Bombardeo de Cabra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bombardeo de Cabra
Guerra Civil Española
Fecha 7 de noviembre de 1938
Lugar Cabra (Córdoba), España
Resultado • Numerosas bajas civiles.
• Importantes daños en la población.
Beligerantes
Bandera de España España franquista Flag of Spain (1931 - 1939).svg República Española
Fuerzas en combate
- Fuerzas Aéreas de la República Española
• 3 Tupolev SB-2
Bajas
109 muertos
c. 200 heridos
Ninguna

El bombardeo de Cabra (7 de noviembre de 1938) fue un ataque aéreo accidental realizado por la aviación republicana sobre esta localidad cordobesa, en poder de los sublevados. El bombardeo, el primero dirigido contra población civil por parte del bando republicano, se saldó con 109 muertos y más de 200 heridos.

Puesto que Cabra no era objetivo militar y estaba situada a bastante distancia de las líneas del frente, el bombardeo fue militarmente inútil. Sin embargo, las más recientes investigaciones[¿cuál?] demuestran que fue intencionado y planificado, con reconocimiento de la zona y otros bombardeos en ciudades cercanas, como el Bombardeo de Baena.

Contexto[editar]

De acuerdo con los partes de guerra[1] las acciones bélicas anteriores se sitúan el 22 de octubre en Villafranca de Córdoba por parte franquista, y el 24 en Cabeza del Buey por parte republicana. El 30 de octubre la Primera División del ejército de Franco, al mando de Mizzian rompe el frente ocupando la sierra de Cavalls. La vecina localidad de Baena fue bombardeada por la aviación republicana el día 28 de octubre de 1938.

El bombardeo[editar]

Cabra, población cordobesa que rondaba los 20.000 habitantes en 1938, no se encontraba en la línea del frente. El día 7 de noviembre, hacia las 7:31 horas, tres aviones de procedencia soviética Katiuska SB-2, con tripulación totalmente española[2] atacaron la localidad. Los Katiuska, unos bombarderos ligeros y rápidos, se empleaban para el bombardeo estratégico sobre la retaguardia enemiga.

De acuerdo con los testimonios de uno de los observadores de los Katiuska SB-2 que participaron en el ataque, el servicio de información de la unidad a la que pertenecían los Katiuska fue advertido de la presencia en Cabra de una unidad italiana de paso. Pilotos y observadores esperaban encontrar un campamento de tiendas en la inmediaciones de la localidad y vehículos militares por todas partes. Al llegar pudieron ver fugazmente gran número de tiendas en la plaza central de Cabra (que resultaron ser el mercado, no un campamento militar) y atacaron muy rápidamente.[2]

Los aviones dejaron caer una veintena de bombas, que provocaron la pérdida de 109 vidas humanas (96 en el acto) y más de 200 heridos. El bombardeo afectó fundamentalmente a zonas del centro de Cabra, incluida la plaza del mercado, y en especial el barrio obrero de la villa. Se calcula que cada aparato llevaba en sus bodegas unas dos toneladas de bombas de diverso tamaño. La mayor, de 200 kilogramos, cayó en el Mercado de Abastos. Un artilugio similar detonó en la esquina de las calles Platerías y Juan de Silva. De todas las explosiones, la del mercado fue la más potente, resultando muertas en el acto a 36 personas, más otras 14 posteriores a consecuencia de las heridas causadas.

Siguiendo la trayectoria de vuelo efectuada por los aparatos, se aprecia una diagonal en dirección noreste-sureste respecto a la caída de las bombas. Esto significa el acceso de los bombarderos a la localidad por las antiguas trincheras de la línea de ferrocarril y su salida por el Mirador de la Paz en el barrio de la Villa (por aquel entonces antiguo cementerio). A continuación, descargaron otro artefacto junto el Molino "El Fondón", rumbo a Lucena, donde se produjo un viraje y la vuelta en dirección norte, llegando a Castro del Río y girando nuevamente por Valenzuela.

A pesar de que Cabra disponía de una significativa dotación antiárea, no reaccionaron con la suficiente rapidez y no pudieron dificultar el ataque.[2]

Repercusiones[editar]

El bombardeo, militarmente inútil y con gran número de bajas civiles, fue aprovechado por la propaganda de los nacionales. El hecho de que una de las bombas cayera en el mercado de abastos egabrense, significó que resultaran afectados numerosos campesinos del entorno. Entre los muertos, pertenecientes todos a población civil, se hallaban mujeres y niños. El resultado de los bombardeos y la magnitud de la masacre fue recogido por el Noticiario Documental (NO-DO) -en su nº 10 (1938)-, instrumentalizándolo con fines propagandísticos. El ir y venir de la población aterrorizada a los hospitales también quedó recogida así como el amontonamiento de los cadáveres que fueron trasladados en carrillo e incluso, con capachos.

El parte de guerra del 9 de noviembre de 1938 recogía la versión franquista de los sucesos, con unos datos aún erróneos del número de aviones y de bajas:

La aviación roja, huyendo de los encuentros aéreos que tantas pérdidas le cuestan y alejándose de todo objetivo militar, lleva varios días dedicada a batir pueblos civiles de la zona nacional, lo más alejados posible de las actividades militares y desde los que les es fácil la huida.

Hoy correspondió la cobarde e inhumana agresión al pueblo de Cabra, en donde, en la madrugada, nueve aviones rojos han sorprendido a la población civil bombardeándola y causaron 86 muertos y 117 heridos, en su totalidad personas civiles y en gran número mujeres y niños.

La España Nacional, generosa y justa con los que engañados la han combatido sin crueldades, no dejará, sin embargo, sin sanción ni debida respuesta crímenes de esta naturaleza.

Conmemoración del 70 aniversario[editar]

A pesar de que desde 2006 se sabía cuales fueron las razones del bombardeo y que éste se debió a una información deficiente de inteligencia procedente de la retaguardia enemiga, con motivo de la conmemoración del 70 aniversario, diversos autores afirmaron que se desconocían "por completo" las causas del bombardeo (aventurando que tal masacre se había realizado en conmemoración del aniversario de la revolución soviética),[3] en tanto que el sacerdote e historiador Ángel David Martín Rubio lo calificó de «genocidio» y de haber sido causado para seguir prolongando el sufrimiento y de provocar más destrucciones. Un portavoz de las asociaciones que convocaron una conmemoración en Cabra aludieron también a que se desconocen aún datos de la operación militar y los motivos que llevaron a bombardear una ciudad que no se encontraba en el mismo frente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Vidal, 2004.
  2. a b c Saiz Cidoncha, 2006, «Desde la batalla del Ebro hasta el final de la guerra».
  3. «Cabra, 1938: el Guernica de la República». El Manifiesto (8 de noviembre de 2008). Consultado el 3 de septiembre de 2014.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]