Jonas Sufurino - La magia suprema negra, roja e infernal de los caldeos y de los egipcios, 1916, Roma, Italia.