Batalla del Cabo Ecnomo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla del Cabo Ecnomo
Primera Guerra Púnica
CapeEcnomus.png
Fases de la batalla.
Fecha 256 a. C.
Lugar Cerca del Cabo Ecnomo, Sicilia (Italia)
Resultado Victoria romana
Beligerantes
República cartaginesa República romana
Comandantes
Hannón el Grande
Amílcar
Marco Atilio Régulo
Lucio Manlio Vulso Longo
Fuerzas en combate
Flota cartaginesa:
350 navíos[1]
(posiblemente 200-250)[2]
Tripulación:
147.000[3] -150.000[4]
Flota romana:
330 navíos[1]
(posiblemente 250)[5]
Tripulación:
139.000[3] -140.000[4]
Bajas
65 barcos capturados y 30 navíos hundidos[3] [6] 24 navíos hundidos[3]
[editar datos en Wikidata ]

La Batalla del Cabo Ecnomo se libró en el año 256 a. C. entre las armadas romana y cartaginesa frente al cabo Ecnomo (hoy llamado Poggio di Sant'Angelo, Sicilia) durante la Primera Guerra Púnica. Tomando por base el número de barcos y las tripulaciones empleadas,[nota 1] esta batalla fue la mayor batalla naval de la Antigüedad y, según opiniones, la mayor de la Historia.

Preludio[editar]

Después de la conquista de Agrigento por la República romana, ésta decidió construir una flota capaz de amenazar la supremacía cartaginesa en el mar Mediterráneo. La desventaja inicial romana en la experiencia en la guerra naval se veía compensada por el uso del corvus para el abordaje. El resultado fue una serie de victorias navales romanas en batallas como la de Milas, que inspiraron a los romanos sobre un posible intento de invasión de las tierras cartaginesas en el norte de África.

No obstante, una operación de tal envergadura necesitaba una enorme cantidad de naves que permitiesen transportar las legiones y todo su equipamiento y provisiones a tierras africanas. Además, y para complicar el problema logístico, la flota cartaginesa patrullaba las costas de Sicilia, obligando a que el transporte fuese realizado en naves de carácter militar como los trirremes o quinquerremes, con poco espacio para la carga. Por todo ello, Roma construyó una gran flota, de unas 200 naves, que permitiese cruzar el Mediterráneo con seguridad, y los dos cónsules de ese año, Marco Atilio Régulo y Lucio Manlio Vulso Longo, fueron elegidos para dirigirla.

Sin embargo, los cartagineses no estaban dispuestos a permitir que esta amenaza se tornase en realidad, y enviaron una flota de envergadura similar para interceptar a los romanos. Al mando de su flota iban los generales Hannón el Grande y Amílcar, el vencedor de la batalla de Drépano (distinto de Amílcar Barca).

Batalla[editar]

Para entonces, las tácticas navales de la República romana habían mejorado mucho. Su flota avanzó a lo largo de la costa de Sicilia en formación de batalla, con las naves militares desplegadas en tres escuadrones. Los escuadrones I y II estaban directamente controlados por cada uno de los dos cónsules, y marcaban el ritmo de la marcha colocados en forma de cuña. El grupo de naves de transporte se situaba justo detrás de ellos y el tercer escuadrón cubría la retaguardia, añadiendo mayor protección a la formación.

La flota de Cartago, al mando de Amílcar y Hannón el Grande, fue desplegada al completo para interceptar a la flota de desembarco romana que transportaba a las tropas de los dos cónsules. Ambas flotas se encontraron en la costa sur de Sicilia, a la altura del cabo Ecnomo. La formación de batalla cartaginesa inicial era la tradicional formación en línea, con Amílcar en el centro y los dos flancos ligeramente adelantados. Al mando del flanco derecho estaba Amílcar.

Enfrentándose directamente con el enemigo, el frente romano avanzó contra el centro de la línea cartaginesa. El almirante Amílcar, en ese momento, fingió una retirada para permitir la aparición de un hueco entre la vanguardia romana y las naves de transporte, que eran el verdadero objetivo del enfrentamiento militar. Tras esta maniobra, los dos flancos cartagineses avanzaron contra la columna dejada atrás y atacaron desde los flancos para evitar que los romanos pudieran utilizar el corvus para abordar sus naves. Los transportes se vieron empujados hacia la costa siciliana, y los refuerzos tuvieron que entrar en batalla para enfrentarse al ataque de Hannón.

El centro de la línea cartaginesa fue finalmente derrotado tras una larga lucha, y acabó huyendo del campo de batalla. Entonces, los dos escuadrones romanos del frente dieron la vuelta para ayudar a la situación que se había creado en la retaguardia. El primer escuadrón, dirigido por Vulso, persiguió al ala izquierda, que estaba acosando a los transportes, y el escuadrón de Régulo lanzó un ataque combinado con el tercer escuadrón contra Hannón. Sin el apoyo del resto de su flota, los cartagineses sufrieron una severa derrota. La mitad de la flota cartaginesa fue capturada o hundida.

Hechos posteriores[editar]

Tras la batalla, los romanos tomaron tierra en Sicilia para llevar a cabo las reparaciones y para que las tripulaciones pudiesen descansar. Las proas de los barcos capturados a los cartagineses fueron enviadas a Roma para adornar las rostra del foro romano, de acuerdo con la tradición que se había iniciado tras la batalla de Milas. No mucho más tarde, el ejército romano tomó tierra en Cartago y comenzó la operación punitiva contra su enemigo, liderada por Marco Atilio Régulo. Las siguientes batallas de la Primera Guerra Púnica se librarían, por tanto, en tierras cartaginesas, con victorias en ambas partes.

Marco Atilio Régulo sería derrotado por el espartano Jantipo, al mando del ejército cartaginés, en la batalla de los llanos del Bagradas.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. La poderosa quinquerreme constituía la espina dorsal de la marina de Cartago. Contaba con una tripulación de 420 hombres: 120 soldados que colocaban sus escudos en las bordas, y 300 marineros de los que 270 eran remeros que se disponían en tres órdenes: dos remeros en el orden superior, dos en el medio y uno en el inferior.

Referencias[editar]

  1. a b Care, 2007: 26; Grant, 2011
  2. Walbank, 2002: 554
  3. a b c d Grant, 2011
  4. a b Care, 2007: 26
  5. Scullard, 2012: 57; Walbank, 2002: 554. Tras su exitosa campaña en Sicilia, los romanos organizaron una poderosa flota para llevar la guerra África y poner de rodillas a Cartago. Eran 250 navíos de guerra escoltando a 80 transportes más una tripulación de sobre los 100.000 hombres. Poco después de la victoria embarcaron en Sicilia 18.400 soldados del ejército que invadiría África.
  6. Scullard, 2012: 57. Tras salirle una poderosa armada cartaginesa se produjo la batalla del Cabo Ecnomo, los púnicos tuvieron 30 hundidos y 50 capturados, los romanos sólo perdieron 24 barcos.

Bibliografía[editar]

Clásicas

Modernas